logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Operador ignora a niño de 4 años que llama a pizzería pidiendo ayuda para su madre embarazada - Historia del día

Georgimar Coronil
18 feb 2022
10:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando su madre se desmayó inesperadamente, Juan, de 4 años, llamó al último número marcado en su teléfono, una pizzería. La operadora, Karen, tuvo la amabilidad de ayudar y llamó a los servicios de emergencia. Cuando la madre de Juan se recuperó, su familia sorprendió a Karen con su agradecimiento.

Publicidad

"Mi mamá está en el suelo de la escalera y no sé qué hacer", dijo Juan al teléfono. El niño de cuatro años había oído un golpe y vio a su madre inconsciente al pie de la escalera. No sabía qué hacer ni a quién llamar, pero pulsó varios botones del teléfono, y estos marcaron automáticamente el último número al que habían llamado.

Gisela, había pedido recientemente una pizza en su local favorito y habían cenado. Juan fue a su habitación a jugar después de comer, y fue entonces cuando escuchó el ruido.

Niño jugando en el suelo. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Ahora intentaba buscar ayuda porque su padre estaba de viaje por negocios y no sabía qué más hacer. Además, su madre se volvería loca si él salía a la casa de un vecino. La ciudad podía ser peligrosa por la noche.

"Escucha, chico, llama al 911. Esto no es mi problema", dijo el empleado de la pizzería, y Juan escuchó el sonido característico de alguien colgando desde la otra línea. ¿Qué podía hacer? Era solo un niño y no sabía lo que significaba el 911. Así que pulsó más botones en el teléfono y volvieron a marcar la pizzería.

"Hola, pizzería. ¿En qué puedo ayudarle?". Juan se dio cuenta de que era el mismo lugar al que había marcado antes, pero esta vez oyó hablar a una mujer.

Publicidad

"¡Hola! Por favor, no cuelgue, ayúdeme. Mi mamá está en el suelo. Necesito ayuda", suplicó Juan, con la voz temblorosa.

Lee más: Indigente encuentra bebé recién nacida abandonada en callejón desierto, y años después se reencuentran - Historia del día

"¡Oh! Está bien, cariño. Cálmate. Soy Karen. Te ayudaré. ¿Puedes decirme el nombre de tu madre?", preguntó la dama.

"Se llama Gisela. Acabamos de comer pizza ahora mismo", respondió Juan, contento de que esta mujer le ayudara.

"¿Gisela Gómez? ¿Es ese su apellido?".

Publicidad

"Me llamo Juan Gómez, así que creo que sí", continuó Juan, asintiendo aunque nadie podía verlo.

Mujer hablando por teléfono. | Foto: Pexels

"Bien, cariño. Tenemos tu dirección. Voy a llamar a los servicios de emergencia ahora mismo. Quédate con tu madre. Pronto oirás a las ambulancias", dijo Karen y Juan colgó.

Publicidad

Se sentó junto al cuerpo tendido de su madre y esperó. Después de lo que al chico le pareció una eternidad, oyó una ambulancia y vio las luces reflejadas en su pared. Alguien llamó a la puerta y se asustó, pero decidió actuar y abrir.

"¡Ahí! Mi mamá está allí", señaló a su madre a los hombres que estaban en la puerta. Una mujer vestida de paramédico se agachó hasta su altura.

"Así que tú eres Juan, ¿eh? ¿Llamaste a la pizzería para pedir ayuda?", preguntó ella y le sonrió. Juan asintió sin decir nada. "Eso fue muy inteligente, chico. Vamos a ayudar a tu madre".

Lee más: Colegas se burlan de joven empleado de geriátrico por encariñarse con una anciana - Historia del día

Publicidad

"Tiene a mi hermanita dentro de ella", añadió Juan.

La mujer miró hacia sus compañeros paramédicos. "No te preocupes. Vamos a ayudar a los dos", le aseguró al niño. Y cuando subieron a su madre a una camilla, le tendió la mano y llevó a Juan a la ambulancia con ellos.

Por suerte, el hospital tenía sus datos y consiguió llamar al padre de Juan, Eric. Así que acortó su viaje de negocios y llegó allí apenas unas horas después de que Gisela fuera hospitalizada. También le dijo a Juan que había hecho un gran trabajo, y el chico le habló sobre Karen, la mujer de la pizzería.

Unos días después, Gisela recibió el alta. Su presión arterial había bajado y los médicos le aconsejaron que se tomara las cosas con más calma. Eric decidió no hacer más viajes de negocios durante el resto del embarazo. Juan se alegró de que no volvería a estar solo por si ocurría algo más.

Publicidad

Paramédicos. | Foto: Pexels

"Pero papá, tenemos que dar las gracias a la mujer de la pizzería. Fue una heroína. Nos ayudó a mamá y a mí", insistió Juan cuando llegaron a casa, y Eric estuvo de acuerdo.

Publicidad

Esa noche fueron todos a Gianni's Pizza y preguntaron por Karen. La dama salió con una enorme sonrisa en la cara. "¡Tú debes ser Juan! ¿Y tú eres Gisela? Espero que todo esté bien ahora", dijo amablemente a la familia.

"Sí, muchas gracias. Juan ha estado hablando sin parar de cómo les ayudaste mientras yo estaba fuera. Y por eso estamos aquí. Tengo algo para ti", dijo Eric, sacando algo de su bolsillo y dándoselo a Karen.

La mujer miró el cheque en su mano y sus ojos se abrieron de par en par. "¡Oh, no! ¡Dios mío, no! No lo he hecho para conseguir nada. No puedo aceptarlo. Solo estaba siendo una buena ciudadana", expresó Karen, devolviendo el cheque a Eric. Pero el padre de Juan no aceptó un no por respuesta y Gisela intervino.

Publicidad

Lee más: Mamá de 4 hijos tiene tres trabajos para alimentarlos y amiga celosa esparce rumores de que es una ladrona - Historia del día

"Insistimos. Juan también dijo que la primera persona a la que llamó no le ayudó y le colgó, pero tú no lo hiciste. Así que te lo mereces", insistió a la empleada de la pizzería.

"De verdad, no. Hace años, mi hermana se desmayó estando sola en casa y nadie la encontró durante mucho tiempo. Esto me recordó aquel incidente. Por suerte, ella estaba bien. Juan no dijo nada de que estuvieras embarazada, así que me alegro aún más de haber ayudado, dijo Karen, intentando rechazar su generosa oferta.

Publicidad

Pero los Gómez insistieron una vez más y finalmente ella aceptó.

Cuando llegaron a casa más tarde, Eric enseñó a su hijo a marcar el 911 por si volvía a ocurrir algo.

Varios meses después, nació la hermana de Juan y este sugirió llamar al bebé Karen. "Sin la ayuda de ella, podría haber pasado algo malo", dijo el niño, y sus padres cedieron, y así nació Karen Gómez.

Bebé con su madre. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Enseña a tus hijos a llamar al número de emergencias: Nunca se sabe lo que puede pasar cuando uno está lejos, así que es mejor que sepan hacerlo, aunque sean pequeños.

Ayuda siempre que puedas: Por suerte, Karen empezó a atender los teléfonos de la pizzería y estaba encantada de ayudarles porque no todo el mundo es como ella.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad