logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijos se niegan a visitar a su madre y ella deja su herencia al niño vecino - Historia del día

Vanessa Guzmán
02 mar 2022
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Después de que dos hijos se negaran a visitar a su madre incluso después de reiteradas solicitudes, ella decidió dejar su herencia al niño de al lado.

Publicidad

Elsa pasó la mayor parte de sus años criando sola a sus dos hijos. Trabajó muy duro para alimentarlos y pagar su educación. Cuando envejeció y comenzó a experimentar problemas de salud, ellos dejaron de visitarla. Incluso no lo ayudaban a pesar de que todos vivían en la misma ciudad.

Debido a los varios empleos que Elsa tuvo durante décadas, comenzó a sentir los efectos con el paso de los años. Su movilidad se vio afectada por el riguroso trabajo que realizaba y terminó dependiendo de una silla de ruedas.

Fachada de una casa. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Cuando sus dos hijos, Matías y Gabriel, se graduaron de la universidad, ambos fueron contratados por buenas empresas. Nunca se mudaron de su pueblo, pero decidieron no vivir en la misma comunidad que su mamá.

Pronto, comenzaron a tener sus propias familias, luego dejaron de visitar a su madre por completo. En cambio, contrataron a una enfermera para ella. La asistía varias veces a la semana para ayudarla con las tareas que necesitara.

Con el paso de los años, Elsa solo anhelaba estar en compañía de sus hijos y sus nietos. Sin embargo, cada vez que los llamaba, era la misma conversación:

"¿Cuándo vienes a visitarme, hijo?", preguntaba la mujer mayor.

Publicidad

"No en el corto plazo, mamá. Tengo un viaje de trabajo pronto y los niños están ocupados con la escuela", respondían.

Elsa se acostumbró tanto a las palabras "no pronto" que incluso antes de que sus hijos respondieran a su pregunta, ya esperaba la respuesta. En lugar de enfadarse, pasaba las tardes afuera en su jardín. Veía a los niños jugar en la calle e intercambiaba historias con sus vecinos.

A veces, si le apetecía, Elsa también hacía tortas y pasteles que compartía con ellos. Los niños corrían a su patio para conseguir una rebanada de los deliciosos pasteles de la "abuela Elsa".

"¡Es mi día de suerte!", exclamaban los niños. Hacían fila para obtener una rebanada, y Elsa estaba feliz de hacerlo.

Publicidad

Lee también: Anciano millonario deja mansión de $5,3 millones: ni su hija ni su esposa la heredan - Historia del día

"Calma chicos. Horneé suficiente para todos, así que no hay necesidad de apresurarse", decía con una sonrisa en su rostro mientras cortaba el pastel.

Fuerte nevada. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Somos los vecinos más afortunados del mundo! ¡Gracias, abuela Elsa!".

Un día, una tormenta de nieve azotó el pueblo en pleno invierno. Nadie se atrevió a salir, y se abastecieron de las necesidades. Los vecinos se aseguraron de que Elsa estuviera completamente abastecida, por lo que se quedó en casa y enfrentó la tormenta sola.

Después de la tormenta, la enfermera de Elsa fue a verla. "¿Cómo estás?", preguntó tan pronto como entró.

"Estoy bien, cariño, no te preocupes", le aseguró a la enfermera que estaba preocupada por su soledad.

"Tu cerca no sobrevivió, desafortunadamente. Esa tormenta de nieve fue bastante fuerte", dijo la enfermera, empujando la silla de ruedas de Elsa hacia la ventana donde se cayó la cerca.

Publicidad

"Eso es una lástima. Voy a llamar a mis hijos para que lo arreglen. Deberían poder hacerlo", dijo con confianza.

Procedió a llamar a sus hijos uno por uno. "Hola, Matías. Espero que la tormenta de nieve no te haya golpeado demasiado", comenzó a decir.

"Por supuesto que sí, mamá. Todo Austin fue atacado", respondió Matías. "Voy a llevar a la familia a una isla del Caribe por una semana para alejarlos de esta nieve", dijo.

"Oh, está bien. Bueno, disfruten", dijo Elsa. En eso, Matías colgó. Luego procedió a llamar a Gabriel, con la esperanza de que pudiera venir a arreglar su cerca.

Publicidad

"Hola, Gabriel. ¿Cómo estás?", ella le preguntó.

Mujer mayor. | Foto: Pexels

"Bien, mamá. Voy camino al aeropuerto con los niños. La nieve en Austin es terrible. He decidido llevarlos a otro lugar", dijo.

Publicidad

"Oh. ¿Vas a ir con Matías?", preguntó.

"Sí. Me tengo que ir, mamá, cuídate", dijo Gabriel antes de colgar.

Elsa se sintió herida y derrotada. No podía entender por qué sus hijos no podían dedicar un par de minutos a hablar con ella, más aún a visitarla en su casa.

Llegó el fin de semana y estaba sola en casa cuando de repente sonó el timbre. Ella sonrió, esperando que quizás Gabriel y Matías cambiaran de opinión. Cuando la abrió, se sorprendió al ver a Benjamín, un niño de seis años que había sido su vecino.

"¡Oh Dios mío, Ben! ¿Qué estás haciendo aquí?", preguntó, abrazándolo. Hace seis meses, Benjamín y sus padres se mudaron a otra ciudad.

Publicidad

"¡Feliz cumpleaños, abuela Elsa!", dijo, llevando un pequeño pastel en sus manos.

"¡Ohh! ¡Olvidé que era mi cumpleaños!", dijo, sorprendida. Eso era cierto. Se había olvidado de su cumpleaños, y ahora que el niño estaba aquí, no podía evitar sentirse conmovida porque alguien no lo había hecho.

“¡Gracias por recordar mi cumpleaños!", dijo con lágrimas en los ojos. Un niño pequeño que no era su pariente consanguíneo recordaba su aniversario de vida, mientras que sus propios hijos no. Estaba herida, pero al mismo tiempo, conmovida que alguien realmente lo haya recordado.

"Cuando estuve enfermo el año pasado, nadie quería venir a verme en mi cumpleaños. Tú fuiste la única que me saludó, abuela Elsa. ¡Hasta me hiciste un pastel! Fue el más delicioso que he comido. Luego le pregunté a mis padres cuándo era tu cumpleaños. Nunca lo olvidé, así que les pedí que me trajeran hasta aquí para saludarte”, explicó.

Publicidad

Pastel de cumpleaños con velas encendidas. | Foto: Pexels

Elsa de repente vio a sus padres parados detrás de él, sonriendo, y lloró lágrimas de alegría. "Gracias", dijo ella, con mucho aprecio en sus ojos. Invitó a Benjamín y a sus papás a cenar y disfrutaron de una noche llena de risas e historias divertidas.

Publicidad

"¿Adivina qué, abuela Elsa?", expresó Benjamín de repente antes de que se fueran.

"¿Qué pasa, Ben?", respondió la mujer mayor sonriendo.

"Papá volvió a conseguir un trabajo cerca de aquí, así que estamos buscando un lugar para vivir en el vecindario. ¡Pronto podré visitarte todas las tardes!", dijo emocionado.

"¡Oh, esa es una gran noticia, Ben! Estoy segura de que tus compañeros de juego también te extrañan mucho. Estoy muy emocionada de tenerte cerca de mí", respondió ella.

Después de que se fueron, Elsa pasó toda la noche pensando. No podía imaginar por qué sus hijos no se molestaron en visitarla a pesar de vivir a unos cuantos minutos de distancia. Mientras que un niño con el que no estaba emparentada logró que sus padres condujeran desde otra ciudad para celebrar con ella.

Publicidad

“Simplemente, dejaron de preocuparse cuando ya no me necesitaban”, pensó para sí misma. Con ese pensamiento, decidió hacer algo importante.

Un par de días después, llamó a su abogado y luego suspiró aliviada. Salió a saludar a los niños que la esperaban en el césped.

"Hola, niños", dijo. "¿Quién quiere escuchar un cuento?". Los chiquillos procedieron a rodearla, sentándose en su césped mientras ella se preparaba para leerles un libro infantil.

Elsa hizo esto durante un par de años más, y Ben se unió a ellos cuando se mudó de regreso al vecindario. Hasta que falleció, Matías y Gabriel solo la habían visitado tres veces en muchos años, y fue porque mencionó que tenía regalos para sus nietos.

Publicidad

Lee también: Hijos que abandonaron a su madre enferma descubren que ella dejó su herencia a sus inquilinos - Historia del día

Cuando ella murió, el abogado llamó a sus hijos, quienes esperaban heredar su casa y otros bienes. En cambio, "Su madre les dejó esta fotografía", dijo el jurista, entregándoles una foto impresa.

Mujer mayor sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras la miraban, se dieron cuenta de que era una foto de ambos felices con regalos y un pastel en su cumpleaños. Matías volteó la foto para encontrar una inscripción que Elsa había escrito:

"Para poder comprarte los regalos que querías cuando eras un niño, tuve que vender el anillo de mi madre. Le di todo lo que tenía a dos personas a las que no les importaba. Ahora, doy todo lo que tengo a una persona que me dio más amor que ustedes en toda mi vida".

Al final, se reveló que Elsa decidió darle sus bienes a Benjamín. Sus padres se sorprendieron por su gesto, pero fue muy oportuno para ellos porque estaban luchando económicamente.

Publicidad

Los padres de Ben asignaron una cantidad para su educación universitaria y el resto decidieron donarlo a una organización benéfica a nombre de Elsa. La organización benéfica que eligieron apoyó a los vulnerables, en particular a los niños y los ancianos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Debemos ser amables con las personas mayores: Solo porque Matías y Gabriel tuvieron éxito por su cuenta, dejaron de preocuparse por su propia madre.

A veces, la familia no siempre se conforma con parientes consanguíneos: Cuando los hijos de Elsa la abandonaron, sus vecinos intervinieron como miembros honorarios de su familia. Se aseguraron de que la cuidaran y tuvieran todo lo que necesitaba.

Publicidad

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad