logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño nota luces apagadas en la casa de anciana durante días: se acerca y oye "ayuda" - Historia del día

Vanessa Guzmán
05 mar 2022
23:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un niño pequeño decidió visitar a una anciana que vivía cerca de él. Llevaba días viendo que sus luces habían estado apagadas en pleno invierno.

Publicidad

Jacobo, de 11 años, vivía en un tráiler con sus padres. Tenían dificultades financieras, ya que ambos ganaban el salario mínimo.

Mientras sus papás estaban en el trabajo, Jacobo solía caminar por su vecindario y jugar con sus amigos que vivían a su alrededor. Todos los días pasaban por la gran propiedad de una mujer mayor que vivía sola. Era una casa hermosa, pero no estaba bien cuidada.

Casa rodeada de nieve. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Después de un par de días de caminar y jugar con sus amigos cerca de la propiedad de la anciana, Jacobo se dio cuenta de que sus luces estaban constantemente apagadas incluso de noche.

"¿Notaste que las luces de la Sra. Jerez han estado apagadas por un par de días? ¿Crees que deberíamos ver cómo está?", preguntó a sus amigos.

"¡No seas tonto, Jacobo! ¿Por qué entrarías en una casa grande y aterradora sin luces encendidas? Puede que haya fantasmas allí", respondió uno de sus amigos.

"La señora Jerez no sale de su casa, y tampoco hemos visto a nadie visitarla para recogerla. Algo malo podría haberle pasado", insistió Jacobo.

Publicidad

“Te has vuelto loco, Jacobo. Si quieres ver cómo está, hazlo tú mismo. No voy a acercarme a esa casa aterradora", respondió otro de sus amigos, riendo.

A pesar de los comentarios de sus compañeros de juego, Jacobo no dudó en caminar hacia la puerta. Tocó, pero nadie abrió. De repente, vio una carta en la entrada y vio que la fecha era de unos días atrás.

Regresó con sus amigos rápidamente y dijo: "La Sra. Jerez no ha salido de la casa en días. ¡Tenemos que buscar ayuda!".

Jacobo corrió a casa y les contó a sus padres lo que vio. Su madre se encogió de hombros y dijo que podría haberse ido de vacaciones. "Tal vez visitó a su hijo Andrés", comentó.

Publicidad

Pero Jacobo no estaba convencido. Sabía que el hijo de la señora Jerez nunca la visitaba y que sería difícil para ella viajar sola. Decidió tomar prestado el celular de su mamá para buscar el número de Andrés en Internet. Cuando lo encontró, decidió llamar.

"Es Andrés Jerez, ¿en qué puedo ayudarlo?", respondió un hombre al otro lado de la línea.

Porche de una casa. | Foto: Pexels

Publicidad

"Hola. Mi nombre es Jacobo y soy vecino de su mamá. ¿Está ella con usted, señor Andrés?", preguntó.

Lee también: Todos evitaban la casa de una anciana y la llamaban bruja, y un niño se atrevió a mirar adentro - Historia del día

"Hola, Jacobo. No, no he hablado con mi mamá en un mes. ¿Pasa algo?", preguntó Andrés.

"Bueno, paso por su casa todos los días y durante los últimos dos días noté que las luces estaban apagadas, incluso de noche. Quería comprobar si sabías algo. Quiero asegurarme de que está bien", respondió el niño.

"¿Qué? Eso no es posible. Se supone que debe estar en casa. ¿Puedes hacerme un favor, Jacobo? ¿Puedes ir a verla por mí? Hay una llave de repuesto debajo de la maceta junto a la puerta. Tomaré el próximo vuelo para llegar allí", dijo Andrés preocupado por su mamá.

Publicidad

Jacobo le explicó a su mamá que Andrés no había hablado con la señora Jerez en más de un mes, decidieron ver cómo estaba. Corrieron allí y encontraron la llave.

Una vez que abrieron la puerta, inmediatamente sintieron frío. La calefacción no estaba encendida a pesar de que afuera nevaba mucho. “¿Señora Jerez?”, gritó Jacobo.

"Ayuda", escuchó a alguien susurrar desde la sala de estar. Sobresaltado, se aferró a su mamá, quien lo llevó a la sala. Allí vieron a la señora Jerez envuelta en una manta en el sofá.

“¡Señora Jerez!”, exclamó la mamá de Jacobo, corriendo hacia ella. Se quitó el abrigo y la envolvió con él. La mujer mayor estaba temblando. "Jacobo, trae más cobijas", instruyó su mamá.

Publicidad

Una vez que la cubrieron con cosas que podrían calentarla, la mamá de Jacob preparó una taza de té y un sándwich que la Sra. Jerez pudo comer. Parecía frágil y débil como si no se hubiera alimentado durante días.

La mamá de Jacob llamó al número de emergencias y una ambulancia la llevó al hospital. Jacobo y su mamá la acompañaron allí, informando a su hijo sobre lo que estaba sucediendo.

Tan pronto como se sintió mejor, la Sra. Jerez comenzó a hablar. "Gracias por salvarme la vida", dijo.

Hombre con traje hablando por teléfono. | Foto: Pexels

Publicidad

"No había comido nada en mucho tiempo. Cuando me cortaron la luz hace un par de días, todo lo que podía comer eran galletas y el jugo que había dejado en mi despensa. Después, todo se puso demasiado frío y no podía moverme. Terminé acostándome en el sofá rezando para que alguien me encontrara", explicó.

"¿Qué hay de su hijo, señora Jerez? ¿Por qué no lo llamó?", preguntó la mamá de Jacobo.

"Bueno, no quería pedirle dinero. No quería que pensara en mí como una carga. Pensé que podía esperar a que llegara el dinero de mi pensión a fin de mes, pero no pude. Estaba agotada", detalló.

Sin darse cuenta, Andrés estaba de pie junto a la puerta mientras ella decía esto. "¡Mamá!", gritó. "Podrías haberme llamado de inmediato. Lamento mucho no haberte atendido y haberte descuidado", dijo sollozando.

Publicidad

"He estado tan ocupado con el trabajo que ignoré por completo mis responsabilidades contigo como hijo. Lo siento, mamá. Por favor, perdóname".

"No te preocupes, Andrés. Jacobo y su mamá Ana me ayudaron justo a tiempo. Gracias a ellos, estoy viva", dijo la mujer mayor con una débil sonrisa en su rostro. Todavía se estaba recuperando.

"Sí, y siempre estaré agradecido. Gracias por cuidar a mi madre y por asegurarte de que se recuperara. Gracias", dijo Andrés, mirando a Jacobo y a su madre directamente a los ojos para mostrar su sinceridad.

Persona abriendo puerta. | Foto: Pexels

Publicidad

La Sra. Jerez permaneció en el hospital durante un par de días y su hijo Andrés se hizo cargo de su cuidado. Antes de que le dieran el alta, decidió hacerle saber lo que estaba por venir.

"Mamá, ya no tendrás que estar sola", dijo Andrés. "Te llevaré a vivir conmigo. En mi casa podrás ser feliz y estarás cuidada por mí, mi esposa y tus nietos. Te amamos, mamá. Sentimos que nos haya costado tanto conectarnos de nuevo".

La Sra. Jerez no pudo evitar llorar. Todo lo que siempre quiso fue pasar el resto de sus días cerca de sus seres queridos. Nunca pensó que viviría con ellos.

"¿Qué hay de mi casa aquí?", preguntó. Aunque no quería vivir sola, la casa todavía tenía un lugar especial en su corazón, ya que es donde ella y su difunto esposo criaron a Andrés. No quería que la derribaran y la vendieran.

Publicidad

"Bueno, le pedí a mi asistente que investigara a Jacobo y su familia. Resulta que vienen teniendo problemas económicos y han estado viviendo en un tráiler. Pensé que podíamos dejarles la casa. Así ellos podían vender el tráiler y usar el dinero que ganan para sus necesidades diarias", sugirió Andrés.

Lee también: Niño solitario se ofrece a llevar víveres de anciana: le pide que sea su abuela en Navidad - Historia del día

"Esa es una gran idea, cariño", estuvo de acuerdo la Sra. Jerez.

Fotografía en blanco y negro de una mujer mayor. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Siempre debemos seguir nuestro instinto: Jacobo se dio cuenta de que algo andaba mal, así que decidió seguir su instinto y averiguar si tenía razón o no. Hizo esto a pesar de que sus amigos estaban en contra, ya que quería hacer lo correcto.

Si bien ser amable es gratis, a veces trae bendiciones en la vida: Jacobo simplemente quería ayudar a la Sra. Jerez y ver si estaba bien. Esto lo llevó a él y a su familia a tener un nuevo hogar, uno en el que podrán vivir cómodamente por el resto de sus vidas.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad