logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Todos se ríen de señora pobre en un restaurante elegante hasta que un joven interviene - Historia del día

Vanessa Guzmán
08 mar 2022
18:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer pobre pide comprar un trozo de pastel en un restaurante lujoso y se burlan de ella, pero un hombre la defiende y les da una lección de humildad a todos.

Publicidad

Pedro, el encargado del restaurante gourmet más exclusivo de Santa Cruz estaba atónito. Una mujer menuda y delgada de unos sesenta años acababa de entrar e hizo la petición más increíble.

El empleado la miró por encima del hombro y se burló. "Lo siento, señora, no aceptamos a clientes sin cita... nunca..."

Fachada de un restaurante. | Foto: Shutterstock

Fachada de un restaurante. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Por favor", dijo en voz baja, mientras todos los elegantes clientes del restaurante la miraban de reojo y se reían disimuladamente. "Es una circunstancia especial. ¿No puedes hacer una excepción?".

Pedro se irguió. "¡Sin excepciones!", dijo con frialdad. "¡Ahora, por favor, váyase, señora! Está molestando a nuestros clientes y puedo decirle que no tengo mesas disponibles".

La mujer miró a su alrededor y notó tres o cuatro mesas vacías y miró a Pedro a los ojos: "No quiero sentarme en una de sus mesas o molestar a sus 'invitados' con gente como yo, solo quiero comprar una rebanada de pastel".

"¡Me temo que solo servimos comida en el local, no hacemos comida para llevar!", contestó el encargado.

Publicidad

"Por favor", suplicó la mujer mayor, con lágrimas en los ojos, "Todo lo que quiero es un trozo de pastel de cereza. Tengo trece dólares, ¿eso debería ser suficiente?".

Pedro frunció el labio con desdén. "Me temo que no, señora. Todo en nuestro carrito de postres cuesta más de $50 dólares por porción".

La mujer se dio la vuelta derrotada y caminó hacia la puerta. Las lágrimas corrían por su rostro. Cuando pasó junto a una mesa, un hombre se levantó y se acercó a ella. "Disculpe", dijo suavemente. "¿Qué era lo que quería?".

Condujo a la anciana a la mesa que compartía con una mujer encantadora y la invitó a sentarse. "Por favor", dijo. "Soy Marcos Liendo, y esta es mi esposa Hayde. Queremos ayudarte".

Publicidad

Lee también: Hombre rico humilla a una familia pobre en un caro restaurante y la mesera le da una lección - Historia del día

La mujer se presentó. "Soy Karen Gómez y todo lo que quería era comprar una porción del famoso pastel de cerezas que hacen aquí”.

Área del bar dentro de un restaurante. | Foto: Unsplash

Área del bar dentro de un restaurante. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Verás, mi nieta y yo solíamos pasar y le decía que ‘aquí tienen el mejor pastel de cerezas del mundo. Lo vi en una revista elegante y un día, ¡entraremos y nos comeremos una porción!’” señaló.

"¡Oh!", exclamó Hayde. "¡El pastel de cereza era el favorito de nuestro hijo Gabriel!".

Karen sonrió, pero sus ojos estaban llenos de lágrimas. "Mi dulce niña ha estado batallando contra la leucemia durante los últimos tres años y los médicos dijeron que no había nada más que pudieran hacer... Pero pensé que hay algo que yo podía hacer y era comprarle el pastel”.

Marcos tenía lágrimas en los ojos y se estiró y tomó la mano de Karen. "Karen, nuestro niño falleció hoy hace trece años, y vinimos aquí para honrarlo con una porción de su pastel favorito. ¡Creo que podemos hacer realidad el deseo de tu nieta!".

Publicidad

Marcos llamó a Pedro y le dijo: "¿Debo entender que te negaste a venderle a esta dama un trozo de pastel de cereza?".

"Señor", dijo Pedro disculpándose. "Debe entender que solo servimos a nuestros clientes..."

"¡Por supuesto!", acotó Marcos. "¿Y soy un cliente preciado?".

"¡Ciertamente, señor! Uno de nuestros mejores y más antiguos clientes...", manifestó Pedro.

"En ese caso, vaya a la cocina y pídale al chef que nos haga su mejor pastel de cerezas para llevar", dijo Marcos.

Mujer mayor. | Foto: Unsplash

Mujer mayor. | Foto: Unsplash

Publicidad

Pedro parecía molesto, pero entró en la cocina y volvió un poco más tarde con la noticia de que el pastel estaría listo en media hora.

"La señora..." dijo Pedro, señalando a Karen. "¿Ella se quedará?".

"Sí", contestó Marcos. "Ella es una amiga muy querida y una invitada". Marcos miró a su alrededor a los otros clientes del restaurante que estaban haciendo todo lo posible para escuchar lo que estaba pasando.

Levantó la voz y comunicó: "Damas y caballeros, como todos están ansiosos por reírse de esta dama y tienen curiosidad por saber lo que no es asunto suyo, les daré los detalles de la situación”.

Publicidad

“La nieta de Karen tiene leucemia terminal, al igual que nuestro hijo. Verás, puedes tener todo el dinero del mundo, pero hay cosas que no puedes comprar, y esa es la salud de un niño amado”.

“Todo lo que Karen quería era un trozo de pastel de cerezas para su nieta, su último deseo. ¿Es gracioso? ¿Todavía quieren reirse?".

Todo el restaurante estaba en silencio y se podía haber oído caer un alfiler. En toda la habitación elegantemente decorada, los rostros miraban hacia otro lado. Estaban avergonzados. Por su parte, Pedro tenía lágrimas en los ojos.

Lee también: Empleada se burla de una anciana pobre que no puede pagar un vestido - Historia del día

Publicidad

Le trajo una caja decorada con mucho gusto a Karen y se la entregó. Luego dijo: “Por favor, perdóneme y sepa que siempre será bienvenida aquí”.

Tarta de cereza. | Foto: Unsplash

Tarta de cereza. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No juzgues a las personas por su apariencia o su estatus: Pedro y los adinerados comensales se echaron a reír porque Karen era pobre y no podía permitirse un trozo de pastel.

Lo único que el dinero no puede comprar es la salud o un solo día de vida: Marcos y su esposa eran ricos, pero no podían hacer más por su hijo de lo que Karen estaba haciendo por su nieta.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Abogado rico se burla de mujer pobre que limpia en restaurante: ve de cerca su rostro y nota que es idéntica a él - Historia del día

24 de mayo de 2022

Mujer ve a una vecina adinerada buscando comida en la basura - Historia del día

20 de marzo de 2022

Anciana que pasó su vida buscando a su gemela la encuentra a los 83 años en un ancianato - Historia del día

09 de marzo de 2022

En el Día de la Madre, mujer pobre que lucha por alimentar a sus hijos recibe $200.000 del desconocido Javier Rojas - Historia del día

21 de mayo de 2022