logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciana le pide a doctora que le diga a su hijo que está muerta y luego una mujer desconocida se la lleva - Historia del día

Mayra Pérez
14 mar 2022
12:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Después de un infarto, Elizabeth le pidió ayuda a la doctora para que su hijo, Oliver, y su horrible esposa pensaran que estaba muerta. No sabía lo qué haría después, pero una mujer apareció en el hospital y cambió su vida.

Publicidad

“¡Por ​​favor! Tiene que ayudarme. Solo dígales que estoy muerta”, le rogó Elizabeth a la médica que la estaba atendiendo. Ella había sufrido un infarto días atrás y había requerido una cirugía.

Se estaba recuperando muy bien, pero quería que le dijeran a su hijo Oliver y a su esposa, Amber, que había fallecido inesperadamente. Era muy poco ético, y la doctora se negó a hacerlo.

Una anciana en silla de ruedas en una habitación de hospital. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“No puedo, señora Calderón. Es una locura, y podría ser demandada por tal mentira. Además, querrían su cuerpo, ¿y qué diría entonces?, respondió la Dra. Andrade, atónita por la solicitud de la mujer mayor.

“¡Por favor!”, rogó Elizabeth, y la doctora negó con la cabeza. No podía hacer algo así.

Unos minutos más tarde, pasó por la sala de espera, donde vio a la pareja. Oliver se puso de pie y le preguntó si había alguna novedad, y ella dijo que de momento no había cambios. Mientras se alejaba, escuchó a Amber.

“Espero que muera. Estoy tan cansada de tenerla en nuestra casa. Y odio nuestra casa. Podemos mudarnos a su casa cuando termine la renovación y nunca más tendré que pensar en ella”, se quejó Amber con una voz llena de malicia, mientras se limaba las uñas.

Publicidad

“Por favor, Amber, aquí no”, susurró Oliver y cerró los ojos, reclinándose en la silla para descansar. A ella no parecía importarle si alguien la escuchaba, y él parecía cansado de estar allí.

La doctora Andrade estaba sorprendida. No podía creer que palabras tan desagradables vinieran de la nuera de Elizabeth. Fue horrible. La mayoría de las personas allí esperan buenas noticias, mientras que estos dos querían que la mujer muriera.

Tenía que hacer algo. Tal vez podría falsificar algunos documentos. Sería poco ético e incorrecto, incluso podrían revocar su licencia, pero no podía permitir que Elizabeth volviera a casa con estas personas.

Publicidad

Joven doctora con una agenda en sus manos. | Foto: Pexels

Hizo arreglos para que Elizabeth fuera trasladada a otro piso, falsificó varios papeles que indicaban que la mujer había muerto y que había dejado instrucciones para que su cuerpo fuera donado a la ciencia.

Publicidad

Afortunadamente, una amable enfermera la había ayudado, por lo que todo se pudo hacer sin mayores complicaciones. Lo más importante era ayudar a la mujer mayor a escapar de su familia.

“¡Por fin!”, exclamó Amber cuando subió al auto después de que la doctora les diera la noticia del fallecimiento inesperado de Elizabeth. “Finalmente, nos deshicimos de ella. Ahora podemos hacer lo que queramos con su casa. Va a ser genial”.

Oliver había permanecido en silencio durante varios minutos desde que había escuchado la noticia, y finalmente explotó. “¡CÁLLATE! Es horrible lo que dices”.

Durante años, había sido testigo de cómo Amber trataba a su madre enferma, que se había mudado con ellos únicamente para ayudarlos. Él había vendido su casa y había pagado varias deudas gracias a ese dinero.

Publicidad

Su esposa era horrible, pero él nunca quiso meterse en medio de sus peleas. Era un cobarde y ahora que su madre se había ido lo entendía.

“¡Oliver! ¡No puedes hablarme así! ¡Soy tu esposa!”.

Un hombre sentado en un sofá con actitud preocupada. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Y ella era mi madre! Se mudó con nosotros para AYUDAR. ¡Eres una completa idiota! Vendí su casa porque tus grandes gastos y tus malos hábitos con las tarjetas de crédito nos estaban ahogando en deudas. No te queda ninguna herencia que desperdiciar. ¡Esa es la verdad!”, reveló Oliver, tomando por sorpresa a Amber.

Ella únicamente pensaba en lo que podía sacar de la gente, y contaba con recibir dinero de la herencia de Elizabeth. Ahora, no obtendría nada, y tan pronto como llegaron a casa echó a Oliver y le pidió el divorcio.

“Que te vaya bien”, le dijo. Oliver hizo las maletas y se fue a hospedar en un hotel mientras lloraba a su madre.

Publicidad

Mientras tanto, en el hospital, Elizabeth le agradecía a la Dra. Andrade y a la enfermera por la gran ayuda que le habían dado. “No puedo agradecerles lo suficiente por lo que hicieron”, expresó Elizabeth con voz entrecortada.

“Bueno, si alguien me demanda más adelante, espero que testifique en mi nombre”, respondió la Dra. Andrade. Pero todavía no había terminado de ayudar a la anciana.

“En realidad, hay alguien aquí que quiere verte. ¿Estás lo suficientemente bien como para recibir invitados?”, preguntó.

“Por supuesto. ¿Pero quién?”, preguntó Elizabeth, preguntándose quién podría ser si su hijo y su esposa ya se habían ido.

Publicidad

“Hola, tía. Soy Martha”, dijo una mujer que entró con un jarrón de flores en las manos y una cálida sonrisa. La doctora se escabulló sin ser notada.

“¿Tía?”, preguntó la mujer mayor, sin entender. No tenía hermanos y, por lo tanto, no tenía sobrinas ni sobrinos.

Una joven con un gran ramo de flores. | Foto: Pexels

Publicidad

“Sí, tía Elizabeth. Soy la hija de Antonio”, reveló Martha, y Elizabeth finalmente recordó quién era.

“Claro, eres la hija del hermano de mi difunto esposo. No te había visto desde que eras un bebé”, suspiró Elizabeth, extendiendo su mano para que Martha pudiera sostenerla.

Antonio era el hermano del marido de Elizabeth. Al principio de su matrimonio, los hermanos tuvieron una gran pelea y nunca se reconciliaron. Se distanciaron de la familia durante muchas décadas, y su esposo murió sin que eso cambiara. Por eso no recordaba a su sobrina.

Lee también: Tras muerte de papá, mujer encuentra su testamento y descubre que no tiene derecho a su herencia - Historia del día

Publicidad

“Pero, ¿cómo llegaste aquí, cariño?”, preguntó la anciana.

“He estado pendiente de tu familia durante muchos años, y Oliver publicó algo sobre que estabas en el hospital. Quería enviarle flores, pero decidí venir para ver si necesitaba ayuda. Escuché cuando le dieron la terrible noticia a Oliver, pero se fue de inmediato y no pude decir nada”.

“Quería hacerle algunas preguntas a la doctora sobre tu fallecimiento y me contó la verdad. No sé por qué”, explicó Martha.

Un hombre joven con anteojos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Dios mío, lo siento mucho por todo esto. Pero necesitaba alejarme de ellos de inmediato”, dijo la mujer.

“¿Por qué? Cuéntamelo todo”, pidió Martha amablemente, y Elizabeth descargó años de pésimo trato sobre su sobrina. Cuando terminó, la joven tomó una decisión. “Te vienes a casa conmigo”.

“Eso suena bien”, dijo Elizabeth y comenzó a llorar de pura gratitud al universo por enviar a esas mujeres tanto la estaban ayudando.

Martha vivía muy cerca y no fueron muy discretas. Unas semanas más tarde, se encontraron con Oliver y se vieron obligados a decirle la verdad.

Publicidad

Él se mostró muy enojado al principio, pero entendió una vez que Elizabeth le explicó que necesitaba alejarse de Amber. Fue entonces cuando Oliver reveló la noticia de su divorcio.

“¡Estoy tan feliz por ti!”, le dijo su madre y lo abrazó con fuerza. Empezó a llorar de alivio porque su madre estaba viva y ahora todo estaba bien con su familia.

“Puedes quedarte con nosotras mientras encuentras un nuevo lugar para establecerte”, ofreció Martha una vez que escuchó que Oliver todavía vivía en un motel.

Una mujer mayor escribe una carta. | Foto: Pexels

Publicidad

Ella los ayudó a conseguir un nuevo hogar y se convirtió en uno de los miembros más importantes de la familia.

Durante el divorcio, mantuvieron la situación en secreto. Martha no tuvo derecho a una pensión alimenticia, ya que no tenían hijos. Nunca la volvieron a ver después de eso, y Elizabeth vivió en armonía con su hijo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No importa la distancia, siempre podemos contar con la familia. Martha no había visto a Elizabeth ni a Oliver en décadas, pero intervino para ayudarlos y esencialmente los salvó.

Jamás debemos permitir que un cónyuge sea irrespetuoso con los miembros de la familia. Oliver debió haber defendido a su madre de los ataques de Amber. Se dio cuenta de eso solo cuando pensó que era demasiado tarde.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Hijo lleva a su madre a hogar de ancianos: regresa a casa y halla sus maletas en la puerta - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad