logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer sale de la ciudad el fin de semana y ve fotos de su infancia en una casa de campo - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Susan, la amiga de Amelia, le ofreció una casa en el campo para disfrutar de una escapada de fin de semana. La mujer fue allí y se instaló. Leía un libro cuando un hombre extraño entró y la reconoció.

Publicidad

“Ya estoy aquí. ¡Finalmente!”, le dijo Amelia a Susan por teléfono cuando llegó a la casa de campo de su amiga. Susan le había ofrecido el lugar para que se relajara durante unos días.

Después de algunas negaciones, Amelia cedió. Pero su amiga tenía una emergencia familiar y no podía acompañarla, así que se fue sola.

Casa de campo rodeada de vegetación. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Después de perderse durante un rato, finalmente llegó a la casa y tuvo que abrirse camino a través de una vieja cerradura. Pero finalmente logró abrir la puerta principal y se instaló en el lugar.

Susan dijo que nadie se había quedado allí por un tiempo, por lo que podría estar sucio, pero Amelia se alegró de ver que apenas había polvo alrededor.

Respiró el aire fresco del campo, vio los jardines y hasta algunos ciervos saltando por la zona boscosa. Era perfecto para relajarse.

Encontró la habitación de invitados de la que le había hablado Susan, se instaló, desempacó la comida que había llevado y se preparó unos sándwiches para el almuerzo.

Publicidad

Lee más: Mujer reconoce el viejo colgante del policía que la salvó de ahogarse - Historia del día

Después de eso, tomó una siesta. Cuando el sol comenzó a ponerse, se acostó en el sofá y comenzó a leer un libro con una taza de té a su lado.

Después de unas pocas páginas, Amelia escuchó algo extraño y, de repente, la puerta principal se abrió de golpe. Era un hombre. “¡Ah! ¿Quién eres?”, gritó Amelia.

Susan no le había dicho que alguien más llegaría a la casa ese fin de semana, así que tenía que ser un ladrón.

“Espera un segundo”, pensó después de darse cuenta de que el hombre sostenía un juego de llaves. Entonces él habló. “¿Quién soy yo? ¿Quién eres TÚ y qué haces en la casa de la abuela?”, preguntó y frunció el ceño.

Publicidad

Mujer sentada en un sofá mientras se relaja. | Foto: Pexels

“¿Casa de la abuela? Esta es la casa de mi amiga Susan. Me la ofreció para el fin de semana. No me dijo que nadie más se hospedaba aquí”, explicó Amelia.

Publicidad

“¿Susan? ¿Susan Suárez? Estás en la casa equivocada. La de ella está a dos kilómetros de aquí”, dijo el hombre, y Amelia quedó boquiabierta.

“Ay Dios mío. Esto es muy vergonzoso”, pensó antes de comenzar a recoger sus cosas. “Lo siento mucho. Debo haber entrado en la casa equivocada, pero las llaves funcionaron perfectamente”.

“Bueno, tal vez no perfectamente. Pero funcionaron. Desde que se abrió la puerta, pensé que estaba en el lugar correcto”, dijo Amelia, avergonzada.

“Si. Estoy aquí para arreglar la cerradura. La abuela Mónica está en la casa de mis padres en este momento y se ha estado quejando por un tiempo, por eso vine”.

Publicidad

“No pensé que fuera un riesgo de seguridad tan grande”, dijo el hombre, mirándola fijamente a la cara. “Pero no tienes que recoger tus cosas a toda prisa. Tómate tu tiempo”.

“No, tengo que irme ahora mismo. De nuevo, lo siento mucho”, continuó Amelia, queriendo escapar a la habitación de invitados, tomar sus cosas y salir corriendo.

“Espera un minuto. ¿Cuál es tu nombre?”, exigió el hombre. “Yo soy Miguel”.

“Soy Amelia”, respondió ella y dejó de apresurarse cuando vio al hombre con el ceño fruncido.

Un hombre con el ceño fruncido. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Te encontraron? ¿Por qué soy el último en enterarme?”, continuó Miguel, confundiendo aún más a Amelia. “Entonces probablemente estés destinada a estar aquí”.

“¿Me encontraron? ¿De qué estás hablando? Te dije que mi amiga Susan me ofreció un lugar para pasar el fin de semana, pero si esta no es su casa, tengo que irme”, continuó, sin entender una palabra de lo que decía Miguel.

“¿Qué? Pero te pareces a la abuela y la tía Natalia. Admito que era un niño cuando desapareciste y ella murió. Pero te ves exactamente como ella. Lo siento, no me di cuenta antes. Me sorprendió porque nadie me habló de ti”, agregó el hombre.

Publicidad

“¿Tía Natalia? ¿Me parezco a tu abuela? ¿Qué? Todo esto es demasiado confuso. Mira, Miguel. Esto no es asunto tuyo, pero soy huérfana. No tengo familia. Me iré pronto”, dijo y corrió a la habitación de invitados, pero él la siguió.

“¿Huérfana?”, preguntó Miguel mirándola directamente a la cara y tomando una decisión. “Ven conmigo un segundo”.

Amelia no quería seguirlo, pero él insistía y ella sentía curiosidad por sus palabras anteriores. La condujo al dormitorio principal. “Esta es la habitación de la abuela. Tiene fotos de tía Natalia y de ti cuando eras niña”, explicó, señalando las fotos encima de un tocador antiguo.

Publicidad

Ella pensó que estaba loco, pero miró de cerca las imágenes. Había una de una mujer que se veía exactamente como ella, y una niña estaba a su lado. “Esa niña se parece a mí, y la mujer también. ¿Qué está sucediendo?”.

“¿No sabes?”.

Un mueble de madera con gavetas. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡NO! ¡TE DIJE! Crecí en un orfanato y no tengo recuerdos de haber tenido una familia. Simplemente me encontraron un día”, dijo Amelia, frustrada porque Miguel no entendía. Ella no tenía idea de lo que él estaba hablando.

“Dios mío...”, inhaló, dándose cuenta de que estaba a punto de revelar algo impactante. “Hace años, la tía Natalia escapó de su esposo en su automóvil y tuvo un accidente”.

“Se suponía que debías estar en el asiento trasero, pero nadie te encontró. La abuela y mi madre te buscaron por todas partes, pero fue como si hubieras desaparecido sin dejar rastro”, contó Miguel.

Lee también: Mujer va a la iglesia y encuentra a su hermano perdido - Historia del día

Publicidad

“Yo… ¿entonces quieres decir que ustedes podrían ser mi familia? Llegué a la casa de tu abuela por accidente, ¿pero encontré a mi familia en su lugar?”.

“Eso es demasiado mágico, demasiado coincidente… imposible”, expresó Amelia, comenzando a emocionarse mientras continuaba mirando las fotos.

“Tal vez sea el destino. Y lamento haberte confundido al principio. Cuando finalmente reconocí tu rostro, me di cuenta de que tenías que ser la Amelia desaparecida. Pero no tenías idea de lo que estaba hablando”, se disculpó Miguel.

“Esto es increíble”, continuó Amelia. “Pero podríamos estar equivocados. Podría parecerme a ella”.

Publicidad

Una mujer mayor sonriente con sus manos sobre su cabeza. | Foto: Pexels

“Podemos hacernos la prueba, y creo que a la abuela le encantaría conocerte”, dijo el hombre.

Miguel fue a su casa y recogió a la abuela Mónica y a su madre para llevarlas a ver a Amelia. Explicó todo, incluida su confusión cuando se vieron por primera vez.

Publicidad

La mujer mayor vio a Amelia y supo de inmediato que ella era su nieta desaparecida. La abrazó con fuerza y ​​prometió no volver a dejarla ir nunca más. Amelia se sorprendió y se quedó quieta durante unos segundos antes de calmarse y abrazar a la mujer.

Entonces se acercó la madre de Miguel y fue la voz de la razón. “Soy Ana, la hermana de tu mamá, así que soy tu tía. ¿Puedes decirnos qué recuerdas de tu vida?”.

Amelia contó lo que sabía, y las mujeres mayores se sorprendieron de que la policía nunca la hubieran encontrado si aparecía en un orfanato. “Odio a las autoridades. ¡Nunca hacen bien su trabajo!”, se quejó la tía Ana.

Publicidad

Pero la abuela Mónica era la voz de la razón. “Para ser justos, el accidente ocurrió en la carretera federal. Natalia se estaba escapando de Monterrey a León para quedarse con nosotras”, explicó la mujer mayor.

“Bueno, me enviaron a un orfanato en Monterrey. Tal vez solo me buscaron en León”, agregó Amelia.

“Esa puede ser la razón. O tal vez simplemente no les importaba o no tenían los recursos para encontrarte. Pero todo lo que importa ahora es que estás aquí”.

Una mujer sonriente sentada en un sofá. | Foto: Pexels

Publicidad

“Fuiste entregada a nosotros por Dios o el destino, o lo que sea. Y quiero tener la oportunidad de conocerte. Queremos ser tu familia finalmente. ¿Estás de acuerdo?”, preguntó la abuela Mónica con una sonrisa.

Amelia asintió con lágrimas en los ojos de la felicidad. El viaje que Susan sugirió fue lo mejor que le había pasado.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Haz ese viaje, ese nuevo trabajo o toma ese riesgo porque nunca sabes lo que puede pasar. Algunas oportunidades traen los regalos menos esperados.

Un error puede cambiar tu vida. Amelia entró en la casa equivocada, pero resultó ser el mejor error que jamás había cometido.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Niño va a casa de su abuela por el Día de Acción de Gracias y desaparece al día siguiente - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad