Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Millonario ve a mujer sin hogar mendigando afuera de su tienda: la echa hasta que le ve la cara - Historia del día

Vanessa Guzmán
17 mar 2022
18:40
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Cuando un millonario se da cuenta de que una mujer sin hogar pide limosna afuera de su tienda de ropa de alta costura, se enfurece y la echa. Pero su ira dura solo hasta que ve su rostro.

Publicidad

El empresario millonario Manuel Contreras era un hombre estricto y podía soportar cualquier cosa menos la vista de las personas sin hogar y los pobres. "¡Son buenos para nada! ¡Solo quieren mendigar! ¡Y no hacer nada!", solía decir con desdén.

La ira de Manuel no tuvo límites cuando llegó a su exquisita tienda con algunos de sus inversores y vio a una indigente, sentada en un banco, pidiendo limosna.

Mujer sin hogar sentada bajo la nieve. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"Adelante, por favor. Me reuniré con ustedes en breve", les dijo a sus invitados con una sonrisa forzada y le pidió a la recepcionista que les mostrara el camino hacia adentro. Luego llamó a su gerente, Pedro Vera, y le dijo que saliera de inmediato.

"Sr. Contreras. ¿Cuál es el problema? Dijo que era urgente. ¿Está todo bien?", preguntó Pedro mientras salía corriendo de la tienda.

"¿Qué diablos está haciendo esa mujer aquí, Pedro? La he estado viendo aquí desde hace tres días. ¿Cómo no la han echado todavía? ¡Sabes que no soporto a esa gente!".

"Uy, Sr. Contreras, ella es una persona vieja y pobre. También se ve débil, así que pensé…".

Publicidad

"¿Qué pensaste, Pedro? ¿Crees que estamos haciendo caridad aquí? ¡Hay muchas personas sin hogar en el mundo y no puedes ayudarlas a todas! Deben aprender a trabajar duro. ¡Dile que se vaya ahora! ¡La quiero fuera de mi vista en cinco minutos!”, gritó Contreras.

Pedro miró a la débil anciana que estaba sentada con la cabeza hacia abajo. Tenía un letrero a su lado:  "No he comido en días. ¡Por favor ayuda!", se leía en un cartón.

Pedro no quería hacer lo que le ordenó su jefe, pero sabía que si ignoraba su petición lo enfurecería. Así que se acercó a la mujer y amablemente le pidió que se fuera.

"Disculpe, señora", dijo en voz baja. "¿Le importaría mudarse a otro lugar? Mi jefe está justo detrás de mí, y si no se muda de aquí, me despedirán".

Publicidad

Lee también: Un millonario insulta a un hombre pobre en una gasolinera, pero aprende una lección solo una hora después - Historia del día

"¿Tu jefe?", preguntó la anciana con voz apenas audible mientras levantaba la cabeza. Pedro notó lo angustiada que parecía. Su rostro estaba plagado de arrugas. "Hijo ¿puedes traerme algo de comer?", pidió en voz baja. "Yo… yo no he comido..."

Hombre elegante. | Foto: Pexels

Publicidad

"Claro, señora, por favor venga conmigo primero". Pedro le tendió la mano y comenzó a ayudar a la mujer a levantarse y moverse.

Mientras tanto, Contreras seguía consultando su reloj, cada vez más impaciente. Cuando notó que la mujer parecía tomarse su tiempo, perdió los estribos y se acercó a ella. "¿Qué tan difícil es para ti moverte rápido? ¿Crees que puedes sentarte donde quieras? ¡Solo muévete rápido!".

Los ojos de la mujer se llenaron de lágrimas y levantó la cabeza para disculparse con Manuel. "Lo siento, querido. No he comido en días y me siento cansada". Se movió lentamente, recogiendo el cartel y el cuenco que usaba para pedir dinero a los transeúntes.

Publicidad

Manuel sintió una sacudida en todo su cuerpo cuando vio el rostro de la mujer mayor. Se quedó allí inmóvil, con la frente sudando como si hubiera visto un fantasma. Luego las lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos. "¿Mamá?", preguntó con voz llorosa. "¿Eres tú?".

La anciana se detuvo de inmediato y se dio la vuelta lentamente. "¿Manuel?”, preguntó suavemente. "¿Eres Manuel, hijo mío?".

"¡Mamá!". El millonario no podía creer lo que veía. "¡No puedo creer que estés aquí! ¿Qué te pasó? ¿A dónde fuiste? Supuse que te había pasado algo malo, que habías muerto y por eso nunca regresaste".

La anciana lloraba mientras abrazaba a su hijo. "¡Oh, es… es un sueño! Manuel, estoy tan feliz de ver que estás a salvo. Lo siento mucho... Todo es mi culpa..."

Publicidad

"¡Hablaremos de eso más tarde, mamá! Por favor, acompáñame. ¡Pedro!", exclamó, volviéndose hacia el gerente de la tienda. "Por favor, atiende a los inversores. Me llevaré a mi madre a casa y, por favor, cancela todas mis reuniones del día".

"Claro, señor", dijo Pedro, asintiendo.

Mujer mayor caminando por la calle. | Foto: Pexels

Publicidad

Manuel acompañó a su madre a su vehículo estacionado frente a su tienda y la llevó a casa. El auto se detuvo frente a una enorme mansión que estaba elegantemente bordeada de vegetación a ambos lados.

Cuando la madre de Manuel vio esto, se enorgulleció del éxito que había tenido su hijo a lo largo de los años.

Un empleado la acompañó a una de las habitaciones, donde se bañó y se vistió. Cuando salió, Manuel no pudo contener las lágrimas. Habían pasado varios años, pero su madre seguía siendo la mujer sencilla con la inocencia en los ojos que había visto por última vez cuando tenía diez años.

La acompañó a una mesa de comedor donde su chef profesional sirvió la cena. La forma en que comía le hizo preguntarse cuánto tiempo había estado pasando hambre y experimentando atrocidades en las calles. Siempre había odiado a las personas sin hogar debido a su pasado...

Publicidad

El padre alcohólico y abusivo de Manuel los echó cuando tenía diez años. Después de eso, él y su madre recorrieron las calles, rogándoles a los demás que los ayudaran, pero a nadie le importaba. Entonces lo peor sucedió un día.

Su madre le dijo a Manuel que regresaría después de prepararle la cena y le pidió que esperara. Él la esperó bajo una farola, pero pasaron las horas y ella nunca regresó. Estaba llorando sentado allí cuando un policía se le acercó. "¡Oye, chico! ¿Qué pasó?", preguntó con voz pesada.

Manuel miró hacia arriba y vio al policía parado frente a él con las manos en las caderas. "Mi… mi madre... ella salió a buscarnos comida, pero no ha regresado", sollozó.

Publicidad

"Tú... ¿tienes su foto o algo así?".

Fachada de una lujosa mansión. | Foto: Pexels

Manuel negó con la cabeza, por lo que el policía le indicó que lo siguiera. Lo llevaron a la comisaría y, después de enterarse de que él y su madre no tenían hogar, los servicios sociales lo colocaron en un orfanato mientras la policía buscaba a su progenitora.

Publicidad

Cuando pasaron las semanas y no hubo éxito, Manuel fue admitido en el orfanato de forma permanente. Años más tarde, dejó el lugar y cursó estudios empresariales en una universidad. Se esforzó mucho hasta convertirse en su propio jefe.

Mientras tanto, siguió buscando a su madre, con la esperanza de que todavía estuviera viva, pero nunca consiguió ni una pista, por eso pensó que había muerto. Pero luego intervino el destino, ¡y ahora el hijo se reunió con su madre!

"¿Qué te pasó, mamá? ¿Cómo es que no viniste a buscarme?", preguntó Manuel.

La anciana dejó de comer y sus ojos se llenaron de lágrimas. "Manuel", respondió evitando el contacto visual. "Yo... te dejé allí a propósito. ¡Fui una cobarde y nunca me perdonaré lo que hice! Sí, hijo, te dejé solo y me escapé..."

Publicidad

"¿Qué? Pero mamá…"

"No pude cuidar de ti, así que te dejé en esa calle cerca de la estación de policía, sabiendo que alguien te podría ayudar. Lo siento... Fui un cobarde... Pensé que encontraría un trabajo y podría encontrarte de nuevo, pero nadie me contrató, y tuve que vivir en las calles toda mi vida”.

“No podía ver a mi hijo luchando de la misma manera, así que decidí abandonarte. Lo siento mucho... Lo siento mucho...", murmuró, rompiendo en llanto.

Mujer mayor tapando su cara con sus manos. | Foto: Pexels

Publicidad

Manuel no supo qué decir. Se encontró en un dilema. Siempre había despreciado a los vagabundos. Creía que se aprovechaban de su condición y sobrevivían mendigando, ya que eran holgazanes y se negaban a trabajar.

Pero cuando supo que su madre había estado viviendo en las calles debido a sus circunstancias, comprendió lo equivocado que había estado.

Al mismo tiempo, estaba dolido porque su madre lo había abandonado, pero razonó que era lo mejor. Reflexionó que, si no hubiera pasado por todas las pruebas y tribulaciones, es posible que no hubiera llegado a donde estaba hoy.

Dejando atrás su pasado, Manuel perdonó a su madre. También desarrolló un sentido de compasión hacia las personas sin hogar.

Publicidad

Se dio cuenta de que no mendigan para ganarse la vida porque sean flojos, sino porque se vieron obligados a hacerlo por circunstancias que escapan a su control. No tenía derecho a condenarlos.

Lee también: Hombre sin hogar rescata a chica rica de auto en llamas: ella lo encuentra 15 años después - Historia del día

Abrazó a su madre y le dijo: "Está bien, mamá. No fue del todo tu culpa. Me alegro de que estemos juntos ahora y nada nos pueda separar esta vez".

Hombre abrazando a su madre mientras llora. | Foto: Shutterstock

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No saques conclusiones sin ver más allá de lo que está frente a tus ojos: Manuel creía que el destino de una persona sin hogar se debe a la propia cobardía y pereza. Pero se dio cuenta de que a veces, por mucho que uno lo intente, te ves obligado a quedarte sin hogar por cosas que no se pueden controlar.

Que lo pasado sea pasado: A pesar de haber sido abandonado por su madre, Manuel la perdonó y comenzaron de nuevo.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad