logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Nuera obliga a suegra mayor a mudarse al viejo garaje: semanas después, un hombre se presenta - Historia del día

Georgimar Coronil
29 mar 2022
10:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El único hijo de una anciana se casó y se mudó a casa de su madre con su esposa. Poco después, el hombre tuvo que viajar fuera del país por trabajo, durante varios meses. Entonces la mujer aprovechó para obligar a su suegra a vivir en el garaje.

Publicidad

Cuando el hijo de Beatriz Fernández, Matías, se casó, le preguntó a su madre si él y su esposa Rita podían mudarse con ella a la enorme casa de 5 habitaciones en la que había crecido. Beatriz, que se sentía ciertamente sola, aceptó encantada.

Ella nunca imaginó que un día su idilio se convertiría en una pesadilla, con su amado hijo desapareciendo sin dejar rastro, y con Rita mostrando su verdadera cara de arpía despiadada y expulsando a Beatriz de su propia casa.

Mujer. | Foto: Unsplash

Publicidad

Matías y Rita se mudaron justo después de su luna de miel y, al principio, los tres vivían muy felices juntos. Como Matías y Rita trabajaban, Beatriz, que estaba jubilada, se encargaba de la cocina.

Los recién casados estaban más que contentos con la situación, ya que les permitía ahorrar para su propia casa y vivir con gran comodidad. En cuanto a Beatriz, se sentía contenta de tener a su hijo con ella, y se hizo gran amiga de Rita.

Las cosas cambiaron cuando Matías fue ascendido, y su empresa le exigía viajar por todo el mundo durante semanas. Para Rita, la presencia de Beatriz hizo que no se sintiera tan sola y aislada.

Publicidad

Lee también: Dos hermanas se turnan para cuidar a madre enferma hasta que una de ellas se rinde y se marcha - Historia del día

Las dos mujeres esperaron pacientemente el regreso de Mati y lo llamaban por Skype todos los días. Durante una llamada, Matías les informó que debía permanecer en Londres durante seis meses, lo que hizo molestar a Beatriz y Rita.

"Escuchen, Rita, mamá", dijo Mati con suavidad. "Sé que va a ser duro estar separados durante tanto tiempo, pero después de esto, me han prometido que me ascenderán a la oficina central y ¡no habrá más viajes!".

Rita se quejó: "¡Matías, hemos estado más tiempo separados que juntos desde que nos casamos!".

Publicidad

Pareja. | Foto: Unsplash

Beatriz tuvo que dar la razón a su nuera. "Hijo querido, sabes que te adoro, pero Rita tiene razón", dijo. "Es a ti a quien necesita Rita, no a mí".

Publicidad

"Mamá, vamos", expresó. "¡Necesito hacer esto para poder pagar nuestra propia casa! Todos tenemos que hacer sacrificios, ¡y a mí tampoco me hace mucha ilusión!".

Dos semanas después, Matías se marchó dejando atrás a las dos mujeres de su vida. Al principio, se comunicaba con ellas por Skype todas las noches y parecía alegre y feliz, pero con el paso del tiempo, las cosas cambiaron.

Las llamadas de Mati eran más breves y parecía cansado. Luego dejó de llamar todos los días. Sus llamadas eran tres veces a la semana, luego dos, luego una... Y entonces llegó una semana en la que Mati no llamó más.

Después de la segunda semana sin llamadas, Rita y Beatriz se preocuparon. Intentaron llamar a su teléfono y al hotel donde se hospedaba, pero él no respondía a sus llamadas. Finalmente, Rita llamó al jefe de su esposo y le preguntó dónde estaba.

Publicidad

"¿Matías?", preguntó el jefe, sorprendido. "¡Pero si se fue de Londres hace dos semanas! Trabajó como un loco y terminó el proyecto en tres meses. Dijo que estaba desesperado por volver a casa...".

Casa. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando Rita colgó el teléfono, estaba pálida y le temblaban los labios. "Beatriz", expresó. "¡Dicen que ha vuelto a casa! No saben dónde está".

Rita y Beatriz se pusieron en contacto con la compañía aérea donde viajó y les dijo que Mati no había embarcado en su vuelo. Cuando llamaron a la policía británica no obtuvieron ningún resultado. Matías había desaparecido sin dejar rastro.

Las dos mujeres afrontaron el golpe cada una a su manera. Beatriz rezó, pero Rita se enfadó cada vez más y empezó a desquitarse con Beatriz.

Lee también: Anciana que pasó su vida buscando a su gemela la encuentra a los 83 años en un ancianato - Historia del día

Publicidad

"¡Tu hijo!", gritó. "¡Me ha abandonado, pero seguro que te ha dicho dónde está!".

"No, Rita", contestó Beatriz. "Te lo juro...".

"¿Un juramento?", gritó Rita. "¡Me creí los juramentos de Matías y aquí estoy sola! Han pasado tres meses y créeme, ¡no voy a esperar eternamente!". Esa noche, Rita se arregló y se pintó los labios de rojo.

Hombre viendo por la ventana de un avión. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¿Adónde vas?", preguntó Beatriz, sorprendida.

"¡Fuera!", gritó Rita. "¡Afuera, donde hay hombres que me desean!".

Aquella fue solo la primera de las muchas noches que Rita pasó fuera de casa, y pronto trajo a un hombre alto y moreno para que pasara la noche con ella.

Cuando Beatriz protestó, Rita se enfureció. "¡Matías me abandonó! No le debo nada y Bruno me quiere, ¡así que cállate, vieja!".

Al día siguiente, Beatriz se sorprendió al ver sus pertenencias amontonadas junto a la puerta principal. "¿Qué hacen mis cosas ahí?", preguntó.

Publicidad

"Te vas a mudar al garaje", dijo Rita. "Así podré entretener a mis amigos. Además, Bruno se va a mudar y necesitamos nuestra intimidad". Por mucho que Beatriz protestara, Rita se mostró inflexible y la anciana se vio obligada a vivir en el polvoriento y mohoso garaje.

Mujer molesta. | Foto: Pexels

Publicidad

Beatriz nunca había sido tan infeliz. No solo había desaparecido su querido hijo, sino que la chica a la que había acogido en su casa la trataba ahora como una esclava. Pero justo cuando las cosas parecían no tener remedio, ocurrió algo maravilloso.

Beatriz estaba sentada frente al garaje cuando se detuvo un coche y salió una figura conocida. "¡Matías!", gritó Beatriz. "¿Eres realmente tú? ¿Qué ha pasado? Creía que estabas muerto".

"Mamá", sonrió y corrió hacia su madre y la abrazó. "¿No recibiste mis mensajes?".

Lee también: Mujer ignora las cartas del hombre que dejó 53 años atrás: lo visita una vez y encuentra casa en ruinas - Historia del día

Publicidad

Beatriz negó con la cabeza y las lágrimas corrieron por sus mejillas. "¡No!", dijo. "Durante tres meses hemos estado esperando...".

"Oh, no", dijo Mati. "¡El hospital debía ponerse en contacto contigo! Tuve un grave accidente y he estado en recuperación, pero ahora estoy 100% bien. La pobre Rita debe estar muy preocupada". En ese momento, Matías notó la expresión de la cara de su madre. "Mamá, ¿qué pasa?", preguntó.

"Hijo, ya no vivo en la casa... duermo en el garaje", explicó Beatriz. "Rita hizo que su novio se mudara...".

Garaje. | Foto: Shutterstock

Publicidad

"¡Cómo se atreve!", gritó. "¡Voy a arreglar las cosas!".

Se dirigió a la puerta principal y la abrió. Dentro se encontró cara a cara con Rita y su pretendiente. Rita se quedó con la boca abierta al ver a su marido.

"¡Matías!", gritó. "¡Cariño, estás vivo!".

"Sí", dijo con frialdad. "Pero no soy tu querido. Recoge tus cosas y sal de la casa de mi madre. No quiero volver a verte nunca más".

Rita lloraba y ponía excusas, pero Matías se negó a escucharla, así que hizo las maletas y se marchó con Bruno. Mati se entristeció al descubrir que su madre había sido maltratada por su esposa e hizo todo lo posible para compensarla.

Publicidad

Pero para Beatriz, el hecho de que su hijo estuviera vivo y sano y volviera a sus brazos era un milagro y un sueño hecho realidad.

Hombre molesto. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El amor es paciente y leal: Rita nunca amó realmente a Matías. Lo habría esperado con tanta paciencia como su madre, respetando sus votos matrimoniales.

Las personas abusadoras ejercen su poder sobre quienes consideran débiles e indefensos: Rita era desagradable con Beatriz porque creía que su hijo los había abandonado y no podía proteger a su madre.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad