logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciana que pasó su vida buscando a su gemela la encuentra a los 83 años en un ancianato - Historia del día

Georgimar Coronil
09 mar 2022
10:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Bárbara abandonó toda esperanza de encontrar a su hermana gemela hasta que ambas acabaron viviendo en la misma residencia de ancianos a los 83 años.

Publicidad

Bárbara y su hermana gemela Karen fueron separadas a los 7 años. Su madre no podía seguir cuidando de ellas debido a la pobreza. Bárbara fue enviada a vivir con una amiga de su mamá, mientras que Karen vivía con sus abuelos.

Desgraciadamente, la madre de Bárbara nunca reveló a dónde fue enviada cada hermana. Antes de que la mujer pudiera empezar a buscar a su hermana, se enteró por su mamá adoptiva de que su madre biológica había muerto.

Anciana con un teléfono en la mano. | Foto: Pexels

Anciana con un teléfono en la mano. | Foto: Pexels

Publicidad

A lo largo de su vida, Bárbara sintió que le faltaba una gran parte de sí misma. Intentó encontrar a Karen, pero no daba con su paradero.

A pesar de que ella tenía su propia familia, se esforzó por buscar a su gemela. No quería tener ningún remordimiento, así que agotó todos los medios para lograrlo.

Cuando el marido de Bárbara murió, también lo hicieron sus esperanzas de encontrar a su hermana. David la había ayudado en su rastreo a lo largo de los años, y sin él apoyándola, sintió que nunca encontraría a Karen.

A los 77 años decidió abandonar la búsqueda de una vez por todas. No solo lloró la pérdida de su marido, sino también la de su hermana.

Publicidad

Lee también: Mujer huye corriendo de su casa en llamas: meses después regresa y ve una casa de lujo en su lugar - Historia del día

Desde entonces, los dos hijos de Bárbara empezaron a cuidar de ella. Sin embargo, el hecho de vivir en estados diferentes les impedía visitarla con frecuencia, y se quedó sola con una cuidadora que la visitaba cada dos días.

A lo largo de sus seis años en casa sin su marido, llamaba constantemente a sus hijos para que vinieran a visitarla. "Me siento muy sola aquí", les decía.

"Aguanta, mamá. Haremos todo lo posible por visitarte durante el verano", respondía su hijo Pedro.

Publicidad

Por desgracia, en esos seis años, Pedro y su hermana Rita solo visitaban a su madre una vez al año con sus hijos y sus cónyuges.

Avión. | Foto: Pixabay

Avión. | Foto: Pixabay

Publicidad

Cuando Barbara cumplió 83 años, estaba convencida de que sus hijos no se adaptarían a ella. Así que, para estar más cerca de ellos, decidió trasladarse a una residencia de ancianos en la zona donde vivían Pedro y Rita.

Los hermanos estaban contentos con la decisión de su madre. Aunque estaban ocupados, les aliviaba saber que estaba cerca. Eso significaba que podían visitarla con más frecuencia.

Pedro ayudó a Bárbara con la mudanza. Una vez que tuvieron todo empacado y vendieron la casa en la que ella vivía, se trasladaron a la residencia. Los nietos la recibieron con flores.

"¡Bienvenida abuela Bárbara!", gritaron emocionados.

Publicidad

"Qué alegría verlos a todos aquí. Gracias por dedicarme tiempo. Estoy muy contenta de estar cerca de ustedes", dijo con entusiasmo.

Esa tarde, Bárbara y sus hijos tuvieron una agradable cena con el resto de sus familias. La dama estaba encantada y feliz con su decisión de mudarse.

Cuando terminaron, Pedro la llevó a la residencia de ancianos, donde una cuidadora se detuvo inmediatamente al verla.

"¿Eres Bárbara Salazar?", preguntó.

Familia. | Foto: Pexels

Familia. | Foto: Pexels

Publicidad

"Sí. ¿Hay algún problema?", contestó Bárbara, mirando a Pedro.

"No hay ningún problema, pero me gustaría que conocieran a alguien antes de darles a usted y a su hijo una visita a la residencia de ancianos...", dijo la cuidadora, haciéndoles pasar al interior del edificio.

La trabajadora, que se presentó como Jenny, condujo a Bárbara a una habitación. Cuando la puerta se abrió, una mujer idéntica a Bárbara la miró a los ojos.

"¿Bárbara?", gritó la mujer, levantándose de la cama para ver más de cerca.

Lee también: Anciano le pide a su hijo que lo lleve a residencia geriátrica en vez de quedarse a vivir con la familia - Historia del día

Publicidad

"¡Esto no puede ser! ¿Eres realmente tú, Karen?", dijo Bárbara, con los ojos llenos de lágrimas mientras Pedro y Jenny la miraban.

"Llevo siete décadas buscándote. No puedo creer que te haya encontrado", dijo Bárbara abrazando fuertemente a Karen.

"Estoy tan contenta de encontrarte aquí. Te he echado de menos toda mi vida. Tenemos tantas cosas de las que ponernos al día", expresó Karen, secándose las lágrimas.

Bárbara volvió a mirar a Pedro. "Pedro, cariño. Esta es tu tía Karen. ¿Lo puedes creer? Es ella. La mujer que he estado buscando. ¡No puedo creerlo!", dijo Bárbara, todavía abrumada por las emociones.

Publicidad
Vivienda. | Foto: Pexels

Vivienda. | Foto: Pexels

Pedro se presentó a Karen. Se alegró por su madre. Sabía cuánto ansiaba ver a su hermana. Así que para darles su espacio, decidió no quedarse más tiempo y procedió a despedirse. "Mamá, si necesitas algo, llama. Estaré aquí mismo", dijo mientras se despedía con la mano.

Publicidad

Después de que Karen y Bárbara se pusieran al día sobre sus vidas, ambas decidieron tomar una audaz decisión juntas: alquilar un pequeño apartamento para vivir juntas.

Lee también: Mujer rica sigue a su hija y descubre que visita un viejo garaje todos los días - Historia del día

La residencia de ancianos contaba con unos apartamentos donde los abuelos que deseaban vivir solos, podían hacerlo, pero con personas que los cuidaran. Los hijos y nietos de Bárbara las visitaban todos los domingos.

Resulta que Karen no tenía hijos. Decidió no casarse y, en cambio, vivió la vida como misionera por el mundo. Por eso a Bárbara le costó tanto localizarla.

Publicidad

Los nietos de Bárbara se encariñaron rápidamente con ambas. A menudo confundían a Bárbara con Karen, a lo que Barbara respondía: "No te preocupes. No estoy celosa de que pienses que ella es yo. Somos hermanas y ella también es tu abuela".

Niñas. | Foto: Pexels

Niñas. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca es tarde para empezar de nuevo: Bárbara creyó que no volvería a ver a Karen, pero pudo pasar el resto de su vida con ella.

Deberíamos dedicar tiempo a nuestros ancianos: Pedro y Rita no podían visitar a su madre Bárbara con frecuencia debido al trabajo, pero cuando se mudó cerca de ellos, se aseguraron de pasar mucho tiempo con ella y visitarla siempre.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Anciana solitaria ve la puerta del sótano abierta: solo su difunto esposo tenía la llave - Historia del día

05 de abril de 2022

Mujer rica sigue a su hija y descubre que visita un viejo garaje todos los días - Historia del día

23 de febrero de 2022

Cada día, anciana llorosa espera en la parada del autobús y se marcha cuando el bus llega - Historia del día

09 de mayo de 2022

Empresaria visita a sus abuelos por primera vez en años y encuentra su casa en ruinas - Historia del día

09 de abril de 2022