logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Dueño de cafetería reserva la misma mesa por años: una señora llega y dice: "La reservé hace 33 años" - Historia del día

Vanessa Guzmán
06 abr 2022
04:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre había mantenido reservada una mesa específica en su café junto al mar durante 33 años. Independientemente de lo que exigieran los clientes, se negaba a permitir que alguien se sentara en la mesa. Pero un día todo cambió.

Publicidad

Los nuevos clientes de José entraban en su cafetería y nunca se atrevían a sentarse en la mesa con velas encendidas y el cartel de “reservado”.

Pero sus clientes habituales lo molestaban constantemente para sentarse en el lugar. “¿Por qué no nos deja sentarnos allí? Nadie viene nunca, independientemente de que esté reservado”, se quejaban.

“No me importa, está reservado”, decía José.

Un día, uno de los clientes habituales se sentía especialmente impaciente y le preguntó a uno de los meseros por qué el dueño insistía tanto en mantener la mesa reservada. “¿Cuál es el problema de tu jefe?”, preguntó molesto.

Publicidad

“Es una historia triste, es mejor no molestarlo”, dijo el camarero. “Los padres de José eran los dueños de este café antes que él”.

“Hace 33 años, cuando él tenía 18 estaba locamente enamorado de una chica llamada Lidia. Pero los padres de la joven no creían que José fuera lo suficientemente bueno para ella y le prohibieron verla”.

“Está bien, ahora estoy interesado, tienes que contarme toda la historia”, rogó el cliente.

“Bueno, los padres de Lidia se mudaron a Europa con ella tan pronto como terminó el año escolar. Pero el día antes de que la familia se fuera, José corrió a su casa y le pidió a la chica que se reuniera con él en el café”.

Publicidad
Una familia mirando un avión despegando desde la ventana de un aeropuerto. | Foto: Shutterstock

Una familia mirando un avión despegando desde la ventana de un aeropuerto. | Foto: Shutterstock

Lee más: Gerente de restaurante echa a señora que pide refugio: al día siguiente la ve sentada con el dueño - Historia del día

Publicidad

“Le dijo que había reservado una mesa para ella que tendría una vela encendida, esperando su llegada”, agregó el mesero.

El hombre continuó explicando el resto de la historia. Le dijo al cliente que José había esperado a Lidia en el café, pero que ella nunca llegó. Sus padres le prohibieron ir a verlo por última vez.

Esa noche, José se prometió a sí mismo que mantendría la mesa reservada con la vela encendida, con la esperanza de que Lidia regresara algún día.

“Vaya, esa es una historia muy triste. Me siento mal por haberlo molestado con la mesa”, dijo el cliente. Luego salió del café.

Publicidad

Un día, una señora entró en el local y se dirigió a la mesa reservada de José. Entonces el mesero la detuvo. “No, señora, lo siento, pero esa mesa está reservada”, dijo.

“Bueno, perfecto, porque la reservé hace 33 años y finalmente me gustaría usarla”, respondió ella.

Atónito por lo que había dicho la mujer, el mesero no supo qué decir. “Por favor, espere aquí. Vuelvo en dos minutos”, y se apresuró a buscar a José en la cocina.

“Señor, necesito que venga al salón. Una señora dice que reservó su mesa hace 33 años”, dijo el camarero.

José ni siquiera respondió y corrió al frente del café.

Publicidad
Una mesera junto a una mujer mayor sentada en una mesa. | Foto: Shutterstock

Una mesera junto a una mujer mayor sentada en una mesa. | Foto: Shutterstock

Tan pronto como vio a la mujer se dio cuenta de que era Lidia y corrió hacia ella. Se quedaron mirándose el uno al otro durante un rato.

Publicidad

José acercó una silla para ella y los dos se sentaron en la mesa que la había estado esperando durante tres décadas. “Te ves hermosa”, dijo el hombre.

“¿Incluso después de todo este tiempo?”, preguntó la mujer.

“¡Por supuesto! ¿Qué pasó la noche antes de que te fueras?”. José no pudo evitar preguntar.

“¡Ay, José! Mis padres bloquearon la puerta para asegurarse de que no me fuera. Estaba convencida de que iría a Europa y volvería contigo lo antes posible”, dijo la mujer.

Lee también: Todos se ríen de señora pobre en un restaurante elegante hasta que un joven interviene - Historia del día

Publicidad

“Pero, ¿qué te hizo darte por vencida?”, preguntó el hombre.

“Mi madre falsificó una carta tuya. La carta decía que te casarías pronto y que estabas a punto de tener un bebé con tu prometida”, dijo Lidia. “Estaba tan desconsolada que traté de olvidarte tan pronto como pude”.

Una jovencita sentada en el suelo con sus manos sobre su rostro. | Foto: Shutterstock

Una jovencita sentada en el suelo con sus manos sobre su rostro. | Foto: Shutterstock

Publicidad

José se sorprendió al escuchar esto. Entendía que los padres de Lidia no quisieran que él estuviera con ella. Pero no tenía idea de que llegarían tan lejos como para evitar que volviera mintiéndole sobre él.

“Nunca me casé ni tuve hijos. Estaba muy seguro de que volverías”, dijo José en voz baja.

“Bueno, eventualmente me casé y tuve dos hijos. Mis hijos son increíbles y tuve un buen matrimonio por un tiempo, pero él me dejó hace cinco años”, explicó la mujer.

José lamentó saber que el matrimonio de Lidia había terminado. Pero estaba feliz de que ella tuviera hijos y hubiera logrado vivir toda una vida, aunque no hubiera sido con él. “Una mujer hermosa como tú probablemente se volvió a casar”, dijo, y ella río.

Publicidad

“No, no lo hice. Seguí con mi vida enfocada en mis hijos”, respondió ella. “Pero, hace dos años mi madre murió”.

“Lamento escuchar eso”, dijo el hombre.

“Fue entonces cuando encontré tus verdaderas cartas. Las leí todas y decidí regresar. Necesitaba liquidar el patrimonio de mi madre, así que tomó un tiempo”, dijo Lidia.

Ese día, los dos hablaron durante horas hasta que el café cerró. Lidia vivió en una casa de huéspedes durante algunas semanas, pero después se mudó con José.

Una mujer sonriente sentada en una mesa junto a un hombre en una cafetería. | Foto: Shutterstock

Una mujer sonriente sentada en una mesa junto a un hombre en una cafetería. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Permanecieron inseparables durante años y dirigían el café juntos. Todas las noches disfrutaban de una cena en pareja en la misma mesa a la luz de las velas, recuperando el tiempo perdido.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La compasión es esencial hacia las personas cuyas acciones no entendemos. El cliente se sintió mal con razón después de molestar a José sobre la mesa reservada. Su comprensión podría haber hecho que la situación fuera menos estresante.

El compromiso con nuestros seres queridos puede mejorar nuestras vidas. José mantuvo su compromiso con Lidia incluso después de 33 años al mantener una mesa reservada para ella. Cuando ella regresó, revivieron su relación.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer confunde al dueño del restaurante por un mesero: lo trata como basura hasta que recibe la factura - Historia del día

09 de marzo de 2022

Dueño de tienda de antigüedades le pregunta a mendigo dónde consiguió su anillo - Historia del día

22 de febrero de 2022

Antes de bajar del avión, piloto nota que el último pasajero a bordo es idéntico a él - Historia del día

12 de abril de 2022

Días antes de boda, la hija de millonario se viste de indigente para poner a prueba a su prometido rico - Historia del día

15 de marzo de 2022