logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre ve a niña idéntica a su hija mendigando en la calle y la sigue - Historia del día

Vanessa Guzmán
06 abr 2022
21:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un padre amoroso se sorprende cuando ve a una niña que es idéntica a su hija mendigando en las calles y queda devastado cuando descubre quién es.

Publicidad

Jonathan Pacheco se quedó atónito cuando vio una pequeña y esbelta figura agachada junto al contenedor de basura. Estaba recolectando una pila de cajas de cartón para llevar. Si no hubiera dejado a Mayra en su lección de ballet, habría pensado que estaba mirando a su hija.

Cruzó la calle y caminó hacia la niña. Cuando ella vio al hombre, se puso de pie y le tendió la mano. "Por favor", susurró ella. "Por favor, señor, no he comido en días y no puedo irme a casa sin dinero..." Al mirar esos grandes ojos azules, el corazón de Jonathan se detuvo.

Niña registrando un basurero. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Jonathan siempre había querido una gran familia, y cuando conoció a Sandra, creyó que ella compartía su sueño. Lo que Jonathan no se dio cuenta fue que Sandra habría dicho cualquier cosa que él quisiera oír. Cualquier cosa.

Jonathan tenía solo 32 años, pero ya era socio de su bufete de abogados. Era un hombre de aspecto agradable y una persona completamente amigable y honesta. Era un hallazgo, tan raro como una orquídea en el desierto, especialmente para una mujer en ciernes como Sandra.

Seis meses después de que comenzaran a salir, Sandra quedó embarazada por “accidente” y Jonathan le propuso matrimonio de inmediato. Se casaron y el futuro papá quedó encantado cuando el médico anunció que esposa esperaba mellizos.

Publicidad

"¿Mellizos?", lloró Sandra. "¡No puede ser!".

"Sí, en efecto", dijo el médico. "¡Gemelas idénticas, señora Pacheco! Dos pequeños guisantes en la vaina".

Sandra frunció el ceño. "¡No puedo con dos! Ya es bastante malo criar a UNO..."

Jonathan la miró sorprendido. "¡Pero pensé que QUERÍAS niños! Muchos niños... Cariño, estás en estado de shock y nerviosa”.

Lee también: Mamá en duelo ve a niño mudo y cojo que es idéntico a su hijo fallecido y hace prueba de ADN - Historia del día

Trató de poner su brazo alrededor de ella, pero ella lo empujó. "TÚ querías muchos hijos, ¿de acuerdo? ¡Siempre pensé que uno era más que suficiente!". Para Jonathan, este fue un duro golpe, pero solo el primero de muchos.

Publicidad

Pareja anunciando embarazo. | Foto: Unsplash

Durante los siguientes seis meses, Sandra se reveló egoísta, caprichosa y cruel. Jonathan la mimaba, pensando constantemente en sus bebés por nacer y diciéndose a sí mismo que eran las hormonas las que estaban afectando el dulce carácter de su esposa.

Publicidad

Pero lo peor estaba por llegar. Sandra se puso de parto y, como tantos embarazos de mellizos, acabó en cesárea. Jonathan esperó ansiosamente en el pasillo fuera del quirófano. Cuando el médico salió, Jonathan supo por su expresión que algo había salido mal.

"¿Sandra?", preguntó con ansiedad. "¿Ella está bien?".

El médico asintió. "Su esposa está bien, señor Pacheco, pero desafortunadamente una de sus hijas no sobrevivió. Lo siento mucho..."

Jonathan sollozó de dolor solo en ese pasillo, pero cuando entró en la habitación de Sandra, estaba tranquilo y sereno. Tenía que estar allí para ella. No podía imaginar el dolor por el que estaría pasando por la pérdida de una de sus pequeñas niñas.

Publicidad

Sandra estaba muy molesta y se negó incluso a mirar a su bebé sobreviviente. "¡No puedo!", dijo llorando. "¡Llévatela!".

Así que le tocó a Jonathan cuidar de la pequeña Mayra. Esperaba que, con el paso del tiempo, Sandra aceptara su pérdida, pero nunca lo hizo.

Su único consuelo parecía ser salir con sus amigas de la soltería como si estuviera fingiendo que nada había pasado. Jonathan trató de hablar con ella, trató de convencerla de que buscara ayuda.

"¿AYUDA?", gritó Sandra. "¿Quieres que busque ayuda para olvidar que perdí a mi bebé? ¿Después de todo lo que he sufrido? ¿Eres un monstruo?". Jonathan nunca volvió a hablar de eso y se concentró en criar a su hija lo mejor que pudo por su cuenta.

Publicidad

Foto de una ecografía. | Foto: Unsplash

Mayra tenía ahora cinco años, y aquí estaba esta pequeña y delgada niña con sus ojos azules y sus rasgos delicados, mirándolo y suplicando ayuda. "Hola, cariño", dijo Jonathan suavemente, arrodillándose frente a la niña. "¿Por qué no vamos a comer algo?".

Publicidad

Jonathan observó cómo la niña devoraba una hamburguesa y papas fritas en un tiempo récord, luego preguntó: "Cariño, ¿dónde está tu mami?".

Los ojos azules se volvieron hacia él. "Mi verdadera mamá me entregó. No me quería. Vivo con mi madre adoptiva, Laura". dijo la niña. "Está muy enferma y necesita muchos medicamentos, así que Kike y yo tenemos que pedir dinero en las calles”.

Jonathan estaba horrorizado, especialmente cuando se dio cuenta de que la 'medicina' que necesitaba Laura eran botellas de bourbon. Esta chiquilla... ¡Se parecía tanto a Mayra que era asombroso! Así que preguntó: "Entonces, ¿cómo te llamas y cuándo es tu cumpleaños?".

Publicidad

"Soy Elena", dijo la niña. "¡Mi cumpleaños es el 5 de abril y tengo cinco años!".

Jonathan sintió que toda la sangre de su cuerpo se congelaba. ¡El 5 de abril es el cumpleaños de Mayra! ¡Era demasiada coincidencia! ¡Esta niña era su hija, la gemela de Mayra! "Por favor, llévame a la casa de tu madre adoptiva", le pidió Jonathan a Elena.

Cuando Elena abrió la puerta, Jonathan escuchó a una mujer gruñir. "Tú y Elena. ¡Será mejor que me consigan lo que necesito o estarás en la calle! Nadie más te querrá, ¡créeme! ¡Sus madres no los querían! Solo yo”.

Cuando vio a Jonathan, la madre adoptiva se asustó. "¿Quién eres y qué haces aquí?", gritó Laura.

Publicidad

Hombre cargando a recién nacido. | Foto: Unsplash

"Voy a llamar a la policía", dijo Jonathan. "¡Y me llevo a estos niños!". Le dio la mano a Kike, un niño de cara dulce de unos siete años, y los condujo a él y a Elena fuera de la casa.

Publicidad

Una investigación policial reveló la explotación de los niños por parte de Laura, y una prueba de ADN demostró que Elena era la hija de Jonathan.

Jonathan se enteró de que Sandra había sobornado al médico para que le dijera que el segundo bebé había muerto y la dio en adopción para que no tuviera que criar a dos niños. Su comportamiento despreciable fue citado durante el divorcio y no recibió ni un centavo del dinero de su marido.

Lee también: Tras la muerte de su hijo, mujer ve a un hombre idéntico a él sentado en el cementerio - Historia del día

Jonathan también adoptó a Kike y Mayra estaba encantada de tener un hermano y una hermana. ¡El sueño de Jonathan de una gran familia finalmente se hizo realidad!

Publicidad

Hombre con sus hijos. | Foto: Unsplash

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No puedes ocultar tu verdadera naturaleza para siempre: Sandra engañó a Jonathan, pero no podía pretender ser una buena persona para siempre, y finalmente, la verdad salió a la luz.

Publicidad

Se necesita amor y dedicación para formar una familia: Jonathan dedicó su corazón a criar a Mayra, y cuando encontró a Elena y a Kike, fue recompensado por su bondad.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad