logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer se encuentra regularmente a una anciana con trillizos, luego ve a policía llevándose a los niños - Historia del día

Georgimar Coronil
16 abr 2022
07:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La mujer supuso que la anciana era la abuela de los trillizos y que cuidaba de los bebés mientras sus padres estaban trabajando. Pero cuando vio que la policía se llevaba a los niños, se enteró de la impactante verdad.

Publicidad

La abogada Fabiola Hernández acababa de mudarse a la ciudad cuando se encontró por primera vez con una anciana con unos trillizos. Fabiola había estado casada con un hombre llamado Andrés Cáceres durante dos años, pero las cosas no funcionaron entre ellos. Así que tras divorciarse, creyó que mudarse a otra ciudad le permitiría comenzar de nuevo.

La mujer tenía planes de abrir un nuevo bufete de abogados, pero al darse cuenta de lo poco que conocía su nuevo vecindario, decidió que sería mejor explorar la zona. Fabiola salía a pasear cada mañana y un día observó a una anciana con tres bebés.

Mujer con trillizos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Diariamente, la mujer se sentaba en el mismo parque con los trillizos en su cochecito negro.

"¡Son los trillizos más bonitos que he visto nunca!", pensaba Fabiola cada vez que pasaba junto a ellos. Hacía tiempo que quería tener una familia, pero a causa de Andrés, eso no ocurrió.

Una mañana, Fabiola cruzaba el parque cuando vio que la anciana no estaba allí. Supuso que tal vez había llegado tarde o estaba enferma. Pero poco después la vio: empujaba frenéticamente el cochecito y parecía asustada.

Lee más: Policía halla carriola de trillizos vacía junto a tienda abandonada: oye el llanto de un bebé en el edificio - Historia del día

Publicidad

"¿Qué le pasa?", se preguntó Fabiola, desconcertada.

Pronto vio que dos figuras enormes, ambas vestidas con uniformes de policía, la perseguían.

La mujer se volvió para mirarlos, con los ojos desorbitados, y aceleró el paso. "¡Señora, espere ahí mismo!", le gritó uno de los policías y la alcanzó inmediatamente.

Policías en un parque. | Foto: Pexels

Publicidad

En ese momento, la señora empezó a llorar y Fabiola se detuvo para observar lo que sucedía. Vio que la mujer temblaba y suplicaba a los agentes. Uno de los policías le había arrebatado el cochecito y le estaba gritando.

Fabiola no estaba segura de lo que ocurría, así que decidió acercarse a ellos y escuchar lo que decía la anciana.

"Por favor, agente", la oyó suplicar. "No se lleve a los niños. No puedo vivir sin ellos. Se lo ruego".

Lee más: Hombre abandona a esposa con trillizos recién nacidos: años después se encuentran accidentalmente - Historia del día

Publicidad

"Se llevan a los niños, pero ¿por qué?", se preguntó Fabiola.

"Mire, señora Gómez", dijo con severidad uno de los agentes. "Hemos comprobado sus antecedentes y su casa, y usted no puede cuidar de ellos. El Servicio de Protección de Menores debe intervenir para que esos niños se críen en un lugar mejor. Ahora apártese", gritó mientras se preparaba para marcharse.

Pero la señora Gómez no se movió. Cayó de rodillas y empezó a suplicar a los agentes. "No puedo imaginar mi vida sin mis nietos. Haré todo lo que me digan. Por favor, por favor".

Anciana llorando. | Unsplash

Publicidad

En ese momento, el agente se calmó y le explicó: "Señora Gómez, no podemos ayudarla. Tenemos que llevarnos a los niños porque queremos que estén a salvo, ¿de acuerdo? Y usted tiene que dejarlos ir. Lo siento".

A pesar de los gritos y las súplicas de la señora Gómez, los agentes tomaron a los bebés y se marcharon. A Fabiola casi se le salían las lágrimas tras presenciar la situación de la mujer mayor, y decidió acercarse a ella.

"Disculpe, señora", dijo. "¿Está usted bien? Déjeme ayudarla".

Lee más: Cada día, señora ve trillizos jugando solos en la playa todo el día y los sigue - Historia del día

Publicidad

Acompañó a la mujer mayor a un banco y le pidió que se calmara. "¿Qué ha pasado, señora? ¿Por qué se han llevado a los niños? Lo siento, no debería meterme en sus asuntos, pero soy abogada y puedo ayudarla".

"¿Una abogada?". Los ojos de la Sra. Gómez brillaron. "Oh, querida. ¡Tiene que ayudarme! ¡Se llevaron a mis nietos! No puedo vivir sin ellos".

"Lo entiendo, señora. Pero tendrá que calmarse y contarme lo que ha pasado. Solo entonces podré ayudarla".

Mujeres conversando. | Foto: Pexels

Publicidad

La señora Gómez se secó las lágrimas: "Hace tres meses, perdí a mi hijo y a mi nuera en un accidente de coche", dijo. "Me quedé sola para cuidar de mis nietos. Teníamos una pequeña tienda de comestibles donde mi hijo y mi nuera trabajaban juntos. Pero después de su muerte, no pude llevar bien el negocio y la tienda cerró.

"He estado viviendo de los ahorros y, a veces, vendo suéteres y gorros de punto con los que, de alguna manera, salimos adelante. Sé que no puedo criar a tres niños así, pero no puedo vivir sin ellos. Son los únicos que tengo, querida...", dijo antes de romper a llorar.

Los ojos de Fabiola se humedecieron al conocer la trágica historia de la mujer. "No se preocupe, señora", le aseguró. "Yo la ayudaré. No los perderá. Me encargaré de ello".

Publicidad

"¿De verdad?" La señora Gómez la miró con sus ojos esperanzados. "¿Cómo lo haremos?".

"Acaba de decir que vende gorros y suéteres de punto, ¿verdad? Por ahí empezamos, señora", respondió Fabiola, sonriendo. "¡Venga, vamos!".

La señora Gómez no entendía muy bien lo que estaba pasando, pero siguió a Fabiola hasta su casa, donde la abogada rápidamente sacó su ordenador portátil.

Mujer tejiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

"Tienes una casa preciosa. Lo siento, ni siquiera te he preguntado tu nombre", comentó la señora Gómez mientras se acomodaba.

"Soy Fabiola, Fabiola Hernández. ¿Y usted es... la señora Gómez? He oído que los policías la llaman por ese nombre".

La mujer mayor sonrió débilmente: "Elizabeth Gómez".

"Bien, señora Gómez, ¿cómo vende exactamente lo que hace? Se lo pregunto porque necesita tener capacidad económica para demostrar que puede cuidar de sus nietos".

"Pongo un puesto, cariño. No lo hago a menudo porque todo lleva su tiempo de elaboración. Pero me las arreglo para hacer algunas piezas cada mes".

Publicidad

Fabiola asintió, tomando nota mental de todo, y luego ideó un plan. Decidió ayudar a la señora Gómez a crear un sitio web para sus artículos artesanales y una página de Instagram para atraer a más compradores. Luego, habló con una de sus amigas, propietaria de una tienda de ropa, y le preguntó si podía pedir a algunos de sus empleados que echaran una mano a la anciana para hacer más piezas de punto.

Mujer trabajando. | Foto: Pexels

Publicidad

Afortunadamente, el negocio de la Sra. Gómez empezó a crecer poco a poco y al cabo de tres meses tenía unos ingresos mensuales decentes. Durante este tiempo, Fabiola estuvo en contacto regularmente con la familia de acogida que se hizo cargo de los trillizos.

Finalmente, cuando todo parecía estar en orden, Fabiola ayudó a la señora Gómez a recuperar la custodia de los niños. El proceso de documentación y las comprobaciones esenciales de las condiciones económicas y de vida de la Sra. Gómez llevaron algún tiempo, pero todo salió bien y los trillizos se reunieron con su abuela.

Cuando los bebés llegaron a casa, la señora Gómez abrazó a Fabiola y lloró. "Nunca podré pagar tu bondad, cariño. Lo que has hecho por nosotros... ¡Eres un ángel!".

Publicidad

"Bueno, señora Gómez", le sonrió Fabiola. "Puede, y créame, no será tan difícil...".

Fabiola reveló que se había enamorado de un colega de su nuevo bufete. Se llamaba Tomás Ríos y era padre soltero de dos hijos. Un mes después de su noviazgo, Fabiola y Tomás habían decidido casarse, y Fabiola le preguntó a la señora Gómez si la acompañaría al altar.

"Espero que no diga que no, Sra. Gómez...".

"¡Claro que no, cariño!" La Sra. Gómez asintió, con los ojos llorosos. "¡Me alegro mucho por ti!", susurró. Pero ese no fue el final de la historia.

Más tarde, Fabiola y Tomás se propusieron cuidar a la señora Gómez y adoptar a los trillizos. La anciana no lo pensó dos veces antes de asentir, aliviada de que cuando falleciera, sus nietos estarían en buenas manos. Y así, Fabiola se convirtió en la madre de cinco preciosos niños, mientras la señora Gómez se convertía en su cariñosa abuela.

Publicidad

Mujeres abrazándose. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Una familia se forma con amor: Fabiola, Tomás y la señora Gómez se convirtieron en una gran familia feliz.

Publicidad

Siempre es bueno ayudar a los demás: La Sra. Gómez no era más que una desconocida para Fabiola en una nueva ciudad, pero un acto de Fabiola lo cambió todo para ambas, y se convirtieron en familia.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad