logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño llora y llama a su mamá encerrado en casa hasta que un indigente entra a escondidas - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Todos los días, un hombre sin hogar pasaba por delante de una casa cerca del contenedor de basura donde buscaba comida. Un día extraño, escuchó a un niño llorando adentro. Su reacción inicial fue ignorarlo y alejarse, pero finalmente eligió revisar la vivienda.

Publicidad

Danilo Pérez era un vagabundo que la mayoría de la gente no querría en su hogar, así que cuando escuchó a un niño llorando dentro de una casa, tuvo dudas acerca de acercarse a él.

Sin embargo, después de ver la cara del pequeño llena de lágrimas mirando a través de una ventana y tratando de pronunciar la palabra “mamá”, no pudo alejarse.

Caminó hasta la puerta principal de la casa y tocó el timbre. Unos minutos más tarde, el niño, que no podía tener más de dos años, abrió la puerta, todavía llorando.

Danilo miró al pequeño de pies a cabeza e instantáneamente dedujo por las manchas de comida en su camiseta y en todos sus labios que no se había cambiado de ropa en días.

Publicidad

“Ya, ya”, dijo el hombre en voz baja. “¿Dónde están tus padres? No te preocupes. Estoy aquí para ayudarte. ¿Hay algún adulto en casa?”, preguntó.

Entró sigilosamente con pasos ligeros, consciente de que, si alguien observaba a un vagabundo como él tratando de entrar, las cosas no saldrían bien. Pero pronto se dio cuenta de que el niño estaba solo.

Lee más: Todos ignoran a hombre sin hogar inconsciente que yace en el piso hasta que un niño se le acerca - Historia del día

El niño respondió a su pregunta negando con la cabeza y siguió llorando mientras susurraba “Mamá...”. Antes de que Danilo pudiera hacerle otra pregunta, olió algo. El olor sugería que era necesario cambiar el pañal del pequeño.

Publicidad

El hombre miró hacia la calle por si acaso veía a alguien a quien pudiera pedir ayuda. Le avergonzaba el hecho de que solo era un vagabundo y que los padres del niño se horrorizarían al verlo allí cuando llegaran a casa.

Pero cuando no vio a nadie alrededor, decidió ayudar al pequeño por su cuenta. “Está bien, amigo”, dijo mientras cargaba al niño en sus brazos.

Un hombre harapiento sentado en unos escalones sosteniendo una bolsa en sus manos. | Foto: Pexels

Un hombre harapiento sentado en unos escalones sosteniendo una bolsa en sus manos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Vamos a cambiarte el pañal rápidamente y luego te daremos algo de comer, ¿de acuerdo? No te preocupes. No estás solo”.

Danilo entró en una de las habitaciones, que parecía ser el dormitorio del niño, y descubrió un paquete de pañales en su armario. Sacó un pañal y algo de ropa y ayudó al pequeño a cambiarse.

Le lavó la boca, que estaba cubierta de papilla seca, y caminó hacia el refrigerador para ver si había comida para bebés.

Por suerte, la nevera estaba llena, así que Danilo alimentó al niño. Él mismo comió unas rebanadas de pan, aunque sabía que no estaba bien hacerlo.

Publicidad

Pero bueno, no había comido en días, así que pensó que pediría perdón a los padres del pequeño cuando regresaran por haber tomado comida. Después de alimentar al niño, Danilo lo meció hasta que se durmió en sus brazos.

Se recostó en el sofá de la sala con el pequeño en brazos, esperando que alguien viniera pronto. Pero pasaron las horas y nadie apareció.

Fue solo cuando escuchó el llanto del niño nuevamente que el hombre se despertó y vio que el pequeño había derramado salsa de tomate por todas partes.

“¡Vaya!”, suspiró mientras miraba al niño. “Amigo, tenemos que cambiarte de ropa otra vez. ¡Vamos!”. Danilo llevó al pequeño a su habitación y sacó ropa limpia de su armario.

Publicidad

“Oye, ¿no van a volver tus padres?”, preguntó después de cambiarle la ropa. “¿Tal vez tus padres tienen un diario o algo donde escriben números telefónicos?”.

Un niño pequeño con rostro juguetón. | Foto: Unsplash

Un niño pequeño con rostro juguetón. | Foto: Unsplash

Publicidad

El niño lo miró fijamente y sacudió la cabeza. “Mamá... mamá...”, era todo lo que murmuraba.

“Eso no será de mucha ayuda, ¿verdad?”, dijo el hombre.

El niño no dijo nada y corrió hacia su tapete de juegos, donde comenzó a jugar con sus juguetes. Danilo suspiró de impotencia, pues no sabía qué hacer. Si llamaba a la policía, estaría sujeto a sospechas innecesarias, así que decidió esperar.

El hombre no tenía idea de que pasarían varios días sin señales de los padres del niño y terminaría encariñándose mucho con el pequeño.

Una tarde, le cantó una canción de cuna. Sabía que era un cantante terrible, pero al niño le encantaba escucharlo y se reía cada vez que escuchaba su voz.

Publicidad

Poco después, Danilo no se dio cuenta de que se había quedado dormido con el niño en sus brazos, hasta que una fuerte voz lo despertó sobresaltado.

“¿Quién demonios eres? ¡Deja a mi bebé en paz!”.

Danilo de repente abrió los ojos para ver a una mujer arrebatándole al niño de sus manos.

“¡No te muevas!”, advirtió, dando un paso atrás y agarrando un bate de béisbol que estaba en una esquina. El rostro de la mujer estaba marcado con moretones y sus manos estaban cubiertas con vendajes.

Una mujer abrazando a un niño pequeño. | Foto: Unsplash

Una mujer abrazando a un niño pequeño. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Voy a llamar a la policía ahora mismo. ¿Cómo diablos entraste?”.

“Mire, señora”, dijo Danilo. “Está equivocada, yo solo...”.

“¿Estoy equivocada?”, gritó mientras marcaba algunos dígitos en el teléfono. “Estuviste aquí solo con mi hijo, estás usando la ropa de mi esposo y hay paquetes de comida por toda la casa. ¿Qué diablos pensaste que estabas haciendo?”.

“Lo siento mucho, señora”, gritó Danilo mientras se arrodillaba. “Solo entré para ayudar a su hijo. Encontré al pequeño solo en casa mientras hurgaba el contenedor de basura afuera”.

Lee también: Niño visita a diario a mendigo sin hogar con un perro: un día ve al perro triste y solo - Historia del día

Publicidad

“¿Qué?”. La mujer dejó de escribir y miró a Danilo con sorpresa.

“El niño estaba solo, señora”, explicó el hombre, “y no podía dejarlo así. Quería llamar a la policía, pero sabe que dudarían de mí porque soy pobre”.

“¿Por qué no le pediste ayuda a otra persona?”.

“Me avergonzaba acercarme a alguien, señora. Además, no mentiría al decir que me gusta pasar tiempo con su niño. Es muy adorable”.

Un hombre sentado en un sofá con rostro preocupado. | Foto: Pexels

Un hombre sentado en un sofá con rostro preocupado. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer miró a su hijo, que se reía en los brazos del indigente mientras lo miraba. Seguro que habían formado un vínculo, era evidente. “¿Cuál es tu nombre?”, le preguntó ella.

“Soy Danilo, Danilo Pérez. Pido disculpas por haber invadido su propiedad de esta manera y por todas las molestias. Lo siento”.

Tras escuchar la explicación del hombre, la mujer finalmente se calmó. “Está bien, Danilo”, dijo ella. “Yo aún no me he presentado. Soy Gabriela Lara. Gracias por cuidar a Nelson mientras estuve fuera”.

“Me disculpo por mi arrebato... Solo estaba asustada. Por favor, siéntate. Déjame prepararte un poco de té”.

Publicidad

“No se preocupe. Debería irme. Se ve que usted ha tenido dificultades... me refiero a sus vendas”.

“Está bien, Danilo. Por favor, siéntate, insisto. Estoy realmente avergonzada de cómo te grité”.

El hombre asintió y se acomodó suavemente en el sofá. Gabriela le preparó té y le ofreció unas galletas.

“Estoy realmente agradecida por lo que hiciste”, dijo ella mientras se acomodaba frente a Danilo en el sofá, con Nelson en sus brazos.

“Mi esposo está de viaje de negocios. Yo había ido al mercado hace unos días y no quería despertar a Nelson que estaba durmiendo, así que dejé su papilla en la mesa, pensando que le daría de comer después de regresar de la tienda”.

Publicidad
Una taza con té junto a un plato con galletas. | Foto: Pexels

Una taza con té junto a un plato con galletas. | Foto: Pexels

“Pero tuve un accidente y no podía moverme. De hecho, apenas recuperé el conocimiento esta mañana y me vine a casa lo más rápido que pude. Los médicos dijeron que necesitaba algo de tiempo para descansar, pero estaba preocupada por mi hijo”.

Publicidad

“¿Se siente mejor ahora?”, le preguntó el hombre.

“No muy bien, pero puedo arreglármelas”, le contestó ella.

“Gracias a Dios”, agregó él.

“¿Y tú? Quiero decir, ¿cómo terminaste así? No quiero ofenderte en ningún sentido, pero solo tengo curiosidad. ¿Hay algo que pueda hacer para ayudarte?”.

“Es muy amable de su parte, Gabriela. Solía ​​ser un hombre de negocios como su esposo. Pero mis socios comerciales me engañaron y me echaron de mi empresa. Perdí mi casa y todo lo que tenía, y las calles eran mi única opción”.

Publicidad

“¡Eso es horrible! ¿Sabes qué? Puedo hablar con Harry para ver si puede encontrarte un trabajo en su empresa y, por favor, no rechaces la oferta. Estaré eternamente agradecida por lo que hiciste por Nelson”.

Danilo casi llora por la amabilidad de Gabriela. “¡Muchas gracias! ¡Eso significa muchísimo para mí!”.

“No hay problema”, le dijo ella.

Una mujer con rostro angustiado mirando a través de una ventana. | Foto: Pexels

Una mujer con rostro angustiado mirando a través de una ventana. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer permitió que el hombre se quedara en su habitación de invitados por un tiempo, y cuando Harry regresó a casa, ella le contó lo que había sucedido.

Su esposo estaba más que agradecido con Danilo por su ayuda y, a su vez, lo ayudó a alquilar una casa en su vecindario a sus expensas.

Más tarde, lo reclutó como gerente junior en su empresa. Pero Danilo era muy talentoso y trabajador y rápidamente ascendió al puesto de gerente general.

Ya era un buen amigo de la familia Lara en ese momento, y cuando Harry y Gabriela le pidieron que fuera el padrino de Nelson, aceptó feliz la propuesta.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Todos merecen la oportunidad de explicarse. Gabriela arremetió contra Danilo sin darse cuenta de cuánto había ayudado a Nelson.

Siempre ayuda a otros en necesidad. Danilo no podía abandonar a Nelson después de ver su estado y decidió ayudarlo.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Niño paga los comestibles de una anciana hambrienta y le dice que pida un deseo - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Millonario ve a mujer sin hogar mendigando afuera de su tienda: la echa hasta que le ve la cara - Historia del día

17 de marzo de 2022

Niña se pierde en otra ciudad: policía encuentra su guante cerca de casa abandonada y entra - Historia del día

16 de marzo de 2022

Padre sigue a su hija de 12 años y descubre que todos los días visita una casa abandonada - Historia del día

22 de febrero de 2022

Niña toma la mano de indigente para ayudarlo a subir escaleras: su madre enferma recibe $530.000 para cirugía como recompensa - Historia del día

22 de mayo de 2022