logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

En el funeral de un amigo, millonaria ve una tumba con la foto de una mujer idéntica a ella - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer acudió al entierro de un amigo fallecido en su ciudad natal. En el cementerio vio una tumba nueva con la imagen de una mujer idéntica a ella. Pensaba que eran ideas suyas, pero el cuidador del lugar reveló algo impactante sobre su pasado.

Publicidad

Sara Duarte había nacido en una familia adinerada, aunque siempre había querido hacerse un nombre por sí misma.

Por eso, después de graduarse de la escuela de negocios de una prestigiosa universidad, comenzó su carrera empresarial. Después de años de pruebas y fracasos se convirtió en su propia jefa.

La mujer tenía un querido amigo llamado Roberto Hernández que vivía en su ciudad natal. Ella nunca se olvidó de él, incluso después de convertirse en una empresaria reconocida.

Los dos habían tenido una relación romántica en el pasado, pero decidieron que estaban mucho mejor como amigos. Siempre se mantuvieron en contacto, incluso después de que ella se mudara con su familia a otra ciudad.

Publicidad

Se escribían cartas todos los meses, incluso después de que Sara se casara con el amor de su vida, Aroldo Ceballos, y tuviera su propia familia. Ella y Roberto siempre tuvieron una amistad especial.

También se llamaban a menudo, generalmente los fines de semana, para compartir las actualizaciones de su vida. Pero un día, Roberto llamó a Sara para hacerle un reclamo.

Lee más: Mujer aparece en su propio funeral y su esposo queda en shock - Historia del día

“¿Qué te pasa, Sara?”, se quejó. “¿¡Estás en la ciudad y ni siquiera me has llamado!? Te vi como hace 20 minutos. Te vi subir a ese autobús y grité tu nombre como un loco, ¡pero ni siquiera volteaste! ¡Todos pensaron que estaba loco!

Publicidad

“¿Qué?”, Sara comenzó a reír. “Deja de hacer bromas estúpidas, Roberto. Estoy en mi lugar de trabajo en la ciudad donde vivo. De hecho, tengo una reunión en 10 minutos, así que hablaré contigo más tarde”.

“Oye, oye, espera un minuto, está bien. No me lo estoy inventando. ¡DE VERDAD TE VI!”.

Una mujer hablando a través de un teléfono celular. | Foto: Pexels

Publicidad

“Y DE VERDAD tengo una reunión, ¡así que te llamo más tarde!”, dijo la mujer y colgó. Tomó lo que le dijo su amigo como una broma tonta.

Dos semanas después, Roberto falleció en un accidente automovilístico y Sara quedó devastada. Fue a su entierro en su ciudad natal, pero mientras estaba allí, quedó impactada cuando se topó con una tumba.

Era una tumba nueva con la imagen de una mujer encima de la cruz erigida sobre ella. ¡La chica de la foto era idéntica a ella!

En un momento, Sara pensó que todo era producto de su imaginación, pues estaba devastada por la muerte de su mejor amigo. Pero también recordó la última conversación que había tenido con él.

Publicidad

El día que la había llamado dos semanas atrás le había dicho que la había visto subir a un autobús cuando en realidad estaba a kilómetros de distancia.

No obstante, la mujer disipó la idea de que la imagen de la mujer tuviera algo que ver con ella. Pensaba que se había vuelto loca porque echaba mucho de menos a Roberto.

Pero cuando estaba a punto de salir del cementerio, el cuidador se le acercó y lo que le dijo demostró que no estaba alucinando.

“¿Tú? ¡Dios mío!”, gritó el hombre, evidentemente asustado. “¡¿Cómo es eso posible?!”, dijo mientras la miraba fijamente como si hubiera visto un fantasma.

Publicidad

“Lo siento, pero ¿nos conocemos?”, preguntó Sara.

“¡Se supone que estás muerta! ¡Muerta!”, dijo el hombre aterrorizado. “Tu madre te enterró aquí. ¡No puedes estar viva!”.

Una mujer vestida de negro caminando entre las tumbas en un cementerio. | Foto: Pexels

Publicidad

Sara no entendía nada. “Mira, no sé de qué estás hablando, pero estoy muy viva y parada justo aquí”.

Y luego Sara entendió todo. Recordó la tumba que acababa de ver con la foto de una mujer. Corrió de regreso a la tumba y miró de cerca la imagen. La mujer, de hecho, se parecía mucho a ella. Pero, ¿quién era esa?

Sara prometió averiguarlo. “Oye, espera”, dijo cuando vio que el cuidador se alejaba. “Me gustaría preguntarte algo...”.

El hombre ni siquiera se dio la vuelta y aceleró sus pasos. “¡No quiero hablar contigo! ¡Eres un fantasma! ¡Por favor, déjame en paz!”.

Publicidad

Lee también: Hombre nota flores nuevas en tumba de esposa cada semana y un día encuentra a niño llorando allí - Historia del día

Sara lo alcanzó y lo agarró del brazo. “No soy un fantasma. Mi nombre es Sara, ¡y vine aquí para el funeral de un amigo! Así que, por favor, dime quién es esa mujer de aquella tumba y cómo la conociste”.

“Su nombre es Ana Vílchez. Su madre, Karina, vende flores afuera de nuestro cementerio todas las mañanas. No ha venido en varios días porque ha estado enferma. Vive en una vieja casa rodante en las afueras de un bosque cercano”.

“¡Perfecto, muchas gracias!”, dijo la mujer mientras se preparaba para irse. “Ah, por cierto, los fantasmas no son reales, e incluso si lo fueran, ¡no creo que salgan a la luz del día!”.

Publicidad

Sara salió del lugar y condujo directamente al bosque en busca de la madre de Ana. No tardó en encontrar la vieja casa rodante después de llegar allí. Aparcó su automóvil al lado y llamó a la puerta del remolque.

Una casa rodante rodeada de vegetación. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Buenos días? ¿Hay alguien en casa?”, dijo, pero no obtuvo respuesta. “¡Mi nombre es Sara y me gustaría hablar con usted un momento!”, gritó de nuevo, pero nadie dijo nada.

Frustrada, Sara se estaba dando la vuelta para irse cuando la puerta del tráiler se abrió y una mujer mayor con aspecto frágil salió del interior. La empresaria se congeló en estado de shock cuando miró a Karina.

Sus ojos eran profundos y de color esmeralda, como los de ella. Sara pensó que así se vería ella cuando estuviera mayor. ¡Eran idénticas!

“¿Tú?”, preguntó Karina, temblando. “¡Dios mío! ¡Eres tú! ¡Yo no esperaba volver a verte!”.

Publicidad

Sara estaba atónita. “Usted se parece mucho a mí… no lo entiendo… ¿Cómo es eso posible?”.

La mujer mayor comenzó a llorar. “Eso es porque soy tu madre, querida... ¡Dios, no puedo creer esto!”.

La empresaria se sintió desorientada ante la afirmación de la dama. “¿Mi madre? ¡Qué tontería! Usted no puede ser”.

“No te culpo, cariño”, dijo en voz baja. “Eras una bebé en ese entonces, una bebé pequeña, mi bebé. Tenía 15 años cuando te tuve a ti y a tu hermana gemela Ana. Mis padres eran religiosos y se oponían a mi embarazo temprano”.

“Tampoco recibí el apoyo de mi novio. Estaba muy deprimida después de eso, tanto que quise interrumpir mi embarazo, pero cuando me decidí, ya era demasiado tarde. Di a luz a mis gemelas”.

Publicidad

“Como no podía criar dos hijas, le di una a una pareja adinerada en el hospital donde las traje al mundo. Estaban interesados ​​en adoptar, pero solo querían una niña”.

Una mujer mayor con rostro sonriente. | Foto: Pexels

Publicidad

“Luego me mudé al extranjero con Ana y la crie sola porque no quería volver a vivir con mis padres. Después pasaron los años, envejecí y ya no podía trabajar, así que regresé aquí...”.

“Eso significa que la tumba de la mujer... la que acabo de ver, ¿era la tumba de mi hermana? ¡No puedo creer esto!”, gritó Sara.

“¿Estabas en el cementerio? ¡Ay, mi pobre hija! Su esposo la echó y llevó a otra mujer a vivir a su casa. Luego se mudó conmigo”.

“Su hija, mi nieta, es hermosa. Su nombre es Eva. Mi pobre Ana... estaba muy feliz con su bebé... pero al mismo tiempo muy triste y deprimida en su interior. Eso la estaba carcomiendo”.

Publicidad

“Toda esa tristeza se llevó a mi Ana, y luego Eva fue colocada en un orfanato porque ya no podía cuidarla por mi cuenta”, dijo Karina.

“¡Todavía estoy tratando de procesar todo esto!”, se quejó Sara. “¡No puedo creer que mis padres me lo hayan ocultado por tanto tiempo!”.

“Te dieron amor, Sara. Deberías estar agradecida con ellos”, agregó la mujer mayor.

“Lo sé, lo siento... no sé qué decir...”, dijo Sara mientras se echaba a llorar.

Karina la abrazó y la consoló. “Dios pone a cada uno a prueba a su manera, Sara. Lamento lo que hice, pero no tuve otra opción. Y deberías estar agradecida con las personas que te acogieron y te criaron con amor”.

Publicidad

Sara estaba herida, extremadamente herida. Pero lo que decía Karina tenía sentido. Lo que pasó era cosa del pasado, y no tenía sentido pensar en ello ahora.

Una mujer afligida con las manos sobre su cabeza en un funeral. | Foto: Pexels

Publicidad

Entonces, al final, la empresaria perdonó a su madre biológica. También habló con sus padres adoptivos al respecto, y se disculparon por haberle ocultado la verdad todos estos años.

Eventualmente los perdonó, pero antes de regresar a la ciudad donde residía, se aseguró de dos cosas: que Karina se fuera con ella y ya no viviera una vida empobrecida, y además, que ella y Aroldo, su esposo, adoptaran a Eva.

Sara se quedó en su ciudad natal más tiempo de lo que esperaba y su marido se unió a ella allí. Los dos adoptaron a la niña y, un año después, dieron la bienvenida a tres niñas más: unas trillizas.

Los padres adoptivos de Sara y su madre biológica estaban encantados de ser una gran familia feliz con cuatro hermosas nietas.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No le ocultes la verdad a tu familia. Si los padres de Sara le hubieran dicho la verdad, podría haber ayudado tanto a Karina como a Ana mucho antes.

Ser compasivo y comprensivo nunca duele. Sara entendió que Karina la había dado en adopción porque no había tenido otra opción y la perdonó.

Bien está lo que bien acaba. La decisión de Sara de perdonar a Karina y a sus padres adoptivos hizo que se convirtieran en una gran familia feliz.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Lee más: Mujer en el funeral de su esposo conoce a un niño extraño que se parece a él - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad