logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Abogado oye a su hija burlarse de niño cuyo padre trabaja en el estacionamiento de centro comercial - Historia del día

Georgimar Coronil
28 abr 2022
03:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Óscar Peña era un exitoso y adinerado abogado que tenía una hija llamada Marta. Un día fueron al centro comercial y vieron a su compañero de clase, Javier, ayudando a su padre en el estacionamiento. Marta le dijo algo horrible al chico y Óscar supo que tenía que aprender una lección importante.

Publicidad

"Voy a comprar unas galletas saladas, una muñeca nueva y una hamburguesa", dijo la hija de Óscar, Marta, mientras él estacionaba el auto. El centro comercial al que habían ido tenía una tienda de comestibles Fueron allí porque necesitaban comprar algunas cosas antes de poder salir de excursión. Marta ya estaba entusiasmada con todo lo que le iba a comprar.

Óscar era rico debido a su profesión. Era uno de los mejores abogados de la ciudad y sus clientes sabían que siempre recibían la mejor atención. Él investigaba a fondo sus casos y creía en la justicia y la equidad por encima del dinero.

Estacionamiento de centro comercial. | Foto: Shutterstock

Estacionamiento de centro comercial. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Su único defecto era que su esposa y él podían haber mimado demasiado a Marta. La chica era su bebé milagroso, concebido después de muchos abortos. Querían lo mejor para su hija, aunque la habían matriculado en un gran colegio público para que no fuera demasiado arrogante. Aun así, ella sabía que tenían dinero y por eso querían montones de cosas todo el tiempo.

En el estacionamiento, Marta vio a su compañero de clase, Javier. Estaba empujando los carros de la compra y colocándolos en el lugar que les correspondía. Parecía que estaba ayudando a su padre, Oliver, un hombre encantador que trabajaba como encargado del aparcamiento en este centro comercial. Óscar lo conoció una vez en una reunión de la Asociación de Padres de Alumnos.

Publicidad

Se detuvo un segundo para hablar con él sobre un correo electrónico que la escuela había enviado y continuó caminando.

Lee más: Banquero ve a su hijo burlándose de un niño cuyo padre trabaja como conserje - Historia del día

"¿Papá? ¿Por qué hablaste con ese hombre?", preguntó Marta, con un tono extraño en su voz.

"Porque es Oliver Hernández. Es el padre de tu amigo Javier, cariño", contestó Óscar, señalando a Javier, que empujaba carros más pesados que él, al parecer.

"Ugh...", se quejó ella, y Óscar negó con la cabeza, pensando que solo estaba apurada por entrar al centro comercial con su papá.

Publicidad
Carrito de compra. | Foto: Pexels

Carrito de compra. | Foto: Pexels

De repente, un carrito se acercó a ellos y golpeó ligeramente a Marta. Ella dejó de caminar y Óscar no se dio cuenta hasta que estuvo un poco más adelante, casi en la entrada del centro comercial. Se detuvo y esperó para que Marta pudiera hablar con su amigo. Pero nunca esperó lo que su hija dijo a continuación.

Publicidad

"¡Hola Marta!", saludó Javier alegremente, agitando la mano. "Siento lo del carrito. Se me escapó".

"Cuidado con lo que haces, Javier", respondió ella amargamente. "No tengo tiempo para tratar con alguien más pobre que yo, así que aléjate de mí".

Lee más: Dos adolescentes se burlan de anciana en el autobús hasta que la voz de un indigente los interrumpe - Historia del día

"Lo que sea", dijo Javier y se alejó. Pero Óscar vio cómo el pequeño encorvaba los hombros y no podía creer las palabras que habían salido de la boca de su hija.

"¿Por qué le has dicho eso?", preguntó Óscar cuando Marta lo alcanzó.

Publicidad

"Porque es verdad. Su padre trabaja en el centro comercial. No tiene un iPad como yo. No tiene zapatos nuevos como mis amigos y yo. Es pobre. No quiero ser su amiga", respondió Marta como si fuera la forma más normal de pensar.

Niña. | Foto: Pexels

Niña. | Foto: Pexels

Publicidad

Óscar cerró los ojos con dolor. "No puedes hablarle así a la gente, Marta. Está mal", continuó. Quería irse a casa, pero también había deseado pasar este tiempo con su hija.

Marta se limitó a encogerse de hombros y él la tomó de la mano para entrar en el centro comercial. Sin embargo, este asunto estaba lejos de terminar.

***

"Marta, ven a ayudarme hoy en el trabajo", le pidió Óscar a su hija. Era sábado por la mañana y había pasado una semana desde el incidente en el estacionamiento del centro comercial. Óscar por fin había decidido cómo darle una lección a su hija.

Publicidad

"¿Adónde vamos?", preguntó ella. Óscar sabía que ella no quería ir a su oficina porque era aburrida. Pero le esperaba una gran sorpresa.

"Papá necesita ayuda. Vamos", insistió él, y ella le siguió de mala gana, subiéndose al asiento trasero de su carro.

Auto estacionado. | Foto: Pexels

Auto estacionado. | Foto: Pexels

Publicidad

Llegaron al centro comercial y Marta se emocionó. "¡Sí! ¡Más juguetes!", se alegró.

Pero Óscar salió del coche y se puso un chaleco especial de color verde brillante.

"¿Qué llevas puesto?", preguntó Marta, frunciendo el ceño mientras salía del coche.

Lee más: Mujer mayor se sienta sola en el frío: todos la ignoran, excepto un niño valiente - Historia del día

"Cariño, siento decirte esto, pero esta semana he perdido mi trabajo de abogado. Así que ahora, trabajo aquí igual que el padre de tu amigo", afirmó Óscar, mirando a su hija con una ligera sonrisa.

Publicidad

"¿QUÉ?"

"Sí, y tienes que ayudarme moviendo los carros hasta ese lugar. Como viste a Javier hacer el otro día", añadió, señalando a una zona específica.

Carritos de compra. | Foto: Pexels

Carritos de compra. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡NO! ¡Estás mintiendo! ¡NO! No somos pobres!", gritó Marta y volvió a subirse al automóvil. Cogió su iPad y los auriculares para ignorar a su padre, que se puso a trabajar.

Después de unos minutos, Marta se aburrió de su iPad. Vio a su padre trabajando duro y sudando bajo el sol. Los carros se acumulaban y nadie los retiraba. Apretó los labios y no supo qué hacer. Más tarde, Óscar se acercó a los carros y empezó a hacer el trabajo él mismo. Pero Marta había tomado una decisión.

"Te ayudaré con esto, papá", dijo con una pequeña sonrisa para su padre.

"Así es mi niña", la elogió él y la dejó hacer lo suyo.

Publicidad

***

Marta estaba riendo al final del día, aunque estaba cansada. De repente, notó que el padre de Javier, Oliver, se acercaba a su papá, que se quitó el chaleco y se lo devolvió.

"¿Qué ha pasado? ¿También has perdido este trabajo, papá?", preguntó ella, con preocupación en su tono.

Padre e hija sonriendo. | Foto: Pexels

Padre e hija sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Óscar se arrodilló, negando con la cabeza. "No, querida. Hice un trato con Oliver para que me dejara sustituirlo un día. Y ahora sabes lo duro que ha sido. Todos los trabajos son valiosos. Todos somos interdependientes, y solo porque alguien no tenga tanto dinero o juguetes nuevos como tú, no significa que sea menos importante. La forma en que le hablaste a Javier el otro día estuvo mal. Quería darte una lección. ¿Entiendes lo que te digo?".

Marta frunció los labios y finalmente asintió. Óscar tenía la esperanza de que hubiera aprendido la lección.

"Quiero que te disculpes con Javier tan pronto como puedas. ¿De acuerdo? Su familia es agradable y trabajadora. Nadie merece que le hablen como tú lo hiciste. Mi hija no va a ser una princesa mimada, ¿de acuerdo? Ahora vamos por unas hamburguesas y nos vamos a casa”, añadió poniéndose de pie y cogiéndole la mano. Ella le sonrió y subió al coche.

Publicidad

El lunes siguiente, Marta se disculpó sinceramente con Javier y ese día jugaron juntos por primera vez. Con el tiempo, se hicieron grandes amigos.

Niños jugando. | Foto: Pexels

Niños jugando. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No hay que tratar nunca a la gente de forma irrespetuosa: Pase lo que pase, todas las personas merecen el respeto de los demás. No hay razón para tratar mal a la gente.

Tus circunstancias pueden cambiar en cualquier momento: Puede que un día seas rico y al siguiente todo cambie. La vida da muchas vueltas, así que valora lo que tienes.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre rico lleva a mujer pobre con bebé a su casa: ella reconoce a la madre de él de su pasado - Historia del día

26 de marzo de 2022

15 años después de su divorcio, hombre ve a su exsuegra hurgando en la basura - Historia del día

04 de abril de 2022

Mamá solitaria revisa a su bebé por la mañana y se desconcierta al ver que ya le cambiaron el pañal - Historia del día

02 de abril de 2022

Hombre frecuenta el puente donde se veía con su difunto amor 32 años atrás: halla un candado con sus nombres - Historia del día

10 de mayo de 2022