logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Maestro no se presenta en la escuela después de escuchar a los niños burlarse de niña cuyo papá es recolector de basura - Historia del día

Vanessa Guzmán
30 abr 2022
08:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un profesor escucha a uno de sus alumnos burlarse de una niña cuyo padre es recolector de basura y decide darle una lección de valores que nunca olvidará.

Publicidad

Jefferson Hernández era un maestro al que le encantaba enseñar. Le encantaba especialmente nutrir mentes jóvenes y brillantes y ayudarlos a alcanzar su máximo potencial.

Carolina Noguera, de ocho años, era una de las alumnas favoritas de Jefferson. Era una niña dulce y muy tímida, a la que el maestro había estado tratando de persuadir para que fuera más participativa en clase.

Camión del aseo con sus trabajadores. | Foto: Unsplash

Camión del aseo con sus trabajadores. | Foto: Unsplash

Publicidad

Pero, en cambio, ella se estaba retrayendo más profundamente en su caparazón, y el dedicado educador descubrió por qué.

Se quedó solo en su salón de clases después de la última campana, y escuchó voces burlonas provenientes del pasillo cerca de los casilleros. "¡No la toques!", dijo un niño. "¡Ella hiede!"

"Claro que no", refutó la niña.

"Claro que sí, ¡apestas!", se burló el niño. "¡Igual que tu papá!".

"¡Mi papá no huele mal!", sollozó la niña.

"Es un recolector de basura, ¿crees que huele a rosas?", se burló el niño.

Publicidad

El maestro se levantó, abrió la puerta y caminó lo más silenciosamente que pudo por el pasillo. Junto a los casilleros estaba Carolina agarrando su mochila contra su pecho. Frente a ella estaba el mayor bravucón de su clase: Daniel Martínez.

Daniel no estaba solo, los bravucones rara vez lo están. Tenía a sus dos secuaces favoritos incitándolo. Tomás Duarte señaló: "¿Crees que ella pone la basura de las aulas en su mochila?".

Lee también: Maestro patea la mochila de chica por el aula: compañero de clase lleva bolso con ladrillos para vengarse

"¡Al igual que su papá!", intervino David Barrios. "¡Lo he visto conduciendo el camión de la basura en nuestro vecindario!".

Publicidad
Salón de clases con alumnos y maestro. | Foto: Unsplash

Salón de clases con alumnos y maestro. | Foto: Unsplash

"¡No!", expresó Daniel sonriendo. "¡Su mochila ES de la basura! ¡Su papá la trajo a casa del trabajo para su bebé!".

Publicidad

Cuando Jefferson llegó hasta ellos, Carolina estaba sollozando y los niños se reían, pero se detuvieron en cuanto vieron al maestro. "¿Qué está sucediendo?", preguntó el maestro. Carolina negó con la cabeza y miró hacia otro lado y los tres chicos lo ignoraron.

"Escuché todo, Daniel", dijo el maestro. "Esta noche hablaré con tu padre". Jefferson se dirigió a los otros dos niños: "Y también con los de ustedes, Tomás y David. ¡Vayan a clase!".

Pero Daniel seguía burlándose. "¿Crees que a mi papá le va a gustar que defiendas a un perdedor?".

"¿Perdedor?", dijo frunciendo el ceño el maestro. "¿Qué quieres decir?".

Publicidad

"Bueno, el papá de Carolina es un recolector de basura, ¿no es así?", preguntó Daniel con arrogancia. "¡Si eso no es un perdedor, no sé quién lo es!". Hernández estaba tan enojado que optó por irse y regresar a su clase.

Cogió su teléfono y llamó al padre de Daniel. Rápidamente, explicó lo que pasó y la parte de Daniel en el incidente. Quedó atónito por la respuesta del Sr. Martínez.

"Bueno, no puedes culpar al chico por decir la verdad, ¿cierto?", indicó el padre de Daniel. "El hombre es un perdedor. Quiero decir, todos deberíamos apuntar un poco más alto, ¿no crees? ¿Ser útil para la sociedad y todo eso?".

Niña con mirada perdida. | Foto: Unsplash

Niña con mirada perdida. | Foto: Unsplash

Publicidad

Jefferson colgó el teléfono y estaba aún más enojado que antes, pero un atisbo de una idea había nacido en su mente. Llamó al padre de Carolina y los dos hombres tuvieron una conversación larga y muy interesante.

A la mañana siguiente, los niños notaron que el Sr. Hernández no estaba, al igual que Daniel Martínez. El alumno llegó a la escuela después del almuerzo oliendo a basura. Estaba muy callado y no hablaba con nadie.

Todos sus amigos tenían curiosidad y no dejaban de preguntarle qué le pasaba. Pero Daniel, por lo general hablador, estaba callado como una momia. ¡Ni siquiera quería meterse con Carolina!

Tomás dijo: "¡Vamos, Dani! ¡Vamos a voltear las papeleras!". Pero Daniel le lanzó a Carolina una mirada asustada, murmuró algo y salió corriendo. Sus amigos estaban atónitos.

Publicidad

Al día siguiente, toda la escuela se estaba riendo. "Oye, ¿escuchaste lo que le pasó al auto del papá de Daniel? ¿El elegante nuevo BMW? ¡Un aprendiz de basurero empujó la palanca equivocada y derramó su carga por todo el auto!".

El suceso fue comentado toda la semana. Daniel fue objeto de burlas acerca de cómo el auto nuevo de su padre olía a basura. En cuanto a lo que había sucedido, era muy simple...

Jefferson había convencido al jefe del Sr. Noguera para que lo dejara conducir el camión de la basura por una noche (le dijo que estaba haciendo una investigando para una novela que estaba escribiendo). Y cuando se detuvo frente a la puerta de Daniel, accidentalmente empujó la palanca equivocada...

Publicidad

El auto del Sr. Martínez quedó enterrado bajo un montón gigante de basura maloliente y, como resultado, llegó tarde al trabajo a la mañana siguiente, al igual que Daniel a la escuela. Tomó meses para que el olor del auto de lujo se desvaneciera.

Lee también: Maestra insensible se burla de alumno cada día: el chico se hartó y grabó en secreto cada insulto

No importaba cuántas veces lo mandaran a lavar, seguía oliendo a pescado. Sobre todo, en los días más calurosos. En cuanto a Daniel, aprendió a respetar el trabajo de cada hombre y el valor de un día de trabajo honesto.

Niños en un pasillo de una biblioteca. | Foto: Pexels

Niños en un pasillo de una biblioteca. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Todo trabajo es digno si es hecho con honestidad: No hay trabajos “más importantes”. Cada labor es esencial para el buen funcionamiento de la sociedad, como aprendieron los Martínez cuando fueron 'ahogados' en la basura.

Trata a todos con respeto si quieres que te respeten: Daniel se burló de Carolina, pero Jefferson le dio una importante lección.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Cada día niño llega a casa del colegio llorando hasta que su padre se presenta en el salón de clase - Historia del día

18 de mayo de 2022

Chofer de bus ve a niño caminar al bosque en vez de entrar a la escuela, así que lo sigue - Historia del día

10 de mayo de 2022

Mamá se entera de que compañero de su hijo almuerza con las sobras de los otros: decide organizar reunión con los padres - Historia del día

30 de abril de 2022

Estudiante nuevo no es aceptado en grupo de niños en la escuela: al día siguiente lo invitan a liderarlo - Historia del día

21 de mayo de 2022