logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Señora comparte gasolina con hombre apurado por madre enferma: su amabilidad es recompensada cuando el banco la llama - Historia del día

Vanessa Guzmán
04 may 2022
04:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El auto de Ricardo Herrera se quedó sin gasolina cuando iba camino a ver a su madre enferma. Estaba varado en una carretera sin nadie a la vista. Pensó que no llegaría para ver a su mamá antes de que muriera. Pero entonces una anciana lo ayudó y poco después la mujer obtuvo una recompensa.

Publicidad

"Lamento decir esto, Ricardo", dijo el Dr. Castillo, quien estaba atendiendo a su mamá. "La salud de la Sra. Herrera está empeorando. Le aconsejo que venga lo antes posible; de ​​lo contrario, tememos que no la volverá a ver".

"¿Qué?". Ricardo entró en pánico. "Pero doctor, mi mamá estaba bien hasta la semana pasada. ¿Qué le pasó?”.

Hombre con rostro de preocupación mientras habla por teléfono. | Foto: Pexels

Hombre con rostro de preocupación mientras habla por teléfono. | Foto: Pexels

Publicidad

"También pensamos que estaba mejorando, pero su cuerpo ya no responde al tratamiento. De hecho, no creo que tenga mucho tiempo, así que sentí que era mejor notificarte", dijo el médico tratante.

El corazón de Ricardo se detuvo. Su madre se estaba muriendo, y él nunca podría tener otra oportunidad de verla. Tenía que llegar a ella, y haría cualquier cosa para hacerlo. Dejó todo, se metió en su coche y comenzó a conducir.

Desafortunadamente, el hospital quedaba un poco lejos, a una hora de distancia si no había tráfico. Pero Ricardo conocía un camino más corto a través de la autopista que lo ayudaría a llegar más rápido.

Publicidad

Así que condujo lo más rápido que pudo, pero en el proceso, ignoró por completo el indicador de combustible hasta que su carro se detuvo. Estaba varado en la carretera sin nadie a la vista.

"¡Nooo!". Golpeó el volante con ira y se bajó del auto. Había una extraña inquietud a su alrededor y ni una sola alma a la vista. Buscó en su teléfono la gasolinera más cercana y estaba a kilómetros de distancia.

Sin embargo, notó en Google Maps una tienda cercana (no era una caminata larga) y decidió ir para pedir ayuda allí.

Unos 15 minutos después, cuando llegó allí, vio a dos hombres saliendo de la tienda. Rápidamente, se acercó a uno de ellos. "Oye, amigo", dijo. "¿Podrías darme un poco de tu gasolina? Estoy en camino a ver a mi madre... ella está enferma... pero mi auto se quedó sin gasolina".

Publicidad

El hombre intercambió una mirada con su compañero y luego rio: "Lo siento. No puedo ayudar a tu mamá. ¡No estamos haciendo caridad aquí!".

Lee también: Mujer mayor ayuda a una joven rica que casi la atropella en la calle - Historia del día

"No, por favor", suplicó Ricardo. "Puedo darte todo el efectivo que tengo, está bien. Por favor, es un poco urgente".

Fachada de una tienda. | Foto: Pexels

Fachada de una tienda. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Lárgate!", exclamó uno de ellos. "¡No te estamos ayudando a nadie!".

Ricardo estaba perdido. Irrumpió en la tienda y pidió ayuda a varias personas, pero no tardaron en rechazarlo. Estaba desesperado en este punto, aterrorizado de que nunca volvería a ver a su madre. Salió de la tienda y se desplomó contra una pared, sintiéndose impotente.

En ese momento, su atención se centró en una anciana que había dejado caer su medicamento al suelo. Ricardo la ayudó a recogerlo y ella le dio las gracias. "Oh, muchas gracias, joven. Me he vuelto tan frágil", suspiró. "Debo informar a mi médico que este medicamento no me está funcionando".

Publicidad

"Señora, ¿puede hacerme un favor?", preguntó Ricardo de repente.

"¿Sí?".

"Voy de camino a ver a mi madre, pero mi auto... se quedó sin gasolina. ¿Podrías compartir un poco de su gasolina conmigo?".

"Oh, te ayudaría", dijo vacilante, "pero tengo que ver a mi médico. Lo siento, tengo que irme". Ella comenzó a caminar, pero Ricardo persistió. "Por favor, señora... puede que sea la última vez que vea a mi madre. ¡Por favor!", le rogó.

De repente, la mujer se detuvo. "¿Qué?". Ella le dirigió una mirada preocupada.

Publicidad

"Sí, señora", respondió. "Ella es realmente crítica. ¿Podría ayudarme?".

"Por supuesto que lo haré. Ven conmigo".

Mujer mayor. | Foto: Pexels

Mujer mayor. | Foto: Pexels

Publicidad

La mujer se ofreció a llevar a Ricardo a su auto. Él le dio las gracias y corrió a la tienda para comprar una bomba de sifón y un recipiente antes de volver a su auto.

Después de sacar un poco de gasolina del tanque de la anciana, le agradeció nuevamente. Tenía lágrimas en los ojos ante la generosidad de la mujer. "¿Cuál es su nombre, señora?".

"Olivia, Olivia Mijares", respondió ella

"Gracias, señora", dijo Ricardo, acomodándose en su auto. "Nunca olvidaré lo que hizo por mí".

"Está bien, está bien, ahora vete; tu madre te está esperando".

Publicidad

Ricardo le dio las gracias una vez más y se dirigió al hospital lo más rápido posible. Mientras tanto, el médico de la Sra. Mijares tuvo noticias desagradables para ella unos días después.

"Señora Mijares", dijo el doctor con seriedad. "Me temo que la fiebre no desaparecerá con los medicamentos comunes. Debes ingresar y realmente necesitas la cirugía. Esa es la única manera de deshacerte de la inflamación en tu cerebro".

"¡Pero doctor!", expresó y comenzó a llorar. "Yo no tengo dinero para eso. Mi seguro no lo cubrirá. ¿Puedes darme algo de tiempo?".

"Solo un día, señora Mijares. Lo ha estado postergando durante mucho tiempo".

Publicidad

Olivia asintió, ocultando sus lágrimas, y sollozó. Era muy consciente de que no podría pagar el procedimiento.

Más tarde, el sonido de su teléfono distrajo su atención. Se sentó en la cama y respondió la llamada. "¿Hola? ¿Quién es?", preguntó, haciendo todo lo posible para no sonar como si hubiera estado llorando.

Hombre de negocios en su oficina. | Foto: Pexels

Hombre de negocios en su oficina. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Estoy hablando con la Sra. Olivia Mijares?".

"Sí. ¿Qué desea?".

"Buenos días, Sra. Mijares. Le habla Antonio Mendoza, el gerente del Banco Americano. Se ha acreditado una suma de $125.000 en su cuenta. ¿Quiere…" Antes de que el gerente pudiera terminar su oración, la Sra. Mijares se congeló.

"¿Qué?". Estaba a punto de dejar caer el teléfono. "¿Quién me lo envió?", preguntó ella.

"Bueno, señora, la transferencia fue realizada por Empresas Amanecer. Además, recientemente recibimos una solicitud de préstamo suya, pero la rechazamos porque no cumplía con los requisitos. ¿Aún está interesada en tomarla?".

Publicidad

"Oh, no, no, está bien. Gracias", respondió la Sra. Mijares y colgó. No sabía quién era el ángel que le había enviado el dinero en circunstancias tan terribles, pero estaba agradecida. Usó el dinero para pagar su cirugía.

Una mañana, después de la operación, caminaba en su habitación del hospital con su bastón cuando de repente notó a alguien que estaba detrás de la puerta. Un hombre guapo con ramo de flores en la mano. Olivia no tardó mucho en reconocer quién era.

"¿Cómo está, señora Mijares?", preguntó Ricardo mientras entraba a su habitación.

"¡Oh, eres tú! ¿Cómo está tu madre, querido? ¿Cómo supiste que estaba en este hospital?".

Publicidad

"Desafortunadamente, mi madre, falleció", reveló. "Sin embargo, gracias a usted, pude verla por última vez y pasar un tiempo con ella".

"Oh, eso es terrible. Lo siento mucho".

Hombre sosteniendo un ramo de flores. | Foto: Pexels

Hombre sosteniendo un ramo de flores. | Foto: Pexels

Publicidad

"Está bien, señora Mijares", dijo Ricardo. "Supongo que así es la vida. Sé que mi madre me sonríe orgullosamente desde arriba. Espero que esté contenta allí".

"Si lo está. Fuiste un hijo maravilloso para ella. Sabes, recientemente necesitaba desesperadamente dinero y alguien hizo un depósito anónimo en mi cuenta. Estoy segura de que quien lo hizo fue un alma amable como tú. Ojalá pudiera expresarle mi gratitud. Por cierto, no recuerdo tu nombre”.

"Soy Ricardo, Ricardo Herrera".

"Entonces, Ricardo, ¿cómo me encontraste? Quiero decir, ¿cómo supiste que estaba aquí?".

Publicidad

"Mi mamá fue admitida en este hospital, señora Mijares. Un día, cuando pasaba por su habitación, escuché a su médico hablar con usted. Así que decidí ayudarla". Ricardo sonrió y la Olivia se dio cuenta de lo que estaba tratando de decir.

La anciana no pudo contener las lágrimas. "¡Fuiste tú!... ¡Oh, Dios mío! ¡Muchas gracias! Mi esposo y mi hijo murieron en un incendio en una casa hace muchos años y no tengo a nadie más que me ayude. ¡Muchas gracias! Pero estoy no estoy segura de cómo te lo voy a pagar".

"Bueno, en realidad puedes... No tengo a nadie a quien llamar familia ahora que he perdido a mi madre. Así que me preguntaba si estarías interesada en mudarte conmigo. ¿Qué te parece?".

Publicidad

La mujer mayor sollozó y lo rodeó con sus brazos. "Ricardo, eres una persona maravillosa. ¡Muchas gracias!".

Lee también: Mujer invita a vivir con ella a un hombre de 108 años echado de casa que duerme bajo un árbol

Después de que la Olivia fue dada de alta, vendió su casa y se mudó con Ricardo a su mansión. Él era el CEO de Empresas Amanecer, por cierto.

Mujer mayor con flores en las manos. | Foto: Pexels

Mujer mayor con flores en las manos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La amabilidad es como un boomerang, siempre vuelve a ti de alguna forma: La Sra. Mijares ayudó a Ricardo cuando le faltaba gasolina y, a cambio, él agradeció la amabilidad de la mujer pagando su cirugía.

La vida tiene un plan para todos: La Sra. Mijares conoció a Ricardo porque pronto llenaría el vacío de perder a su madre y él, a su vez, compensaría a la familia que perdió.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

16 de marzo de 2022

Millonario no sabe que su nieta es indigente hasta que la ve en medio de la calle - Historia del día

07 de mayo de 2022

Hombre ve a anciana con chicos que lloran en una gasolinera y recuerda una noticia sobre niños perdidos - Historia del día

02 de febrero de 2022

Mujer rica sigue a su hija y descubre que visita un viejo garaje todos los días - Historia del día

23 de febrero de 2022