Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Vendedora echa a pobre anciana de tienda lujosa: policía la lleva de vuelta más tarde - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Karla no tenía mucho dinero ya que vivía de su pensión. Pero quería comprar un vestido para el baile de graduación de su nieta. En una tienda de lujo, la vendedora la saludó, pero no pudo disimular sus prejuicios.

Publicidad

“¡Abuela, no me importa el baile de graduación! De verdad. Solo quiero quedarme en casa y ver películas con mamá”, dijo Ana, la nieta de Karla, por teléfono.

La abuela de la joven la había llamado para hablar sobre su graduación de la escuela secundaria. Faltaba poco para el evento y el baile de graduación estaba a la vuelta de la esquina.

Una mujer parada frente a unas prendas de vestir colgadas en una tienda. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero la mujer mayor se sorprendió cuando su nieta le aseguró que no quería ir. Afirmó que no le importaba el evento, pero su abuela sabía la verdad.

Su hija, Laura, ganaba salario mínimo y Karla vivía solo de su pensión. Ninguna de ellas tenía suficiente dinero para comprarle a Ana un vestido adecuado para el baile de graduación. La joven de 18 años se sentía avergonzada por eso.

“¿Estás segura de que no quieres ir? Sabes que fui al baile de graduación con tu abuelo. Me lo pidió de la nada y nos casamos unos meses después”.

Lee más: Cajera echa a un anciano del banco pero un policía regresa con él ese mismo día - Historia del día

Publicidad

“Nos amamos hasta el día de su muerte y todavía lo extraño todos los días. El baile de graduación puede cambiar tu vida”, insistió Karla con voz alegre mientras trataba de convencerla de ir.

“Lo sé, abuela. Pero aun así. No quiero ir. Además, tampoco tengo una cita, así que no importa. Oye, tengo que ir a estudiar, todavía me quedan algunos finales. ¡Hablaré contigo más tarde!”, dijo Ana. Luego colgó rápidamente el teléfono.

Ante la negativa de su nieta, la mujer mayor decidió hacer algo. Había estado ahorrando una parte de su pensión todos los meses para cubrir los costos de su funeral para que Laura no tuviera que preocuparse por nada costoso. Pero había algo más apremiante en este momento.

Publicidad

Una anciana con rostro triste. | Foto: Pexels

Quería comprar un vestido para su nieta. Ana se lo merecía. Era una chica brillante que se esforzaba en la escuela. No era su culpa que vivieran en la pobreza la mayor parte del tiempo, y Karla la convencía de ir al baile de graduación con un hermoso vestido.

Publicidad

Al día siguiente, fue al centro comercial y encontró una hermosa boutique llena de vestidos increíbles. Entró, y sus ojos se abrieron como platos ante el brillo. “¿Qué le gustaría a Ana?”, se preguntó, tocando el vestido más cercano a ella.

“¡Hola! Mi nombre es Sandra. ¿Cómo puedo…eh…ayudarla?”, dijo una vendedora al acercarse a Karla, pero por alguna razón se trabó en sus palabras. La empleada miró a la mujer mayor de arriba abajo y su boca se torció de manera extraña.

“¡Hola! Estoy buscando un vestido para mi nieta. Se acerca su fiesta de graduación”, dijo la señora mientras le sonreía a la vendedora, a pesar de su comportamiento extraño.

Publicidad

“Lo siento. En esta tienda no se rentan vestidos. Aquí tiene que comprarlos”, dijo Sandra, juntando las manos.

Pero Karla no tenía idea de lo que estaba hablando. “Lo sé. ¿Pero puedes mostrarme algunos de los modelos más populares?”.

“Bueno, los más populares son bastante caros. De hecho, es posible que toda la tienda no esté dentro de su rango de precios. Tal vez podría ir a otro sitio para comprarlo”, sugirió Sandra.

Maniquíes en una tienda de ropa. | Foto: Unsplash

Publicidad

La mujer mayor finalmente se dio cuenta de la actitud de la mujer. Seguro pensaba que ella no podía pagar nada y que no debería estar comprando en esa tienda.

 Karla se ofendió de inmediato, pero no quiso decir nada para evitar una escena. Siguió caminando por la tienda, con Sandra siguiéndola. “Solo voy a curiosear, ¿de acuerdo?”, dijo la mujer mayor, tratando de quitarse de encima a la vendedora.

“Escuche, realmente puede conseguir cosas bonitas en su rango de precios en otro lugar. Esto es simplemente demasiado para usted”, dijo la vendedora, Sandra, cruzando los brazos. “Además, tenemos cámaras en todas partes. No será capaz de esconder nada en su cartera vieja y fea”.

Publicidad

Karla finalmente se dio la vuelta para mirar a la grosera vendedora y sus ojos se abrieron como platos. Sandra le sonrió maliciosamente, desafiándola a hacer algo.

Pero ella nunca había sido una persona conflictiva, así que salió corriendo de la tienda, avergonzada, y las lágrimas corrieron por su rostro.

Estaba justo afuera del centro comercial cuando dejó caer su cartera accidentalmente y, por alguna razón, eso hizo que se derrumbara aún más. Después de ser humillada por la mujer, ella lloró fuertemente, pero alguien le tocó el hombro.

"Señora. ¿Está bien? ¿Puedo ayudarla en algo?", preguntó una amable voz masculina, y Karla levantó la cabeza. Entonces vio a un joven policía.

Publicidad

Un oficial de policía parado junto a un vehículo patrulla. | Foto: Unsplash

Él trató de hacer que la señora se enderezara. El oficial se inclinó para recoger su bolso y le dedicó una sonrisa deslumbrante.

Publicidad

“Gracias, oficial”, dijo Karla, agarrando la bolsa y recomponiéndose.

“Bueno, todavía soy un aprendiz. Solo tengo 20 años, pero pronto seré un oficial”, respondió el joven con humor. “¿Me puede decir que fue lo que paso?”.

“Bueno, es un poco tonto...”, comenzó la mujer mayor. Algo en su rostro la hizo querer hablar de ello. Él estaba frunciendo el ceño pesadamente cuando ella terminó.

Lee también: Anciana queda sola porque su único nieto desapareció un día antes de Navidad - Historia del día

“¡Eso es absurdo! ¿Cómo puede una vendedora tratarla así?”, dijo él.

Publicidad

“¿Cómo te llamas, joven?”.

“Jorge Martínez”, respondió y miró hacia las puertas del centro comercial. “Mire, mi mentor vino aquí por un café. Pero tenemos tiempo para elegir un vestido. ¡Vamos!”.

Karla quería negarse, pero el joven aprendiz de oficial la arrastró hacia la boutique de lujo. Sandra la vio de inmediato.

“Creí haberle dicho que se fuera... ah, oficial. ¿Qué está pasando?”, preguntó Sandra, cambiando de tono tan pronto como vio al policía con Karla.

Prendas de vestir en una tienda de ropa. | Foto: Pexels

Publicidad

“Vinimos aquí por un vestido y no nos iremos sin uno”, dijo Jorge, y le hizo un gesto a la mujer mayor para que siguiera comprando. También se quejó con el manager de Sandra mientras la mujer mayor buscaba un vestido.

Después de unos minutos, Karla finalmente eligió algo hermoso para el baile de graduación de su nieta y Jorge incluso pagó la mitad a pesar de las objeciones de la mujer mayor.

Pero no fue tan caro porque la tienda terminó ofreciéndoles un descuento debido a la queja que el oficial les presentó. Los dos escucharon al gerente regañando a Sandra mientras se iban.

Jorge acompañó a Karla fuera del centro comercial y se despidió de ella. Pero la mujer mayor no podía dejar que un joven tan maravilloso se marchara así. “Jorge, ¿tienes planes para este fin de semana?”, preguntó, levantando las cejas con picardía, y Jorge se rio.

Publicidad

La noche del baile de graduación, Karla apareció en la casa de Laura para sorprender a su nieta con el vestido que tenía en las manos. Le dijeron a la chica cuán vital era este rito de iniciación para todos los jóvenes y la vistieron.

Al final, Ana estaba feliz y se veía hermosa. Pero se encogió de hombros mientras le tomaban fotos. “Es una lástima que no tengo una cita”, dijo, arreglándose el vestido con timidez.

Una joven luciendo un vestido elegante. | Foto: Unsplash

Publicidad

“En realidad…”. Karla se quedó mirando, y el timbre de la puerta sonó en ese momento.

Jorge estaba justo afuera con un hermoso esmoquin y tenía un ramillete en las manos. La mujer mayor hizo las presentaciones, explicando lo que había pasado en el centro comercial y lo amable que había sido el joven oficial.

Ana estaba avergonzada, pero aceptó el ramillete y la cita. Los dos jóvenes se divirtieron muchísimo en el baile de graduación. Siete años después, terminaron casándose.

“¡Te dije que el baile de graduación puede cambiar tu vida!”, dijo Karla mientras ayudaba a su nieta con su vestido de novia.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No es de buena educación menospreciar a alguien por su apariencia. Sandra juzgó a Karla porque no lucía como sus clientes habituales y recibió un escarmiento por eso.

Ayuda tanto como puedas. Jorge vio a una anciana llorando y decidió ayudar. Al final, encontró su felicidad gracias a ese momento de bondad.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer no puede conseguir trabajo por su edad - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad