logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre humillado por vivir con su abuela discapacitada se da cuenta de que ella desapareció de su casa - Historia del día

Vanessa Guzmán
06 may 2022
01:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un joven exitoso que cuida a su abuela discapacitada está asustado y conmocionado cuando llega a casa un día y descubre que ella no está.

Publicidad

Diana Sarmiento miró al hombre alto y apuesto que se inclinaba sobre el escritorio con el expediente en la mano. Le susurró a la chica que estaba a su lado: "¡Qué bombón! ¿Está soltero?".

La chica, Penélope Gómez, resopló burlonamente. "¡Más o menos!", exclamo. "¿Creerías que Samuel Hernández, el corredor más exitoso de esta firma y uno de los tipos más guapos de la ciudad, vive con su abuela?".

Hombre vestido elegantemente. | Foto: Unsplash

Hombre vestido elegantemente. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¿Hablas en serio?", preguntó Diana. "¿Su abuela?".

"Sí", dijo Penélope. "Lo sé, porque lo invité a salir. Él y yo salimos a cenar, luego a la mitad se fue porque estaba preocupado por la abuela. ¡Qué idiota!".

"Creo que eso es dulce...", dijo Diana, mirando a Samuel especulativamente. "Un tipo que pone a la familia primero...”

"Inténtalo si quieres", resopló Penélope. "¡Pero no me vengas a llorar si fallas!".

Lo que ni Penélope ni Diana entendían era que Samuel era realmente un buen tipo. Sus padres fallecieron cuando él era muy pequeño y sus abuelos, Ricardo y Cristina, lo criaron.

Publicidad

Ricardo había fallecido hacía 8 años. Fue entonces cuando Samuel se mudó de nuevo a la casa de sus abuelos. Cristina tuvo un derrame cerebral y se volvió muy frágil. Al parecer, la mujer mayor había perdido las ganas de vivir cuando falleció su amado esposo.

Con la presencia de Samuel y los cuidados amorosos, Cristina mejoró enormemente y recuperó parte de su energía y buen humor. Constantemente alentaba a Samuel a salir con sus amigos y colegas, pero rara vez lo hacía.

"Abuela", dijo. "Honestamente, todo lo que hacen la mayor parte del tiempo es beber y presumir de dinero y mujeres. Simplemente, no son mis gustos".

Publicidad

Lee también: Un hombre lleva a su madre anciana con demencia a un hogar, pero su hijo pequeño encuentra la manera de devolverla a casa - Historia del día

"Pero Samuel", objetó Cristina. "¡Tú tampoco sales en citas! Debe haber chicas lindas que te gusten y, sin embargo, ¿pasas la noche aquí conmigo?".

Foto de una mujer con los brazos cruzados. | Foto: Unsplash

Foto de una mujer con los brazos cruzados. | Foto: Unsplash

Publicidad

Samuel solo se rio. "Abuela", dijo. "¡Sabes que eres mi chica favorita!".

"Por favor, Samuel", suplicó Cristina. "¡Inténtalo! ¡Me encantaría verte, tranquilo y feliz!". Así que Samuel le prometió a su abuela que le daría una oportunidad a la próxima chica que llamara su atención.

Unas semanas más tarde, estaba trabajando hasta tarde y Diana entró. "¡Oye!", dijo ella sonriendo. "¡Me alegro de verte todavía aquí!".

"Estoy esperando para hablar con un cliente en Japón", dijo Samuel cortésmente.

"Hace tiempo que quería hablar contigo a solas", dijo Diana sonriendo. "Me preguntaba si te gustaría salir a cenar y al cine este fin de semana... conmigo. Voy a ir a un festival de cine con mi hermana y su esposo, y podríamos tener una cita doble".

Publicidad

Samuel miró a Diana, que realmente era muy atractiva, y recordó la promesa que le había hecho a su abuela. "Claro", dijo. "Me gustaría eso". Y así, agendó una cita.

Diana estaba muy emocionada. "Ya ves", le dijo a Penélope felizmente. "¡Lo tengo en mis manos!". Pero Penélope se limitó a sacudir la cabeza con escepticismo. Conocía a Samuel mejor que a Diana.

Al principio, la cita fue un éxito. Las dos parejas fueron a cenar a un elegante restaurante italiano y Samuel fue tan encantador como Diana hubiera deseado. Pero las cosas empezaron a ir mal después de la película.

"¿Por qué no vamos a mi casa a tomar una copa?", susurró Diana seductoramente mientras acariciaba la oreja de Samuel en el taxi. "Eres el hombre más agradable que he conocido..."

Publicidad
Retrato de una anciana. | Foto: Pexels

Retrato de una anciana. | Foto: Pexels

"Lo siento", dijo Samuel. "Tengo que irme a casa. No me gusta dejar a mi abuela sola toda la noche".

Publicidad

Diana se sintió insultada. "¿Prefieres ir a casa de tu abuela que tomar una copa en mi casa?", murmuró ella. "¿Qué clase de monstruo eres?". Samuel ni siquiera respondió. Paró el taxi, se bajó y llamó un Uber.

Llegó a casa media hora más tarde y miró a Cristina. Estaba en la cama leyendo. "¿En casa tan pronto?", ella preguntó. "¿No lo pasaste bien?".

"Lo hice", dijo Samuel. "La cena fue genial, la película fue muy interesante..."

"¿Y la chica?", preguntó Cristina. "¿No te gustó?".

Samuel se encogió de hombros. "Abuela, soy un tipo anticuado", dijo. "Creo que tendrá que ser un tipo especial de chica".

Publicidad

A la mañana siguiente era sábado, y Samuel se levantó temprano para salir a correr y no vio parpadear la luz de su contestador automático. Pero Cristina, que se levantó una hora más tarde, sí.

Presionó el botón y la voz de una mujer enojada llenó la habitación: "¡Me advirtieron que eres un tipo raro, pero no lo creía! ¿Cómo pudiste dejarme para estar con una vieja bolsa decrépita?”.

"¡Hay muchos hombres rogando por estar con una chica como yo! ¡Espera y verás! ¡Acabaré contigo, Samuel! ¡Les voy a decir a todos lo perdedor que eres!".

Cristina apagó la máquina con lágrimas en los ojos. ¡Sabía que era una carga para Samuel! Era por ella que él no tenía novia, que nunca se había casado ni había tenido hijos.

Publicidad
Mujer mayor con rostro de angustia. | Foto: Pexels

Mujer mayor con rostro de angustia. | Foto: Pexels

"Voy a hacer las cosas bien, Samuel", juró Cristina. Cogió el teléfono e hizo algunas llamadas. Cuando su nieto llegó a casa, vio que su abuela estaba un poco más callada que de costumbre, pero no le dio importancia.

Publicidad

Días después, cuando regresó del trabajo, se llevó un gran susto. ¡Cristina no estaba allí! Sus medicinas tampoco estaban y su guardarropa estaba vacío. Había una nota en la mesa de la cocina: "Samuel, estoy haciendo lo mejor para ti. Te amaré siempre".

Samuel habló con la vecina de al lado, quien le dijo que vio a Cristina subirse a un automóvil de un hogar de ancianos local alrededor de la hora del almuerzo. Samuel inmediatamente fue hasta el lugar y preguntó por su abuela.

"¡Abuela!". Lloró cuando lo llevaron a su habitación. "¿Qué crees que estás haciendo?".

Cristina negó con la cabeza con firmeza. "Estoy haciendo lo correcto", dijo. “Por ti y por mí. He sido muy egoísta, permitiéndote sacrificarte por mí, pero eso se acabó”.

Publicidad

"Voy a vivir aquí de ahora en adelante, y puedes venir a visitarme cuando quieras, ¡pero tendrás una vida normal como cualquier otro joven!".

Samuel estaba muy molesto y discutió con Cristina durante mucho tiempo, pero ella no cedió. Eventualmente, se fue a casa y se quedó despierto toda la noche pensando en la mejor solución para sus vidas.

Al día siguiente, Cristina se estaba levantando cuando una voz alegre dijo: "¡Buenos días! ¡Aquí está su té caliente y tostadas como a usted le gustan!".

Lee también: Hijo hace llorar a sus padres ancianos al convertir su sótano en una suite renovada para ellos

Publicidad

Al escuchar esa voz familiar, Cristina se dio la vuelta. ¡Era Samuel y vestía el uniforme del hogar de ancianos! "¿Qué estás haciendo?", preguntó la mujer mayor. "¿Estás loco?".

Hombre con uniforme de médico. | Foto: Pexels

Hombre con uniforme de médico. | Foto: Pexels

Publicidad

“No”, contestó Samuel. "Estoy muy cuerdo. Verás, puedes dejarme, abuela, pero NUNCA te dejaré. Prefiero dejar mi trabajo para poder estar aquí para ti que perderte".

Cristina comenzó a llorar y Samuel la abrazó. Después de una larga conversación, llegaron a un acuerdo. Samuel no renunciaría a su trabajo y Cristina regresaría a casa, pero contratarían a un acompañante para su abuela para que Samuel pudiera comenzar a socializar más.

Eventualmente, conoció a una chica encantadora, se casó y tuvo hijos para que su abuela los mimara descaradamente, y a su esposa no le importó que su Cristina viviera con ellos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

Cuida a los que amas, como ellos cuidaron de ti: Samuel estaba decidido a cuidar de Cristina ahora que era mayor, tal como ella lo había cuidado cuando se quedó huérfano.

Los hijos y nietos criados con amor y cuidado te tratarán de la misma manera cuando envejezcas: Cristina recibió mucho amor de Samuel y la consideración que siempre le había brindado.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Abuelo del novio ve a la novia con el vestido de su difunta esposa y exige detener la boda - Historia del día

14 de mayo de 2022

Tras la muerte de anciana rica, hijos se reúnen con abogado y descubren que no heredaron nada - Historia del día

13 de abril de 2022

Tras 23 años casados, esposa invita a su marido a una cita y descubre que él se avergüenza de ella - Historia del día

03 de mayo de 2022

Padres viajan y dejan a hija adolescente bajo el cuidado de abuela: se porta mal y la anciana le toma fotos - Historia del día

19 de marzo de 2022