logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Un hombre lleva a su madre anciana con demencia a un hogar, pero su hijo pequeño encuentra la manera de devolverla a casa - Historia del día

Georgimar Coronil
03 oct 2021
14:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Isaac y su mujer tuvieron que ingresar a su madre en una residencia de ancianos cuando su estado de salud se deterioró. Pero su hijo, Mauricio, se opuso y trajo a su abuela de vuelta, gracias a algo que le había enseñado.

Publicidad

"La abuela no puede ir a una residencia. Ella debe estar aquí con la familia", gritó Mauricio a sus padres cuando le dieron la noticia.

Isaac y su esposa, Carolina, no estaban precisamente encantados con su decisión, pero era la mejor opción en ese momento.

Hogar de ancianos. | Foto: Shutterstock

Hogar de ancianos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

La madre de Isaac, la señora Eliana García, tenía demencia, que había empeorado con los años. Era azafata y conoció al padre de Isaac en un encuentro romántico en un vuelo. Él era fotógrafo de viajes, y juntos vieron el mundo.

Lee también: Mujer castiga a su hija adoptiva y la separa de su hermano, pero él lo usa en su contra - Historia del día

Desafortunadamente, no llegaron a disfrutar de sus años juntos durante mucho tiempo, antes de que el padre de Isaac muriera inesperadamente.

Fue entonces cuando Isaac decidió trasladar a su madre con la familia. En ese momento, funcionó perfectamente.

Publicidad

Carolina acababa de dar a luz a Mauricio, pero no quería dejar su carrera de abogada. "Cariño, no te preocupes. Puedes ir a ser la mejor abogada del mundo mientras yo cuido a mi nieto", le ofreció la señora García.

"Mamá, ¿estás segura? Ese es un trabajo agotador", dijo Isaac preocupado.

"¿Qué otra cosa voy a hacer en esta casa todo el día? Yo puedo hacerlo, y Carolina merece una oportunidad para sacar adelante su carrera. Es perfecto", insistió la señora García.

Mujer con un bebé sentado en las piernas. | Foto: Pexels

Mujer con un bebé sentado en las piernas. | Foto: Pexels

Publicidad

"Tu madre tiene razón, cariño. Esta es la mejor opción. La guardería es una locura y él debería crecer con la familia", convenció Carolina a su marido. Isaac finalmente dijo que sí porque era la mejor opción para todos.

Su madre adoraba a Mauricio y lo vigilaba atentamente. El acuerdo les funcionó durante mucho tiempo.

A medida que Mauricio crecía, la señora García le contaba todo sobre sus viajes por todo el mundo, incluidos los viajes con su marido.

"¿Cuál era tu lugar favorito, abuela?", preguntó Mauricio de 5 años.

"Oh, esa es fácil. Los jardines de tulipanes en Ámsterdam, fueron el espectáculo más bonito que he visto nunca. Lo recuerdo perfectamente. También fue allí donde tu abuelo te pidió matrimonio", comenzó diciendo la señora Eliana.

Publicidad

Le contó a Mauricio todos los exquisitos detalles de aquel jardín y, esa noche, el joven le regaló su primer cuadro. "Esto es para ti, abuela. Son los jardines", dijo el chico, mostrándole lo que había dibujado.

Niño dibujando en un cuaderno. | Foto: Pexels

Niño dibujando en un cuaderno. | Foto: Pexels

Publicidad

"Dios mío, cariño. Claro que son los jardines. Es exactamente como lo recuerdo", dijo la señora García, elogiando a su nieto. Aunque ella le seguía la corriente, Mauricio tenía un talento único que se desarrollaría con el tiempo.

Lee también: Joven hereda la casa de sus abuelos y echa a su madre, luego se arrepiente - Historia del día

Siguió pintando, encontrando inspiración en sus historias, y Eliana no podía estar más contenta. Pero todo cambió en su casa unos años después. Había una ceremonia especial en la escuela de su nieto, y García debía asistir, pero nunca lo hizo.

Su padre y su madre lo recogieron, y aún no habían encontrado a Eliana. Esa noche, la policía la llevó a casa. "Sr. García, parece que su madre se perdió de camino a la escuela primaria", explicó el agente.

Publicidad

Después la llevaron al médico, quien le diagnosticó demencia. Pero aún estaba en sus primeras etapas. La señora García empezó a recibir tratamientos y parecía estar bien en su mayor parte. Pero todos estaban preocupados.

Carolina volvió a estar embarazada y dio a luz a su hija, María, meses después del diagnóstico inicial de la abuela Eliana.

La esposa de Isaac se tomó una licencia de maternidad prolongada, ya que su suegra no podía cuidar de su nieta como lo hacía con Mauricio.

Anciana tejiendo. | Foto: Pexels

Anciana tejiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Un día, la señora García dejó la tetera encendida y se olvidó de ella, provocando un pequeño incendio en la cocina. Por suerte, fue menor y no hubo daños importantes, pero Carolina estaba preocupada.

"Lo siento, Isaac. Pero tenemos un bebé y un niño pequeño en la casa. No puedo vigilarla todo el tiempo. Tenemos que hacer algo", le dijo a su marido.

"¿Qué podemos hacer, Carolina?", le preguntó Isaac, perplejo ante cualquier solución.

"Tenemos que contratar a alguien que la cuide", sugirió ella.

"Lo siento, cariño, pero ahora mismo vivimos con un solo ingreso. Eso no es posible", respondió él.

Publicidad

"Bueno, entonces tendrá que ser una residencia de ancianos del gobierno", añadió Carolina. "Odio la idea porque la quiero, pero no tenemos muchas opciones".

Cocina. | Foto: Pexels

Cocina. | Foto: Pexels

Publicidad

"Es mi madre. ¿Cómo puedo hacer eso?" Isaac se preocupó. Pero al final supo que era la única solución segura y asequible. Por desgracia, tuvieron que decírselo a Mauricio, y al niño de 10 años no le hizo ninguna gracia.

Lee también: Anciana sin hogar gasta todo su dinero en un regalo para un niño rico - Historia del día

"Es mi abuela. No pueden echarla así", gritó el chico a sus padres una vez más.

"Lo siento, cariño, pero ahora mismo no tenemos muchas opciones. Tu abuela necesita ser vigilada por profesionales, y ahora mismo no podemos pagar uno privado", le explicó Isaac a su hijo.

Publicidad

"Yo la cuidaré. Ayudaré", insistió el pequeño.

"Mauricio, eres un niño. Simplemente no puedes. Es peligroso. Pensaremos en otras opciones, pero por ahora, esto es lo que va a pasar", añadió Carolina.

Colocaron a la abuela Eliana en un hogar encantador, y todo parecía ir bien. Pero Mauricio no quería rendirse. "Papá, ¿puedes ayudarme a montar una tienda en línea?", le preguntó a su padre.

Hombre trabajando en la computadora. | Foto: Pexels

Hombre trabajando en la computadora. | Foto: Pexels

Publicidad

"¿Tienda en línea? ¿Qué vas a vender?", le preguntó Isaac a su hijo.

"Voy a vender algunos cuadros, los que describen los viajes de la abuela. Creo que la gente los comprará", explicó. "Si recaudamos suficiente dinero con ellos, ¿podremos traerla a casa?".

"Oh, Mauricio. Tienes talento, pero no sé si funcionará", empezó Isaac, preocupado porque su hijo se hiciera ilusiones. "Pero no está de más intentarlo. Hagámoslo".

Crearon una tienda y una página de Facebook para los cuadros. También subieron un mensaje de vídeo explicando cada uno de los cuadros a la venta y cómo la vida de la señora García los inspiró. Sorprendentemente, a la gente le encantó. Sus primeras compras fueron de familiares y amigos.

Publicidad

Rápidamente personas de todo el país los querían. "¿Podemos traer ya a la abuela a casa, papá?", preguntó Mauricio después de vender más de 20 cuadros en dos meses.

Isaac miró con orgullo a su hijo y dijo: "Sí, podemos". Llevaron a Eliana a casa y contrataron a una enfermera privada para que la cuidara. Con el tiempo, Carolina volvió a trabajar y pudieron pagar a la enfermera sin la ayuda de Mauricio.

Mujer abraza a un niño. | Pexels

Mujer abraza a un niño. | Pexels

Publicidad

Mientras tanto, el chico siguió dibujando y vendiendo su arte. Todo ese dinero se destinó a su fondo universitario, así como a un fondo especial para viajes.

Cuando creció, visitó todos los lugares de los que hablaba su abuela, incluido el famoso jardín de tulipanes de Ámsterdam.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Que se recoge lo que se siembra: La señora García crio a su nieto con tanto amor que luchó por traerla de vuelta a casa.

No renuncies a tu familia: Los problemas de dinero obligan a la gente a internar a su familia en centros de atención, y no es una elección equivocada, siempre que no los olvides allí.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Esta es una obra de ficción inspirada en la historia de un suscriptor y escrita por un redactor profesional. Los nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o hechos reales que hayan ocurrido es pura coincidencia. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hijo echa a su madre de 80 años a un asilo de ancianos: años después no la encuentra allí - Historia del día

13 de mayo de 2022

Tras enviar a su madre al ancianato, mujer encuentra su viejo cofre con el mensaje: "Nunca lo vendas" - Historia del día

05 de mayo de 2022

Chica pobre vende reliquia familiar para cirugía de abuela: la ve en la puerta de su casa días después - Historia del día

11 de marzo de 2022

Joven huérfano roba sobre lleno de dinero a un anciano y encuentra una nota adentro - Historia del día

27 de febrero de 2022