logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mamá que trabaja en supermercado oye que su hija se avergüenza de invitarla a su lujosa boda - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La madre se desanimó al escuchar que no sería parte de la boda de su hija. Pero ella no dejó que la joven saliera airosa y le enseñó una lección.

Publicidad

Rebecca Lara era una madre soltera que había criado sola a su hija Jennifer. Su esposo, Pedro, había muerto cuando su niña tenía solo dos años y, después de eso, la mujer se vio obligada a trabajar duro para mantener a su retoño.

Ella adoraba tanto a Jennifer que dejó de lado todas sus ambiciones para dedicarle su completa atención. Quería que su hija tuviera un mejor futuro que ella.

Una madre junto a su hija comiendo postre. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Así que, a pesar de tener un trabajo de bajo salario como dependienta en una tienda de comestibles, hizo todo lo posible para asegurarse de que a Jennifer nunca le faltara nada.

Rebecca no pudo terminar la universidad porque había quedado embarazada durante su primer año y luego sufrió problemas de salud que la obligaron a abandonar sus estudios.

Sin embargo, cuando llegó el momento de que Jennifer se matriculara en la universidad, apoyó a su hija para que cumpliera su sueño y se inscribiera en el curso de su elección. Pero cuando la joven estaba en su último año, la historia se repitió.

Lee más: Mujer finge ser rica para casarse con un hombre millonario - Historia del día

Publicidad

“Estoy embarazada, mamá”, le dijo a Rebecca una noche durante la cena. “Mi novio, Ronaldo, prometió que aceptaría la responsabilidad del niño. Incluso me propuso matrimonio y tenemos la intención de casarnos después de que nazca el bebé”.

“¿Jennifer?”, dijo Rebecca atónita. “¿Estás segura de esto? Mira, siempre estoy ahí para apoyarte, ¡pero criar a un niño no es una broma! Tienes que pensar en los gastos y…”.

“¡El papá de Ronaldo es un hombre de negocios millonario, mamá! ¡Tiene todo el dinero del mundo! ¿Puedes dejar de ser tan mandona? ¡Soy una adulta, puedo tomar mis propias decisiones!”, se quejó la joven.

Una pareja sosteniendo una ecografía mientras se besan. | Foto: Unsplash

Publicidad

Rebecca estaba molesta porque Jennifer ni siquiera escuchó lo que tenía que decir, pero estaba contenta de que su hija pudiera tener un futuro mejor. Ronaldo era rico, por lo que no habría necesidad de preocuparse por su hija y su bebé por nacer.

Pasaron varios meses. Cuando nació la bebé de Jennifer, ella y su pareja se mudaron a una nueva casa que los padres del joven habían comprado para ellos.

Jeniffer y Ronaldo todavía asistían a la universidad, por lo que la joven le pidió a Rebecca que cuidara a la bebé Lily cuando estaban fuera.

“Recuerdas las instrucciones, ¿verdad, mamá?”, le preguntó Jennifer a su madre un día cuando ella y Ronaldo se dirigían a la universidad.

Publicidad

“Tengo que alimentar a Lily dos veces. No debo olvidar sus medicamentos y no debo dejarla sola”, respondió la abuela de la niña alegremente. “Lo sé todo, cariño. Puedes estar tranquila”.

“¡Uf, eso no, mamá!”, respondió Jennifer. “¡No toques nada más que lo que te he indicado! Tenemos artículos caros en esta casa. Si algo se rompe, ¡nos cargaremos con una factura considerable! ¡Nos vamos, adiós!”.

Rebecca frunció el ceño. “Aún eres una niña, Jennifer”, murmuró. “¿Cuándo te darás cuenta de que eres madre ahora? ¡Tienes que dejar de ser tan imprudente! ¡Cuidado con lo que le dices a los demás!”.

Una mujer cuidando a un bebé recostado sobre una cama. | Foto: Pexels

Publicidad

Dos días después, la mujer mayor estuvo cuidando a Lily hasta tarde en la noche. Cuando Jennifer llegó a casa, Rebecca le dijo que quería cenar con ella porque estaba demasiado cansada para ir a casa y cocinar. Sin embargo, la joven la rechazó rotundamente.

“¡No, mamá, eso no será posible!”, le dijo. “Los padres de Ronaldo vendrán y tienes que irte”.

“¿Qué? ¿Por qué? Es bueno que todos podamos cenar juntos”.

“¡Este no es el momento de discutir, mamá! Podrían estar en casa en cualquier momento. ¡Tienes que irte ahora!”, ordenó, tomando el abrigo y el bolso de su madre y arrojándoselos.

Publicidad

Rebecca estaba devastada ese día y lloró todo el camino a casa. La siguiente vez que su hija le pidió que cuidara a su nieta, la mujer lo pensó mejor. Sin embargo, finalmente accedió.

Jennifer regresó a casa temprano ese día y le pidió a su madre que preparara la comida de Lily antes de irse. Rebecca estaba en la cocina mientras su hija se dirigía a su dormitorio con su nieta.

Cuando terminó, la abuela fue a decirle a Jennifer y, en ese momento, escuchó algo a través de la puerta entreabierta de su habitación: su hija hablando con su amiga Teresa sobre su boda.

Una mujer sonriendo mientras habla a través de un teléfono celular. | Foto: Pexels

Publicidad

“Por supuesto, Teresa, los preparativos de la boda están en pleno apogeo. Después de todo, solo faltan dos semanas. La graduación es esta semana, ¡y Ronaldo y yo seremos oficialmente marido y mujer la próxima semana! Pero aún no se lo he dicho a mamá. ¡No la quiero allí!”.

El corazón de Rebecca comenzó a latir más rápido. “¿Qué? ¿Mi propia hija ya está planeando su boda y no me lo ha dicho? ¿Por qué?”.

“¿Qué quieres decir?”, continuó Jennifer al teléfono. “Puedes apostar a que los asistentes serán de lujo, incluidos los socios comerciales de su padre y algunas celebridades. ¡Y por otro lado está mi mamá!”.

Lee también: El día de su boda, mujer recibe cientos de cartas de su difunta madre 23 años después de su muerte - Historia del día

Publicidad

“Ella trabaja en un supermercado. Has visto sus manos, ¿no? Todas ásperas y duras después de años de trabajar en ese establecimiento que le paga poco. Ninguna manicura podrá eliminar la mugre que se ha acumulado en sus manos. ¡Así que no está en la lista de invitados!”.

Rebecca no podía creer los comentarios de su hija. Lloró hasta quedarse dormida esa noche. Se sentía muy deprimida a la mañana siguiente, tanto que ni siquiera fue a trabajar.

Se acercó al armario y sacó la caja de madera que contenía todos sus fondos para la boda de Jennifer. Se sentó en su cama y decidió no asistir a la ceremonia, pero se prometió a sí misma que le haría saber a su hija lo malo que era burlarse de ella.

Publicidad

Una mujer sentada frente a una mesa con una calculadora, facturas y unos billetes en su mano. | Foto: Pexels

Entonces, durante la semana de graduación de la joven, su madre mintió diciendo que se había lastimado la pierna y que estaría postrada en cama durante dos semanas.

Publicidad

Jennifer se sintió aliviada de que prohibir la entrada de su madre a la boda sería una tarea sencilla. Pero días antes del evento, la joven cambió repentinamente de opinión.

Se sentía avergonzada de sí misma y no podía dejar de llorar cuando recibió un paquete de Rebecca. Dentro encontró un chal bordado decorado con rosas diminutas y una nota dirigida a ella.

“Querida Jennifer,

Lamento mucho que mis manos no estén lo suficientemente limpias para asistir a su boda de lujo. Ya sea que a un hijo le guste su mamá o no, el corazón de una madre siempre se derretiría por ellos. No es una carta para insultarte o burlarme de ti. Solo quería expresarte mi pesar.

Publicidad

Quería disculparme por cambiarte los pañales cuando eras una recién nacida con mis manos sucias. Perdón por abrazarte durante innumerables noches mientras te cantaba una canción de cuna para que pudieras dormir en paz. Perdón una vez más porque que estas manos sucias también te ayudaron en tus primeros pasos como bebé, empacaron víveres para que pudieras ir a la universidad, cuidaron a tu bebé y prepararon un regalo (el chal que ves) para el día más importante de tu vida, sacrificando el sueño durante cinco noches seguidas.

Espero que cuando Lily crezca nunca se refiera a ti o a tus manos como sucias y que nunca te menosprecie como tú lo hiciste conmigo. Cariño, te deseo una feliz vida de casada. Siempre esperaría lo mejor para ti.

Publicidad

Con amor, mamá”.

Una mujer abriendo un sobre para sacar una carta. | Foto: Pexels

Se suponía que Jennifer recibiría esta carta y el regalo de bodas de Rebecca el día después de la boda, pero el destino intervino y lo recibió mucho antes. Sus lágrimas continuaron cayendo mientras leía la carta y corrió a la casa de su madre.

Publicidad

Cuando Rebecca abrió la puerta, Jennifer la abrazó y sollozó desconsoladamente. “Lo siento mucho, mamá. Vas a asistir a la boda. Si no estás presente, ¡cancelaré todo! Soy una hija muy mala. Lo siento”.

“Jennifer, ¿qué pasó?”, preguntó Rebeca, confundida.

“Recibí tu carta, mamá. ¡Estoy realmente avergonzada por lo que iba a hacer! Te diré algo, he cambiado de opinión. La boda no se llevará a cabo donde tenía pensado hacerla. ¡La organizaré en mi ciudad natal, y estarás allí!”, le prometió la joven a su madre.

Al día siguiente, Jennifer se lo contó a Ronaldo y canceló la boda. Todos se sorprendieron, pero la joven no cambió de opinión. Una semana después, la ceremonia se llevó a cabo en su ciudad natal y se puso el chal bordado de Rebecca en lugar del velo mientras caminaba hacia el altar con ella.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nunca faltes al respeto a tus padres. Hacen todo lo posible por ti. Jennifer finalmente reconoció cuánto había hecho su madre por ella y se disculpó.

Todos los trabajos deben recibir el mismo trato. Jennifer se dio cuenta de que se había equivocado al burlarse de Rebecca porque era dependienta de una tienda de comestibles.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mamá del novio echa a padres mal vestidos de la novia de la boda: casi no los reconoce después - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad