logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre pasa el día echado en el sofá y sermonea a esposa por desorden en la casa hasta que hijo mudo interfiere - Historia del día

Vanessa Guzmán
10 may 2022
00:10
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un marido perezoso se pasa todo el día tumbado en el sofá de la sala y reprende a su mujer por el desorden que hay en su casa. Entonces, un día, mientras vuelve a despotricar contra su esposa y su hijo de 14 años interviene. Ese día marca el comienzo de una serie de cambios en el hogar.

Publicidad

Después de que el oficial de policía Zacarías Ovalless sufriera una lesión en la pierna, se vio obligado a tomar una licencia por enfermedad. Su esposa, Lydia, tuvo que convertirse en el sostén de la familia.

Trabajaba muchas horas como enfermera, a menudo en turnos de noche y hasta 18 horas al día. Zacarías nunca se molestaba en ayudarla. En cambio, se quejaba de dolor en la rodilla y pasaba todo el día descansando en el sofá.

Hombre leyendo una revista acostado en un sofá. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero Zacarías no siempre fue así. Inicialmente, solía ayudar a Lydia con las tareas del hogar y preparar la cena cuando ella regresaba del trabajo. Sin embargo, recientemente, tuvo varias excusas de por qué no podía ayudar a su esposa en la casa, la más notable de las cuales fue que estaba "herido".

Lydia estaba cansada de una forma de vida tan estresante y se molestó cuando su marido ni siquiera hizo un esfuerzo por ayudarla. Como cualquier otra esposa, prefería callar porque no quería que su familia se desgarrara. Un día, no aguantó más y explotó: le gritó a Zacarías.

"¡Lydia! ¡Ven aquí ahora mismo!", exigió Zacarías desde la sala de estar mientras ella estaba ocupada ayudando a su hijo Andrés con su proyecto escolar.

Publicidad

Ese día, Lydia había regresado temprano del trabajo para ayudar a Andrés y, en lugar de preparar la cena y lavar los platos sucios, decidió resolver primero el proyecto de Adam. Zacarías y sus amigos estaban ocupados viendo un partido de fútbol y bebiendo cerveza.

"No puedo ir ahora, Zacarías. ¡Estoy ayudando a Andrés! ¡Si es algo importante, envíame un mensaje de texto!", respondió ella.

Zacarías no respondió nada y a Lydia le pareció extraño, ya que por lo general seguía gritándole. Ella razonó que no era algo importante y decidió preguntarle a Zacarías más tarde. Pero poco después, irrumpió en la habitación de Andrés y comenzó a gritar a todo pulmón.

Publicidad

"¿Te mando un mensaje de texto? ¿Crees que soy tu sirviente? ¿Has visto lo desordenada que está la cocina? ¿Quién la va a limpiar?", reclamó el policía retirado.

"¿Perdóneme?", Lydia replicó. "¿No ves que estoy ocupado con algo? Y, por cierto, tú y tus amigos armaron fueron los que dejaron el desastre. Reconócelo y deja de gritarme. Además, supongo que tus amigos ya se fueron, Zacarías. Entonces, ¿qué tal si me ayudas una vez para variar?”.

Pareja discutiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Lee también: Esposo pasa el día en el sofá ignorando súplicas de ayuda de esposa hasta que ambulancia se la lleva - Historia del día

"¡Guau!", Zacarías la miró fijamente. "¿De dónde sacaste las agallas para gritarme, Lydia? ¿Alguien en el trabajo te está incitando contra mí? ¿Vas a tu trabajo a quejarte de lo horrible que soy como esposo?".

"¡PARA, ZACARÍAS!". Lydia se puso de pie de un salto. "¡No olvides que nuestro hijo nos está mirando! Dime una cosa, ¿cuál es tu problema? Trabajo 18 horas al día, luego vuelvo a casa y cuido de la casa”.

“¡Nada es suficiente para ti! Si hago un pastel de carne, quieres pasta. ¡Si cocino la pasta, pedirás el pastel de carne! ¡Estoy ayudando a nuestro hijo! Tiene un proyecto escolar. Al menos cállate por su bien. ¡Estás haciendo que el medio ambiente sea tóxico para todos nosotros!”.

Publicidad

"Deja de hacerme parecer el malo en esta situación, Lydia. ¡No puedes hacer nada bien! Haces las cosas a medias, por lo que..." Antes de que Zacarías pudiera terminar la oración, Andrés se levantó de la cama y salió furioso de la habitación.

Zacarías comenzó a burlarse de Lydia nuevamente, ridiculizándola por ser una esposa terrible. De repente, Andrés regresó a la habitación y llevó a sus padres a la sala de estar, haciendo un gesto de que quería mostrarles algo.

Perplejos, Lydia y Zacarías caminaron hacia la sala de estar, donde Andrés les indicó que se sentaran y encendieran la televisión.

Una presentación de diapositivas de imágenes y videos apareció en la pantalla del televisor, con la introducción: "Mi sueño: ser como mi madre. El superhéroe de mi vida y el modelo a seguir".

Publicidad

Resultó que se suponía que Andrés haría una presentación sobre su modelo a seguir para una próxima competencia, y eligió a Lydia como tema.

La presentación mostraba tomas aleatorias de Lydia trabajando en la casa, regresando tarde del trabajo y dirigiéndose directamente a la cocina. Luego hubo un segmento en el que Andrés ajustó la cámara y entrevistó a Lydia en lenguaje de señas.

"¿Por qué siempre trabajas tan duro, mamá?", fue su primera pregunta. "¿Por qué no le pides a papá o a mí que te ayudemos?".

Personas observando una grabación. | Foto: Unsplash

Publicidad

Lydia le sonrió a Andrés y respondió en lenguaje de señas, que se tradujo en subtítulos como: "Nunca es difícil hacer trabajo extra para las personas que amas. A menudo estás ocupado con tus estudios, así que está bien. Y papá está herido, así que está bien si él no quiere ayudarme".

Luego, las siguientes preguntas se basaron en las dificultades que enfrentó mientras trabajaba, administraba la casa y cuidaba a un "niño difícil" como él, ya que es mudo.

Lydia respondió al instante que amaba tanto a su familia que haría cualquier cosa por ellos. Luego corrigió a Andrés, afirmando que no era un niño difícil, sino uno especialmente capacitado y que lo amaba como toda madre ama a su hijo.

Publicidad

Zacarías se quedó sin habla en este punto, y Lydia no pudo contener las lágrimas. Cuando terminó la presentación, aparecieron en la pantalla fotografías de Lydia y Andrés, junto con la declaración:

"Gracias por ser una mamá tan hermosa para que pueda ser feliz. Te amo". Zacarías notó que no era parte de toda la presentación. No hay fotos de él con su hijo. Sin elogios para él. Ninguna cosa.

Abrumado por la culpa, Zacarías se levantó y salió de la habitación. Se sentía terrible y quería disculparse con Lydia, pero estaba demasiado avergonzado. Así que, tomándose las cosas con calma, unos días después, programó una cita en un spa para Lydia y le pidió que se tomara un día libre.

Publicidad

Lydia se rio y dijo: "Está bien, Zacarías. Gracias por esto, pero estoy ocupada. No tengo tiempo para ir a un spa". Pero él insistió y finalmente accedió.

Lydia salió tarde del spa y tenía miedo de que cuando llegara a casa, Zacarías estaría enojado y le gritaría. Pero cuando llegó, vio que toda la sala estaba a oscuras, con velas encendidas que iban desde la puerta hasta la mesa de la sala y pétalos de rosa que cubrían todo el camino.

Tan pronto como encendió las luces, una voz atronadora resonó en la habitación, "¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS, LYDIA!!".

Hombre pensativo. | Foto: Pexels

Publicidad

Lydia notó a sus amigos, padres y a Zacarías en la sala de estar y un pastel en la mesa. ¡Estaba tan preocupada con el trabajo que se olvidó de su cumpleaños! Luego se dio cuenta de que el plan de su marido era enviarla al spa para poder arreglarlo todo.

Zacarías se acercó a ella con un ramo de sus flores favoritas y se sentó sobre sus rodillas. "A mi querida esposa, espero que te haya gustado la sorpresa. Te deseo un muy feliz cumpleaños, cariño", dijo. Luego sacó una caja de su bolsillo que contenía un hermoso colgante de diamantes.

"¿Puedo?", preguntó, y ella asintió.

Luego, Lydia abrió sus regalos después de cortar el pastel. No había sido tan feliz en mucho tiempo. Antes de irse a la cama esa noche, Zacarías la ayudó a limpiar la sala de estar y lavar los platos, y le prometió que nunca volvería a ser duro con ella.

Publicidad

"Nunca te gritaré, Lydia. ¡Me disculpo por haber sido tan desagradable contigo todo este tiempo!" dijo, tomando su mano entre las suyas. "Además, ya no necesitas trabajar. Le pregunté a mi jefe y dijo que puedo volver a trabajar a partir de mañana".

Lydia abrazó a Zacarías, con los ojos llorosos, contenta de que hubiera cambiado para mejor. "Gracias, cariño. Estoy tan feliz de que hayas reconocido tu error y lo hayas arreglado. Ese es el mejor regalo de cumpleaños que podría haber recibido. Te amo".

"Yo también te amo, cariño", dijo Zacarías mientras la rodeaba con sus brazos. Luego, cuando estaban a punto de salir de la cocina, notaron a Andrés parado allí.

Publicidad

"¿Qué pasó, cariño? ¿Necesitabas algo?", le preguntó Lydia.

Lee también: Marido se burla de esposa que todo el tiempo le da dinero a su madre pobre hasta que ella lo enfrenta - Historia del día

Pero él negó con la cabeza y señaló en lenguaje de señas que estaba orgulloso de su papá.

Pareja enamorada. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Estar siempre ahí para aquellos que te aman y se preocupan por ti: Zacarías se dio cuenta de lo mucho que Lydia intentaba equilibrar todo porque lo amaba a él y a Andrés. Entendió que estaba equivocado al ridiculizarla.

Sé un ejemplo para tus hijos: Zacarías descubrió que estaba arruinando su imagen ante los ojos de Andrés al ser un padre y esposo terrible. Por fortuna, pudo enmendarlo.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad