logo
Shutterstock
Shutterstock

Esposo pasa el día en el sofá ignorando súplicas de ayuda de esposa hasta que ambulancia se la lleva - Historia del día

Un hombre desempleado con una esposa exitosa pasa todo su tiempo holgazaneando y se niega a hacer las tareas del hogar a menos que le paguen, hasta el día en que ella cae gravemente enferma.

Publicidad

Richard Freites estaba enojado con el mundo. Había sido un exitoso agente de viajes, pero con el inicio de la pandemia de COVID, su negocio quebró.

Ahora se queda en su sofá todo el día jugando videojuegos, bebiendo cerveza y comiendo papas fritas. Afortunadamente para él, su esposa Sharon, desarrolladora de software, tenía más trabajo que nunca.

Hombre recostado en un sofá utilizando una tableta. | Foto: Shutterstock

Hombre recostado en un sofá utilizando una tableta. | Foto: Shutterstock

Fue gracias a ella que no perdieron su casa y pudieron vivir cómodamente. Desafortunadamente para Sharon, estaba sobrecargada de trabajo y no contaba con la colaboración de Richard.

En una ocasión ella le pidió ayuda a su esposo y él le devolvió una mirada en blanco. “¿Ayuda? ¿Qué?”, preguntó el hombre. “¡No sé nada sobre software!”.

Publicidad

“¡No me refiero a ayudar con el software, Richard!”, exclamó la mujer. “¡Quiero decir ayuda con las tareas de la casa! Podrías sacar la basura, aspirar, quitar el polvo...”.

Richard respiró profundo. “Entonces, ahora que estoy desempleado, ¿me conviertes en la señora de la limpieza? ¡En ese caso, tienes que pagarme!”.

“¿Pagarte?”, dijo Sharon. “¿Por las cosas que yo hago por ti de forma gratuita?”.

“Sí”, dijo Richard con arrogancia. “Creo que quince dólares la hora es justo”. Sharon miró a su esposo con lágrimas en los ojos, sacudió la cabeza y regresó a la pequeña oficina de su casa.

Richard se recostó en el sofá y se rascó la barriga. ¡No trabajaría gratis! Su madre le había advertido cuando se casó con Sharon que ella era de esas mujeres que querrían controlar a su hombre, convertirlo en su esclavo.

Mujer agobiada con las manos en su cabeza trabajando en una computadora portátil. | Foto: Unsplash

Mujer agobiada con las manos en su cabeza trabajando en una computadora portátil. | Foto: Unsplash

Publicidad

Él no era esclavo de nadie. Si su esposa quería que él hiciera tareas domésticas, ¡sería mejor que le pagara! Por supuesto, a Richard nunca se le ocurrió que su esposa se estaba matando trabajando para mantenerlo, ¡y darle una mano amiga no era más que su deber!

¡No! Richard sentía que el mundo había sido injusto con él, y que Sharon lo cuidara estaba equilibrando la balanza de la justicia. Entonces, un día, su mejor amigo anunció que se iba a casar (otra vez) y la despedida de soltero era en Cancún.

Esa noche, cuando Sharon llegó a casa, Richard se levantó del sofá para saludarla. “Sharon”, dijo el hombre. “David se va a casar y los muchachos se van a Cancún para la despedida la próxima semana. Voy a necesitar dos mil dólares para el viaje”.

Sharon le dirigió a su esposo una mirada larga y triste, luego negó con la cabeza. “Lo siento, Richard, eso no es posible. Como te negaste a ayudarme, contraté un servicio de limpieza y necesito el dinero extra”.

El hombre comenzó a gritarle a su esposa, acusándola de ser tacaña y desagradecida, y de sacar dinero de la boca de su familia para llenar los bolsillos de extraños. Fue una buena diatriba, pero a pesar de todo, Sharon se mantuvo firme y solo lo miraba.

Publicidad

“¿Terminaste?”, preguntó en voz baja. “En ese caso, me voy a la cama. Prepara tu propia cena”.

Mujer limpiando una alfombra con una aspiradora. | Foto: Unsplash

Mujer limpiando una alfombra con una aspiradora. | Foto: Unsplash

Richard se recostó en su sofá y se enfureció. Sharon se estaba volviendo demasiado engreída, tal como su mamá le había advertido, ¡pero él la arreglaría! Iba a ir a Cancún y ella no podía detenerlo.

Fue entonces cuando los ojos del hombre se posaron en la posesión más preciada de Sharon: un hermoso jarrón Art Deco Lalique en un cristal transparente que gradualmente se escarchaba a un verde mar pálido, como una ola congelada.

El hombre investigó un poco en línea donde descubrió que el jarrón valía unos tres mil dólares, más que suficiente para el viaje que quería hacer.

Publicidad

Al día siguiente, cuando Sharon llegó a casa, Richard estaba tirado en su sofá, levantó la vista y la saludó con una sonrisa maliciosa y desagradable. “¡Hola bebé!”, dijo él. “¿Cómo estuvo tu día?”.

“Fue genial, mi cielo”, dijo la mujer. “¿Cómo estuvo tu día?”.

La sonrisa de Richard se amplió a una mueca de regodeo. “¡Rentable!”, contestó.

Sharon le devolvió la sonrisa y luego frunció el ceño. “¡Algo está diferente!”, exclamó ella. “¿Qué ha cambiado?”. Entonces sus ojos se posaron en el pedestal que había sostenido el hermoso jarrón de su abuela y palideció.

Hombre con una sonrisa maliciosa y desagradable. | Foto: Unsplash

Hombre con una sonrisa maliciosa y desagradable. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡El jarrón!”, inhaló. “¿Qué pasó? ¿Lo rompiste?”.

“No”, dijo Richard con frialdad. “Como no me diste el dinero, lo vendí para poder ir a Cancún con mis amigos”.

Sharon tomo aire y su mano se posó sobre su hombro izquierdo y comenzó a frotarlo. Caminó pesadamente hasta la silla más cercana y se sentó. “Cómo pudiste”, susurró. “Sabes que es todo lo que tenía de mi abuela ¿Cómo pudiste?”.

Richard se concentró en el juego en la televisión y subió el volumen. Escuchó a Sharon murmurar y quejarse, pero no estaba interesado en su parloteo. Un hombre es un rey en su propio castillo, y todo lo que hay en él es suyo, ¿verdad?

Luego, por encima de la voz emocionada del comentarista deportivo, escuchó el sonido de un golpe. Volteó y vio a Sharon tirada en el suelo. “¡Ya basta, Sharon!”, gritó. “¡No necesito tu drama! ¡Levántate y tráeme una cerveza!”.

Pero Sharon no se movió, así que en el medio tiempo, Richard fue a la cocina y tomó una cerveza. Sharon todavía estaba en el suelo y su respiración era inusual. Richard la empujó con la mano, pero ella no reaccionó.

El hombre se recostó en el sofá y bebió esa cerveza por un rato, luego marcó el 911 y llamó a una ambulancia, y esperó a que llegara la ayuda. Cuando los paramédicos llamaron a la puerta, Richard estaba tomando su segunda cerveza.

Publicidad
Contenedor de vidrio con rosas blancas sobre un plato de mármol. | Foto: Pexels

Contenedor de vidrio con rosas blancas sobre un plato de mármol. | Foto: Pexels

Se levantó y abrió la puerta, todavía sosteniendo su cerveza, y dejó entrar a los dos muchachos. Inmediatamente corrieron hacia Sharon y uno de ellos le tomó el pulso y gritó: “¡Tiene un paro cardíaco!”.

Para horror de Richard, parecía que Sharon no estaba fingiendo, estaba realmente enferma. Los paramédicos le dieron resucitación cardiopulmonar e incluso utilizaron un desfibrilador. Luego la subieron a la ambulancia y la llevaron rápidamente al hospital.

El hombre estaba devastado. Se había acostado allí a beber su cerveza y a mirar reposiciones de fútbol mientras su esposa luchaba por respirar. Sharon, que trabajaba tan duro para que su vida transcurriera sin problemas, lo abrazaba cuando tenía pesadillas.

Publicidad

Esta era la mujer que lo había apoyado cuando perdió su trabajo y en cambio, él se había convertido en un hombre amargado, cruel y mezquino. Los ojos de Richard se llenaron de lágrimas. “¡No te merezco!”, susurró él.

A la mañana siguiente, tan pronto como los médicos lo permitieron, el hombre entró en la unidad de cuidados intensivos para ver a Sharon. Luego colocó con cuidado el deslumbrante jarrón de cristal de su abuela en una mesa cerca de la cama de su esposa.

Richard se sentó a su lado y le tomó la mano. Cuando ella abrió los ojos, él dijo: “Lo siento mucho, Sharon, por favor, perdóname. Recuperé tu jarrón y no voy a ir a Cancún”.

Paramédicos subiendo a un paciente en una ambulancia. | Foto: Unsplash

Paramédicos subiendo a un paciente en una ambulancia. | Foto: Unsplash

“No puedo soportar la idea de vivir sin ti. Supongo que fue necesario casi perderte para saber cuánto te amo”.

Publicidad

Tomó mucho tiempo, pero Richard recuperó la confianza de su esposa y se convirtió en un hombre mejor y más feliz.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las personas que hacen lo mejor por ti merecen lo mejor de ti. La esposa de Richard estaba trabajando duro para mantener a la familia y él debería haber estado más que dispuesto a ayudarla.

A veces se necesita casi una tragedia para enseñarnos el valor de lo que tenemos. Richard se portaba muy mal con Sharon. La veía como la persona que lo privaba de lo que él quería. Pero luego se dio cuenta de que ella podría haber muerto y eso le hizo darse cuenta de cuánto la amaba.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Nadie excepto una profesora se preocupa por niño huérfano, llora cuando la llama "mami" en el juzgado - Historia del día

15 de octubre de 2023

Hombre aleja a su hija a la que nunca conoció, más tarde llora al conocer su última voluntad - Historia del día

25 de julio de 2023

Esposo deja a su esposa en silla de ruedas, luego la ve caminar en el parque con otro hombre - Historia del día

31 de octubre de 2023

Mujer descubre a esposo quitándose anillo de boda cuando sale de casa, lo sigue una vez - Historia del día

29 de septiembre de 2023

Hombre lleva a mujer a casa, su marido y hermanos acuden a él pocos días después - Historia del día

31 de octubre de 2023

Niño de 6 años finge su desaparición para reconciliar a su padre biológico y a su padrastro - Historia del día

13 de julio de 2023

"No culpes a los demás de tus fracasos", le grita hijo a su papá despedido, luego le dice "estoy orgulloso de ti" - Historia del día

03 de noviembre de 2023

Una mujer se esconde en el balcón, ve a su esposo entrar en el dormitorio con la profesora de su hijo - Historia del día

02 de agosto de 2023

"Yo la conozco": papá palidece tras conocer a la prometida de su hijo - Historia del día

16 de agosto de 2023

Gerente de restaurante insulta a visitante latino sin saber que viene a comprar el local - Historia del día

07 de noviembre de 2023

"¡Hay algo dentro!", grita niño tras sentarse en el viejo sofá que le dejó su abuela - Historia del día

09 de agosto de 2023

Maestra visita a niño que no iba a la escuela y se entera de que cuida solo de su hermana pequeña - Historia del día

04 de noviembre de 2023

Director se burla de profesora discapacitada sin saber que está siendo filmado - Historia del día

12 de julio de 2023

Papá castiga a su hijo por escaparse de noche, descubre que estaba trabajando para pagar la operación de un compañero - Historia del día

23 de octubre de 2023

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited