logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre espera en el aeropuerto a hijo que no ha visto en años: no lo encuentra entre los pasajeros - Historia del día

Georgimar Coronil
10 may 2022
13:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Marlene envió a su hijo de siete años, Jesús, a visitar a su padre, Paco, en Madrid. Paco esperó a su hijo con la expectativa de toda la diversión que tendrían, pero su vuelo supuestamente había llegado, y su hijo no estaba en ninguna parte. Fue entonces cuando los padres empezaron a preocuparse.

Publicidad

Marlene y su hijo, Jesús, se encontraban en el aeropuerto. Era la primera vez que el chico viajaba como menor no acompañado, pero, por suerte, el asistente de la aerolínea la hizo sentir segura.

"Todo va a ir bien, señora Cárdenas. Muchos menores viajan solos", afirmó. "Tendrá un acompañante, y este vuelo es el mejor porque no hay conexiones. Todo será perfecto".

Marlene asintió, con la cara llena de emoción. Era difícil dejarle marchar, sobre todo porque hacía años que no veía a su padre. Después de su amargo divorcio, Paco se trasladó a Madrid y estaba ocupado la mayor parte del tiempo.

Sin embargo, su empresa le acababa de dar dos semanas de vacaciones, e invitó a Jesús a pasar tiempo con él, por lo que Marlene no podía decir que no. Su hijo estaba emocionado.

Publicidad

Pero ahora, casi se estaba arrepintiendo. "Jesús, vas a ir con esta señora y subirás al avión. No te escapes de tu escolta, y llegarás pronto a tu padre. Cuando aterrices llámame inmediatamente. Y luego, vuelve a llamarme cuando te encuentres con tu papá ¿Entendido?", dijo ella.

"¡Sí, mamá!", respondió él, sonriendo.

Lee también: Pasajeros de primera clase se burlan de una señora, y al final el piloto le dedica unas palabras - Historia del día

"Te quiero!", continuó ella y vio cómo Jesús tomaba la mano del asistente y entraba en la puerta.

Pensó en irse, pero se sentó en una cafetería del aeropuerto. Iba a esperar a que el avión despegara. Pero una vez que vio que el vuelo había despegado, decidió quedarse y esperar la llamada de Jesús por si pasaba algo. Al fin y al cabo, el viaje duraba menos de dos horas. El tiempo pasaría rápidamente.

Publicidad

***

Mientras tanto, Paco esperaba a Jesús. Estaba feliz. Su trabajo lo mantenía demasiado ocupado. Este viaje iba a ser increíble.

Llegó una hora antes del vuelo de Jesús y se dirigió a la zona de llegadas para esperarle. Finalmente, el vuelo aterrizó y Paco se acercó a la puerta de embarque para que su hijo pudiera verlo inmediatamente. "Debería haber cuadrado una seña con él", murmuró al ver a otras personas que esperaban a sus seres queridos. Se quedó en la parte delantera en todo momento.

Pasajeros. | Foto: Pixabay

Publicidad

Sin embargo, salieron muchos pasajeros y Jesús no. Según el servicio de menores no acompañados, Marlene dijo que él tendría la máxima prioridad. Así que alguien debería haberlo sacado ya. No quiso llamarla todavía para no preocuparla. Tal vez, Jesús tenía que ir al baño, lo que podría explicar el retraso. Esperaría un rato.

Pero en un momento dado, ningún otro pasajero salió. Hacía una hora que el avión había aterrizado. No debería tardar tanto. Se acercó a alguien de la aerolínea y empezó a hacer preguntas.

"Lo siento, señor. No había nadie con el nombre de Jesús Cárdenas en ese vuelo. Tampoco tenemos constancia de que se haya contratado a un menor no acompañado en él", le dijo la auxiliar, escandalizando a Paco.

Publicidad

"Eso es imposible. Por favor, compruébelo de nuevo", exigió, tratando de mantener la calma.

Lee también: Hombre se burla de niño que lee en voz alta en el avión: le pide perdón al final del vuelo - Historia del día

La asistente tecleó en su ordenador y el teléfono de Paco sonó. Era Marlene. Con suerte, ella sabía lo que estaba pasando. "¿Hola?".

"Hola, Paco. ¿Por qué no me llamaste cuando llegó Jesús? Le dije que me llamara cuando el avión aterrizara y cuando te reunieras con él", preguntó la dama.

"Marlene, escucha. Siento decirte esto, pero Jesús no ha llegado. Una asistente dijo que no estaba en el vuelo. No entiendo qué está pasando", expresó.

Publicidad

"¡No! ¡Es una locura! ¡NO! Dile a la auxiliar que vuelva a verificarlo!", empezó a gritar. "Yo también voy a hablar con alguien. Todavía estoy en el aeropuerto".

Hombre hablando por teléfono. | Foto: Pexels

Publicidad

"Ok. Escucha, cálmate. Todo saldrá bien. Debe haber una confusión o algo así", dijo él, tratando de calmar a su exmujer porque sabía que era propensa a la histeria.

"¡No me calmo! Es nuestro hijo, Paco. Hablamos luego", gritó y colgó.

"Señor, como le dije, no había ningún Jesús Cárdenas en el vuelo. No hay nada que pueda hacer. ¿Está seguro de que es la aerolínea?", preguntó el asistente.

"¡Sí! Mi hijo estaba en ese vuelo. Mi exesposa acaba de confirmarlo. Por favor, ayúdeme, señorita. Solo tiene siete años. ¿Puede llamar a alguien? ¿Debo llamar a la policía?" Paco empezó a hacer preguntas rápidamente.

Publicidad

***

"Jesús, ¿dónde estás? ¿Por qué no me has llamado antes? ¿Qué está pasando?", preguntó Marlene desesperada por el teléfono.

Lee también: Pobre hombre no puede ver a su madre tras perder boleto de avión: un niño amable le devuelve la esperanza - Historia del día

"Mamá, llevamos horas intentando encontrar a papá y no está en ningún sitio. ¿Hablaste con él?", dijo el pequeño.

"Tu padre está justo en la zona de llegada. Está tan preocupado como yo. Por favor, dale el teléfono a tu acompañante", pidió Marlene y exigió una explicación a la mujer, que solo reiteró lo que Jesús había dicho antes. No había ningún Paco Cárdenas en ninguna parte del aeropuerto.

Publicidad

Mujer con un teléfono. | Foto: Pexels

Les dijo que esperaran hasta que volviera a llamar y marcó el número de su ex. "Paco, Jesús me ha llamado y me ha dicho que te han estado buscando durante mucho tiempo. ¿Qué está pasando?", dijo.

Publicidad

"No hay manera, Marlene. Es imposible. La gente de aquí dice que no estaba en el vuelo". Afirmó Paco.

"¿Cómo es posible?", dijo. Pero algo se le ocurrió en ese momento. "Dame un segundo".

Fue a sus correos electrónicos donde había enviado a Paco los detalles del vuelo. Sin embargo, los había escrito en lugar de enviar una captura de pantalla, y de repente se dio cuenta de su gran error. "Paco, ¿Dónde estás?".

"¿Qué quieres decir? Estoy en el aeropuerto internacional. ¿Por qué?", preguntó confundido por sus palabras.

"¡Jesús llegó al otro aeropuerto!", dijo Marlene, y Paco echó a correr.

Publicidad

"Marlene, ¿por qué no me lo dijiste en el correo electrónico?", la regañó. "¡Estaré allí en 30 minutos!".

Mientras Paco se ponía en camino, Marlene llamó a Jesús y le explicó a su acompañante lo que había sucedido. Ella también se sintió aliviada y esperaron a que llegara Paco.

Menos de una hora después, Jesús la llamó. "¡Estoy con papá, mamá! ¡Gracias por ayudarme! Te enviaré fotos pronto".

Padre e hijo. | Foto: Pixabay

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Hay que enviar todos los detalles de un vuelo y comprobarlo varias veces: Estos pobres padres se preocuparon mucho porque no se habían comunicado lo suficientemente bien. Por suerte, no pasó nada y resolvieron el asunto.

Siempre es mejor volar con tus hijos: Aunque el servicio de menores no acompañados es perfecto para padres ocupados y otras situaciones, Marlene debería haber viajado con su hijo si iba a preocuparse tanto. Se habría evitado preocuparse tanto.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad