logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer demanda a su marido para recibir compensación: su hija apoya a su padrastro, no a ella - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer decidió demandar a su segundo esposo diciendo una mentira para recibir su patrimonio, pero las cosas no salieron como quería cuando su hija testificó a favor de su padrastro.

Publicidad

Isabel tuvo dos hijas, Sandra, de 20, y Linda, de 16, con su primer esposo, Tomás. Cuando se conocieron, el hombre tenía grandes esperanzas y sueños para él y su familia.

Sin embargo, una vez hizo una mala inversión que le hizo perder la mayor parte de su dinero. Terminó bebiendo mucho y su situación financiera hizo que también tratara mal a su familia.

Hombre con rostro serio sentado a la orilla de su cama y su esposa detras de él. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Después de un tiempo, Isabel se cansó. Ella no quería vivir una vida en la pobreza, así que echó a su esposo y él nunca más apareció en sus vidas. Cuando sus hijas ya eran adolescentes, ella les dijo que lo mejor era elegir a un hombre rico.

“Cometí un error al casarme con su padre por amor. Deben casarse con hombres ricos para que las cuiden como princesas”.

Un día conoció a un hombre llamado Bernardo en una cafetería local. El hombre se acercó a ella y la encontró hermosa, pero lo que a ella le llamó la atención fue que él vestía pulcramente con traje y corbata mientras cargaba un maletín.

Lee más: Viuda descubre que secretaria de esposo falsificó testamento para heredar sus bienes - Historia del día

Publicidad

“Debe ser rico”, pensó para sí misma. Bernardo la cortejó y la llevó a todos los restaurantes elegantes de su área. Cuando él le pidió su mano en matrimonio, ella rápidamente dijo que sí. La mujer creía que él sería su boleto a una vida segura.

Bernardo acogió a las hijas de Isabel como propias. Trabajaba día y noche para satisfacer sus necesidades, pero su esposa siempre quería más. No quería que solo se ocuparan de sus necesidades, también quería experimentar lujos.

Mientras tanto, sus hijas disfrutaban de su adolescencia gracias a Bernardo. Las colmaba de regalos y accedía a sus peticiones. Como las amaba como propias, llevaba a Sandra y a Linda a la escuela, las recogía y las llevaba a donde necesitaran ir.

Publicidad

Joven maquillándose frente a un espejo. | Foto: Pexels

También asistía a todos los juegos, recitales y conferencias de padres y maestros que tenían las chicas. Sandra no disfrutaba estar con su padrastro porque él siempre quería pasar tiempo viendo películas y comiendo juntos.

Publicidad

Ella lo encontraba pegajoso y no disfrutaba la idea de que él pensara que eran una familia. “Quiero ir de compras, no ver una película”, decía ella, rechazando sus invitaciones una y otra vez.

Mientras tanto, Linda siempre lo acompañaba. Ella veía lo duro que él trabajaba por su familia y lo apreciaba. Después de todo, no tenía que hacerlo: era su padrastro y se suponía que era responsabilidad de Isabel mantenerlas.

Cada vez que Linda sentía que Sandra e Isabel le estaban haciendo pasar un mal rato a Bernardo, lo acompañaba hablándole sobre cómo le había ido en su día. Le preguntaba sobre deportes y, a veces, incluso lo invitaba a comer en su restaurante local favorito.

Publicidad

Mientras ella y su padrastro mantenían una estrecha relación entre ellos, Isabel ya estaba conspirando para deshacerse de él. Sentía envidia de sus amigas que recibían lujosos regalos y viajes sorpresa alrededor del mundo de sus maridos, y quería lo mismo para ella.

Todo lo que necesitaba era un incidente para probar que Bernardo no era tan bueno como la gente pensaba que era. Estaba pensando en incriminarlo, de esa manera podría salirse con la suya sin que él pudiera defenderse.

Hombre sentado frente a una mesa mientras discute con otra persona. | Foto: Pexels

Publicidad

Un día, esa oportunidad finalmente llegó. Sandra le preguntó a su mamá si podía ir a una fiesta y ella llegó a casa a las 2 de la mañana, extremadamente borracha.

Mientras subía las escaleras, de repente se resbaló y rodó hacia abajo, lo que le provocó heridas leves y moretones en el proceso. En lugar de ayudar a su hija de inmediato, Isabel vio esto como una oportunidad para deshacerse de su esposo de una vez por todas.

Él estaba parado en la punta de la escalera a punto de ayudar a Sandra cuando Isabel gritó: “¡Bernardo! ¿Cómo te atreves a lastimar a mi hija? ¡Voy a llamar a la policía!”.

Lee también: Marido acusa a su propia esposa de robar - Historia del día

Publicidad

La mujer llamó a la policía y mientras el hombre intentaba explicar que no tenía nada que ver con lo sucedido, fue arrestado. Un par de días después, se llevó a cabo un juicio.

Si se demostraba la culpabilidad de Bernardo, Isabel recibiría una gran compensación de su patrimonio. Él también tendría que pasar tiempo en la cárcel.

Antes del juicio, la mujer se aseguró de que Sandra y Linda tuvieran sus testimonios en orden. Le pidió a cada una que mintieran y apoyaran su afirmación de que Bernardo había empujado a Sandra por las escaleras.

Isabel también le pidió a su amiga Camila que mintiera en la corte. “Diles que tiene tendencias abusivas y que lo que le pasó a Sandra fue solo el evento más reciente de su abuso”, le dijo.

Publicidad

Una mujer furiosa gritando. | Foto: Pexels

Cuando finalmente estuvieron en la corte, todo parecía ir según lo planeado por la mujer. Ella fue la primera en dar su testimonio. “Me desperté alrededor de las 2 de la mañana después de escuchar un fuerte ‘golpe’”.

Publicidad

“Cuando salí de la habitación, Bernardo estaba parado en la parte superior de la escalera y Sandra estaba casi inconsciente en la parte inferior. Él acababa de empujarla”, dijo Isabel, mintiendo.

Sandra también hizo una exhibición de lágrimas en la corte, alegando que había llegado a casa pasada de tragos y que a Bernardo no le había gustado eso.

“Empezó a maldecirme, y cuando le dije que se detuviera, se enojó. Empezó a golpearme, y cuando terminó, me empujó por las escaleras”.

Camila se hizo eco de lo que dijeron Sandra e Isabel. Afirmó que Bernardo tenía tendencias abusivas y siempre estaba enojado en casa.

Publicidad

Cuando fue el turno de hablar de Linda, su madre le dijo que también mintiera sobre su padrastro. Pero la joven sorprendió a su familia con su testimonio.

“Estuve en casa todo el tiempo que esto sucedió. Estaba despierta, en la sala de estar”, comenzó. “De repente, escuché a mi hermana subir las escaleras en estado de ebriedad”.

“Bernardo estaba a punto de ayudarla, pero ella le dijo que se alejara de ella. ‘No soy tu hija, deja de tratar de cuidarme’, fue lo que mi dijo mi hermana”, reveló Linda.

Un abogado sentado frente a su escritorio con unos documentos bajo sus manos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Todos en la sala del tribunal quedaron atónitos. Su madre y su hermana la estaban mirando, advirtiéndole que acomodara su historia. Sin embargo, ella no les tenía miedo y no quería a Bernardo en la cárcel.

“Bernardo es mi padre”, comenzó Linda. “Puede que no sea mi padre biológico, pero desde que tengo memoria, ha trabajado día y noche para mantener a nuestra familia”.

“Él se preocupa por nosotras más de lo que se preocupa por sí mismo, así que no sé por qué mi madre y mi hermana están tratando de acusarlo de algo que no hizo”, dijo a la corte.

Al final, el tribunal encontró a Bernardo no culpable. También le ordenaron a Isabel que le pagara $20.000 por daños y perjuicios por dar falso testimonio y conspirar en su contra.

Publicidad

Como Linda ya no se sentía segura con su madre y Sandra, a Bernardo se le permitió ser su cuidador hasta que cumplió 21 años.

Vivían juntos y pasaban mucho tiempo haciendo cosas agradables como viajar por el mundo, ver películas y comer en deliciosos restaurantes.

Mientras tanto, Isabel y Sandra tuvieron que encontrar trabajo para mantenerse. Nunca se casó de nuevo y su hija dependió económicamente de ella durante años a pesar de ser mayor de edad.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La verdad te hará libre. Linda se negó a dar una declaración falsa contra Bernardo porque no merecía sufrir por algo que no había hecho. Después de todo, él había trabajado duro por su familia durante años.

Publicidad

El karma te alcanzará de una forma u otra. La codicia de Isabel y Sandra finalmente hizo que tuvieran que trabajar para sobrevivir. Mientras tanto, Linda y Bernardo disfrutaron de sus vidas juntos mientras viajaban por el mundo y gozaban de los lujos de la vida.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Millonario soltero que perdió toda esperanza de ser padre adopta a 5 niños en un día - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad