logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Marido le grita a su esposa porque no se cuida: luego ve una ambulancia llevándosela - Historia del día

Vanessa Guzmán
17 may 2022
01:45
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Después de treinta años de matrimonio, Tomás y Emily habían perdido la chispa que los unía. Raramente se comunicaban entre sí y él a menudo se quejaba de que su esposa se descuidaba a sí misma. Un día, una ambulancia se la llevó y la verdad lo sacudió.

Publicidad

Tomás y Emily habían estado casados ​​durante tres décadas. Se conocieron en la universidad, donde estuvieron enamorados el uno del otro desde el primer día.

Emily era la presidenta del consejo estudiantil, siempre la chica más popular de la sala. Mientras tanto, Tomás era un músico que podía hacer que todas las chicas se desmayaran.

A pesar de toda la atención que sus compañeros y amigos les pusieron, solo tenían ojos el uno para el otro. Eran la pareja más famosa del campus y los favoritos de todos.

Cuando se graduaron, comenzaron a trabajar en compañías separadas mientras vivían juntos. Emily era una exitosa gerente de marketing, mientras que Tomás trabajaba en una empresa de TI y actuaba en conciertos de música por la noche.

Publicidad

Eventualmente, decidieron casarse cuando tuvieron suficiente dinero para formar una familia. Tuvieron una hermosa niña llamada Linda, que ahora tiene 25 años, vive en Nueva York y trabaja en una de las 100 mejores empresas.

Solían ser una pareja feliz, y las hermosas fotos que cuelgan en la pared de su casa les recuerdan eso todos los días. Hacían emocionantes viajes con su hija, llevándola a parques de diversiones, zoológicos y bellos lugares pintorescos de vacaciones a lo largo de los años.

Sin embargo, a medida que Linda creció, estos viajes comenzaron a disminuir. Se mudó a otro país, donde decidió seguir su propia carrera. Sus padres se quedaron en su ciudad de origen en Latinoamérica y su hija poco los visitaba.

Publicidad

Con su única hija lejos y con el tiempo pasando, Tomás y Emily comenzaron a convertirse en personas hogareñas. Emily se retiró del trabajo, persiguiendo su pasión por la jardinería para pasar el tiempo.

Mientras tanto, Tomás abandonó el mundo de la informática y decidió instalar un pequeño negocio de reparación de computadoras en su garaje para mantener el flujo de dinero para sus gastos diarios.

Padre cargando a su hija pequeña. | Foto: Pexels

Publicidad

Con sus pasiones en diferentes campos y sin una hija que los mantuviera conectados, Tomás y Emily apenas se comunicaban. Pasaban el día en habitaciones separadas, gritándose cada vez que necesitaban algo.

Lee también: Esposa nunca recibió regalos de su marido: recibe el primero después de su muerte - Historia del día

Tomás no prestó atención a su esposa, dejándola hacer las tareas del hogar mientras él se ocupaba de sus propios asuntos. Él esperaba que ella lo sirviera, ya que eso es lo que él creía que las esposas debían hacer por sus maridos.

"Emily, ¿dónde está mi camisa azul favorita?", preguntó Tomás, gritándole un día.

Publicidad

"La lavé. Pero si no la encuentras ponte la verde", respondió Emily desde la otra habitación.

"¿Qué? ¡Odio mi camisa verde!", se quejó con ella.

"Entonces elige algo del armario, tienes tanta ropa. ¿A dónde vas de todos modos?", ella gritó de vuelta.

"Voy a salir a tomar unos tragos con mis amigos. ¡No me esperes levantada!".

Cuando Tomás terminó con el trabajo, fue a encontrarse con un par de amigos en un bar. Pasaron toda la noche allí mientras Emily estaba en casa. Mientras veía la televisión, lloraba. Anhelaba una relación saludable y feliz con su esposo.

Publicidad

No podía entender cómo Tomás podía salir a tomar algo todas las semanas cuando no habían tenido una cita en años. Apenas se hablaban, e incluso durante sus comidas en casa, apenas interactuaban.

Mujer regando una planta. | Foto: Pexels

Publicidad

Su rutina siguió siendo la misma durante años. Tomás pasaba todo el día en el garaje mientras Emily se ocupaba de todas las tareas domésticas, como cocinar, limpiar y regar las plantas.

El jardín era el mayor tesoro y el dulce escape de Emily. Disfrutaba cuidando sus plantas y flores, asegurándose de que florecieran maravillosamente.

Durante la cena de ese día, Emily decidió que estaba cansada de vivir una vida tan monótona y trató de hacer un movimiento. Ella le insinuó a Tomás que no habían tenido una cita en mucho tiempo, ni él le había dado un regalo.

"Creo que no he recibido flores tuyas en dos décadas, Tomás. Ya no hay romance en nuestra relación", le dijo.

Publicidad

Tomás se burló. "Somos demasiado viejos para buscar el romance en nuestras vidas. ¿Qué somos, adolescentes? ¡Mírate! No estás tan bella y fresca como solías ser. Tu belleza se ha desvanecido y no te cuidas".

Emily podía sentir sus ojos llenándose de lágrimas. "¿Así que eso es lo que piensas de mí? ¿Estoy fea?".

"Bueno, si te esforzaras en arreglar tu apariencia, entonces tal vez me sentiría emocionado de invitarte a una cita", respondió antes de terminar su cena y dirigirse directamente a la sala de estar para ver la televisión.

Emily lavó los platos llorando. Miró su reflejo en la ventana frente a ella y no vio nada más que a una anciana. “Tal vez tenga razón”, pensó para sí misma.

Publicidad

Se sentía insegura de sí misma y estaba empezando a creer las palabras de su esposo porque no había escuchado un cumplido de él en décadas. Emily se sentía desagradada con ella misma y pensó que ya no era la chica hermosa y popular que alguna vez fue.

Mesa de comedor. | Foto: Pexels

Publicidad

En lugar de anhelar una cita con su esposo, decidió que concentraría su energía en incluirlo en sus planes diarios para que pudieran pasar más tiempo juntos. Al día siguiente, le pidió a Tomás que la ayudara con el jardín de flores.

Tomás odiaba las tareas del hogar, y cuando descubrió que ella necesitaba ayuda con el jardín, se puso furioso. Nunca entendió por qué Emily seguía ocupándose del jardín, pensando que era un pasatiempo tan inútil.

"Sabes cuánto odio ese jardín. Es una pérdida de dinero. No voy a perder el tiempo trabajando en él", gritó.

"Pero necesito tu ayuda, Tomás. No me siento bien y realmente necesito regar estas plantas", respondió Emily débilmente, caminando hacia el garaje, donde estaba su esposo.

Publicidad

"¡Entonces trabaja menos!", gritó. "Nadie te pidió que atendieras ese jardín de todos modos".

Emily suspiró y volvió a entrar en la casa. Quería discutir con su esposo y decirle que ella hace mucho más todos los días que solo cuidar su jardín, pero lo dejó pasar.

En cambio, fue a la habitación para acostarse en su cama y mirar televisión. Después de un tiempo, comenzó a sentirse aún más enferma y se durmió. Un par de horas más tarde, Tomás escuchó el sonido de una ambulancia afuera, interrumpiendo su música a todo volumen.

"¿Qué es ese sonido?", gruñó. Estaba irritado por el ruido y decidió comprobarlo. Abrió la puerta del garaje y se sorprendió al ver a su esposa en una camilla, siendo llevada por una ambulancia.

Publicidad

"¡Esperen!". Trató de decir, pero era demasiado tarde. La ambulancia ya había arrancado.

Mujer llorando. | Foto: Pexels

Tomás rápidamente siguió a la ambulancia en su auto. Cuando llegó al hospital, encontró a su esposa dentro de la sala de emergencias. Fue a preguntarle al médico qué había pasado. "¿Qué le pasa? ¿Por qué la trajeron al hospital?", preguntó.

Publicidad

"Está tan cansada que comprometió su sistema inmunológico. Tendrá que quedarse aquí un par de semanas para que podamos observarla y hacerle algunas pruebas", explicó el médico.

Cuando Tomás vio a su esposa, preguntó por qué estaba tan cansada. "Te dije que el jardín no era más que una molestia".

Emily negó con la cabeza, las lágrimas llenaron sus ojos de nuevo. “Si tan solo se diera cuenta de todas las otras cosas que hago todos los días. Ese jardín es lo único que me mantiene con vida”, pensó para sí misma.

A pesar del comentario de Tomás, todo lo que Emily le pidió fue que regara las flores en casa mientras ella no estaba. Tomás estuvo de acuerdo, pero cuando llegó a casa, se olvidó de ellas y se marchitaron.

Publicidad

La siguiente vez que Tomás fue a ver a su esposa, ella se sintió herida porque él apenas iba a visitarla. Sin embargo, decidió ignorar sus pensamientos y en su lugar preguntó cómo estaban las flores. "¿Cómo está mi jardín?".

Emergencia de un hospital. | Foto: Pexels

Publicidad

Tomás estaba nervioso, pero decidió admitir que se había olvidado de las plantas. "Lo siento, había estado tan ocupado con el trabajo que me olvidé de regarlas. Se marchitaron", reveló.

En ese momento, el monitor de pulso registró un aumento en el ritmo cardíaco de Emily. Los médicos le pidieron que no se estresara, ya que empeoraría su condición. Eventualmente lo hizo.

Tomás comenzó a darse cuenta de lo mal marido que había sido para Emily. Ella no había pedido nada en sus treinta años de matrimonio y, sin embargo, cuando lo hizo, él ni siquiera pudo dárselo.

Para asegurarse de que Emily se recuperara rápidamente, Tomás decidió actuar. "No te preocupes, Emily. Tendrás un hermoso jardín esperándote cuando llegues a casa. Así que adelante, descansa para que puedas volver a casa rápidamente", dijo.

Publicidad

Al día siguiente, Tomás compró y plantó flores nuevas para el jardín de Emily. Lo arregló maravillosamente y se aseguró de cuidarlo él mismo hasta que Emily regresara.

Tomás la recogió en su auto cuando se recuperó y se sintió abrumada por la sorpresa de su esposo. Su patio delantero estaba lleno de flores de colores, y ella estaba radiante de felicidad.

Flores secas. | Foto: Pexels

Publicidad

En ese momento, Tomás vio cuán hermosa era realmente su esposa. Tenía un brillo juvenil y le recordaba la primera vez que se conocieron en la universidad años atrás.

Finalmente, Tomás se dio cuenta de que no hacía falta mucho para hacer feliz a Emily y, sin embargo, la descuidó durante tanto tiempo.

Prometió convertirse en un mejor esposo y poner su matrimonio primero sobre todo lo demás en su vida. Después de todo, ella le había dedicado tanto que era justo que él hiciera lo mismo.

Tomás se dirigió al centro comercial para comprarle a Emily un vestido nuevo esa tarde. La invitó a una cita a un restaurante de alta cocina en el centro y reavivó la llama de amor que se había apagado.

Publicidad

Lee también: Esposa piensa que su marido ya se fue y habla sincera con amiga: él oye toda la conversación

Tomás no podía creer lo que veía cuando vio lo genuinamente feliz que estaba Emily. Para él, ella era tan hermosa como cuando se casaron hace treinta años. Y, su sonrisa era tan contagiosa que podía hacer que toda la habitación se detuviera y la miraran.

Hombre haciendo jardinería. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las mujeres son como las flores. Si las cuidas, florecen. Si las descuidas, se desvanecen: Tomás no le dio importancia a su esposa, y eso le pasó factura. No se sentía amada, pero también la hacía sentir mal consigo misma, pensando que no era hermosa.

Cuando comenzó a hacer un esfuerzo para cambiar eso, Emily comenzó a florecer y siempre fue la mujer más hermosa de la habitación.

Una relación no siempre es un lecho de rosas: Cuando eliges casarte con alguien, prometes amar y apoyar a esa persona en las buenas y en las malas. Cuando termine la etapa de luna de miel de su relación, depende de ambos continuar trabajando en la relación para mantenerla feliz y saludable.

Publicidad

Comparte esta historia con tus seres queridos. Podría inspirarlos y alegrarles el día.

Este relato está inspirado en la historia de nuestro lector y escrito por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son sólo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad