logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

En el Día de la Madre, mujer pobre que lucha por alimentar a sus hijos recibe $200.000 del desconocido Javier Rojas - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer pobre que lucha para alimentar a sus hijos se sorprende cuando recibe una carta de un desconocido ofreciéndole una gran cantidad de dinero.

Publicidad

Carla Márquez tuvo que convertirse en el sostén de su familia después de que su esposo, Enrique, muriera de un ataque al corazón mientras estaba embarazada de sus mellizos, Roberto y Samuel.

Antes de los gemelos, ella y Enrique tuvieron otros dos hijos, Pedro y Cristian, que tenían cuatro y seis años cuando su esposo murió.

Los esposos vivían en un pequeño pueblo en el campo y tenían una pequeña finca en la que trabajaban para alimentar a sus hijos. Después de la muerte de Enrique, había una mano menos para laborar, pero más bocas que alimentar.

Desafortunadamente, el trabajo de Carla sola era insuficiente para mantener a su familia. De hecho, tenía tan poco dinero que a veces ni siquiera podía comprar suficientes alimentos.

Publicidad

Un día, ella estaba de compras con sus hijos en un supermercado del pueblo cuando Pedro se le acercó con una caja de chocolates.

Lee más: Viudo pobre que lucha por alimentar a sus trillizos adoptados recibe una carta de Santa - Historia del día

“¡Mami, mami!”, gritó. “¿Podemos comprar esto? Quiero dos cajas. ¡Roberto y Samuel pueden compartir una, y Cristian y yo nos quedamos con otra!”.

Carla frunció el ceño mientras tomaba la caja y miraba el precio. “Cariño”, dijo ella. “Tus hermanitos son muy pequeños para comer esto. Además, estos chocolates son caros y mami no puede pagarlos”.

Publicidad

“A mí también me encantan estos chocolates. Son mis favoritos... Pero, te los compraré la próxima vez”, dijo con tono triste mientras devolvía la caja al estante.

Pero Pedro insistió en que no se iría hasta que tuviera los chocolates. “¡No, mami!”, dijo y empezó a llorar. “¡Quiero los chocolates! Los quiero”.

Un niño sentado sobre una caja en un supermercado. | Foto: Pexels

Publicidad

“Cariño, por favor”, suplicó Carla, con los ojos llorosos, avergonzada por las miradas a su alrededor. “Lo siento mucho. Por ahora, mami solo puede comprar pan y huevos”.

Cristian, que estaba ayudando a su madre con el cochecito de Samuel y Roberto, le explicó a Pedro que le conseguiría los chocolates y que no molestara a Carla.

“Te los conseguiré, Pedro. Te lo prometo. Mami no va a comprar estos porque si los conseguimos más tarde, podemos obtener otra caja gratis. ¡Entonces tendremos más chocolates!”.

No deberíamos molestar a mami de esta manera, ¿de acuerdo?”, le dijo a su hermanito con calma y el niño dejó de llorar.

Publicidad

Cristian tenía solo seis años, pero era mucho más maduro y comprensivo para su edad. Sabía lo difícil que era para su madre mantenerlos, por lo que la ayudaba en todo lo que podía. Ayudaba en la casa y a veces incluso con el trabajo de la finca.

En casa ese día, Cristian estaba preocupado porque su madre se había sentido avergonzada en la tienda por no poder pagar los chocolates.

Así que ideó un plan para ayudarla y le preguntó a Pedro si quería unirse. El pequeño adoraba a Cristian y siempre obedecía a su hermano mayor, por lo que accedió de inmediato.

A la noche siguiente, en lugar de salir a jugar, decidieron ir de casa en casa, haciendo cosas sencillas como ayudar a la gente a cargar cajas, lustrar sus zapatos o comprarle víveres a cambio de unos pocos dólares.

Publicidad

Un niño jugando dentro de dos cajas de cartón. | Foto: Pexels

Una noche, pasaban por el cementerio del vecindario cuando vieron un auto de lujo estacionado afuera. Un hombre mayor salió del auto y caminó hacia el cementerio.

Publicidad

“Pedro”, susurró Cristian a su hermano pequeño. “Estoy seguro de que ese hombre es muy rico. Vamos a preguntarle si podemos lustrar sus zapatos. ¡Podemos obtener más dinero para ayudar a mamá!”.

“Está bien”, dijo Pedro y siguió a su hermano mayor.

Cuando llegaron al cementerio, notaron que el hombre estaba arrodillado sobre una lápida y rezando. Cuando el señor terminó y se levantó para irse, Cristian y su hermanito corrieron hacia él.

“Disculpe, señor”, dijo Christian. “¿Podemos limpiar sus zapatos? Solo le cobraremos $5 por ello”.

El hombre se dio la vuelta y miró a los niños, sorprendido. “¿Limpiar mis zapatos? ¿Pero por qué?”.

Publicidad

“Lo hacemos por todos en nuestro vecindario. ¡Somos los mejores limpiadores de zapatos que jamás encontrará!”, dijo Cristian con confianza, y el hombre mayor se rio. “Ya veo... Entonces, ¿cómo te llamas, mejor limpiador de zapatos?”.

“Soy Cristian, y este es mi hermano Pedro. ¡Siempre trabajamos juntos!”.

Dos niños con una maleta en un parque. | Foto: Pexels

Publicidad

“Hola, Cristian y Pedro”, dijo el hombre mayor con una sonrisa. “¿Te das cuenta de que los niños de tu edad no deberían estar afuera a esta hora, especialmente solos en un cementerio? ¿Saben tus padres que están aquí solos?”.

“Papá no puede regañarnos por eso”, dijo Pedro de repente. “Está con un ángel y mamá siempre está ocupada. Somos pobres y ella necesita trabajar mucho”.

“Shh, Pedro”, dijo Cristian, con un dedo sobre sus labios. “Lo siento, señor. Mi hermanito habla mucho. Solo queremos ayudar a nuestra madre y estamos trabajando para ahorrar dinero para poder sorprenderla en el Día de la Madre”.

Lee también: Madre pobre compra un viejo auto usado y halla una carta desoladora bajo el asiento - Historia del día

Publicidad

“Ella hace mucho por nosotros y queremos retribuirle. ¿Podemos pulir sus zapatos, por favor? Si $5 es demasiado para usted, podemos hacerlo por $4. ¡Eso y nada menos! ¡Esa es la última oferta!”.

El hombre se rio de la inocencia del niño. “¿Vas a la escuela, Cristian?”.

“No, ayudo a mi madre en la finca y en la casa. No tenemos suficiente dinero”.

“Está bien, entonces...”. El hombre sacó unos cuantos dólares de su billetera y se los entregó al chico. “Deben asistir a la escuela y tener una buena educación. Eso será útil para tu madre”.

Un hombre mayor usando unas gafas de sol. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Y sí, guarda este dinero y utilízalo para comprarle algo para el Día de la Madre. Mis zapatos están bien, no es necesario limpiarlos”.

“¡Pero eso es mucho dinero!”, dijo Cristian. “No podemos aceptarlo así...”.

“Por supuesto que pueden”, dijo. “Esa es una recompensa para ustedes. Ahora regresen a casa. Su madre debe estar preocupada”.

“¡Gracias! Es muy amable. ¡Espero que nos volvamos a encontrar!”. Cristian se despidió del señor. Luego él y su hermanito caminaron de regreso a casa.

Una semana después, en el Día de la Madre, Carla estaba ocupada preparando el desayuno cuando escuchó el timbre de la puerta. Caminó hasta la entrada principal y la abrió, pero no vio a nadie allí. Entonces vio un sobre en el piso.

Publicidad

Inicialmente pensó que la carta le había sido entregada por error porque no tenía ningún pariente vivo o amigo que le enviara algo. Después de casarse y mudarse al campo, perdió el contacto con todos sus amigos y nunca tuvo una familia porque era huérfana.

Cuando recogió el sobre para revisarlo, notó que tenía su dirección en la parte superior y que el nombre del remitente era un tal Javier Rojas. “¿Quién eres, Javier Rojas, y por qué me envías una carta?”, dijo mientras abría el sobre.

Quedó perpleja cuando encontró una carta y un cheque por $200.000 dentro. “¡Dios mío! ¿Por qué alguien me enviaría tanto dinero?”. Abrió la carta para leerla y, cuando terminó, estaba llorando.

Publicidad

Una mujer leyendo una carta. | Foto: Pexels

“Querida madre de Cristian y Pedro,

Llegué a esta ciudad hace una semana. Sucede que es la ciudad natal de mi difunta madre, y vine a presentarle mis respetos.

Publicidad

Conocí a sus muchachos cuando salía del cementerio y me pidieron que les dejara limpiar mis zapatos. Aparentemente, estaban tratando de ganar dinero para sorprenderte por el Día de la Madre. Espero que esta carta no haya llegado a ti antes de que los chicos te den su sorpresa.

Después de conocerlos, los seguí, y así obtuve tu dirección. Esta suma que te he enviado es todo el dinero que tenía mi madre en su cuenta.

Después de su muerte, no sabía qué hacer con eso. Por la gracia de Dios, conocí a tus hijos en la tumba de mi madre, y fue entonces cuando supe a dónde debería ir el dinero.

Tus niños son muy amables y humildes. Se merecen ir a una buena escuela y recibir una educación, y espero que algún día te enorgullezcan. Tienes la suerte de tener hijos muy hermosos. Que tengas un maravilloso Día de la Madre.

Publicidad

Un cordial saludo,

Javier Rojas”.

Carla acababa de terminar de leer la carta y estaba llorando cuando Pedro y Cristian se le acercaron.

“¡FELIZ DÍA DE LA MADRE, MAMÁ! ¡TE COMPRAMOS ALGO!”, dijeron al unísono, agarrando una caja de sus chocolates favoritos y un sobre. Sin embargo, se detuvieron cuando vieron a Carla llorando.

Una mujer sentada en una cama llorando con su rostro enterrado en una almohada. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Qué pasó, mami? ¿Por qué lloras?”, preguntó Pedro.

La mujer lloró aún más cuando notó que Cristian sostenía un sobre. “¿Qué es eso, cariño?”, preguntó, llorando.

“Es tu regalo, mami. Te compramos tus chocolates favoritos. También ganamos mucho dinero para ti. ¡Ganamos $110!”, dijo con orgullo, y la madre simplemente abrazó con fuerza a sus pequeños.

“Mis bebés... ¡Los amo! ¡Mami los ama! ¡Gracias por ser los mejores hijos! ¡Por sus buenas obras un ángel nos ayudó y ahora no tendremos que trabajar tan duro!”.

Sus hijos le devolvieron el abrazo, sonriendo. “¿Quién es el ángel, mami? ¿Te hizo llorar?”, preguntó Pedro inocentemente.

Publicidad

“Su nombre es Javier, cariño. ¡Nos envió dinero para ayudarnos! Dijo que los conoció en un cementerio. Pero él no me hizo llorar. ¡Mami está llorando porque está muy feliz de tener hijos maravillosos como ustedes!”, dijo Carla, y los dos chicos intercambiaron sonrisas, pues sabían quién era Javier.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Algunos regalos son enormes, mientras que otros son pequeños, pero los que se hacen con amor son los más valiosos. Los hijos de Carla pusieron todo su empeño en hacer que el Día de la Madre fuera especial para ella y se desvivieron por comprarle chocolates y una pequeña suma para complementar sus ingresos.

Publicidad

Intentemos hacer nuestra parte y hacer que el Día de la Madre sea un poco más especial para nuestras amorosas mamás. De la misma manera en que Pedro y Cristian pensaron mucho en ayudar a Carla, busquemos maneras de hacer que nuestras madres se sientan especiales.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mamá pobre compra mochila de niño en mercado de pulgas: monedero con amuleto cae de él - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad