logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijo lleva a su anciano padre soltero a su ciudad natal y accidentalmente conoce a su madre, a quien nunca antes había visto - Historia del día

Vanessa Guzmán
26 may 2022
00:35
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre lleva a su anciano padre soltero a su ciudad natal para una visita y los dos terminan volviendo a conectarse con su pasado y forjando un nuevo futuro.

Publicidad

Si alguna vez un hombre amó y respetó a su padre fue Juan Ritondo. Tenía 38 años y había sido criado por un padre soltero cuando esa figura era muy rara dentro de la sociedad.

Pablo García había sido un padre extraordinario y Juan lo adoraba. Incluso como un hombre adulto con su propia vida y familia, mantenía un vínculo cercano con él y los dos pasaban mucho tiempo juntos.

Padre e hijo. | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando Pablo tenía 65 años, le dijo a su hijo que quería volver a su ciudad natal y le pidió a Juan que lo acompañara. Iba a ser el viaje más significativo en la vida de ambos.

Pablo y Juan se dirigieron al este de Santa Cruz, al pequeño pueblo donde había nacido y crecido el hombre mayor. Mientras conducían hacia la ciudad, Pablo comenzó a señalar los puntos de referencia que recordaba de su juventud.

"Mira, ¿ves ese restaurante, hijo? ¡Solíamos ir allí después de la escuela!", dijo Pablo. "Y esa es mi escuela secundaria, y ahí es... donde solía vivir tu mamá...".

Juan casi se sale de la carretera. En toda su vida, su padre nunca había hablado de su madre, nunca. ¡Ahora él estaba señalando la casa de su infancia! "¿Era esa?", preguntó Juan. "Wow... ¿Y dónde vivías tú?"."Tres casas más abajo...", dijo Pablo. "¿Ves esa casa con el porche verde? ¡Esa es mi antigua casa!".

Publicidad

"¿Entonces tú y mamá se conocían cuando eran niños?", preguntó Juan.

"Sí", dijo Pablo soñadoramente. "Estaba enamorado de ella cuando estábamos en primer grado... Era simplemente la chica más bonita del mundo para mí..."

Lee también: Después de 50 años, el primer amor de una anciana aparece en su puerta - Historia del día

"¿Y luego?", preguntó Juan al darle una palmada en el hombro a su padre.

Auto circulando por carretera con curvas. | Foto: Unsplash

Publicidad

"Oh, estaba infinitamente enamorado de ella, pero ella..." Paul hizo una pausa y luego continuó con voz triste. "Ella no me veía así, ¿sabes? Ella pensaba en mí como el chico de al lado, su mejor amigo, no un hombre al que pudiera amar".

"¡Pero aquí estoy!". Juan lloró. "Así que tarde o temprano hubo un final feliz, ¿verdad?".

Pablo dijo en voz baja: "Detente, hijo", y después de que Juan lo hiciera, respondió. "Cuando ella tenía dieciocho años, tu madre quedó embarazada”.

“El chico desapareció tan pronto como ella se lo dijo, y después de que naciste... bueno, su padre era un oficial de alto rango y lo enviaron a una misión". Los padres de tu mamá la convencieron de que te dejara en el orfanato local y comenzara una nueva vida con ellos en Europa.

Publicidad

"Ella estuvo de acuerdo y te dejó. Pero yo no podía soportar la idea de que crecieras infeliz y sin amor, así que fui al orfanato y les dije que yo era tu padre. En esos días, no había pruebas de ADN, así que te entregaron en mis brazos”.

"¡Tú me criaste y ni siquiera era tuyo!", expresó Juan con la voz cortada.

"ERAS mío", gritó Pablo con fiereza. "Fuiste y sigues siendo MI hijo. Te amo, Juan, y créeme, ¡no podría amarte más si hubiera sido yo quien te hubiera engendrado!".

Juan estaba llorando, las lágrimas corrían por su rostro, al igual que Pablo. Los dos hombres se abrazaron torpemente. "Ahora, vamos a poner fin a todo este llanto y esas cosas. Gira a la derecha en la siguiente intersección. Ahí es donde está el hotel”, manifestó Pablo.

Publicidad

Casa grande y bonita. | Foto: Unsplash

Al día siguiente, los dos fueron al centro de la ciudad y caminaron. Pablo incluso llamó a la puerta de su vieja casa y le explicó a la mujer que abrió que él había crecido allí.

Publicidad

Los dos comenzaron a charlar y resultó que la mujer era la hija de uno de los compañeros de escuela de Pablo. Mientras tanto, Juan, que estaba de pie junto a la puerta, vio a una mujer saliendo de la casa que había sido de su madre.

La mujer estaba hablando por teléfono mientras arrastraba su maleta detrás de ella. Se paró en la acera y Juan la escuchó gritar desesperadamente: "¡Ordené el servicio de un taxi hace una semana! ¡Ahora voy a perder mi avión!".

Juan se acercó y dijo: "Mira, lo siento, pero te escuché. ¿Quieres que te lleve al aeropuerto? Te lo juro, no soy un loco".

La mujer se rio y Juan notó que a pesar de que tenía sesenta y tantos años, era realmente muy bonita, con un suave cabello plateado y brillantes ojos azules. "Eres muy amable", respondió ella. "¡Y estaría muy agradecida si lo hicieras!".

Publicidad

Juan entró corriendo a la antigua casa de su padre y le dijo a Pablo que llevaría a un vecino al aeropuerto y que regresaría enseguida, luego acompañó a la mujer hasta el auto. "Soy Astrid Tovar", se presentó con una sonrisa.

Él le contestó: “Juan Ritondo". Configuró el GPS para el aeropuerto y comenzó a conducir.

Mujer mayor. | Foto: Unsplash

Publicidad

Astrid frunció el ceño. "Conocí a un Pablo Ritondo cuando era niña", dijo. "¿Tienen alguna relación?"

"Sí", dijo Juan. "Él es mi papá".

"Tu padre es una persona maravillosa", dijo Astrid. "Pero estoy seguro de que lo sabes. Él era mi mejor amigo, pero perdimos el contacto cuando yo tenía dieciocho años…" Astrid giró su rostro hacia la ventana y Juan pudo ver que estaba llorando.

"¿Estás bien?", preguntó suavemente. "¿Quieres que me detenga?".

"No", susurró Astrid. "Es solo que esta es la primera vez que vuelvo a este pueblo desde que tenía dieciocho años, y tengo muchos remordimientos. Uno de ellos es que abandoné a mi bebé. Lo dejé en un orfanato y no lo vi crecer. Nunca me perdoné”.

Publicidad

"La otra es que me alejé de Pablo. Él estaba ahí para mí y me amaba. Yo no podía soportar mirarlo a los ojos. Estaba demasiado avergonzada para decirle que me estaba enamorando de él a pesar de que estaba embarazada del bebé de otro hombre..."

Juan detuvo el auto y dio marcha atrás. "Te llevaré de vuelta", dijo. "¡Me temo que vas a perder tu vuelo, mamá!".

"¿Qué... qué dijiste?", preguntó, mientras contenía la respiración.

"Pablo se negó a permitir que un hijo tuyo creciera en un orfanato", le dijo Juan. "Entonces, después de que te fuiste, él fue al orfanato y afirmó que era mi padre. Luego se convirtió en mi papá. Creo que ustedes dos necesitan hablar".

Publicidad

Niños secreteando. | Foto: Unsplash

Astrid estaba sollozando y mirando a Juan con asombro en sus ojos. "¿Él hizo eso? ¿Eres mi bebé? ¿Mi hijo?".

Publicidad

Cuando regresaron a la antigua casa de Pablo, él acababa de salir. Vio el coche de Juan y saludó. "¿Regresaste tan pronto?", preguntó, luego vislumbró a la mujer sentada en el asiento del copiloto.

"¿Astrid?", preguntó. "¿Eres tú?".

Astrid saltó del auto y corrió hacia Pablo. "¿Cuidaste de mi hijo?", preguntó. "¿Todavía me amabas a pesar de que tuve el bebé de otra persona?".

Pablo tomó las manos temblorosas de Astrid entre las suyas. "Siempre y para siempre", dijo con ternura y Juan se alejó de la vergonzosa visión de sus padres besándose como adolescentes apasionados.

Publicidad

Astrid, que nunca se había casado, decidió regresar a Santa Cruz y se mudó con Pablo. Seis meses después, se casaron y Juan tuvo un doble papel. Él entregó a la novia y fue el padrino del novio.

Lee también: Hombre seguro de que su mamá está muerta conoce a mujer sin hogar que le dice: "Tu madre te está buscando" - Historia del día

Tristemente, tres años después, a Pablo le diagnosticaron cáncer terminal, pero le dijo a Astrid: "Soy el hombre más feliz del mundo y me muero sin remordimientos. Y ahora, mi amor, te toca a ti cuidarte y cuidar a Juan”.

Pareja tomada de la mano. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No hay accidentes ni coincidencias: El destino nos lleva a donde necesitamos estar. ¿Cuáles eran las posibilidades de que Astrid y Pablo decidieran visitar su ciudad natal al mismo tiempo después de 38 años? Fue un milagro que algunas personas llaman 'coincidencia'.

Nunca es demasiado tarde para corregir los errores y emprender el camino correcto: Astrid pensó que nunca corregiría sus errores, pero finalmente encontró a su hijo y al hombre que amaba nuevamente.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad