Hombre seguro de que su mamá está muerta conoce a mujer sin hogar que le dice: "Tu madre te está buscando" - Historia del día

Georgimar Coronil
17 dic 2021
20:55
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Un joven cree que su madre murió en un accidente de tránsito y se sorprende cuando una mujer sin hogar le dice que ella está viva.

Publicidad

La madre de Kevin Jiménez murió cuando él tenía seis años en un horrible accidente que lo dejó a él en coma durante tres meses. Al menos, eso era lo que el padre de Kevin le había contado.

Pero la verdad era mucho más oscura y desagradable. Mayra llevaba años luchando contra el alcoholismo, un problema que se negaba a reconocer hasta que estrelló su coche contra un muro y casi mató a su hijo.

Madre e hijo. | Foto: Unsplash

Publicidad

El padre de Kevin, Cristian, estaba destrozado. Se arrodilló junto a la cama de su hijo inconsciente y lloró. "Es mi culpa", susurró. "¡Dejé que esto sucediera!" Ese día, Cristian decidió que Mayra no volvería a hacerle daño a su hijo.

Así que cuando el niño se despertó después de tres meses, confundido y aturdido, preguntando por su mamá, Cristian le tomó la mano y le dijo la mayor mentira de su vida. "Debes ser muy valiente, Kevin. Mamá se ha ido al cielo a estar con los ángeles...".

El chico lloró y Cristian se preguntó si estaba haciendo lo correcto. Si dejaba que Mayra volviera a la vida de Kevin, seguramente le haría daño y le decepcionaría una y otra vez, al igual que lo hizo con él.

Publicidad

Kevin lloraría a su madre, pero siempre la recordaría como la bonita y divertida mujer que había sido alguna vez. Nunca conocería a la borracha en la que se convirtió.

Y así, Kevin creció con el mito de que su madre había sido una mujer feliz y tranquila, y Cristian le contaba a menudo "historias de mamá" a la hora de dormir. Las historias no eran mentiras: eran sobre Mayra antes de que cambiara y la bebida se convirtiera en lo más importante de su vida.

Cristian fue un buen padre, y Kevin se convirtió en un gran hombre. Fue a la universidad y se graduó con honores. Lamentablemente, Cristian murió en un accidente poco después de que Kevin se graduara y quedó destrozado.

Publicidad

Choque de vehículo. | Foto: Unsplash

A Kevin le ofrecieron un trabajo en una prestigiosa empresa y pensó que tal vez un cambio le ayudaría a dar un giro a su vida. Lo que no sabía era que descubriría la verdad sobre su madre... y que le rompería el corazón.

Publicidad

Todo empezó porque a Kevin le gustaba dar largos paseos. Durante las salidas solía toparse con una indigente que subía y bajaba la empinada calle en la que vivía Kevin con un carrito de la compra.

El carro solía estar lleno y Kevin se asombraba de su fuerza. Un día la saludó. "Hola", le dijo. "¡Buenos días!" Para su sorpresa, la mujer se detuvo y se quedó mirando, con la boca abierta.

¿Kevin?", preguntó. "¿Te llamas así?".

Kevin se quedó atónito. "¡Sí!", dijo. "¿Cómo lo sabes?".

La mujer sonrió, mostrando unas brillantes encías rosadas y tres dientes rezagados. "¡Tu madre tiene tu foto en la pared! Está muy orgullosa de ti".

Publicidad

"Mi madre..." Kevin sintió que el mundo se balanceaba a su alrededor. "Mi madre está muerta, señora. Lleva 20 años muerta", dijo.

Mujer con carro de supermercado. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Tu madre te está buscando!", expresó la indigente. "¡Eres un desagradecido, y Mayra es una mujer tan buena!" Empezó a empujar de nuevo su carrito de la compra, calle arriba, pero Kevin corrió tras ella.

"¿Mayra?", jadeó. "¿Esta mujer se llama Mayra?".

 "¡Sí!", dijo la indigente con tono de enfado. "¡Dirige un refugio! Y te puedo decir que es una buena amiga para los que son como yo".

Kevin no podía creerlo. Se dirigió inmediatamente al refugio. Se estacionó al otro lado de la calle, se armó de valor y entró. El refugio estaba lleno de gente haciendo cola para desayunar, y sirviendo platos de avena había una mujer con el pelo rojo y una sonrisa radiante.

Publicidad

Aunque la madre que él recordaba era delgada y glamorosa, Kevin reconoció a Mayra inmediatamente, a pesar del paso de los años.

"¡Mamá!", gritó, y al oír su voz, Mayra levantó la vista. El plato se le cayó de las manos con un estruendo y se llevó las manos a los labios.

Ollas. | Foto: Pixabay

Publicidad

"¿Kevin?", preguntó con voz temblorosa, "¿eres tú?".

"¡Pensé que estabas muerta!", susurró. "Papá dijo..."

Mayra corrió y abrazó a su hijo por primera vez en veinte años. "Oh Kevin", susurró. "Lo siento mucho. Tu padre creía que era mejor que pensaras que estaba muerta y yo estaba de acuerdo con él".

"¿Cómo puedes suponer que estaré mejor creyendo que estás muerta?", gritó Kevin con rabia. "¡LLORÉ POR TI!".

"Kevin", dijo Mayra en voz baja. "Ese día estaba borracha, conducía ebria y tú estabas malherido. La mujer del coche de atrás casi muere. Fui a la cárcel”.

Publicidad

"Cristian y yo... Debes entender que fue necesario perder a mi familia para que me diera cuenta de que tenía un problema", explicó Mayra. "Y me llevó años ganar mi batalla por la sobriedad. Cristian tenía razón. Pero debes creer que nunca dejé de quererte, de pensar en ti".

Fotos. | Foto: Pexels

Publicidad

Mayra llevó a Kevin de vuelta a su pequeño despacho, donde una pared entera estaba cubierta de fotos de Kevin en diferentes momentos de su vida.

"Cristian me enviaba fotos cada mes y me contaba cómo estabas. Y yo prometí que no vendría a verte hasta que fueras mayor. Pero hace dos años las fotos y las cartas dejaron de llegar, y te perdí la pista".

"Papá falleció, mamá", dijo Kevin. "Fue un accidente de tránsito".

Mayra inclinó la cabeza y lloró. "Le quería tanto, y le he defraudado...". 

Publicidad

"¡Él también te quería, mamá!", dijo Kevin. "Todas las noches, a la hora de dormir, me contaba historias sobre ti, maravillosas y divertidas. Creo que hoy debe estar sonriendo en el cielo porque ninguno de los dos está ya solo".

Mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Las adicciones se apoderan de la vida de las personas y afectan la relación con sus seres queridos: Solo cuando Mayra admitió que tenía un problema pudo empezar a luchar contra su adicción.

Las madres y los padres hacen cualquier cosa para proteger a sus hijos, incluso de ellos mismos: Mayra aceptó las condiciones de Cristian para proteger a Kevin de tener que presenciar la degradación de su adicción.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad