logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hijo se molesta cuando anciana madre pide que le enseñe a usar el celular hasta que hermana le envía videos del pasado - Historia del día

Mayra Pérez
26 may 2022
20:45
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando una madre le pide a su hijo orientación para usar su nuevo teléfono inteligente, él se niega muy alterado. Poco después, su hermana le da una lección de vida que le hizo ver todo de una forma muy diferente.

Publicidad

“Por favor, Alan. Solo quiero poder comunicarme con todos”, le rogó su madre. Quería comprar un teléfono inteligente y necesitaba el consejo de su hijo sobre qué comprar exactamente. “Quiero estar en las redes sociales y reencontrarme con mis amigos”.

Sin embargo, Alan se negó rotundamente. No quería tener que explicarle cada día como usarlo, y ella probablemente le haría muchas preguntas.

Hombre leyendo un libro. | Foto: Pexels

Hombre leyendo un libro. | Foto: Pexels

Publicidad

Alan tenía 28 años y estaba obteniendo su maestría en la Universidad. El programa era tan desafiante que no tenía tiempo para trabajar. Por lo tanto, se había mudado con su madre para ahorrar en el alquiler.

“Mamá, si quieres hablar con Ruth, puedo programar una llamada de FaceTime. No necesitas esas cosas. Es demasiado complicado y no tengo tiempo para enseñarte”, le dijo a su madre, tratando de contener su frustración.

Ruth era su hermana mayor. Vivía muy lejos, por lo que él era la única persona que podía enseñarle a su madre a usar ese equipo y eso era muy abrumador en ese momento.

La mujer frunció el ceño, pero dejó de insistir. Sin embargo, llegó su cumpleaños y algunos miembros de la familia se reunieron en su casa. Cuando abrió el regalo de Ruth, descubrió un iPhone nuevo y un reloj Apple a juego.

Publicidad

Ella estaba encantada. Fue el punto culminante de su velada, pero Alan estaba enojado. Por un momento, pensó en reclamarle a su hermana, pero decidió contenerse. No quería arruinar la celebración.

Ruth logró enseñarle algunas cosas, como descargar aplicaciones y crear una cuenta de Facebook. Cuando ella se fue, Alan se quedó a cargo de todas las dudas que siguieran surgiendo.

Casi de inmediato, comenzó a ser bombardeado con preguntas de su madre. “¿Puedes ayudarme con mi foto de perfil? ¿Cómo descargo Instagram? Mi reloj no está sincronizado con mi teléfono, ¿cómo lo hago?”.

Una caja con un celular nuevo. | Foto: Pexels

Una caja con un celular nuevo. | Foto: Pexels

Publicidad

Al principio, él intentó ayudarla, pero la frustración comenzó a invadirlo muy pronto. “¡No puedo ayudarte, mamá! Tengo que estudiar. ¡Por eso te dije que no compraras esas cosas!”.

“¡Son demasiado complicadas para la gente de tu edad!”, dijo enfurecido cuando ella interrumpió sus estudios una vez más. “¡No me hagas más preguntas de ese teléfono!”, añadió y volvió a su computadora portátil.

Ella salió de su habitación sintiéndose rechazada y no volvió a pedirle ninguna orientación.

“¿Cómo va todo?”, le preguntó Ruth por teléfono, unos días después. La señora Sánchez se alegró de poder hablar con su hija.

Publicidad

“Todo está bien por aquí. Tu hermano está estudiando para sus exámenes en este momento”, le dijo su madre y terminó su oración con un suspiro.

“Lo bueno es que ahora tienes muchas distracciones con tu teléfono, y el reloj inteligente está diseñado para estar pendiente de algunos parámetros de tu salud. ¿Qué tal te funciona?”, preguntó su hija.

“Bueno, creo que bien. Pero tengo un montón de preguntas y no puedo preguntarle a Alan”, admitió.

“¿Por qué no?”, quiso saber Ruth.

Rostro serio de un joven. | Foto: Pexels

Rostro serio de un joven. | Foto: Pexels

Publicidad

“Porque me gritó muy molesto el otro día. Me había estado diciendo por un tiempo que no comprara estos tontos artilugios porque soy demasiado mayor para aprender a usarlos, y tal vez tenía razón”, admitió la mujer, con un tono de resignación en su voz.

Lee también: Anciana solitaria recibe regalos de desconocido cada día: el último fue una casa nueva - Historia del día

Ruth se molestó en silencio con su hermano, pero no le dijo nada. Le aseguró que cualquier persona de cualquier edad podría aprender a usar esos dispositivos con un poco de paciencia y trató de explicarle algunas otras cosas.

Un sonido distrajo a Alan de sus estudios. Ruth le había enviado un mensaje con un video adjunto. Pensó que podría tratarse de su sobrina y decidió abrirlo más tarde. Pero entró otro video, y otro, y otro.

Publicidad

Alan ya no pudo seguir ignorándolo por más tiempo, así que los abrió. El primero era un video casero digitalizado que mostraba a su madre enseñándole a caminar. En el siguiente estaba diciéndole cómo utilizar los cubiertos para comer. En otro, él tenía dificultades con las matemáticas y su madre le explicaba con mucha paciencia.

Los videos seguían llegando y Alan no tenía idea de cómo o cuándo su hermana había digitalizado sus películas caseras, pero entendió claramente su significado. Obviamente, su madre le había dicho algo sobre su actitud y ella le estaba dando una lección.

Mujer hablando por teléfono frente a su portátil. | Foto: Pexels

Mujer hablando por teléfono frente a su portátil. | Foto: Pexels

Publicidad

Llegó otro mensaje, y esta vez Ruth había escrito algo. “Ella fue paciente contigo durante muchos años. Deberías devolver ese gesto. No dejes que me decepcione de ti”.

Alan se frotó la frente. No podía creer cómo había tratado a su madre, quien había sido su persona favorita durante muchos años y la mejor maestra que podía haber tenido.

Finalmente, le respondió a su hermana. “Tienes razón. Lo siento”. Luego se levantó de su escritorio en su habitación y fue a la sala de estar, donde su madre estaba sentada en el sofá.

“Hola, cariño”, saludó su madre. “¿Tienes hambre?”.

Publicidad

“No, mamá. Conectemos tu teléfono a tu reloj inteligente y te ayudaré a aprender lo que quieras”, dijo, con una sonrisa amistosa.

“¿De verdad?”, preguntó con entusiasmo y alcanzó su teléfono. Se sentó con ella durante horas, respondiendo todas sus preguntas, y no se quejó ni una sola vez. Contrario a lo que esperaba, su madre aprendía rápido y muy pronto dejó de necesitar su orientación.

Pantalla de un teléfono inteligente. | Foto: Pexels

Pantalla de un teléfono inteligente. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

No cuesta nada ayudar a los padres cuando lo necesiten. Alan estaba enojado por las preguntas de su madre sobre las nuevas tecnologías, pero su hermana le recordó que alguna vez ella le había enseñado con mucho amor mientras crecía.

Ten paciencia con tus padres. La relación con los padres, a medida que se hacen más ancianos, puede ser un reto, pero con paciencia y cariño todo se puede. Y con seguridad, vale la pena.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Cada día, viuda ve a joven solitario limpiando la basura afuera de su casa - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Niño huérfano halla mochila malograda en casa abandonada y se entera de que es de su madre desaparecida - Historia del día

04 de mayo de 2022

Antes de bajar del avión, piloto nota que el último pasajero a bordo es idéntico a él - Historia del día

12 de abril de 2022

Mujer rica echa de la casa a su suegra pobre y después encuentra una nota en la mesa - Historia del día

08 de mayo de 2022

Mamá regaña a su hijo por faltar a clases: al otro día una señora se presenta en su casa para hablar de eso - Historia del día

01 de mayo de 2022