logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre que crio y cuidó a su nieto por 31 años se entera de que no es hijo de su difunto hijo - Historia del día

Mayra Pérez
29 may 2022
04:45
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La vida de un hombre cambió después de acoger a su nieto, tras la muerte de su hijo. Años después, se entera de que fue engañado, y que ese amable joven nunca tuvo lazos de sangre con él.

Publicidad

Javier Castillo tenía muchos remordimientos, y era un hombre amargado e infeliz. Su esposa había fallecido y, poco después, se había peleado con su único hijo, Pedro Miguel. No lo había visto en más de quince años.

Había tratado de comunicarse con él, pero nadie sabía dónde estaba. Parecía haberse desvanecido de la faz de la tierra. Entonces, una tarde, un niño llamó a su puerta y cambió su vida.

Adolescente con sueter con capucha. | Foto: Unsplash

Adolescente con sueter con capucha. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Hola”, dijo el chico cortésmente. “¿Eres Javier Castillo?”.

“Sí”, respondió Javier con aspereza. “¿Qué quieres?”.

“Mi padre me pidió que te trajera esto”, dijo el niño y levantó un colgante de oro.

Javier sintió que su corazón se aceleraba y arrebató el colgante de las manos del chico. ¡Conocía este colgante! ¡Su esposa se lo había regalado a Pedro Miguel en su decimoctavo cumpleaños! “¿De dónde has sacado esto?”, exigió saber Javier.

“Me lo dio mi padre”, repitió el niño, y sus ojos se llenaron de lágrimas. “Dijo que me cuidarías”.

Publicidad

“Tu padre…”. Javier miró fijamente al chico. “¿Quién es tu padre?”.

“Mi padre era Pedro Miguel Castillo”, dijo el niño y apretó los labios para no llorar. “Murió. Dijo... que te harías cargo de mí”.

Javier miró al chico delgado, con la barbilla levantada con valentía, luchando por contener las lágrimas, y su corazón se derritió. “Claro que lo haré”, dijo. “Entra, muchacho. Estás en casa”.

El niño, cuyo nombre era Teodoro, le dijo que su padre había resultado terriblemente herido en un accidente automovilístico, y antes de morir, le había dicho a su hijo que tenía un abuelo.

Publicidad
Colgante de oro. | Foto: Unsplash

Colgante de oro. | Foto: Unsplash

“Toma esto”, había dicho. “Acércate a él, dile que eres mi hijo... Dile que siempre lo amé…”.

Mientras Javier escuchaba la historia del chico, lloró por su hijo y por todos los años perdidos que habían pasado separados.

Publicidad

“¿Qué hay de tu madre?”, preguntó Javier.

Teo se encogió de hombros. “No recuerdo a mi madre”, dijo. “Se fue hace once años cuando yo tenía dos. Mi papá me crio. Y ahora me quedé solo”.

“No es así”, dijo Javier. “Me tienes a mí, y yo te tengo a ti, y vamos a estar bien”. Y así fue. Javier fue para Teo el padre que nunca había sido para Pedro Miguel. Como jubilado, tenía mucho tiempo, y lo pasaba con su nieto.

Los dos descubrieron que tenían una pasión en común, y era la pesca. “Yo siempre quise una casita junto al mar para poder bajar todas las tardes con mi caña de pescar, pero tu abuela quería vivir en el campo, y pescar en los ríos no es tan emocionante!”.

Publicidad

Los años pasaron muy rápido. Teo se convirtió en un joven brillante y trabajador y le fue bien en la universidad. Cuando terminó sus estudios, se unió a una empresa de ingeniería donde su creatividad y su ingenio lo llevaron a una rápida promoción. A los 44 años, era un hombre rico y exitoso.

Un día, llamó a Javier. “Abuelo”, dijo. “La próxima semana es tu cumpleaños y me gustaría invitarte a almorzar”.

Un anciano y un niño pescando. | Foto: Unsplash

Un anciano y un niño pescando. | Foto: Unsplash

Publicidad

Javier, que ya tenía ochenta y tres años, aunque era ágil y activo, aceptó de inmediato. Pero su nieto no lo llevó a almorzar. En su lugar, condujo por la carretera y se dirigió hacia el este.

“¿Adónde vamos?”, preguntó el anciano, desconcertado. “Hemos estado conduciendo durante una hora y no veo ningún restaurante”.

Teo sonrió. “¡No te preocupes, ya casi llegamos!”, dijo.

Lee también: Hombre rico compra casa en ruinas por precio absurdamente alto y se lleva solo una caja de allí - Historia del día

Media hora más tarde, atravesaron un pueblo pintoresco y, de repente, frente a ellos estaba el mar. Teodoro se detuvo frente a una pequeña cabaña a unos cien metros de la playa.

Publicidad

“¡Llegamos!”, dijo Teodoro. “¡Bienvenido a casa!”.

Javier estaba atónito. ¡La cabaña era acogedora y encantadora, y sobre la chimenea había un nuevo juego de cañas de pescar!

“Es tuya, abuelo”, dijo Teo con ternura. “Sé que siempre has querido tener un lugar junto al mar. ¡Ahora podemos venir y pescar en el océano cuando quieras!”.

Javier comenzó a llorar y Teo lo abrazó. “Tengo algo que decirte”, dijo en voz baja. “Espero que lo entiendas, y que puedas perdonarme…”.

Casa frente al mar. | Foto: Unsplash

Casa frente al mar. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Hijo”, dijo Javier. “¡Te quiero mucho, y nada va a cambiar eso!”.

Teodoro respiró hondo y miró a Javier a los ojos. “Te mentí. Pedro Miguel no era mi padre. Tenía un taller mecánico que reconstruía autos deportivos antiguos. Mi padre era mecánico y trabajaba para Pedro Miguel. Se hicieron mejores amigos”.

“Crecí en ese taller mecánico y Pedro Miguel era mi héroe. Lo que dije acerca de que mi madre era cierto. Un día, rompí el toque de queda y en castigo mi papá me dijo que no podía ir con él y Pedro Miguel a probar un coche nuevo”.

"Tuvieron un accidente y mi padre murió. Pedro Miguel resultó herido y no pudieron hacer nada por él. Él sabía que se estaba muriendo y me dio el colgante. Dijo que tú también estabas solo y que me necesitabas tanto como yo a ti. Dijo que eras un padre maravilloso y que serías un mejor abuelo”.

Publicidad

“Tu hijo me dijo que creerías que yo era su hijo, y lo hiciste. Me has dado todo, me has hecho el hombre que soy, y si tengo éxito, es gracias a ti”.

Javier tenía lágrimas corriendo por su rostro. “¡Bendito seas, Teo!”, dijo. “Tú y mi hijo me dieron el mejor regalo. ¿Sabes por qué supo que yo pensaría que eras mi nieto? Porque tienes su determinación, su coraje y su amabilidad. Tenerte en mi vida ha sido un privilegio”.

Teo abrazó a su abuelo. “Bueno”, dijo con picardía. “Ahora que sabes que no somos parientes de sangre, ¿vas a rechazar la cabaña?”.

“¿Qué?”, exclamó Javier. “¿Y perderte esta magnífica pesca? ¡No lo creo!”.

Publicidad
Un anciano rie feliz. | Foto: Unsplash

Un anciano rie feliz. | Foto: Unsplash

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Debemos estar agradecidos con nuestros padres y abuelos por todo lo que hacen por nosotros. Teodoro estaba agradecido con Javier por su amor y apoyo a lo largo de su vida.

Publicidad

La familia se trata de amor, no de biología. Javier amaba a Teodoro y se preocupaba por él, incluso después de saber que no era su nieto biológico.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Marido se burla de esposa que todo el tiempo le da dinero a su madre pobre hasta que ella lo enfrenta - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Reparando el techo de una viuda, hombres hallan escondite de su esposo y deciden no decir nada - Historia del día

15 de abril de 2022

Tras la muerte de su madre, el hijo echa a su padrastro de la casa y un automóvil de lujo se detiene frente al anciano - Historia del día

19 de febrero de 2022

Millonario saca a hijas del testamento y deja su herencia a trillizas sin hogar - Historia del día

27 de marzo de 2022

Tras muerte de esposo, mujer divide la herencia con su hijo menor y no le da nada al mayor - Historia del día

17 de marzo de 2022