logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Soldado lloroso llega tarde al vuelo: el personal se tensa cuando una voz dice: "¡No dejen que suba al avión!" - Historia del día

Vanessa Guzmán
02 jun 2022
03:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

El personal de un aeropuerto vio al Capitán del Ejército Tyler Parker sentado en el salón, se acercaron para informarle que su vuelo ya había llegado. Lo vieron mirando su teléfono llorando y luego escucharon a alguien gritar: "¡No dejen que suba al avión!". Inmediatamente llamaron a seguridad.

Publicidad

“Lo siento, Capitán, pero no creo que pueda permitirle tomar una licencia en medio de un conflicto serio", le dijo el Mayor Morrison al Capitán Tyler Parker. "Estás a cargo de esta base y no podemos encontrar un reemplazo tan pronto".

Tyler se dio cuenta de que el mayor Morrison hablaba en serio al respecto. Pero siguió molestándolo para que le concediera solo dos días libres para visitar a su esposa embarazada, Briana, cuyo parto estaba programado para esa semana.

Militar con las manos puestas en su frente en señal de lamento. | Foto: Pexels

Militar con las manos puestas en su frente en señal de lamento. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de ser rechazado constantemente, Tyler comenzó a arrepentirse de unirse al ejército... Creció con una pasión por las fuerzas armadas. Cuando era niño, a menudo se disfrazaba de militar para los concursos de disfraces, imitando a algunas de las figuras históricas honoríficas.

Como era de esperar, su hambre de unirse al campo estaba en su sangre ya que su padre, Jonathan Parker, era un militar retirado.

Era evidente por qué Tyler estaba impaciente por meterse en uno de esos camuflajes y servir a su nación. Su sueño se hizo realidad cuando su padre lo inscribió en la Academia Militar en su cumpleaños número 17.

Publicidad

"Sabes, papá... ¡este es mi mejor regalo de cumpleaños!", exclamó mientras Jonathan lo ayudaba a empacar sus maletas.

"¡Me alegro por ti, hijo!", dijo su papá con orgullo antes de darle un abrazo de despedida con los ojos llorosos en el aeropuerto.

Durante los siguientes años, Tyler solo soñó con una vida en el campo de guerra. Después de graduarse, entró en servicio y estaba en la cima de su carrera cuando conoció a Briana.

Tyler había ido con sus compañeros a una excursión, donde conoció a Briana, quien estaba de voluntaria en un orfanato. Su sencillez y espíritu de ayuda a los necesitados lo atrajeron, e instantáneamente supo que ella era la indicada.

Publicidad

Lee también: Niña le pide a Santa que regrese a su papá militar a casa: no sabe que él está cerca para sorprenderla

Aunque comenzaron como amigos, era visible para todos los que estaban a su alrededor que estaban profundamente enamorados.

Propuesta de matrimonio. | Foto: Unsplash

Propuesta de matrimonio. | Foto: Unsplash

Publicidad

Un día, Tyler decidió hacer la pregunta. Durante una salida, mientras Briana tomaba su último sorbo de vino, sintió un extraño objeto resonar en su copa. ¡Se sonrojó cuando vio que era un anillo de diamantes!

"¿Quieres casarte conmigo?", preguntó Tyler dramáticamente. Briana dijo con entusiasmo: "¡Sí!"

Se casaron solo con familiares cercanos y amigos en una boda sencilla. La vida fue buena después de eso, hasta que Tyler recibió una llamada para volver al servicio. Fue comisionado en una zona de guerra en un país diferente y tuvo que irse.

"Me tengo que ir, cariño… Sé que tomará más tiempo, pero prometo regresar tan pronto como esto termine", dijo Tyler mientras se despedía de su esposa. "Te amo y te extrañaré más que nada".

Publicidad

Esa fue la última vez que Briana sintió su aliento sobre su piel. Aunque estaba programado para regresar a casa en un mes, hubo retrasos constantes debido a los conflictos en curso en la zona de guerra en la que se le encargó. Afortunadamente, su teléfono celular los mantuvo conectados.

Un día, tomó su teléfono y vio hasta 30 llamadas perdidas de Briana. Empezó a entrar en pánico y esperaba que ella estuviera bien. Pero en el fondo, estaba preocupado porque nunca lo había llamado tantas veces.

"Cariño, ¿está todo bien? Estaba en el campo... la red aquí está bastante mal debido a la tormenta de arena", explicó Tyler. "Cariño, ¿qué pasa? ¿Por qué no dices nada?".

Publicidad

Después de un breve silencio, Briana reveló que estaba embarazada. "¡Hice la prueba y lo confirmé en el hospital hoy! ¡Vas a ser papá, cariño!", expresó Briana con mucha alegría.

Militar usando su celular. | Foto: Pexels

Militar usando su celular. | Foto: Pexels

Publicidad

Tyler no podía creer lo que escuchaba. Estaba inundado por emociones encontradas y quería tomar el vuelo inmediato a casa. Pero sabía que sería imposible irse en medio de una misión crítica, así que le prometió a su esposa que lo lograría antes del nacimiento del bebé, y lo esperaba con ansias.

"Te prometo que estaré contigo cuando llegue nuestro hijo... ¡TE LO PROMETO!". Aseguró y la besó varias veces por teléfono.

Pasaron varios meses en los que Tyler se preocupaba mucho por Briana y su bebé. Sabía que pronto nacería su hijo. Cuando finalmente llegó el mes previsto para el nacimiento, no le quedó más remedio que solicitar una licencia.

Publicidad

"Sabes que es crucial para mí... Le prometí que estaría allí cuando naciera nuestro hijo", suplicaba constantemente Tyler al oficial. "No quiero perderme el hermoso momento de ver a mi bebé por primera vez... por favor, mayor".

Al mayor Morrison no le gustaba la idea de dejarlo ir en medio de una misión crítica y se negaba constantemente. Pero como tenía dos hijos en su país de origen, podía relacionarse con el dolor de Tyler.

Entonces, cuando el día del parto estaba a punto de llegar, Tyler volvió a pedirle a Morrison que lo dejara ir y él decidió ayudarlo. Después de hablar con sus superiores, permitió se tomara solo tres días libres y reservó un vuelo de inmediato.

Publicidad

"¡Sí, cariño, ya voy! Te lo dije, ¿no? Soy un hombre de palabra...". Tyler le dijo a Briana, quien estaba encantada de saber que estaba llegando. "Lo entiendo... lo entiendo... por favor, no te preocupes, cariño, estaré allí en cinco horas".

Peluche, ropa de bebé y test positivo de embarazo. | Foto: Unsplash

Peluche, ropa de bebé y test positivo de embarazo. | Foto: Unsplash

Publicidad

Aunque Briana estaba emocionada, estaba preocupada por los retrasos de última hora y si llegaría a tiempo. Pero Tyler parecía confiado y le aseguró que estaría allí para presenciar la llegada de su hijo. No sabía que el destino tenía otros planes después de que un miembro del personal de vuelo en el aeropuerto se le acercara.

"Entiendo, señor. Pero no podemos hacer nada porque, según los informes, el clima es terrible, por lo que su vuelo directo se retrasó seis horas", informó el personal.

Tyler se sorprendió porque este vuelo era su única esperanza de llegar al hospital a tiempo. Faltaban 24 horas para el siguiente vuelo directo y Briana ya habría dado a luz para entonces.

Publicidad

"No puedo perder este vuelo porque mi esposa está a punto de tener a mi hijo... ¡Debo llegar!". Tyler se enfureció con el personal. "Hagan algo, ¿quieres?".

La empleada se excusó un rato y volvió con una noticia tranquilizadora. "Señor, puedo reservarle otro vuelo, pero no es uno directo. Tomará un vuelo de conexión a su destino final”.

Tyler suspiró algo aliviado y esperó con impaciencia el anuncio del vuelo, que debía llegar en 30 minutos. Después de media hora, abordó el primer vuelo de tránsito a otra ciudad. Desde allí, tuvo que tomar otro vuelo de conexión a casa.

Pero hubo otro problema. Su vuelo de conexión reportó un retraso imprevisto. En este punto, el parto de Briana ya estaba en proceso. Una enfermera la ayudó a llamar a Tyler para informarle que era poco probable que llegara a tiempo ya que su esposa debía dar a luz pronto.

Publicidad
Avión en el aire. | Foto: Unsplash

Avión en el aire. | Foto: Unsplash

"Cariño, no creo que puedas llegar", gritó Briana. "Llegarías aquí en cuatro horas más y yo ya estoy por parir".

Publicidad

Tyler no pudo contener las lágrimas. Observó un par de vuelos que aterrizaban en la pista de aterrizaje y deseó que uno de ellos fuera su vuelo de tránsito. Corrió a la recepción para comprobarlo, pero lo enviaron de vuelta a la sala con las mismas malas noticias sobre el inevitable retraso de su vuelo.

En ese momento, recibió una videollamada del número de Briana: "¡Hola, Sr. Parker!" saludó uno de los médicos que atienden a su esposa. "Briana nos contó sobre tu promesa... esperamos que esto, de alguna manera, te ayude a ser parte de este importante momento".

Tyler no podía creer lo que veía. Las lágrimas rodaron por sus mejillas mientras se sentaba, presionado contra la pared del aeropuerto. Miró la pantalla de su teléfono mientras su esposa comenzaba a gritar al otro lado.

Publicidad

"Yo... lo siento mucho, cariño... no pude cumplir mi promesa", lloró Tyler desconsoladamente.

Los transeúntes en el concurrido aeropuerto esa noche no pudieron evitar mirarlo y detenerse para averiguar qué estaba mal. Durante el siguiente par de horas, miró su teléfono. Mientras tanto, el vuelo de tránsito para el que estaba programado ya había llegado y estaba a punto de despegar...

El personal del aeropuerto notó que todavía estaba sentado en el salón y se apresuró a informarle sobre su vuelo de conexión. "Señor, perderá este vuelo si no lo aborda en los próximos cinco minutos... por favor, apresúrese por aquí".

Publicidad

Luego escucharon a alguien gritar en el teléfono de Tyler: "¡NO, NO DEJES QUE SUBA AL AVIÓN! ¡POR FAVOR, DETÉNTE! ¡NO LO HAGAS!".

Hombre llorando. | Foto: Pexels

Hombre llorando. | Foto: Pexels

Publicidad

El personal del aeropuerto estaba conmocionado y desconfiado, por lo que inmediatamente llamaron a seguridad. "¡NO, POR FAVOR, DETÉNTE! ¡NO TE LO LLEVAS!", escucharon a alguien gritar de nuevo.

Aunque los oficiales de seguridad trataron de agarrar el teléfono de Tyler, él no se rindió. Se aferró a él, las lágrimas corrían por su rostro. Fijó sus ojos en la pantalla, observando atentamente como su bebé llegaba al mundo.

El personal del aeropuerto se asomó al teléfono y se le llenaron los ojos de lágrimas cuando el médico levantó al bebé y anunció: "¡Es una niña! ¡Felicidades, Sr. Parker!".

Los oficiales que estaban allí para interrogar a Tyler se disculparon y se emocionaron cuando se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo. "Sabía que no podría llegar a tiempo allí, así que no quería perder la única oportunidad que tenía de ver a mi bebé llegar al mundo", explicó Tyler.

Publicidad

Sus palabras conmovieron al personal, que le palmeó el hombro y le informó que su vuelo de tránsito programado ya había despegado. Momentos después, le dieron un boleto gratis para el próximo vuelo a su ciudad natal como muestra de disculpa y para compensar la demora.

Un par de horas más tarde, Tyler felizmente abordó su vuelo. No podía esperar para ver a su esposa e hija. Las lágrimas aún caían por sus ojos mientras se imaginaba sosteniendo a su bebé en sus brazos.

Después de llegar a su destino, Tyler tomó un taxi al hospital y se apresuró a encontrarse con Briana y su bebita, Mía. Rompió a llorar como nunca después de verlas.

Hombre cargando a recién nacido. | Foto: Unsplash

Hombre cargando a recién nacido. | Foto: Unsplash

Publicidad

"¡OH, CARIÑO! ¿DÓNDE ESTÁ MI BEBÉ? ¡AWWWW, ¡VEN AQUÍ, VEN CON PAPÁ!", gritó de alegría después de besar a Briana en la frente.

Tyler no podía dejar de llorar mientras levantaba a la pequeña Mía. Las lágrimas llenaron sus ojos mientras la besaba y pasaba la mano por sus delicadas mejillas. "¡Ella tiene tu nariz y mis ojos!", exclamó.

Un par de días después, Tyler recibió una llamada del Mayor Morrison. Suspiró, pensando en lo rápido que pasó el tiempo, y contestó el teléfono. Sabía que se trataba de su vuelo de regreso y estaba preparado para ello. Pero el Sr. Morrison tenía algo más que compartir con él.

"¡Felicitaciones, Sr. Parker! ¡Llamé para informarle que había hablado con el teniente coronel y que le gustaría extender su licencia por dos semanas!", comunicó el oficial. "Tu boleto de regreso es exactamente dentro de dos semanas. ¡Disfruta el resto de tus vacaciones con tu familia!".

Publicidad

Lee también: Papá militar se disfraza de árbitro y va al partido de fútbol de su hijo

"¡Gracias, señor!", respondió Tyler con alegría y abrazó a Briana y a Mía llorando. Estaba ansioso por aprovechar al máximo su licencia extendida para crear hermosos recuerdos con su familia.

Pareja admirando a su bebé. | Foto: Unsplash

Pareja admirando a su bebé. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Todo sucede por una razón: Tyler estaba impaciente por encontrarse con Briana, pero sus vuelos se retrasaron por razones inevitables. Estuvo a punto de ser arrestado, pero obtuvo un vuelo gratis de regreso a casa cuando el personal se enteró de su historia.

Al final, Tyler pudo ver la llegada de su bebé, llegar a casa y también obtener una licencia prolongada para pasar más tiempo con su familia.

A veces, las primeras impresiones pueden ser equivocadas: Cuando el personal del aeropuerto escuchó a alguien en el teléfono de Tyler gritar que no lo dejaran abordar el avión, llamaron a seguridad.

Publicidad

Sospechaban algo malo. Sin embargo, resultó que los médicos no querían que se perdiera el momento del nacimiento de su bebé al abordar el vuelo.

Incluso la ayuda más pequeña puede significar mucho para una persona necesitada: Aunque Tyler estaba vinculado a una misión importante en su base militar, su mayor le concedió un descanso para estar allí con su esposa durante el parto.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Pasajero nota que el avión pierde altitud, entra a la cabina y ve el asiento vacío - Historia del día

29 de mayo de 2022

Pobre hombre no puede ver a su madre tras perder boleto de avión: un niño amable le devuelve la esperanza - Historia del día

06 de marzo de 2022

Millonario se burla de mujer pobre con 3 niños en vuelo de clase ejecutiva hasta que el piloto lo interrumpe - Historia del día

17 de febrero de 2022

Hombre se burla de niño que lee en voz alta en el avión: le pide perdón al final del vuelo - Historia del día

02 de mayo de 2022