logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Mendigo acompaña a niña perdida hasta la casa de su abuela: reconoce a la mujer que lo dejó en la calle años atrás - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un día, un mendigo vagaba por las calles cuando vio a una niña llorando y suplicando por su abuela. El hombre no pudo soportar verla angustiada, así que la acompañó a su casa, pero lo que descubrió allí lo devolvió a su doloroso pasado.

Publicidad

Frank Fajardo era un hombre sin hogar que deambulaba por las calles todos los días en busca de comida y refugio.

Un día, paseaba por un parque cuando vio a una niña llorando sola en la acera. “¡Abuelita, por favor ven y llévame a casa!”, gritaba la pequeña mientras sollozaba.

Un mendigo caminado por las calles. | Foto: Unsplash

Un mendigo caminado por las calles. | Foto: Unsplash

Publicidad

Hacía mucho frío y el hombre notó que no había nadie alrededor de la niña, lo que implicaba que estaba perdida o esperando a alguien. Entonces decidió ayudarla.

“¡Ay, no!”, dijo mientras se acercaba a ella. “¿Por qué una niña tan hermosa como tú está llorando? ¡Los niños pequeños no deberían llorar! ¡Solo las personas mayores como yo deberían llorar porque no somos tan hermosas!”.

Dijo Frank bromeando y fingió llorar también. “¿Ves?”. La niña se quedó en silencio y se rio entre dientes.

Lee más: Niña paga víveres de mendigo: su papá recibe $520.000 de él para tratamiento de su esposa al día siguiente - Historia del día

Publicidad

“¡No estás llorando! ¡Puedo verlo!”, dijo ella, limpiándose las lágrimas e inclinando sus labios en una sonrisa. “¡Eres gracioso!”.

“¡No, sí estoy llorando! Por favor, no me mires. ¡Me veo feo cuando lloro!”, agregó él, escondiendo su rostro detrás de sus manos y fingiendo llorar en voz alta.

Ante eso, la niña, que no podía tener más de cuatro o cinco años, no podía dejar de reír.

“Está bien, dime, ¿por qué estás llorando?”, preguntó ella dulcemente.

Una niña jugando en el suelo. | Foto: Pexels

Una niña jugando en el suelo. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando Frank miró entre sus manos y la vio sonreír, se sentó a su lado y dijo: “Porque vi a una niña bonita llorando. Pero, ¿cómo se llama esa niña bonita? ¿Estás esperando a alguien?”.

La pequeña sonrió. “Mi nombre es Julia. Estoy esperando a mi abuela. Ella me recoge del jardín de infantes todos los días aquí, pero se hizo tarde y tenía miedo de estar sola, así que comencé a llorar”.

“¿Eso es todo?”. Frank le dedicó una cálida sonrisa. “No te preocupes. Puedo ayudarte. ¿Dónde vives?”, preguntó él.

Julia negó con la cabeza. “Vivimos en una casa antigua por aquí, pero no sé la dirección porque la abuela me pasa a buscar todos los días”.

Publicidad

En este punto, Frank no sabía qué hacer. Hacía frío y Julia estaba temblando. Quería comprarle un poco de chocolate caliente, pero no tenía dinero. Sin embargo, tenía una chaqueta abrigada que un hombre amable le había dado días atrás mientras temblaba bajo la lluvia.

Sacó la chaqueta de su viejo y sucio saco y decidió dársela a la niña. Mientras la cubría notó una etiqueta de identificación en el abrigo de la pequeña con su dirección.

“¡Vaya, tienes tu dirección aquí!”, dijo él, señalando la etiqueta. “¿Puedo verla?”.

Una niña sola rodeada de vegetación. | Unsplash

Una niña sola rodeada de vegetación. | Unsplash

Publicidad

Julia quitó la etiqueta y se la entregó, y Frank notó que la dirección no estaba muy lejos. "Vamos, vamos a ver a tu abuela", dijo, estirando la mano hacia la niña, quien la agarró con fuerza.

Después de un par de minutos, el hombre y la pequeña llegaron a la dirección y ella corrió hacia la puerta. “¡Abuelita, estoy en casa!”, dijo mientras se apresuraba a entrar.

Frank pensó que era extraño que la puerta estuviera abierta, y cuando siguió a Julia al interior, vio a su abuela inconsciente en el suelo boca abajo.

“¡Ay, no! ¡Abuelita!”, dijo la niña llorando. “¡Despierta, abuela!”.

Publicidad

Frank se dio la vuelta y notó un teléfono celular sobre la mesa. Afortunadamente, estaba desbloqueado, por lo que se comunicó con el número de emergencias de inmediato.

Luego revisó a la mujer mayor. Cuando le dio la vuelta, no lo podía creer. Sin duda, era la persona que lo había dejado sin hogar hacía muchos años.

Manteniendo su pasado a un lado, decidió ayudarla. “Mariana, despierta”, dijo, tratando de despertarla, pero ella no reaccionaba.

Afortunadamente, una ambulancia llegó rápidamente y la llevó al hospital. Frank la acompañó allí con Julia, asegurándole a la niña que su abuela estaría bien.

Publicidad

Cuando los médicos examinaron a la mujer, descubrieron que había sufrido un accidente cerebro vascular, razón por la cual había colapsado.

Una mujer mayor recostada con los ojos cerrados. | Foto: Pexels

Una mujer mayor recostada con los ojos cerrados. | Foto: Pexels

Publicidad

Agradecieron a Frank por haber llamado a emergencias a tiempo, ya que de lo contrario su vida podría haber estado en peligro.

Más tarde, cuando Mariana recuperó el conocimiento y Frank fue a su habitación, ella se sorprendió al verlo después de tantos años. “¡Dios mío! ¿Frank? ¿Qué... qué haces aquí?”, le preguntó con voz temblorosa.

“¿Te sientes mejor ahora? Afortunadamente, encontré a Julia, y después de que la llevé a casa y te encontramos inconsciente, llamé a la ambulancia y te traje aquí”.

La niña corrió hacia su abuela y la abrazó. “Frank fue amable conmigo, abuelita. Cuando estabas enferma, me cuidó”.

Publicidad

Lee también: Hombre sin hogar escucha gritos de una escuela en llamas y se apresura a entrar - Historia del día

“¿En serio? Ah... Gracias, gracias, Frank...”, el rostro de la mujer mayor se sonrojó al recordar lo que le había hecho a Frank hacía mucho tiempo.

Hace varios años, él era maestro y Mariana era su jefa como directora de la escuela donde ambos trabajaban. Finalmente, ella desarrolló sentimientos por Frank y le propuso matrimonio.

Sin embargo, él ya estaba casado con una mujer llamada Laura y la rechazó. Mariana no pudo soportar el rechazo y lo despidió. También le emitió un informe de carácter negativo para que nunca más lo contrataran como maestro.

Publicidad

Frank y Laura vivían en una pequeña cabaña y, mientras él buscaba trabajo, a Laura le diagnosticaron leucemia. No tenía suficiente dinero para su tratamiento y la perdió.

Un hombre mayor sentado en un banquillo. | Foto: Unsplash

Un hombre mayor sentado en un banquillo. | Foto: Unsplash

Publicidad

La muerte de su esposa dejó a Frank devastado. Renunció a todo porque su amada, a quien adoraba, ya no estaba con él. Desafortunadamente, la pareja no tuvo hijos y él quedó solo después de la muerte de su esposa.

Habiendo perdido todo, Frank comenzó a vivir como un mendigo en las calles. Todo gracias a Mariana por haberlo arruinado, hasta el punto en que se quedó sin hogar y perdió todo lo que tenía.

Sin embargo, ahora que lo vio después de todos estos años y supo cómo le había salvado la vida, se arrepintió de lo que había hecho.

“Lo siento”, le dijo en voz baja, avergonzada de verlo mal de salud después de todos estos años. “Lamento mucho lo que te hice, Frank. Pagué el precio por lo que hice. Me salvaste la vida, pero yo...”.

Publicidad

“¿Abuelita?”, intervino Julia. “¿Conoces a Frank?”.

“Ay, cariño, en realidad”, Mariana no llegó a terminar.

“Tu abuela y yo somos amigos, Julia”, explicó el hombre. “Tuvimos una pequeña pelea hace un tiempo, así que no nos hablábamos. ¿Puedes esperarnos con la enfermera afuera? Me gustaría dar por terminada esta pelea con tu abuela”.

“No quiero llorar de nuevo. Ella me hizo llorar cuando peleamos, y sabes lo feo que me veo cuando lloro”.

Un hombre de luto de rodillas ante una tumba. | Foto: Pexels

Un hombre de luto de rodillas ante una tumba. | Foto: Pexels

Publicidad

Julia se rio. “¡Está bien! Esperaré afuera, pero Frank”, dijo antes de irse, “te ves gracioso mientras lloras. ¡No feo!”.

Cuando la niña se fue, Mariana rompió a llorar. “¡Lo siento mucho, Frank! Ya pagué por lo que hice. Los padres de Julia, mi hijo y mi nuera, murieron en un accidente automovilístico hace unos años, dejándola huérfana”.

“Solo me tiene a mí. A pesar del daño que te hice me salvaste la vida... lo siento mucho...”.

“No tengo ningún agravio contra ti o Julia, Mariana. Ella es una niña inocente y encantadora, y adoro a los niños”.

“De todos modos, enfadarme contigo no me devolvería a Laura ni los años que he pasado angustiado... Por favor cuida de Julia”, murmuró mientras se daba la vuelta para alejarse.

Publicidad

Pero Mariana lo detuvo, todavía sintiéndose terrible por lo que había hecho. Quería enmendar sus pecados, así que invitó a Frank a regresar a la escuela como maestro. “Me retiré hace un tiempo, pero puedo hablar con algunos contactos para que te contraten de nuevo”, dijo.

Pero Frank se negó. Ya no estaba triste gracias a que había encontrado una amiga en una “niña bonita y llorona” a la que veía con frecuencia mientras esperaba a su abuelita afuera de la escuela.

Una niña cubriendo los ojos de un hombre mayor mientras juegan. | Foto: Pexels

Una niña cubriendo los ojos de un hombre mayor mientras juegan. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Lo malo que haces en tu vida terminas pagándolo de una u otra forma. Mariana le quitó todo a Frank en un momento. Cuando perdió a su hijo y a su nuera, llegó a arrepentirse de sus acciones.

Tus actos imprudentes pueden arruinar la vida de alguien. Mariana despidió a Frank porque no pudo soportar su rechazo y su decisión destruyó la vida del hombre.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Joven llorosa le lanza un billete a un mendigo: él lo desdobla y ve que dice: "Ayúdame" - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre habla después de 5 años de silencio cuando ve con vida a la hija que pensaba muerta - Historia del día

26 de mayo de 2022

Chica pobre vende reliquia familiar para cirugía de abuela: la ve en la puerta de su casa días después - Historia del día

11 de marzo de 2022

Novia desaparece de la boda sin dejar rastro: se reencuentra con el novio 5 años después - Historia del día

23 de marzo de 2022

Mujer lee por casualidad el pedido de ayuda de una señora, va hasta su casa y la ve tendida en el suelo - Historia del día

26 de abril de 2022