logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niño pobre ayuda a una anciana a subir las escaleras, luego se entera de que conducen a su nueva casa de $1.8 millones - Historia del día

Georgimar Coronil
10 jun 2022
13:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un niño pobre decidió ayudar a una anciana a subir las escaleras a pesar de que sus amigos le advirtieron que no lo hiciera. Al final, la mujer recompensó su bondad dándole un nuevo hogar.

Publicidad

Ricardo era un niño de diez años que disfrutaba jugando al aire libre junto a sus amigos. Vivía en una zona rural, donde las pequeñas casas de campo se alineaban con las granjas donde trabajaban sus padres.

Más allá de la carretera, donde residían la mayoría de los habitantes el pueblo, había una vieja casa cubierta de vegetación. Se podían ver muchos árboles cerca de la propiedad, así que Ricardo y sus amigos disfrutaban pasando el tiempo allí trepando a los árboles y recogiendo sus frutos.

 Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Antes de llegar a la casa, había una escalera de cemento que había que subir para acceder a la puerta principal. Los laterales contaban con hermosos jardines con flores de colores y verdes frescos, lo que hacía lucir a la propiedad como sacada de una película de Hollywood.

"He oído que allí vive una anciana", dijo un día uno de los amigos de Ricardo mientras observaba la casa desde lejos.

"¡Yo he oído que es una bruja!", añadió otro.

Desde entonces, mantuvieron una estrecha vigilancia sobre la mansión, esperando no encontrarse con la "bruja" que supuestamente vivía allí. Sin embargo, un día, Ricardo escuchó una fuerte tos de alguien que estaba en la residencia.

Publicidad

Lee más: Cada día, viuda ve a joven solitario limpiando la basura afuera de su casa - Historia del día

"¿Será la vieja?", dijo mientras se acercaba para comprobar de quién se trataba. Sus amigos le siguieron, curiosos por el sonido que acababan de escuchar.

Cuando vieron que se trataba de la anciana, los chicos se aterraron. Tosía y apenas respiraba mientras subía las escaleras que llevaban a la casa.

Ricardo decidió ayudar a la anciana, dándose cuenta de que la estaba pasando mal. "¿Qué estás haciendo?", le gritaron sus amigos. "¡No la toques!".

Ricardo se negó a escuchar a sus amigos y se dirigió a ayudar a la anciana. "Hola, señora. ¿Puedo ayudarla a subir las escaleras?", le preguntó.

Publicidad
 Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

La anciana sonrió. "Gracias, dulce muchacho. Te lo agradecería mucho".

La mujer se agarró al brazo de Ricardo mientras subían las escaleras. Reveló que había intentado ir a la tienda de comestibles para comprar algunos artículos, pero no tenía la energía para continuar. "No me di cuenta de que sería un paseo tan largo", admitió.

Publicidad

Ricardo se sintió muy mal por la anciana, no solo porque lo estaba pasando mal, sino porque él y sus amigos la juzgaron erróneamente.

"Nunca había visto a nadie salir de la casa, así que me sorprendió cuando la oí toser. Mis amigos y yo siempre nos subimos a los árboles que hay cerca", dijo el chico. "Me llamo Ricardo", añadió.

Lee más: Hombre visita la casa que su difunta abuela le dejó 32 años atrás y la ve perfectamente limpia - Historia del día

"Bueno, Ricardo. Me alegro de que me hayas escuchado hoy porque no sé cómo habría subido estas escaleras solo. Me llamo Alicia", respondió la anciana.

Publicidad

Cuando llegaron al final de la escalera, Alicia se sintió aliviada. "Me estoy haciendo vieja", comentó. "Entra. Te invitaré a un poco de leche y galletas", le dijo a Ricardo, que accedió encantado.

Ricardo se sorprendió de lo grande que era el hogar de Alicia. Tenía un vestíbulo junto a una gran escalera que llevaba al segundo piso. "Nunca había visto una casa tan grande", dijo asombrado.

"¿Dónde vives, Ricardo?", decidió preguntar Alicia mientras se dirigía a la cocina.

 Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Vivo en una de las casitas de la granja que hay cerca. Solo me queda mi madre. Cuando vi que le costaba subir las escaleras, me acordé de mi abuela. La echo mucho de menos y daría cualquier cosa porque estuviese conmigo", admitió el chico.

Alicia sonrió mientras le entregaba a Ricardo un plato de galletas calientes y un vaso de leche caliente. "Eres un chico muy dulce. Estoy segura de que tu abuela te quería mucho".

Después de que Ricardo devorara algunas de las galletas del plato, echó un vistazo a la habitación y se dio cuenta de que no parecía vivir nadie más en la casa, aparte de Alicia.

"¿Vive sola Alicia? ¿Dónde están sus hijos?", preguntó.

Publicidad

Lee más: Niño le da sus últimos 20 centavos a un indigente: su abuela luego recibe una casa de $740.000 como recompensa - Historia del día

"Tengo una cuidadora que solía venir a diario porque tengo problemas de corazón y me cuesta moverme. Esta semana ha renunciado porque se iba a mudar a otro estado. Todavía no he podido encontrarle una sustituta, por lo que tengo que hacer las cosas yo misma", explicó.

"Verás, nunca tuve hijos. Quería mucho a mi marido y cuando decidió que no quería tener familia para centrarse en su imperio empresarial, acepté encantada", dijo, tomando una galleta del plato de Ricardo y dándole un bocado.

Publicidad

Ricardo se sintió mal por Alicia. Era una mujer de 91 años que vivía sola y no tenía a nadie que la cuidara. Él quería ayudarla.

"Puedo ser su cuidador por ahora. Cuando necesite ir al supermercado, puedo ir con usted y acompañarla a casa. ¿Le gustaría?", le preguntó a la anciana, que no pudo evitar sonreír.

 Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"Me encantaría, dulce muchacho. Gracias por ofrecerte. Eres muy amable", dijo ella, abrazando a Ricardo.

Ricardo y Alicia acordaron que irían juntos al supermercado todos los viernes. Ricardo iba a casa de Alicia a recogerla y la guiaba por las escaleras. Luego, pedían un taxi e iban al supermercado y volvían juntos.

Cuando regresaban Ricardo subía la compra por las escaleras mientras guiaba a Alicia. "Me alegro mucho de haberte conocido, Ricardo. Eres un enviado del cielo", le dijo Alicia un día.

El chico y la anciana siguieron haciendo la compra durante meses, hasta que un día Alicia no salió de casa. La puerta estaba cerrada con llave y nadie abría.

Publicidad

Ricardo se preocupó y empezó a ponerse nervioso. "¿Y si le pasó algo malo?", pensó.

Esperó fuera de la puerta por si Alicia aparecía. Sin embargo, pasaron las horas y todavía no salía nadie. Entonces un auto negro entró en la propiedad. Se apresuró a bajar las escaleras, pensando que era Alicia.

Para su sorpresa, dentro del vehículo estaba un hombre con traje de negocios junto a su madre. "¿Mamá? ¿Qué haces aquí?", le preguntó.

"Se trata de la anciana", respondió ella. "Vamos, sube al auto. Tenemos que ir a un sitio".

 Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

A Ricardo le dio un vuelco el corazón y se le revolvió el estómago. "¿Qué le ha pasado, mamá? ¿Está bien?", preguntó.

"Ya lo verás, cariño", respondió ella en voz baja.

Acabaron dejándoles en el despacho de un abogado. Allí, Ricardo vio a la anciana. "Estaba tan preocupado de que le hubiera pasado algo, Alicia", dijo, corriendo hacia ella y dándole un fuerte abrazo.

"Siento haberte asustado, Ricardo. Verás, hoy he ido a ver a tu madre. Quería darle las gracias por haber criado a un chico de tan buen corazón e informarle de las atenciones que me has dado estos últimos meses", reveló Alicia.

Publicidad

"Le pedí a tu madre que te recogiera junto a mi abogado para que pudiera conocerlos a todos aquí. Estamos aquí porque quería darte las gracias, Ricardo. Gracias por compartir tu corazón puro y amable conmigo. Los niños pueden ser tan crueles, pero aquí estás tú, prueba de que la gente buena todavía existe en el mundo", añadió.

Después de que Alicia hablara, su abogado reveló que quería dejar su mansión, valorada en 1,8 millones de dólares, a Ricardo. El chico y su madre se quedaron boquiabiertos ante el anuncio, pues les resultaba difícil de creer.

"Si no te importa, no tengo otro lugar donde quedarme, así que seguiré viviendo contigo primero. No pasa nada. De todos modos, no me queda mucho tiempo de vida", dijo Alicia con tristeza.

Publicidad

Ricardo negó con la cabeza. "No diga eso, Alicia. Vivirá muchos años más; mi madre y yo cuidaremos de usted. Somos su familia", dijo, abrazándola.

Alicia vivió hasta los 103 años. Aprovechó al máximo sus años, pasando tiempo de calidad con Ricardo y su madre, Lisa, que la cuidaron felizmente y la colmaron de amor.

 Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La bondad siempre es recompensada: Ricardo quiso ayudar a Alicia con puras intenciones, sin saber que sería retribuido por la nobleza que mostró.

Elige siempre ser una buena persona y ayudar a los que puedas: Ricardo podría haber dejado sola a la anciana cuando la vio toser por primera vez junto a las escaleras, pero se aseguró de ayudarla y eso le trajo muchas bendiciones.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Hombre visita la casa que su difunta abuela le dejó 32 años atrás y la ve perfectamente limpia - Historia del día

21 de abril de 2022

Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

13 de mayo de 2022

Mamá regresa de viaje de negocios y se entera de que hijo de 5 años pasó la noche en un sótano con la puerta trabada - Historia del día

22 de mayo de 2022

Niño le da sus últimos 20 centavos a un indigente: su abuela luego recibe una casa de $740.000 como recompensa - Historia del día

30 de mayo de 2022