logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Anciano rechazado por sus hijos recibe llamada de una chica pidiéndole que la lleve al altar - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un anciano descuidado por sus hijos se confundió cuando recibió una llamada de una chica. Esta le pidió que la acompañara al altar. Él decidió reunirse con la joven para descubrir quién era ella.

Publicidad

Juan era un padre soltero que había criado a sus dos hijos, Ana y Horacio, con amor y cuidado después de que su esposa muriera cuando aún eran pequeños.

Desafortunadamente, como cajero de supermercado, el hombre no ganaba mucho y tuvieron que vivir con poco dinero. Sin embargo, el padre había hecho todo lo posible por proporcionarles a sus hijos una buena vida.

Anciano sentado a la orilla de su cama con rostro triste. | Foto: Pexels

Anciano sentado a la orilla de su cama con rostro triste. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero cuando se acercó la vejez de Juan, sus hijos lo acorralaron y luego lo descuidaron. Se instalaron en su casa con sus familias y lo echaron a vivir en su granero. El hombre mayor se sintió terrible por eso, pero había muy poco que pudiera hacer.

Una mañana, Juan estaba sentado en el granero, mirando los álbumes familiares. No pudo contener las lágrimas mientras reflexionaba sobre lo rápido que había pasado el tiempo y cómo sus hijos habían crecido y lo habían descuidado.

Lentamente se secó las lágrimas, esperando que un milagro cambiara el curso de su vida. De repente, sonó su teléfono celular. Él lo miró para saber quién llamaba y descubrió que era un número desconocido.

Publicidad

Lee más: Anciana queda sola porque su único nieto desapareció un día antes de Navidad - Historia del día

Contestó la llamada de todos modos, pues, aparte de los agentes bancarios con propuestas de préstamos y tarjetas de crédito, no recibía muchas llamadas. Respondió con un hola y escuchó una dulce voz al otro lado de la línea.

“Hola, Juan”, dijo ella. “Espero que estés bien. Ha pasado bastante tiempo, ¿no?”.

Juan volvió a mirar su celular. No reconoció ni el número ni a la persona que llamaba. ¿Cómo sabía ella su nombre?

Una mujer hablando por teléfono. | Foto: Pexels

Una mujer hablando por teléfono. | Foto: Pexels

Publicidad

“Me temo que no la reconozco, señorita. ¿Quién es usted? ¿Nos hemos visto antes?”, preguntó confundido.

La chica se rio. “¡Por supuesto, Juan! Y después de todo lo que has hecho por mí, solo tengo una petición más. ¿Me llevarías al altar?”.

La solicitud envió un escalofrío por la espalda de Juan. ¿Era una llamada de broma?

“Mire, señorita”, respondió. “Me temo que marcó el número equivocado. Tal vez está buscando a otro Juan y no a mí. Lamento no poder ayudarla. Adiós...”. Estaba a punto de colgar cuando escuchó un fuerte “Por favor”.

“¡Por favor no!”, casi gritó ella en el teléfono cuando el hombre mayor presionó el teléfono contra su oreja una vez más. “No marqué el número equivocado. ¿Qué tal si nos encontramos en algún lugar? Confía en mí, puedo explicarte todo...”.

Publicidad

La mujer le dio a Juan la ubicación de un restaurante y le propuso una hora para que se encontraran. Antes de colgar, dijo: “Te estaré esperando”.

El hombre nunca había estado más confundido en su vida, así que decidió conocerla y averiguar cómo lo conocía. Dos días después, cuando llegó al lugar, vio a una joven esperándolo en una mesa.

Juan todavía no la reconocía, pero cuando ella lo vio, sus ojos se abrieron y sonrió brillantemente mientras agitaba su mano. Cuando él se sentó a la mesa, la miró, confundido.

Un anciano usando gafas de sol. | Foto: Pexels

Un anciano usando gafas de sol. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Me reconoces ahora?”, preguntó ella felizmente, y él negó con la cabeza. “Me temo que no”, dijo.

“¡Soy Clara, Juan!”, dijo la chica, y algo hizo clic en la cabeza del hombre.

“Estaba parada afuera de este restaurante unos meses atrás, embarazada, hambrienta y cansada”, agregó ella. “No tenía un centavo, pero nadie me ayudó excepto tú”.

“No había comido en tres días y pensaba que me iba a morir con el bebé dentro de mí...”, confesó la joven mientras acariciaba su pancita de embarazada. “Nos salvaste, Juan... ¡Nos salvaste a mi bebé y a mí!”.

El hombre ahora recordaba todo. Había conocido a Clara unos meses atrás. Sus padres la habían echado de la casa porque estaban en contra de su embarazo.

Publicidad

No querían mantenerla, y ella no tenía medios para mantenerse después de que el padre del bebé dijera que no quería tener nada que ver con ella ni con el niño. Pero las cosas habían cambiado drásticamente para ella desde entonces.

“Conseguí un trabajo aquí como camarera hace dos meses”, agregó la joven. “Aquí también conocí a mi prometido. Este lugar siempre ha sido muy especial para mí”.

“Quería volver a verte y encontré tu contacto en uno de nuestros registros. No podría verte así si Te lo dije todo en la llamada telefónica... Lo siento si te asusté”, agregó, curvando los labios en una pequeña sonrisa.

Una mujer embarazada mirando su pancita. | Foto: Pexels

Una mujer embarazada mirando su pancita. | Foto: Pexels

Publicidad

Los ojos de Juan se llenaron de lágrimas. “¡Vaya!”, dijo él riendo. “¡Esta vejez realmente me ha afectado! ¿Cómo no iba a reconocerte?... Me alegro por ti, cariño. ¿Decidiste un nombre para tu angelito?”.

“Bueno, estaría feliz si me ayudas con eso, Juan”, agregó ella con una sonrisa. “Gregorio y yo queremos que seas el padrino del bebé. No pudo venir hoy conmigo porque está fuera de la ciudad... Esperamos sinceramente que aceptes”.

En ese momento, el hombre mayor se echó a llorar. Aquí estaba una extraña que lo trataba con la dignidad que nunca había recibido de sus hijos.

Lee también: Anciano mudo escribe una nota suplicando ayuda a la cartera - Historia del día

Publicidad

Ellos nunca le mostraron cariño. En cambio, Clara quería que él no solo la acompañara al altar, sino que también fuera el padrino de su hijo.

Juan no pudo contener las lágrimas ante la propuesta de la joven. “Ven aquí”, dijo, abrazándola. “Me encantaría, cariño. Me encantaría...”.

Cuando se fue a casa ese día, Juan sintió que era la persona más feliz del mundo. De repente, se dio cuenta de que su nieto, Adán, estaba tratando de construir algo de madera.

“¿Qué estás haciendo aquí, Adán?”, preguntó suavemente cuando Ana se acercó a ellos.

Un niño construyendo un pequeño granero de madera. | Foto: Pexels

Un niño construyendo un pequeño granero de madera. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Cuántas veces tengo que decirte que no juegues aquí? ¡Mira toda esa suciedad en tu ropa!”, le gritó ella enojada al niño.

Pero Adán tenía una gran sonrisa en su rostro. “Puede que estés enojada conmigo ahora, pero algún día me lo agradecerás, mamá... ¡Estoy construyendo una casa para que vivas cuando seas vieja, como vive el abuelo en nuestro granero!”.

Cuando el niño dijo eso, la cara de Ana se sonrojó de vergüenza. Estaba tan avergonzada que no podía mirar a los ojos de Juan.

Para el hombre mayor, sin embargo, parecía como si Dios hubiera respondido a sus oraciones y el milagro que había esperado hubiera sucedido. Sus hijos finalmente se disculparon con él y las cosas entre él y ellos mejoraron.

Publicidad

Se mudó con sus hijos y ya no necesitaba vivir en el granero. Sin mencionar que había formado un hermoso vínculo con Clara como padrino de su bebé y más tarde tuvo el honor de acompañarla por el altar como un padre orgulloso.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Nuestros hijos aprenden de nosotros y recogen activamente nuestras acciones. Adán interpretó de forma inocente el comportamiento irrespetuoso de Ana hacia Juan cuando dijo que estaba construyendo un granero para que ella viviera cuando envejeciera. La mujer le había hecho lo mismo a su padre al echarlo de su casa.

La amabilidad siempre vuelve a ti. Juan ayudó a Clara cuando no tenía a nadie a su lado y, a cambio, encontró una familia en ella cuando estaba en el punto más bajo de su vida, sintiéndose terrible por haber sido abandonado por sus hijos.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Anciana solitaria recibe regalos de desconocido cada día: el último fue una casa nueva - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

16 de marzo de 2022

En su boda, novia se entera de que su prometido ha tenido 4 esposas y que todas huyeron de él - Historia del día

09 de abril de 2022

Hombre pobre ayuda a anciana en el camino: luego ve su nombre en la tele y recibe recompensa de $112.000 - Historia del día

14 de marzo de 2022

Gemelos envían a papá a un ancianato y se enteran de que dejó su herencia al conserje, que es idéntico a ellos - Historia del día

28 de febrero de 2022