logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hermano se burla de hermana menor por heredar el viejo café de la familia: luego le ruega que lo contrate - Historia del día

Georgimar Coronil
23 jun 2022
15:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Samantha insistió en quedarse con el viejo café de la familia y su hermano Pedro se burló de ella. Un año después, él le ruega que le dé trabajo.

Publicidad

El padre de Samantha y Pedro, Carlos, era dueño de una pequeña cafetería que fue muy popular en su época. Las colas daban la vuelta a la manzana para probar su café y sus pasteles; era el lugar de encuentro favorito de familiares y amigos.

Sin embargo, cuando Carlos se hizo mayor, ya no pudo seguir el ritmo de la competencia. No podía seguir las tendencias y no se le ocurrían nuevos productos en el menú.

Letrero. | Foto: Pexels

Publicidad

Con el tiempo, los clientes dejaron de ir a su local y probaron otras cafeterías. A pesar de la pérdida de clientes, Carlos estaba decidido a mantener la cafetería en funcionamiento. Era un negocio familiar que había pasado de generación en generación, y se negaba a venderlo a pesar de las ofertas de los inversores.

Cuando Carlos tenía más de 80 años, sentía que sus fuerzas se agotaban por completo. En lugar de esperar a su muerte, decidió llamar a sus dos hijos a la casa para poder darles su herencia mientras aún estaba vivo.

"¿Qué pasa, papá? ¿Por qué nos has llamado hoy? ¿Te encuentras bien?", preguntó su hija Samantha, cuando entró en la habitación.

Publicidad

Carlos le aseguró que todo estaba bien. "Sabes que no soy muy amigo de los abogados, cariño, así que he decidido darles a ti y a tu hermano la herencia ya. No quiero esperar hasta que esté muerto", reveló.

Lee también: Niños de familia rica fingen ser mendigos: "Queremos ayudar a nuestro amigo", le dicen a la gente - Historia del día

Este anuncio tomó por sorpresa a Pedro, el hermano de Samantha. Esto le encantó, ya que sabía que podría recibir una gran cantidad de dinero de su padre. "Es una gran idea, papá", dijo. "¡Así podremos disfrutar del dinero mientras tú estés por aquí!".

Carlos sonrió, pensando que Pedro era fiel a su palabra. Le gustaba la idea de pasar más tiempo con sus hijos antes de que fuera demasiado tarde.

Publicidad

"Bueno, tengo 40.000 dólares en mi cuenta bancaria que repartiré entre los dos", empezó a decir el padre. "Úsenlo sabiamente, no gasten en cosas materiales", aconsejó.

"¡Bien!", exclamó Pedro. "Ahora soy 20.000 dólares más rico. Gracias, papá".

Hombre. | Foto: Pexels

Publicidad

Pedro pensó que había terminado, pero Carlos empezó a hablar de nuevo. "Como ambos saben, el café sigue ahí, pero no le va muy bien", compartió.

"Les estoy transfiriendo la propiedad a los dos, así que cada uno de ustedes tiene el 50% de las acciones. Confío en que se harán cargo del café cuando yo no esté. Saben lo mucho que significa para mí".

Pedro se burló. "Papá, ese café no tiene remedio. Si vendemos esa propiedad e incluso el café, ¡ganaremos más de un millón de dólares! Voy a vender mis acciones. Samantha, deberías hacer lo mismo", expresó.

Pero Samantha negó con la cabeza. "¡No te atreverías a hacer eso, Pedro! Papá acaba de decir lo mucho que significa la cafetería para él. ¿Por qué iba a vender sus acciones a otra persona?".

Publicidad

"Porque el café agotará nuestro dinero a largo plazo. Ya está en una pendiente descendente. ¿Qué más cuando papá no esté? Ahora tenemos 20.000 dólares cada uno, pero cuando ese café empiece a necesitar fondos, seremos 20.000 dólares más pobres, ¡o incluso más!", se burló.

Samantha vio cómo su padre fruncía el ceño ante la decisión de Pedro. Su corazón se rompió, y una parte de él se preguntó si era mejor que hubiera contratado a un abogado para revelar sus deseos; de ese modo, no se habría enterado de que su hijo planeaba vender su querido café.

"¡No! No lo permitiré", le dijo Samantha a Pedro. "Toma mis 20.000 dólares y dame tu 50% de la cafetería. ¿Estás de acuerdo?", le preguntó.

Publicidad

"Bueno, ¡supongo que hoy es mi día de suerte! ¡Es un trato hecho! Papá, siéntete libre de poner el café únicamente a nombre de Samantha. Yo me quedo con los 40.000 dólares", dijo.

Carlos se sintió aliviado de que su hija quisiera hacerse cargo de las operaciones del café. Le dio las gracias y empezó a enseñarle todo lo que sabía sobre la gestión de la cafetería. Mientras tanto, en cuanto Pedro recibió el dinero, apenas volvió a aparecer.

Hombre y mujer. | Foto: Pexels

Publicidad

Durante los dos primeros meses, Samantha se dedicó a investigar las tendencias del mercado de las cafeterías. Esto significaba que las ventas seguían siendo lentas, ya que poco a poco intentaba renovar la cafetería para hacerla más moderna y atraer a los clientes.

Durante este tiempo, Pedro se regodeaba en su riqueza. "No puedo creer que hayas cambiado la buena vida por un café", expresó.

"Dale tiempo, Pedro. Te demostraré que te equivocas", respondió Samantha con indiferencia.

Lo cierto es que Samantha acabó demostrando que estaba equivocado. Estudió cuidadosamente a sus competidores y se aseguró de que su cafetería siguiera siendo única, mezclando las recetas tradicionales de su padre con platos y productos de café más modernos.

Publicidad

Lee también: Padres prefieren al hijo menor y descuidan al mayor: el chico desaparece y regresa 11 años después - Historia del día

En cuanto abrió la cafetería renovada, se convirtió en un éxito inmediato. Los locales y los turistas acudían a ella no solo por su comida y sus bebidas, sino también por su ambiente y su perfecto diseño interior.

"Espero que te haga sentir orgulloso ahí arriba, papá", dijo Samantha un día mientras veía su cafetería en pleno funcionamiento llena de clientes. "Me gustaría que pudieras ver esto por ti mismo", susurró. Carlos nunca llegó a ver a Samantha abrir el local, pero estaba seguro de que su padre le sonreía desde el cielo.

Publicidad

Un año después, la cafetería de Samantha seguía funcionando bien. Aparecía en varias revistas y era considerado uno de los lugares "imprescindibles" de la ciudad para los turistas.

Un día, Pedro se acercó y se sorprendió al ver la cafetería repleta de clientes. "Te has esforzado mucho para demostrar que estoy equivocado, ¿eh?", le preguntó a su hermana.

Cafetería. | Foto: Pexels

Publicidad

"No lo hice por ti, Pedro. Lo hice por papá", aclaró Samantha. "¿Qué haces aquí?".

"Bueno, hermana, ¿tienes un trabajo para tu hermano? Puedo gestionar el restaurante por ti o ayudarte a montar tu próxima sucursal. ¿Qué te parece? ¿Seremos socios de negocios?" Pedro le guiñó un ojo.

"Pedro, ¿de verdad crees que soy tan crédula? No te importaba esta cafetería cuando papá intentaba darnos una parte justa. Ahora que le va bien, ¿de repente quieres una parte del éxito?" Samantha se burló. "Además, eres rico y vives la buena vida, ¿verdad? ¿Para qué quieres trabajar?".

Lee también: En el Día de la Madre, mujer pobre que lucha por alimentar a sus hijos recibe $200.000 del desconocido Javier Rojas - Historia del día

Publicidad

Pedro admitió que había despilfarrado todo el dinero que le había dejado su padre. Ahora tenía préstamos y facturas que pagar y no tenía a dónde ir.

Una parte de Samantha no quería ayudar a su hermano para darle una lección, pero una parte de ella sabía que su difunto padre habría hecho todo lo posible por ayudar a su hijo. Así que decidió no rechazarlo.

"No tengo una vacante de gerente", le dijo Samantha. "Pero sí tengo una vacante de camarero. ¿Quieres aceptar el trabajo?", le preguntó.

"¿De verdad vas a poner de camarero a tu hermano?", suspiró.

Hombre trabajando en una cafetería. | Foto: Pexels

Publicidad

"Lo tomas o lo dejas, Pedro. Te estoy dando la oportunidad de conseguir un trabajo y ganar bien", dijo Samantha. Quería enseñarle el valor del trabajo.

Finalmente, Pedro aceptó y prosperó. Se dio cuenta de que disfrutaba hablando con la gente y se levantaba emocionado por ir a trabajar. Se alegró al ver que la preciada posesión de su padre era bien administrada por su hermana, y se sintió muy orgulloso.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Que trabajar duro y esforzarse acabará dando sus frutos: Samantha creyó en el negocio de su padre a pesar de que estaba al borde de la quiebra. Trabajó duro para volver a ponerlo en marcha, lo que al final le valió para que se convirtiera en uno de los cafés más visitados de la ciudad.

Publicidad

A veces, hace falta una buena caída para darse cuenta de cómo volver a levantarse: Pedro pensó que viviría la buena vida para siempre hasta que dilapidó la herencia que recibió. Al final, se dio cuenta de la importancia de controlar los impulsos egoístas, ahorrar y trabajar duro, después de que Samantha le diera un trabajo en la cafetería.

Comparte esta historia con tus seres queridos. Puede que les inspire y les alegre el día.

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad