logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer mayor paga las compras de veterano de guerra: días después un pelotón completo llega a su casa - Historia del día

Vanessa Guzmán
27 jun 2022
06:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una amable anciana paga la comida de un militar jubilado cuando se queda corto de dinero. Unos días después ella recibe una recompensa inesperada por su generosidad.

Publicidad

Dolores vivía sola en su pequeña casa después de que su esposo muriera de un ataque al corazón años atrás y su único hijo, Kevin, se mudara.

Kevin la visitaba una vez al año, generalmente en Navidad o Año Nuevo, pero sus visitas habían disminuido en los últimos años y ella estaba mayormente sola.

Mujer mayor haciendo compras en una tienda. | Foto: Pexels

Mujer mayor haciendo compras en una tienda. | Foto: Pexels

Publicidad

Aunque podía pagar un ayudante doméstico, Dolores hacía todo sola. Cocinaba, limpiaba y hacía las compras, porque era la única forma en que podía mantenerse ocupada y distraída de los pensamientos de lo sola que se sentía.

Un día, la mujer mayor estaba comprando los suministros del mes en una tienda de comestibles cuando escuchó a un hombre hablando con la cajera.

“Disculpe, señorita”, le dijo a la cajera. “¿Esta tienda tiene alguna vacante? Verá, solía estar en el ejército, pero ahora estoy desempleado. ¡Le aseguro que haré el mejor trabajo si me contratan!”.

Lee más: Cada día, mujer visita al anciano al que ayudó: una tarde ve una muchedumbre cerca de su puerta abierta - Historia del día

Publicidad

La empleada lo miró con simpatía. “Lo siento, señor, pero no tenemos vacantes por el momento. Además, no estoy a cargo de eso. Tal vez pueda hablar con nuestro gerente y él podría ayudarlo”. sugirió, sintiendo pena por el hombre.

“Ah, comprendo”, murmuró el hombre, derrotado. “Está bien”.

Dolores estaba de pie justo detrás del hombre, esperando que pagara su cuenta. Dedujo por su apariencia desaliñada que tenía dificultades económicas y quería ayudarlo.

Mujer mayor haciendo compras en una tienda de comestibles. | Foto: Pexels

Mujer mayor haciendo compras en una tienda de comestibles. | Foto: Pexels

Publicidad

Por suerte, recordó un anuncio de trabajo que había visto en un cartel de camino a la tienda de comestibles. Se presentó y le informó al señor sobre la oferta de trabajo. Él, que se presentó como Jaime, le agradeció a Dolores por su ayuda.

Para entonces, la cajera había terminado de procesar las compras del hombre y estaba esperando el pago. Desafortunadamente, la tarjeta de Jaime no funcionó: no tenía suficiente dinero para cubrir su factura.

Le dijo a la cajera que retirara algunos artículos, pero Dolores decidió intervenir para ayudarlo. “Señor, yo lo ayudaré a pagar su cuenta”, le dijo ella.

Jaime insistió en que no hacía falta, pero la mujer mayor se sentía muy mal por él y no podía evitar ayudarlo.

Publicidad

“Prestaste servicio a nuestra nación una vez”, dijo Dolores, sonriendo. “Así que déjame hacer mi parte para agradecértelo”.

La mujer mayor le entregó la tarjeta a la cajera y pagó las compras de Jaime.

El hombre se echó a llorar y no paraba de agradecerle.

Después de que Dolores pagó sus cuentas, Jaime se ofreció como voluntario para ayudarla a llevar las compras hasta su casa. La mujer mayor vivía cerca y, a menudo, solo caminaba, como lo hizo ese día, y dijo que se las arreglaría.

El volante de un automóvil. | Foto: Pexels

El volante de un automóvil. | Foto: Pexels

Publicidad

Sin embargo, el hombre insistió en llevársela, así que ella accedió. Él cargó sus bolsas de compras en su auto y la llevó a su casa.

Durante el viaje en automóvil, Jaime le contó sobre sus días en el ejército y su familia: su difunta esposa y sus dos hijos que vivían en el extranjero. Dolores también habló sobre su familia y mencionó que su único hijo rara vez la visitaba.

“Me pregunto si se olvidó de mi cumpleaños este año”, se lamentó. “Me envía postales todos los años, pero este año no ha llegado ninguna. Faltan pocos días para mi cumpleaños. A veces pienso que los hijos crecen demasiado rápido y se alejan de nosotros...”.

Publicidad

Después de que Jaime la dejó en casa, Dolores lo invitó a tomar el té, pero él se negó y dijo que haría tiempo para aceptar su invitación otro día.

Pasaron unos días y llegó el cumpleaños de Dolores. Descubrió en la oficina de correos que la postal de Kevin llegaría tarde, por lo que lo único que esperaba todos los años para su cumpleaños no llegaría a tiempo.

Ella estaba triste y sola, pensando que tenía que ser el peor cumpleaños que había tenido. De repente, sus pensamientos fueron interrumpidos por el timbre de la puerta. No esperaba a nadie y se preguntó quién podría ser mientras abría la puerta.

Un hombre mayor con un ramo de flores en su mano. | Foto: Pexels

Un hombre mayor con un ramo de flores en su mano. | Foto: Pexels

Publicidad

Al principio, no encontró a nadie ni nada en su porche. Pero luego notó un cartel gigante frente a su casa que decía: “¡FELIZ CUMPLEAÑOS DOLORES!”.

Cerca del cartel estaba Jaime con un ramo de flores en la mano, y Dolores no pudo contener las lágrimas cuando lo vio. “¡Ay, Jaime!”, dijo llorando.

El hombre se acercó a ella y le dio el ramo. “Muchas, muchas felicidades, Dolores. Espero que te haya gustado mi sorpresa...”. Él sonrió y la mujer mayor lo abrazó. “¡Me alegraste el día! ¡Gracias, Jaime! ¡Muchas gracias!”, dijo feliz.

Ella lo invitó a pasar y le sirvió té. Pronto, escuchó el timbre de la puerta sonar de nuevo. “¿Quién podrá ser ahora?”, exclamó, y el hombre sonrió.

Publicidad

“Espero que no te importe. Invité a algunas personas más para que tu cumpleaños no fuera tan aburrido” dijo él sonriendo. “Adelante, abre la puerta”.

Cuando ella abrió la puerta, vio a un pelotón completo. Eran unos 18 hombres, los amigos militares jubilados de Jaime. “¡Dios mío!”, exclamó. La mujer se quedó sin aliento cuando los vio sosteniendo regalos y flores para ella, ¡y también llevaron un pastel!

Decoración de cumpleaños con globos. | Foto: Pexels

Decoración de cumpleaños con globos. | Foto: Pexels

Publicidad

Dolores se dio la vuelta y miró a Jaime, sonriendo entre lágrimas. “¡Este es mi mejor cumpleaños!”, dijo llorando.

“¿No los invitarás a entrar?”, le preguntó él, contento de verla tan feliz.

“Ah, lo siento. Por favor, entren”, respondió, secándose las lágrimas y dejándolos pasar.

Mientras ella cortaba su pastel, los hombres le cantaron el "Feliz cumpleaños". Dolores no se había sentido tan bien en mucho tiempo. Les invitó a una deliciosa comida y lloró mientras abría sus regalos uno por uno.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Publicidad

Un acto de bondad siempre es recompensado, a veces de forma inesperada. Cuando Jaime se quedó sin efectivo en el supermercado, Dolores no dudó en ayudarlo, y lo hizo sin esperar nada a cambio. Unos días después, su generosidad fue inesperadamente recompensada cuando un pelotón completo de soldados llegó a su casa para celebrar su cumpleaños.

La vida es un círculo. Lo que se siembra se cosecha. Cuando Jaime tuvo problemas para pagar su cuenta en la tienda, Dolores intervino para ayudarlo. Su amabilidad lo conmovió hasta las lágrimas, y supo que tenía que pagarle. Como resultado, le preparó una sorpresa para agradecerle.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad

Lee también: Camionero ayuda a mujer inconsciente tendida en la carretera y días después se reencuentran - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Viuda con 5 hijos alimenta a anciano pobre y después de un tiempo recibe camioneta nueva de regalo - Historia del día

22 de junio de 2022

Anciana dueña de mansión de $2 millones deshereda a su nuera tras oír el tono de llamada de su celular - Historia del día

07 de junio de 2022

Pobre anciano que compra víveres a diario deja de presentarse: dueña de tienda decide ir a chequearlo - Historia del día

28 de marzo de 2022

Hombre deja a su anciana suegra con pandilleros: regresa más tarde y no reconoce su casa - Historia del día

06 de junio de 2022