logo
Flickr / Gary Bembridge
Fuente: Flickr / Gary Bembridge

Pasajero de 1era clase se burla de joven madre con bebé lloroso: él pierde su trabajo al final del vuelo - Historia del día

Vanessa Guzmán
28 jun 2022
06:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Samuel Adrián viajaba en primera clase a Washington D.C. para una reunión importante, pero la azafata sentó a una mujer con un bebé a su lado y no pudo evitar quejarse. Sin embargo, no tenía idea de lo que sucedería al final del vuelo y lo que le costaría.

Publicidad

Con la frente en alto, Samuel se sentó en su asiento. Acababa de recibir un ascenso, convirtiéndose en el asistente de un destacado político en Dallas, Texas, Estados Unidos. Estaba ansioso por llegar a la capital para una reunión especial. Por eso decidió viajar en primera clase y relajarse antes de su gran experiencia de trabajo.

El avión despegó más rápido de lo que esperaba y se dio cuenta de que no había nadie sentado a su lado. Era el escenario perfecto. Agarró su maletín para leer unos informes y esparció documentos por todos los asientos. El silencioso rugido del motor era relajante y pacífico.

Hombre con audífonos. | Foto: Pexels

Hombre con audífonos. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero algo terrible se entrometió en su tiempo de lectura, interrumpiendo su concentración. Samuel se volvió hacia la parte trasera del avión y notó que una azafata acompañaba a una mujer con un bebé llorando en sus brazos.

"Disculpe, señor. ¿Puede por favor recoger sus papeles? Esta señora se quedará sentada aquí por el resto del vuelo", le informó la azafata con una sonrisa amable que no podía regresar.

"¿Qué? ¡No! ¡Eso no es justo! ¿Por qué tengo que aguantar a un bebé que llora? Pagué un montón de dinero por este asiento y merezco estar cómodo", respondió Samuel, frunciendo el ceño a la azafata.

La mujer con el bebé que lloraba aún no se había sentado y miró a la azafata con los ojos muy abiertos.

Publicidad

"Señor, por favor, coopere", pidió la azafata, tratando de mantener la calma. Lucía enojada con él.

"No. ¡No lo haré! Dale el asiento de otra persona o deja que se quede en la parte de atrás. ¿Por qué no tomó un autobús si su bebé llora en los aviones? ¿Por qué el resto de nosotros tenemos que aguantarlo?", expresó Samuel, mientras alzaba cada vez más la voz.

Otros pasajeros se habían dado la vuelta para mirar la conmoción, principalmente porque el bebé seguía llorando a todo pulmón.

"Señor, el bebé estará más cómodo en este asiento y se calmará más rápido", la azafata casi le rogó a Samuel que se calmara y los dejara tomar asiento.

Publicidad

Lee también: Azafata rompe las reglas para hacer entrar en razón al hijo caprichoso de un millonario en un vuelo - Historia del día

"¡Una vez más, no! ¡Esto es absurdo! ¡No puedes mejorar los asientos de esta manera! Un bebé que llora no es una emergencia. Si no puede controlar a su propio hijo, no merece volar con él", continuó Samuel. Sin embargo, la joven madre no parecía mortificada mientras mecía a su hijo.

Azafata. | Foto: Unsplash

Azafata. | Foto: Unsplash

Publicidad

Un asistente de vuelo se les acercó y trató de convencer a Samuel de que dejar que la madre y el bebé se sentaran era mejor para todos en el avión, pero Samuel fue implacable. "¡Absolutamente no! ¡Encuentra otra solución! Por favor, esta mujer no merece estar en este asiento de todos modos”.

“¿Dónde está su esposo? ¿Por qué no está ayudando con el bebé? ¿Sabes para quién trabajo? ¡No aceptaré esto! ¡Te reportaré tan pronto como baje de este vuelo!", agregó Samuel, burlándose de la mujer y regañando a las azafatas.

Finalmente, un hombre mayor, unas filas más atrás, se ofreció a sentarse junto a Samuel para que la mujer pudiera ocupar su asiento. Samuel tuvo que cerrar la boca porque el hombre vestía el mejor traje que jamás había visto y parecía un caballero importante.

Publicidad

Samuel recogió sus papeles de mala gana y se frotó la frente porque tenía que escuchar al bebé llorar solo unas filas detrás de él. Sacudió la cabeza y se humedeció los labios con frustración.

"Consígueme un vaso de cualquier licor caro que tengas. ¡Ahora!", pidió groseramente a la azafata, quien asintió amablemente, pero puso los ojos en blanco tan pronto como él dejó de mirar.

Afortunadamente, el bebé dejó de llorar después de unos minutos y Samuel se calmó después de tomar unos sorbos de su bebida. El hombre a su lado no habló durante todo el vuelo, y a Samuel no le importó.

Ya estaba planeando un intenso correo electrónico para la aerolínea y esperaba que despidieran a la azafata por sus acciones ridículas.

Publicidad

Después de unas horas, el vuelo aterrizó y Samuel estaba ansioso por ser uno de los primeros pasajeros en bajar del avión. Se burló de la azafata al salir. Cuando tomó su teléfono para verificar los mensajes entrantes, su tono de llamada sonó. Era su jefe.

Sala de espera de aeropuerto. | Foto: Pexels

Sala de espera de aeropuerto. | Foto: Pexels

Publicidad

Samuel se detuvo frente a la puerta, se arregló la corbata y respiró hondo antes de responder. Si bien su jefe no podía verlo, quería parecer lo más profesional posible y ese vuelo no había sido agradable para él.

"Hola, señor. Acabamos de aterrizar. ¿Pasa algo?".

El grito de su jefe interrumpió su oración. "¿Qué diablos estabas pensando?", preguntó con tono irritado. Samuel no tenía idea de lo que estaba hablando.

"Señor, ¿qué sucede?".

"¿Qué está pasando? ¿HAS VISTO INTERNET? ¡Estás en todas partes y la gente se ha enterado de que trabajas para mí!". Los gritos seguían llegando, y Samuel estaba sacudiendo la cabeza, todavía desorientado.

Publicidad

Puso a su jefe en el altavoz y abrió Twitter, solo para descubrir que alguien había grabado su encuentro con la azafata y la joven madre en el avión. El video se volvió viral en tan solo unas horas. Además, su jefe tenía razón. Alguien había descubierto quién era Samuel y dónde trabajaba.

"¡Señor, lo siento mucho! No sabía".

"¿No sabías que te estaban grabando? ¿Eres un idiota? ¡ESTÁS DESPEDIDO, SAMUEL!”, gritó su jefe y le colgó.

La mano de Samuel cayó de su oreja y cerró los ojos mientras el resto del mundo desaparecía. La gente caminaba de un lugar a otro, agarrando sus maletas y llegando a sus destinos. Pero Samuel ya no tenía adónde ir. Fue despedido y fue viral de manera negativa. Este podría ser el final de su carrera política.

Publicidad
Hombre hablando por celular mientras revisa su computadora. | Foto: Pexels

Hombre hablando por celular mientras revisa su computadora. | Foto: Pexels

Agarró sus cosas y caminó hasta un banco cerca del área de comidas y se sentó. ¿Qué iba a hacer ahora?

Publicidad

Decidió comprar un boleto de vuelta a casa, esta vez en clase económica. Empezó a enviar currículums por todas partes para tratar de conseguir un nuevo trabajo.

Unos días después del incidente, Samuel vio a su jefe en las noticias con la joven madre de la que se había burlado en el avión.

Lee también: Antes de bajar del avión, piloto nota que el último pasajero a bordo es idéntico a él - Historia del día

Su jefe había emitido un comunicado, diciéndole al mundo, que despidió a Samuel de su puesto y llegó a un acuerdo con la aerolínea para obtener boletos de primera clase de por vida para la mujer.

Publicidad

Samuel no podía creerlo y se arrepintió de sus acciones durante muchos meses, ya que nadie lo contrataría.

Hombre con gesto de lamento. | Foto: Pexels

Hombre con gesto de lamento. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El karma tiene una forma de castigar a las personas que lo merecen: Samuel fue golpeado por el karma tan pronto como el avión aterrizó en Washington D.C., y se arrepintió de sus acciones durante los meses siguientes.

Ser cortés y amable es más fácil que hacer una escena: Podría ser un inconveniente considerable, pero hubiera sido mejor si Samuel hubiera dejado que la mujer se sentara y esperara a que su bebé se calmara. Arruinó su propia vida al causar una escena.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Estudiante nuevo no es aceptado en grupo de niños en la escuela: al día siguiente lo invitan a liderarlo - Historia del día

21 de mayo de 2022

Chofer de bus ve a niño caminar al bosque en vez de entrar a la escuela, así que lo sigue - Historia del día

10 de mayo de 2022

Tras la muerte de su hijo, mujer ve a un hombre idéntico a él sentado en el cementerio - Historia del día

03 de abril de 2022

Hombre humillado por vivir con su abuela discapacitada se da cuenta de que ella desapareció de su casa - Historia del día

06 de mayo de 2022