logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre se divorcia de mujer pobre para casarse con una rica: termina solo hasta que un adolescente toca su puerta - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Después de divorciarse de su esposa pobre para casarse con una mujer rica, un giro del destino le enseñó a un hombre una lección inolvidable.

Publicidad

A las 12 y cuarto de una noche de sábado, Estela estaba en el umbral esperando a su marido. “¿Por qué no ha regresado a casa todavía?”, pensó en silencio. Ella supuso que Edward estaría en la taberna.

Estaba perdida en sus pensamientos cuando un automóvil blanco se detuvo frente a su puerta. Las lágrimas brotaron de sus ojos cuando vio a su esposo besando apasionadamente a una joven en el asiento del conductor.

Una pareja besándose en un automóvil. | Foto: Unsplash

Una pareja besándose en un automóvil. | Foto: Unsplash

Publicidad

Estela y Edward acababan de celebrar su segundo aniversario de bodas. Desde que se casaron poco después de graduarse de la escuela secundaria, habían estado profundamente enamorados.

Habían vivido una vida maravillosa. Pero ella había comenzado a notar un cambio extraño en el comportamiento de su esposo seis meses atrás.

Él comenzó a albergar una afición inusual por ir a la taberna todos los días y se quedaba allí más tiempo de lo habitual los fines de semana.

Lee más: Hombre decide salir con mujer que conoció en internet y termina conociendo a hijo del que no sabía nada - Historia del día

Publicidad

Pero un día, algo alertó a Estela. Encontró marcas de lápiz labial rojo en la camisa de Edward mientras lavaba la ropa. Era evidente que estaba viendo a alguien más. ¿Pero a quién?

Las respuestas a su pregunta llegaron ese sábado por la noche cuando vio a otra mujer besando a su esposo en su auto. Se sentía extremadamente herida y decidió confrontar a Edward.

“¿Qué crees que estás haciendo?”, le preguntó furiosa. “¿Y quién es ella? ¿Por qué está aquí? Acabo de verlos a los dos besarse...”.

Marca de pintura de labios en el cuello de la camisa de un hombre. | Foto: Pixabay

Marca de pintura de labios en el cuello de la camisa de un hombre. | Foto: Pixabay

Publicidad

El hombre caminaba borracho mientras sostenía la barandilla de las escaleras y miraba el cielo nocturno. Su mirada sin vida exhibía un aura extraña, como si no fuera el hombre que había conocido o amado.

“Quiero terminar con esto”, replicó. “No quiero seguir trabajando duro mientras tú te quedas en casa sin hacer nada”.

Después de casarse, Edward trabajaba mientras Estela se quedaba en casa, soñando con tener hijos. Pero cada vez que ella hablaba de tener bebés, el hombre desviaba el tema.

Seis meses atrás, su matrimonio había comenzado a experimentar dificultades. Pero cuando ella se enteró de su infidelidad, él decidió terminar con todo.

Publicidad

“Silvia es la única que puede darme la vida de mis sueños”, dijo. “Ya no quiero vivir con una mujer pobre como tú, ¿entiendes?”.

Las palabras de Edward impactaron a Estela. Aunque quisiera, ella no podría hacer nada para convencerlo de que cambiara de opinión.

¿Estaba entonces dispuesta a renunciar a su matrimonio y dejar que otra mujer ocupara su lugar?

Una mujer afligida con la mano en su frente mirando hacia el suelo. | Foto: Pexels

Una mujer afligida con la mano en su frente mirando hacia el suelo. | Foto: Pexels

Publicidad

A la mañana siguiente, la mujer encontró una nota en su dormitorio. Las lágrimas rodaron por sus mejillas cuando leyó las desgarradoras palabras de despedida de su esposo.

“Me voy a mudar con mi novia, y será mejor que firmes los papeles de divorcio que te enviaré dentro de poco”.

Edward se había ido de casa antes de que Estela despertara, y ni siquiera consideró cómo se sentiría ella al ser traicionada.

Una semana después, él le envió la documentación para el divorcio y casi un mes después, la pareja se separó oficialmente.

El hombre ni siquiera quería mirar a Estela y despedirse como era debido. En cambio, la trató como si ella no hubiera sido nada para él y simplemente se fue con Silvia.

Publicidad

Edward vivió la vida de sus sueños durante casi un año después de casarse con su nuevo amor. Él y su nueva esposa se fueron de vacaciones de lujo, asistieron a fiestas de primer nivel, viajaron en cruceros por todo el mundo y vivieron vidas lujosas.

Pero todo eso llegó a un callejón sin salida cuando el padre de Silvia, Jonathan Mijares, los recibió un día con una mala noticia.

Una pareja de recién casados mostrando sus anillos. | Foto: Unsplash

Una pareja de recién casados mostrando sus anillos. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¿Cuándo comenzarán a ganar su propio dinero en lugar de seguir gastando el mío?”, les preguntó el hombre mayor.

Aunque Silvia estaba bastante sorprendida por la pregunta de su padre, Edward fue quien enfrentó el mayor golpe. Se había casado con ella porque era la hija de un hombre rico.

Y no podía entender por qué un magnate de los negocios como Jonathan Mijares querría que su hija y su yerno trabajaran.

“Pero Sr. Mijares, estábamos planeando irnos en un crucero este fin de semana, y no entiendo lo que está tratando de decir”, respondió Edward tímidamente a su suegro.

Publicidad

En este punto, Jonathan no quería discutir nada más. “Todo lo que les aconsejaría a ustedes dos es que encuentren un trabajo rápidamente... Ya no patrocinaré todo esto”.

Pero Silvia y Edward no tomaron en serio las palabras del hombre. Continuaron viviendo lujosamente sin molestarse en encontrar trabajo hasta que una llamada telefónica los dejó atónitos.

“Papá, parece que no puedo pagar con tu tarjeta”, le dijo Silvia a su padre un día. “¿Puedes consultar con el banco? Necesito reservar boletos para Milán”.

Un hombre angustiado pensando con la mano en su cabeza. | Foto: Pexels

Un hombre angustiado pensando con la mano en su cabeza. | Foto: Pexels

Publicidad

Pero para su consternación, Jonathan le dijo que todo su dinero se había ido. Sorprendidos más allá de lo imaginable, Silvia y su esposo fueron rápidamente a visitarlo.

“Lo siento, pero no puedo hacer nada... Enfrenté una gran pérdida con el último envío, e incluso tengo que vender nuestra casa para pagar las deudas”, dijo Jonathan.

En poco tiempo, Edward se vio obligado a encontrar un trabajo después de que Silvia lo obligara a hacerlo. Pero día a día, las demandas de su esposa se dispararon. No quería dejar ir su vida mimada.

“¡Qué kit de maquillaje tan barato! Quiero algo caro y solo de marca...”, le dijo una vez a Edward. “¡No me digas que no tienes dinero ni siquiera para pagarme esto!”.

Publicidad

En ese momento, el hombre pensó en Estela y en lo diferente que era de Silvia. Trabajaba muy duro para complacer a su actual esposa, pero nunca estaba complacida. Sus exigencias seguían aumentando y el poco dinero que él ganaba nunca era suficiente.

Un día, Edward recibió un sueldo decente y decidió llevar a su esposa de compras. Pensó que la tranquilizaría y le aseguró que tenía suficiente dinero para comprarle algo bonito.

“¡Estos zapatos son hermosos!”, exclamó Silvia. “¡Los quiero!”.

Una mujer sosteniendo varias bolsas de compras. | Foto: Unsplash

Una mujer sosteniendo varias bolsas de compras. | Foto: Unsplash

Publicidad

Edward estaba feliz de ver a su esposa encantada. Pero se quedó boquiabierto cuando vio la etiqueta con el precio después de que el personal de la tienda mostrara una réplica del par de zapatos. “¡Dios mío! ¡Cuestan $2.500!”.

Se llevó a su esposa a un lado y le dijo que solo tenía $1.500. La mujer estaba furiosa y comenzó a maldecir frente a todos. “Debería haber sabido que un mendigo como tú no puede permitirse ni siquiera una entrada de cine... ¡no sirves para nada!”.

Edward estaba avergonzado. Aunque trató de convencer a Silvia, ella no estaba lista para escuchar. Al día siguiente, se despertó en su departamento alquilado y encontró una nota en su cama.

Publicidad

“Merezco una vida mejor, y encontraré un hombre rico que me la pueda dar... Te enviaré los papeles del divorcio y será mejor que los firmes”.

El hombre estaba destrozado. No podía creer que había perdido su rico estilo de vida y a su amada esposa en tan poco tiempo.

Pronto, la pareja se divorció legalmente y él comenzó a vivir solo en su apartamento. Se sentía desolado y aplastado. Decidió no mirar atrás a su amargo pasado y se concentró en su trabajo.

Una mujer sosteniendo unos zapatos en una tienda. | Foto: Unsplash

Una mujer sosteniendo unos zapatos en una tienda. | Foto: Unsplash

Publicidad

Quince años después, Edward estableció una vida moderadamente próspera solo. Fue ascendido tres veces e hizo una buena cantidad de dinero con la que compró una casa.

Un día, estaba hablando con un cliente por teléfono cuando escuchó fuertes golpes en su puerta. Colgó para abrir y se encontró a un adolescente desconocido allí. El hombre estaba confundido y le preguntó al chico qué quería.

“¡Papá!”, exclamó el joven. Edward sintió escalofríos por la espalda. “¿No me vas a invitar a entrar?”, agregó el chico.

Lee también: Mujer ayuda su vecina a dar a luz y descubre que su esposo es el padre - Historia del día

Publicidad

“¿PAPÁ?”, preguntó el hombre. “Creo que te equivocas. ¿Qué quieres? ¿Me estás gastando una broma?”.

El joven quinceañero se presentó como Pedro y dijo que necesitaba hablar. Edward estaba desconcertado, pero lo dejó entrar.

“Mi mamá pensó que era lo suficientemente adulto como para saber la verdad. Me habló de ti la semana pasada, y te había estado buscando desde entonces”, le dijo Pedro al hombre. “Te encontré en tu perfil de redes sociales”.

Una persona llamando a una puerta. | Foto: Pexels

Una persona llamando a una puerta. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿¿¿TU MAMÁ???”, preguntó Edward consternado.

“Sí, Estela... ¡Soy su hijo... y tuyo!”, respondió Pedro. Eso dejó impactado al hombre.

Resultó que Estela estaba embarazada cuando Edward solicitó el divorcio hace 15 años. Ella no se lo dijo y crio sola al niño.

“¿Tienes idea de cuánto se ha esforzado mi mamá para criarme? Ella ha tenido que desempeñarse en varios empleos al mismo tiempo, y todavía sigue trabajando duro para poder enviarme a la universidad”, dijo el chico.

Edward se sorprendió, y el adolescente le hizo una petición importante antes de que el hombre pudiera pronunciar algo. “Entonces, ahora que te encontré, debes comenzar a apoyarnos. Hablé con mamá y ella insiste en que nos compenses por todo el trauma que le has causado”.

Publicidad

El hombre se dio cuenta de hacia dónde se dirigía esto. No quería regalarle el dinero que tanto le había costado ganar a su exesposa y a su hijo, pero le aseguró a Pedro que haría algo al respecto y se despidió de él.

Al día siguiente, Edward se apresuró a encontrarse con Estela en la casa donde una vez vivieron y se sorprendió cuando llegó allí.

Una mujer embarazada sosteniendo su panza. | Foto: Unsplash

Una mujer embarazada sosteniendo su panza. | Foto: Unsplash

Publicidad

“¡Ah, eres tú! Entonces, ¿cuándo comenzarás a pagar la manutención de mi hijo?”, le preguntó la mujer tan pronto como entró. “Recibirás la orden judicial pronto... Mientras tanto, no quiero que vengas aquí”.

El hombre estaba atónito. Visitó a Estela asumiendo que sus errores pasados ​​habían sido perdonados. Pero ella no estaba lista para dejarlo quedarse más de dos minutos.

En este punto, Edward estaba arrepentido de haber arruinado su vida y haber elegido su deseo de riqueza sobre su valiosa familia.

Aunque intentó varias veces reconciliarse con su exesposa y con Pedro, nunca más lo dejaron volver a sus vidas. El hombre aprendió la lección de la manera más difícil y decidió no volver a ser codicioso.

Publicidad

Pero ya era demasiado tarde, y se vio obligado a proporcionar a su exesposa e hijo la manutención durante los siguientes años. Peor aún, todo lo que podía hacer era ver a su familia llevar una buena vida desde la distancia.

Un hombre angustiado con sus manos sobre su cabeza. | Foto: Pexels

Un hombre angustiado con sus manos sobre su cabeza. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La vida da muchas vueltas. Edward se había divorciado de Estela para vivir la vida de sus sueños con Silvia, que era la hija de un hombre rico. Pero cuando el padre de la mujer quebró, Edward se vio obligado a trabajar y proveer todos sus lujos. Cuando Silvia no se sentía satisfecha, le pidió el divorcio y él tuvo que trabajar duro por el resto de su vida.

No confíes en la fortuna de otra persona. Trabaja duro por tu dinero. Cuando Edward se divorció de Estela y se casó con Silvia, comenzó a vivir una vida lujosa con el dinero de su suegro. Pero un año después, sus sueños de vivir esa vida de lujos se derrumbaron cuando el padre de su esposa se declaró en bancarrota.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Esposa ve a su marido entrar al motel con una mujer y salir 1 hora después fatigado - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Novia no quiere que su papá en silla de ruedas la lleve al altar hasta que lo ve en la tele - Historia del día

28 de mayo de 2022

Esposa de millonario nota que marido visita casa destartalada a diario: ve que hay una carriola cerca - Historia del día

19 de abril de 2022

Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

13 de mayo de 2022

Mujer lleva a indigente a casa: él desaparece por la mañana y su esposo le pide el divorcio - Historia del día

11 de junio de 2022