logo
Un niño sentado triste en una hamaca | Foto: Shutterstock
Un niño sentado triste en una hamaca | Foto: Shutterstock

Niño desespera de hallar una familia tras 11 años en el sistema de acogida: un día sus padres biológicos aparecen - Historia del día

Georgimar Coronil
07 jul 2022
15:00

Un niño con problemas de salud recurrentes anhelaba tener una familia tras pasar 11 años en el sistema de acogida. Sin embargo, cuando sus padres biológicos se presentaron un día en el orfanato, se negó a irse con ellos.

Publicidad

Eduardo entró en el sistema de acogida al nacer. Lo dejaron en el porche de un orfanato local, sin nada más que una manta que le envolvía.

Nunca conoció a sus padres biológicos y no tenía planes de hacerlo. Le bastó con darse cuenta de que no querían saber nada de él, tras dejarlo en el orfanato siendo un recién nacido.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Eduardo solía tener la esperanza de que algún día formaría parte de un hogar cariñoso. Sin embargo, a lo largo de los años, fue saltando de una familia de acogida a otra, después de que estas no pudieran hacer frente a sus crecientes gastos médicos.

El niño sufría de asma bronquial, que requería medicamentos de mantenimiento demasiado costosos. Además, era propenso a las enfermedades, lo que disuadía a la gente de adoptarlo.

Publicidad

Cuanto más crecía Eduardo, más se daba cuenta de que sus posibilidades de ser adoptado eran cada vez menores. Cuando cumplió 11 años, finalmente aceptó que no sería adoptado y que formaría parte del sistema de acogida hasta que alcanzara la mayoría de edad.

Sin embargo, a pesar de haberse resignado a su destino, ese año, cuando le dieron su pastel de cumpleaños en el orfanato, pidió el mismo deseo que todos los años: que lo adoptara una familia cariñosa.

Eduardo no quería terminar en un hogar infeliz. Sabía de historias de horror en las que los niños adoptados entraban en familias tóxicas, y él no quería pasar por lo mismo. Después de todo, ya estaba traumatizado por el abandono de sus padres biológicos.

Toda su vida se preguntó por qué sus papás decidieron dejarlo. Llegó a la conclusión de que lo más probable es que fuera por su estado de salud. Pensó que era una razón egoísta para deshacerse de él, por lo que guardó rencor a sus papás a lo largo de los años.

Una mañana, el director del orfanato le dijo a Eduardo que ese mismo día vendría una familia a buscarlo. Los ojos de Eduardo se abrieron de par en par, sorprendido de que a pesar de que había niños más pequeños en el orfanato, una familia lo había elegido a él.

Publicidad

Eduardo pasó todo el día alistándose para conocer a sus padres adoptivos. Escogió su mejor ropa y se pasó más tiempo en el baño preparándose para impresionarles.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Cuando la pareja llegó, Eduardo fue llamado al despacho del director, donde sonrió al conocer a su nueva familia. Antes de que pudiera presentarse, el director habló.

"Eduardo, supongo que no los recuerdas, pero esta es Melissa, tu madre, y Darío, tu padre. ¿Te lo puedes creer? ¡Tus padres biológicos volvieron por ti! Eso es algo que rara vez ocurre con un niño del sistema", reveló.

El director pensó que Eduardo se alegraría, pero en lugar de eso, se quedó en silencio. Miró fijamente a la pareja que tenía enfrente, asimilando su aspecto. "Así que son mis padres", pensó mientras los observaba.

Publicidad

"¿Qué hacen aquí?", no pudo evitar preguntar. "Me abandonaron hace once años, ¿y ahora quieren que me quieren de vuelta?".

Melissa y Darío no pudieron evitar derramar lágrimas en cuanto Eduardo dijo esto. Habían previsto una reacción violenta por parte de Eduardo, pero escucharla en carne y hueso era algo para lo que no estaban preparados.

"Hijo, si nos permites explicarte... lo sentimos mucho. Por favor, danos la oportunidad de demostrarte que somos capaces de cambiar", suplicó Melissa.

"¿Sentirlo? ¿Perdón por dejar a un bebé recién nacido en el porche de un orfanato? Sí, conozco la historia de cómo entré en el sistema. Durante años, soñé con que una familia cariñosa me adoptara. Ahora, prefiero quedarme en el sistema que ir con ustedes". gritó Eduardo.

Eduardo era sincero, una parte de él quería conocer a sus padres biológicos. Sin embargo, tenía mucho miedo de que le abandonaran nuevamente. Eso era algo para lo que no estaba preparado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Tras un par de minutos, el director del orfanato, Melissa, y Darío lograron calmarlo. "¿Puedes escucharnos? Solo danos un par de minutos Eduardo, por favor", le pidió Darío a su hijo.

Eduardo miró con odio a Darío mientras se sentaba en la silla. "¿Qué tienes que decir?", respondió entre dientes.

Melissa reveló que dejaron a Eduardo en el orfanato porque, en ese momento, ella y Darío eran muy pobres y no podían satisfacer sus necesidades diarias. "No podía permitirme ni siquiera comprarte pañales, cariño, y no quería que sufrieras", expresó.

"Tu padre y yo acabábamos de terminar la universidad y nos costaba mucho hallar trabajo. No podíamos cuidarte como era debido, así que pensamos que lo mejor sería que otra persona se ocupara de ti. Es egoísta, lo sé, pero pensamos que era lo mejor", le dijo Melissa a Eduardo.

"Sé que ha sido duro para ti, hijo. Pasaste 11 años preguntándote por qué te habíamos dejado, y por eso lo lamentaremos siempre. Sin embargo, siempre estuviste en nuestra mente. Trabajamos duro durante una década para ganar el dinero suficiente para recuperarte. Nos tomó un tiempo, pero ahora estamos preparados para darte una vida cómoda", le dijo Darío a Eduardo.

Publicidad

"A lo largo de los años, nos preguntamos si ya habías sido adoptado. ¿Quién no querría tenerte en su vida? Eres un chico maravilloso..." dijo Melissa, intentando tomar la mano de Eduardo. "Pero una parte de mí también esperaba que algún día nos volviéramos a encontrar. Cuando el director me dijo que estabas aquí, no pude evitar llorar", le dijo a su hijo.

"Por favor, hijo. Danos la oportunidad de recompensarte. Queremos que crezcas en un hogar lleno de amor, y te prometemos que haremos todo lo posible para que seas feliz y recuperes el tiempo perdido", suplicó Darío.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Tras escuchar la historia de Melissa y Darío, Eduardo se quedó sin palabras durante un par de minutos. Los miró en silencio, tratando de asimilar todo lo que acababa de escuchar.

Publicidad

Eduardo estuvo tanto tiempo en silencio que Melissa y Darío empezaban a aceptar el hecho de que su hijo no quería perdonarlos. Se estaban preparando mentalmente para lo peor, pensando que Eduardo preferiría quedarse en el orfanato antes que ir a casa con ellos.

Sin embargo, Eduardo habló de repente. "Vamos a intentarlo entonces", dijo en silencio. "No voy a mentir y decir que estoy de acuerdo con lo que han hecho, pero estoy dispuesto a intentarlo", aclaró.

Melissa y Darío rompieron a llorar y se apresuraron a abrazar a su hijo. Le suplicaron su perdón varias veces, antes de soltarle finalmente para mirarle directamente a los ojos.

"Te lo prometemos, hijo. Haremos todo lo posible por ti. Puede que te lleve un tiempo adaptarte a nosotros, pero tenemos toda la vida por delante para intentarlo. Gracias por darnos una oportunidad, hijo", sollozó Melissa.

Esa noche, Eduardo volvió con su familia. Él y sus padres empezaron poco a poco a afianzar su relación, a conocerse y a compensar los 11 años que no estuvieron juntos.

Durante los primeros meses, Eduardo desconfiaba de sus padres. Una parte de él seguía temiendo que lo abandonaran una vez más, pero Melissa y Darío hicieron todo lo posible para asegurarle que nunca lo dejarían.

Publicidad

Al final, Eduardo se dio cuenta de que, después de más de una década, por fin había encontrado su hogar: un lugar donde le querían, le apreciaban y le cuidaban.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Perder la confianza es fácil; ganársela de nuevo es mucho más difícil: Eduardo no confiaba en los adultos por lo que sus padres le hicieron de pequeño. Al final, tardó en volver a tener fe, ya que tenía miedo a ser abandonado como ocurrió en el pasado.
  • Tus acciones afectan a tu hijo más de lo que crees: Melissa y Darío pensaron que dejar a Eduardo en el orfanato le daría una buena vida, pero le provocó traumas infantiles con los que siguió lidiando a lo largo de los años. Es importante que los padres tengan en cuenta que cada decisión que toman no solo les afecta a ellos, sino también a sus hijos.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

¿Actué mal al humillar a mi hija embarazada delante de toda la familia después de lo que hizo?

08 de marzo de 2024

Mujer descubre que en realidad es la madre biológica de su hijo adoptado - Historia del día

22 de enero de 2024

4 historias reales de padres que se negaron a pagar la boda de sus hijos

27 de febrero de 2024

La gente revela los testamentos más locos que ha visto nunca

23 de enero de 2024

Mamá de la novia ve al novio entrando en el baño con la dama de honor en plena boda - Historia del día

24 de enero de 2024

Los padres de un hombre suplican reconciliarse tras rechazar a su nieto, son humillados en el cumpleaños del niño

01 de marzo de 2024

Mi hermana me exige que sea su vientre de alquiler a pesar de saber que pondría en peligro mi vida

20 de febrero de 2024

Mamá devastada quiere adoptar, ve en agencia de adopción a niña sorprendentemente parecida a hija fallecida - Historia del día

22 de enero de 2024

Empresario rico echa a su hijo sin saber que un día sería su jefe - Historia del día

19 de enero de 2024

Nieto cree que su abuela solo le dejó una urna de cenizas, hasta que un día la urna se rompe - Historia del día

08 de febrero de 2024

Hombre descubre que sus hijos gemelos son en realidad sus hermanos - Historia del día

22 de febrero de 2024

Mujer hace pedazos el vestido de graduación de su hijastra - El padre defiende a su hija y le da una lección a la mujer

21 de marzo de 2024

Mi esposa me dijo que habían enterrado a nuestro hijo de 3 años - Un día después descubrí la horrible verdad

05 de febrero de 2024

5 inolvidables historias reales sobre pruebas de paternidad con giros inesperados

25 de marzo de 2024