logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Niña en orfanato espera con su maleta todos los días a su padre que prometió regresar - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Todos los días, una niña pequeña esperaba que su papá regresara al orfanato en el que la había dejado por no poder mantenerla. Él prometió volver, así que ella esperó pacientemente hasta que una pareja mostró interés en adoptarla.

Publicidad

Carlita era una niña de 10 años que vivía en un pequeño orfanato. Habían pasado tres años desde que su padre soltero la llevó allí, prometiéndole que volvería por ella después de ganar dinero.

Su papá, Alex, era un hombre pobre. Su esposa, Lucía, los había abandonado a él y a Carlita tras conocer a un hombre rico que quería casarse con ella.

La mujer se llevó el dinero que tenía en su cuenta bancaria conjunta y, debido a esto, Alex no pudo mantener la tienda que tenía.

“Lo siento, Carlita, pero papá no quiere que vivas en la pobreza. Te lo prometo, cuando pueda ganar dinero para darte la vida cómoda que te mereces, volveré por ti. Te lo prometo, Carlita”.

Publicidad

“Por favor, espérame”, dijo el desconsolado padre antes de dejar a su hija con la directora del orfanato.

Lee más: Pintor pobre y sin hogar gasta su dinero en un regalo para niña huérfana triste - Historia del día

“Papá, no me dejes aquí”, gritó Carla, haciendo todo lo posible para aferrarse a su padre.

“Lo siento, Carlita. Papá necesita ganar dinero para que podamos volver a vivir juntos. Te prometo que volveré. Te amo”, dijo Alex, también llorando.

Él le dio a la directora del orfanato una última mirada como diciendo, “por favor, cuídala”, y se alejó.

Publicidad

Niños jugando en unos columpios sobre la arena. | Foto: Pexels

Carla, que entonces tenía siete años, nunca se olvidó de lo que dijo su padre. Todos los días, ella esperaba afuera de la puerta del orfanato con su maleta y se sentaba a esperarlo. Incluso recogía flores del jardín para dárselas.

Publicidad

Otros niños a menudo se reían de ella, y los mayores intentaban arruinar su esperanza de reunirse con su padre.

“Carla, no puedes seguir creyendo en cuentos de hadas. Tu padre te estaba poniendo una excusa. No va a volver”, le decían.

“No conocen a mi papá. Es un hombre que cumple su palabra. Volverá por mí”, respondía la niña.

Los niños a menudo negaban con la cabeza, riéndose de ella. Ellos también esperaban y rezaban pidiendo que, de alguna manera, sus padres aparecieran y los sacaran del orfanato.

Un día, mientras estaba sentada afuera con su maleta y flores recién cortadas, la directora del lugar se le acercó y le preguntó si podían encontrarse dentro de su oficina. Carla asintió, llevó su bolso adentro y se dirigió a la habitación.

Publicidad

“Carla”, comenzó a decir la mujer. “Sabes que todos los niños aquí anhelan ser parte de una familia, ¿verdad?”, preguntó.

Una mujer con rostro serio sentada frente a un escritorio. | Foto: Pexels

Publicidad

La niña asintió lentamente. “Bueno, una pareja mostró interés en adoptarte. Quieren que seas parte de su familia”, le dijo la directora.

“¡No! Mi padre dijo que vendría a buscarme. No quiero que otra persona me adopte. Esperaré a mi papá”, dijo, comenzando a llorar.

“Bueno, cariño, estás en un orfanato. Según la ley, si alguien quiere cuidar de ti, tiene derecho a adoptarte”, explicó la mujer.

Lee también: Pareja se entera de que hijo adoptivo tiene dos hermanos perdidos y corren a buscarlos - Historia del día

En este punto, Carla lloraba desconsoladamente. “¡No! Por favor, quiero a mi papá. No deje que me lleven”, sollozó.

Publicidad

La directora no pudo revelarle a la pequeña que ya había intentado hacer que la pareja se interesara en adoptar a algunos de los niños mayores, pero se había negado.

Una niña con rostro triste recostada sobre una cama. | Foto: Unsplash

Publicidad

Después de un par de días, finalmente llegó el momento de que la niña conociera a sus padres adoptivos. Aunque lloró durante días, finalmente aceptó su destino y rezó para que su papá biológico la encontrara algún día, sin importar a dónde fuera.

Por última vez, esperando un milagro, se sentó frente a la puerta del orfanato con un ramo fresco. “Apúrate, papá”, dijo en voz baja.

Desafortunadamente, se acabó el tiempo. La directora del orfanato le pidió que recogiera sus cosas de su habitación. La niña tiró el ramo que había hecho en la calle y subió las escaleras.

Cuando recogió sus cosas y volvió a bajar para encontrarse con la directora, de repente se dio cuenta de que había dejado la única foto de su padre en la mesita de noche. “Espere, Sra. Carrillo. Dejé algo en mi cajón”, dijo, corriendo de regreso a su cuarto.

Publicidad

Al abrir el cajón, se sorprendió al ver que la foto ya no estaba allí. A punto de llorar, escuchó a alguien detrás de ella: “Ya no necesitarás esa foto”.

Sus ojos se abrieron y rápidamente miró hacia atrás. “Me verás todos los días ahora”, dijo el hombre.

Una mesita de noche con una gaveta al lado de una cama. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Papá! ¿De verdad eres tú?”, dijo la niña, arrojándose a sus brazos.

“Sí, cariño. Soy yo. Siento haber tardado tanto en venir a buscarte”, dijo Alex con lágrimas en los ojos. Se abrazaron con fuerza durante un par de segundos más antes de separarse.

“Sabía que volverías, papá. ¡Les dije a todos aquí que lo harías!”, dijo Carla, llorando también. Los otros niños miraron a través de la puerta y se dieron cuenta de que la niña había tenido razón todo el tiempo: su padre era un hombre de palabra.

Resulta que Alex se había ido de la ciudad para ganar dinero y recuperar la custodia de su hija. Primero trabajó como empleado de una tienda hasta que ahorró lo suficiente para abrir un local propio.

Publicidad

Conoció a una encantadora dama llamada Amanda, de quien se enamoró. Cuando le reveló que tenía una hija esperándolo en un orfanato, ella no lo pensó dos veces para ayudarlo.

“Vamos a buscar a tu hija”, le dijo antes de que procesaran los papeles de adopción de Carla. Desde ese día, Alex, su nueva esposa y su encantadora hija Carla, han vivido una vida feliz juntos.

Una familia feliz posando para una fotografía. | Foto: Pexels

Publicidad

Él siguió siendo un padre devoto, dándole todo el amor que podía darle a su hija. Amanda también amaba a Carla como si fuera suya.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

El amor de un padre no conoce fronteras. Alex realmente amaba a su hija Carla más que a nada en el mundo. Sabía que tenía que sacrificar algo de tiempo con ella para darle una vida mejor. Cuando finalmente estuvo listo, regresó por ella y vivieron felices como una familia.

El verdadero amor acepta toda tu verdad. Alex encontró a una hermosa mujer llamada Amanda que lo amaba por todo lo que era. Cuando reveló la verdad sobre Carla, en lugar de huir, ella la aceptó e incluso la acogió como su propia hija.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Mujer abandona a hijo recién nacido en puerta del hospital: años después se encuentran accidentalmente - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias sobre el espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad