logo
facebook.com/Casi's Triplets
Fuente: facebook.com/Casi's Triplets

Mamá carga en brazos a sus trillizos recién nacidos por primera vez, sin saber que nunca los volverá a ver

Georgimar Coronil
08 jul 2022
15:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando Casi Rott sostuvo por primera vez a sus trillizos recién nacidos, fue el día más feliz de su vida. Sin embargo, la madre no sabía que no los volvería a ver.

Publicidad

El embarazo de Casi fue relativamente tranquilo. Ella y su marido, Joey, se hicieron todas las pruebas y tomaron todas las medidas necesarias para asegurarse de que todo estuviera bien. No tenían nada de que preocuparse, o eso creían.

Cuando Rott descubrió que estaba embarazada de trillizos, le aconsejaron que tomara un medicamento para la fertilidad que le induciría un parto prematuro, pero ella se negó y optó por tener a los bebés a las 34 semanas.

Publicidad

En su tercer trimestre, la madre de Kansas se trasladó temporalmente de su granja rural a Wichita para estar más cerca de los médicos en caso de una emergencia. El 29 de enero de 2016, Casi se sometió a una cesárea para dar a luz a sus bebés, y se les mantuvo en el hospital bajo estricta observación.

La orgullosa madre se recuperó rápidamente y pronto recibió el alta; sin embargo, dos días después, se despertó con un dolor agudo en el pecho y su corazón acelerado. Algo iba muy mal.

Lee también: Hombre besa a su esposa antes del parto, sin imaginar que pronto será padre soltero de cuatrillizos

Su marido la llevó rápidamente al hospital y una tomografía computarizada mostró que tenía un coágulo de sangre en los pulmones. Le hicieron más pruebas y, dos días después, le dieron de nuevo el alta. Pensando que lo peor había pasado, la pareja se dirigió a la UCIN para ver a sus trillizos Asher, Levi y Piper, durante unas horas.

Publicidad

Después, salieron para hacer un viaje de dos horas y media de vuelta a su granja en Clay Center, Kansas, donde les esperaban sus dos hijas mayores, Tenley, de dos años, y Chloe, de seis.

Publicidad

FELIZ DESPEDIDA

Dejaron a sus trillizos en la UCIN, pensando que volverían al día siguiente a por ellos, pero las cosas no salieron como habían planeado.

Cuando llegaron a casa, Casi, emocionada por haber vuelto tras pasar días en el hospital después de que se encontrara el coágulo, volvió a sus actividades diarias. Dobló ropa, se sacó la leche y horneó unas galletas.

Cuando Joey fue a recoger a las niñas a la guardería, les dijo que les esperaba una sorpresa en casa, lo que aumentó sus expectativas.

Lee también: Mujer hace promesa a esposo enfermo terminal y da a luz a sus mellizos 3 años después de su muerte

Publicidad

El reencuentro entre la madre y sus pequeñas fue muy emotivo y compartieron muchos abrazos y lágrimas. Las niñas se alegraron de ver a su mamá y Casi también estaba feliz por reencontrarse con sus hijas.

La celebración se interrumpió cuando Rott empezó a sentir dolores en el pecho varios minutos después. Se sentó a descansar, pero Joey la metió en su coche y se dirigió al hospital más cercano cuando los síntomas persistieron.

Condujo lo más rápido que pudo, pero la situación era grave; cuando su mujer perdió el conocimiento en el asiento del conductor junto a él, no volvió a abrir los ojos.

"Mis emociones estaban adormecidas. No parecía real en absoluto. Fue sin duda el peor momento de mi vida", dijo Joey.

Publicidad

Los médicos hicieron todo lo posible en el hospital, pero nada funcionó. Casi se fue para siempre. El cariñoso marido comentó en su momento:

"Intentaba despertarla. Los médicos trabajaron con ella durante mucho tiempo, pero no pudieron hacer mucho".

Publicidad

RESPONSABILIDAD INELUDIBLE

La muerte de Casi no fue fácil para sus familiares. Joey la describió como "perfecta": una de esas personas especiales que amaban a los demás y siempre estaban dispuestas a ayudarles a sentirse mejor.

Trabajaba como secretaria en la escuela primaria local y era conocida por ayudar a los niños siempre que necesitaban algo.

Asumir su fallecimiento fue duro, especialmente para sus hijas, una de las cuales, según Joey, siempre hablaba de su madre y de cómo se había ido al cielo.

Las cosas fueron difíciles para Joey, que de repente se había convertido en padre y madre de cinco hijos, tres de los cuales necesitaban muchos cuidados y atención. Tenía que hacer su duelo entre cambiar pañales, hacer la comida y jugar con sus pequeños.

Publicidad

Lee también: Hermano de 5 años carga el ataúd de su hermanita para despedirse de ella para siempre

Cuando se le presentaba un problema, se preguntaba qué habría hecho su esposa en ese momento. Un día, se dio cuenta de que ella le habría dicho que asumiera su responsabilidad, ya que le correspondía criar a los niños a su manera.

Afortunadamente, para Joey, que había decidido permanecer en el hogar que compartían él y su difunta esposa, contó con la ayuda de amigos, familiares y cuidadores. Los desconocidos también lo apoyaron en Internet y contribuyeron con más de 100.000 dólares para ayudarle.

Sus padres, Barbara y Chuck, viven a unos 11 kilómetros de distancia y tuvieron la amabilidad de ayudarle con los niños. Barbara, enfermera, calificó la experiencia de agridulce porque Casi había sido una hija para ella.

Publicidad

También señaló lo mucho que tuvo que aprender su hijo porque antes solo ayudaba a su mujer, pero tras el fallecimiento de Rott, "él es el papá y la mamá", dijo Barbara.

Publicidad

PROMESA QUE CUMPLIR

Tras la muerte de Casi, Joey se negó a deshacerse de sus cosas, entre las que se encontraban sus numerosos cuadros. Confesó que era muy difícil para él hacerlo; sin embargo, algo que no tiene problema en hacer es asegurarse de que sus hijos sean conscientes de lo mucho que su mamá los quería.

Tras el nacimiento de su segundo hijo, le dijo: "Si alguna vez me pasa algo, asegúrate de que los niños sepan lo mucho que los quiero".

Para ello, mantiene vivos sus recuerdos y ha seguido criándolos a su manera, respetando lo que sabía que ella hubiera querido. Seguir adelante después de la muerte de su esposa, al principio le parecía imposible, pero, como aprendió Joey, el destino nunca le envía a una persona una prueba que no sea capaz de superar.

¿Estás de acuerdo en que una persona puede superar cualquier prueba que Dios le envíe? ¿Crees que nos hace más fuertes? Si es así, comparte esta historia con tus amigos para alabar al devoto padre.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.

Publicaciones similares

Mujer hace promesa a esposo enfermo terminal y da a luz a sus mellizos 3 años después de su muerte

29 de mayo de 2022

Mujer deja a sus trillizos con el padre y elige su carrera: años después se presenta y les pide ayuda - Historia del día

19 de junio de 2022

Hermano de 5 años carga el ataúd de su hermanita para despedirse de ella para siempre

30 de abril de 2022

Mujer que sufrió abortos se despierta a diario con la risa de niños en su patio: sale y no ve a nadie - Historia del día

15 de mayo de 2022