logo
Facebook.com/BecauseofPiper
Fuente: Facebook.com/BecauseofPiper

Hermano de 5 años carga el ataúd de su hermanita para despedirse de ella para siempre

Vanessa Guzmán
30 abr 2022
13:30
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un niño de cinco años siempre cuidó a su hermana pequeña como un hermano mayor responsable. Él la amaba con todo su corazón y nunca perdía la oportunidad de abrazarla. En un giro trágico de la vida, tuvo la suerte de sostener su mano por última vez.

Publicidad

Perder a un ser querido cambia a las personas de manera inusual. Si bien el dolor difícilmente disminuye, nos acostumbrémos a vivir con ese sentimiento y con el vacío. Algunos días, los recuerdos ofrecen reposo, y en otras ocasiones, atormentan.

Lidiar con las alegrías y las tristezas es parte de estar vivo, y cuantas más pruebas y tribulaciones soportemos, más fuertes nos sentiremos. La historia de hoy arrojan luz sobre el extraño equilibrio entre aguantar y soltar.

Publicidad

FAMILIA FELIZ

Meagan y Laurence Collard fueron padres de dos niños adorables, Cayden y Franklin. Su casa resonaba con las carcajadas de los niños, y pasaban los días y las noches cambiando pañales, alimentando y manejando las rabietas de sus retoños.

La pareja de Australia Occidental abrazó por completo la paternidad y disfrutó cada segundo. Gozaron tanto la experiencia que deseaban volver a ser padres, esta vez de una dulce niña.

Lee también: Niño que se hizo viral por foto de su hermana consolándolo en la quimioterapia logra vencer al cáncer

Su sincero deseo se hizo realidad cuando Meagan quedó embarazada y descubrió que estaba esperando una niña. Poco después, los Collard se embarcaron en una aventura de compras y comenzaron a decorar la casa para darle la bienvenida a su hija.

Publicidad
Publicidad

BIENVENIDA AL MUNDO

Cayden y Franklin ayudaron a sus padres y les encantó elegir trajes de princesa brillantes para su hermanita. Finalmente, el 19 de julio de 2017, la familia le dio la bienvenida a su angelito y la llamaron "Piper Winifred".

La llegada de la pequeña llenó su vida de infinita alegría. Era una niña vivaz que dormía y comía bien. Sus hermanos mayores se enamoraron de ella cuando la vieron. En resumen, Winifred completó la familia Collard.

Todo era perfecto para la pareja australiana cuando, en mayo de 2018, Piper se sintió mal y comenzó a vomitar. Inicialmente, pensaron que tenía gastroenteritis, pero cuando comenzó a tener fiebre alta, Meagan la llevó a un médico de cabecera.

Publicidad

El médico le recetó antibióticos para lo que supuso que era una infección de oído. Algún tiempo después, Meagan la llevó nuevamente al hospital y le dijeron que tenía un virus. Un mes después, Winifred volvió a vomitar. Pero eso no era lo único que preocupaba a su madre.

Publicidad

EL DIAGNÓSTICO

Meagan notó un bulto duro en el lado derecho del vientre de su hija mientras la alimentaba. La llevó nuevamente al médico de cabecera, quien examinó a Winifred junto con otros médicos. Estuvieron de acuerdo en que parecía que el hígado del bebé estaba hinchado.

Los médicos tomaron una muestra de sangre e ingresaron a la pequeña. A Meagan le dijeron que las únicas razones por las que el hígado de Winifred se podía haber agrandado eran por el VIH, la hepatitis o el cáncer.

La madre sabía que las dos primeras opciones eran poco probables porque dio negativo en la prueba durante el embarazo.

Publicidad

Pero la tercera opción la perseguía. No quería alarmar a su esposo ni a su familia, así que se guardó la noticia. Al día siguiente, los informes de sangre llegaron y estaban bastante alterados. Meagan llevó a Winifred al hospital infantil.

Laurence se unió a su esposa e hija en el hospital y, después de realizar varias exploraciones y pruebas, se les asignó una habitación en la sala de oncología. Esa misma tarde, los médicos le dijeron a los Collard que su niña de 11 meses tenía neuroblastoma.

Publicidad

TRATAMIENTO PROLONGADO

El neuroblastoma es un cáncer raro, que se encuentra con mayor frecuencia en los bebés. Según los escáneres, Winifred estaba en la etapa cuatro y el cáncer ya se había extendido desde la glándula suprarrenal hasta el hígado, los ganglios linfáticos, el abdomen, la cavidad torácica y los ovarios.

Pero los Collard no sabían si su pequeña princesa estaba en peligro y cuánto tratamiento necesitaría. Después de que los médicos tomaron una biopsia de uno de sus tumores, Winifred comenzó su quimioterapia. Semanas más tarde, sus padres descubrieron que corría un alto riesgo.

La niña requirió cinco rondas de quimioterapia, cirugía, trasplante de células madre, radiación y seis meses de inmunoterapia. Winifred experimentó varios efectos secundarios del tratamiento, incluidos vómitos, diarrea, llagas en la boca y pérdida de peso.

Publicidad
Publicidad

SOPORTANDO LOS DESAFÍOS

Meagan y Laurence siempre estaban alerta, haciendo malabares con el trabajo, cuidando a sus hijos y acompañando a Winifred en sus tratamientos de quimioterapia. Como madre de tres hijos, Meagan luchó por estar ahí para sus hijos y cuidar a su hija.

"Siempre me perdí cosas especiales con ellos, lo cual fue muy difícil en ese momento. No quieres decepcionar a ninguno de tus hijos o tratar a uno de ellos como más importante que el otro, pero en ese momento el trato de Piper fue nuestra mayor prioridad", recordó.

Después de un tiempo, Winifred se sometió a un trasplante de células madre, que la mantuvo aislada durante cuatro semanas. La niña no vio a sus hermanos mayores durante casi tres semanas. Cayden y Franklin rogaron a sus padres que los dejaran ver a su hermana porque la extrañaban muchísimo.

Publicidad
Publicidad

SU CONDICIÓN EMPEORÓ CON EL TIEMPO

Afortunadamente, Winifred fue dada de alta el día de Navidad de 2018 y los Collard celebraron la ocasión festiva en familia. Pero la salud de la pequeña no mejoró y su condición preocupaba constantemente a sus padres.

"Estaba constantemente exhausta, viviendo de Red Bull y café, tratando de hacer malabares con las entregas de la escuela para mi hijo mayor y luego pasando el día en el hospital con Piper, que tenía dos años en ese momento”, precisó la madre.

La condición de Winifred se volvió crítica alrededor de marzo de 2019. Se sentía infeliz, perdió peso y siempre estaba de mal humor. Los médicos le dijeron a los Collard que se debió a la inmunoterapia que recibió. Pero Meagan no quedó satisfecha con la respuesta de los médicos.

Publicidad
Publicidad

LAS NOTICIAS DEVASTADORAS

Para mayo de 2019, Winifred sollozaba constantemente y se negaba a caminar. Puso sus manos sobre su estómago a la altura de su hígado y dijo “¡ay!”.

Durante este tiempo, el angelito perdió a una amiga de su edad que murió luego de una recaída cuando los médicos no escucharon a su madre.

Meagan trató de confiar en los médicos y mantuvo sus dudas a raya. Pero el 8 de junio, su esposo notó un gran bulto en el ombligo de Winifred mientras la abrazaba. Sus ojos se veían de color amarillo pálido, por lo que la llevaron al hospital.

Después de múltiples escaneos, los Collard descubrieron que los tumores se habían diseminado. Meagan resaltó que estaba furiosa porque le había dicho a los médicos que su hija no estaba bien. Sin embargo, la enviaron a casa y le dijeron que no se preocupara.

Publicidad

Para salvar la vida de su hija, los Collard decidieron viajar al extranjero para participar en ensayos de neuroblastoma recidivante. Lamentablemente, recibieron la noticia de que el hígado de Piper estaba demasiado dañado y que no la aceptarían.

Meagan y Laurence decidieron continuar con la quimioterapia, con la esperanza de poder comenzar las pruebas una vez que el hígado de su hija comenzara a funcionar correctamente. Las cosas se veían bien al principio, pero la función hepática de la niña disminuyó al cuarto día de tratamiento de quimioterapia.

Publicidad

DESPEDAZÁNDOSE

El 17 de junio, los Collard regresaron a casa y se les pidió que esperaran y vieran si la quimioterapia finalmente funcionaba. Luego, la pareja les explicó a sus hijos lo que estaba pasando su hermanita y que se iría al cielo.

"Cayden, que ahora tenía cinco años, dijo instantáneamente que teníamos que buscarle un nuevo médico o prepararle una sopa para que se sintiera mejor, pero finalmente entendió que nadie podría ayudarla. Esto fue lo más difícil que tuvimos que hacer", destacó la madre.

El 20 de junio de 2019, Winifred se despertó y se comportó de manera diferente. Quería comer, se relacionaba bien con sus hermanos y parecía un poco feliz. Pero a las 5:30 de la tarde, vomitó sangre. Meagan llamó a la enfermera de la casa, quien luego llamó al médico.

Publicidad
Publicidad

EL ADIÓS MÁS DIFÍCIL

El médico le dijo a Meagan que aliviara el dolor de Winifred. Laurence llegó a casa justo a tiempo para abrazar a su bebé por última vez. Luego, a las 9:14 p. m., la pequeña Winifred tomó su último aliento. El doloroso momento quedó grabado para siempre en la mente de la pareja.

Quizás lo más desafiante para los padres fue explicarles las cosas a sus hijos. Cayden y Franklin abrazaron a su hermanita por última vez y se despidieron. Los Collard se despidieron de Winifred el 1 de julio de 2019, 18 días antes de que cumpliera dos años.

"Hay algo en ver a tu hijo de 5 años cargando un pequeño ataúd que te romperá el corazón y te enorgullecerá al mismo tiempo. Siempre estaba cargando a su hermana pequeña, y esta fue la última vez que pudo hacerlo", contó Meagan.

Publicidad
Publicidad

VIVIR CON EL DOLOR

Los Collard continuaron afligidos, pero sabían que tenían que permanecer fuertes por sus hijos. Cayden y Franklin extrañaron a su hermana y sufrieron a su manera. Cada vez que veían a una niña, Meagan y Laurence recordaban a su hermosa niña en el cielo.

Perder a Winifred cambió a los Collard de varias maneras. La pareja compartió que dejaron de dar las cosas por sentado y vivieron cada día al máximo. Lo que es más importante, Meagan se dio cuenta de la poca conciencia, financiación y apoyo que existían en torno al cáncer infantil.

Lee también: Un niño de 6 años se despidió de su hermanita de 4 en el hospital: "No debería ser así"

¡Qué historia tan increíblemente conmovedora de pérdida, amor, supervivencia y esperanza! Comparte esta historia con tus seres queridos y desempeña un papel en la creación de conciencia sobre el cáncer. No olvides compartir tus pensamientos y comentarios con nosotros.

Publicidad
info

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.