logo
Flickr/woodleywonderworks
Fuente: Flickr/woodleywonderworks

Niña come solo la mitad de su almuerzo en la escuela para darle el resto a un niño pobre – Historia del día

Georgimar Coronil
15 jul 2022
07:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una trabajadora del comedor escolar siente curiosidad y sigue a una niña que solo come la mitad de su almuerzo y guarda el resto en su mochila. Cuando descubre que la pequeña da su comida a un niño pobre, la mujer decide hacer algo al respecto.

Publicidad

La señora Morales llevaba cuatro años laborando como empleada de la cafetería de una escuela y no había trabajo en todo el mundo que le gustara más que ese. De hecho, como ella y su marido no podían tener hijos, a la mujer se le iluminaba el rostro cada vez que servía el almuerzo a los niños y veía sus sonrisas.

"¡Son jóvenes! Deben comer mucho y estar sanos!", era el lema que le decía con entusiasmo a cada alumno al que servía la comida.

Niños comiendo. | Foto: Pexels

Niños comiendo. | Foto: Pexels

Publicidad

Algunos niños fruncían el ceño y decían: "¡Sra. Morales, eso ni siquiera tiene sentido. Tiene que cocinar algo mejor!"

Pero la anciana se encogía de hombros. "¡Son unos listillos! ¡La comida y el lema de la Sra. Morales no tienen rival! Ahora vamos, ¡necesito ver sus platos limpios!".

"¡Muy bien, señora Morales!", respondían los niños mientras tomaban asiento y disfrutaban del almuerzo.

Un día, después de servir la comida a los estudiantes, la señora Morales estaba hablando con su compañera de trabajo cuando notó algo extraño. Vio a una niña en el extremo de la cafetería que solo había terminado la mitad de su almuerzo y guardaba el resto en una lonchera.

Publicidad

Lee más: Niño le da su almuerzo en secreto a niña de la calle a diario y la ayuda a encontrar familia adoptiva - Historia del día

"¿No se encuentra bien? ¿Por qué no ha comido?" La señora Morales se quedó perpleja cuando la niña se levantó y se alejó.

Al día siguiente, cuando la niña llegó a la cafetería, ocurrió lo mismo. Dividió la comida en dos porciones iguales, puso una mitad en su fiambrera y se comió solo la otra mitad. La señora Morales se preocupó cuando esto continuó durante varios días seguidos, así que decidió seguirla un día.

Vio que, después de las clases, la joven iba en dirección contraria a la escuela, lo que llevaba a un barrio abandonado.

Publicidad

"¿Por qué iría allí después de las clases?", se preguntó la mujer mientras seguía sigilosamente a la chica, cuidando de no ser descubierta.

Niña almorzando. | Foto: Pexels

Niña almorzando. | Foto: Pexels

Publicidad

Al cabo de un par de minutos, se dio cuenta de que la niña entraba en un callejón donde un niño pequeño, vestido con harapos, estaba sentado en el suelo sobre un cartón. La señora Morales se detuvo y se asomó al callejón.

"Dios mío, ¿aquí es donde trae la comida?", exclamó, tapándose la boca por la sorpresa.

La chica sonrió y se acercó al chico. "¡David! Estoy aquí".

El chico miró a la chica y sonrió cálidamente. "¡Clara! ¿Me has traído comida?".

Lee más: Niño pobre nota que hay comida en su lonchera todos los días a pesar de que su madre solitaria está en coma - Historia del día

Publicidad

"¡Claro que sí!", respondió ella, sentándose sobre sus rodillas y abriendo su mochila. "Hoy han servido salchichas y las he guardado para ti. De todos modos, no me gustan mucho". Le entregó la lonchera.

"Gracias", respondió el niño. "Mamá está enferma. Hoy has llegado un poco tarde y me preocupaba que no vinieras".

"Lo siento. ¡La próxima vez te traeré más comida! ¡Lo prometo!", dijo mientras se ponía en pie. "¡Tengo que irme ya! Mi madre se enfadará conmigo si llego tarde a casa".

David asintió y se despidió de ella con la mano.

Niño. | Foto: Pexels

Niño. | Foto: Pexels

Publicidad

Justo entonces, la señora Morales se acercó a ellos. "¿Así que esta es la razón por la que no terminas tu almuerzo? Querido, tú también necesitas comer. Podrían haber avisado a alguien de esto".

Clara se asustó al ver a la señora Morales allí. "¿Usted? Trabaja en la cafetería del colegio, ¿no? Por favor, no se lo cuente a nadie. Mamá se enfadará si descubre que no me termino el almuerzo", dijo bajando la cabeza.

Pero la señora Morales sonrió y le dio una palmadita en la cabeza. "Lo que estás haciendo no está mal, Clara. Ayudar a alguien que lo necesita es algo bueno. Pero no lo estás haciendo de la manera correcta".

Publicidad

Clara la miró, confundida. "¿Qué quiere decir?".

Lee más: Madre viuda que lucha por alimentar a sus 5 hijos y a su suegra enferma recibe $5300 de remitente desconocido - Historia del día

"¿No crees que me debes una pequeña explicación sobre lo que está pasando aquí, pequeño?", preguntó la señora Morales, inclinando la cabeza hacia David, deseosa de saber qué hacía un niño como él en la calle en tan terribles condiciones.

Pero antes de que pudiera decir nada, Clara tomó la palabra. "Nada de esto es culpa suya. Su familia es muy pobre....", empezó diciendo.

Publicidad

David y su familia luchaban por llegar a fin de mes y apenas podían permitirse una comida completa al día. Clara se encontró con él en un cruce cerca de la escuela mientras pedía comida y dinero. Se sintió mal por su situación y empezó a guardar parte de su almuerzo para su familia. Acordaron encontrarse todos los días en el callejón, donde ella le daba la comida.

"Tiene una hermana pequeña en casa. No quiero que pasen hambre", terminó Clara.

Mujer amarrando delantal. | Foto: Pexels

Mujer amarrando delantal. | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Oh, querida! Has hecho algo maravilloso, cariño", los ojos de la señora Morales se llenaron de lágrimas y abrazó a Clara. "Tú también. Ven aquí, cariño", le dijo a David.

Mientras abrazaba a los dos niños, la señora Morales dijo: "Escuchen, niños, a partir de hoy nadie pasará hambre, ¿entendido? Ninguno de ustedes dejará de comer. La Sra. Morales se encargará de eso".

La Sra. Morales sabía que en la escuela quedaba mucha comida después de que los niños terminaran de almorzar, así que empezó a empaquetarla en cajas. Luego, visitaba a David en el callejón, donde le entregaba las provisiones.

Clara la acompañaba cuando iba a ver a David, y la sonrisa que la Sra. Morales veía en las caras de los dos niños, le hacía creer que aunque no tenía sus propios hijos, Dios la había bendecido indirectamente con mucho más: estaba alimentando, no a uno, ni a dos, sino a varios niños con sus manos, y eso significaba mucho para ella.

Publicidad
Mujer cocinando. | Foto: Pexels

Mujer cocinando. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Si puedes ayudar a alguien necesitado, deberías hacerlo: Clara sabía que guardar una parte de su almuerzo ayudaría a la familia de David, así que lo hacía a diario. Cuando la Sra. Morales se enteró de la existencia de la familia de David, también aprovechó la oportunidad de ayudarle, haciendo un buen uso de la comida que, de otro modo, podría haberse desperdiciado.

Publicidad

Aprende a dar las gracias por lo que tienes: Tiramos fácilmente la comida que no queremos, pero para algunas personas, como la familia de David, tener un plato lleno es un sueño. Así que aprende a apreciar lo que tienes y, si es posible, compártelo con los necesitados, como hicieron Clara y la señora Morales.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer deja un sándwich para un indigente en la panadería: al otro día, la gente sigue su ejemplo - Historia del día

26 de junio de 2022

Anciana ve a las trillizas de su vecina fuera de la ciudad con un hombre sucio: la madre no contesta sus llamadas - Historia del día

11 de junio de 2022

Madre viuda sigue a su hijo al sótano una noche: lo ve darle su osito a un desconocido - Historia del día

07 de julio de 2022

Señora trabaja limpiando para visitar a sus hijos: halla bolsa sellada con sus nombres en la basura - Historia del día

25 de marzo de 2022