logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Madre viuda que lucha por alimentar a sus 5 hijos y a su suegra enferma recibe $5300 de remitente desconocido - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer trabajaba duro y se esforzaba mucho para mantener a sus cinco hijos y a su suegra enferma tras perder a su esposo. Un día recibió una ayuda inesperada.

Publicidad

“¡Sra. Díaz! ¡Dios mío! Es muy agradable verla”, saludó una frágil y cansada Sarah Pérez a su maestra, Ana Díaz, quien enseñaba biología y educación física en la escuela secundaria local de su ciudad.

Habían pasado más de 20 años desde la última vez que se habían visto. La docente estaba en forma y se veía genial. Pero Sarah pudo notar la mirada que le dirigió la Sra. Díaz.

Una mujer mayor sonriendo. | Foto: Pexels

Una mujer mayor sonriendo. | Foto: Pexels

Publicidad

La joven había cambiado mucho y se veía completamente diferente a la Sarah que la maestra conocía de sus días de escuela. Ella solía ​​ser excelente realizando deportes.

Incluso podría haber obtenido una beca para jugar baloncesto en la universidad. Lamentablemente, sus padres murieron y ella renunció a sus sueños por algo más realista.

“Sarah, querida. ¿Cómo has estado? Escuché que te casaste hace años”, dijo la maestra con torpeza, incapaz de ocultar la preocupación de su rostro.

Lee más: Cada día, viuda ve a joven solitario limpiando la basura afuera de su casa - Historia del día

Publicidad

“Bueno, mi esposo murió recientemente, y yo mantengo a cinco hijos y a mi suegra enferma. Trabajo como ayudante de camarera y lavaplatos en este restaurante”, explicó Sarah, secándose la frente y asintiendo a su maestra.

“Ay, lamento mucho tu pérdida. Pero cariño, deberías haberme llamado. Tal vez podría haber ayudado de alguna manera”, dijo la Sra. Díaz con ojos tristes.

Sarah no quería su lástima. Ella no tenía tiempo para eso. Necesitaba trabajar y conseguir comida.

Una mujer con rostro afligido sentada en el suelo. | Foto: Pexels

Una mujer con rostro afligido sentada en el suelo. | Foto: Pexels

Publicidad

“Gracias, Sra. Díaz. Pero no se preocupe. Solo tenemos que acostumbrarnos a esta nueva rutina, y espero encontrar un mejor trabajo pronto. No había trabajado en años debido a la crianza de los niños y el cuidado de mi suegra, pero pronto estaremos bien”, continuó.

Luego se excusó. “Bueno, tengo que volver al trabajo. Disfrute su comida”. Sarah se alejó con una sonrisa falsa, esperando que la Sra. Díaz creyera lo que le había dicho. Pero sabía que la mujer mayor había notado algo y eso le preocupaba.

En verdad, ella necesitaba ayuda. No tenía idea de cómo podría pagar el alquiler del viejo remolque al que tenían que mudarse y alimentar a su familia se estaba volviendo difícil.

Publicidad

Afortunadamente, el restaurante a menudo le ofrecía las sobras, lo cual era muy amable. Aun así, Sarah estaba más delgada que de costumbre debido al estrés y a no alimentarse bien.

Les daba todo a sus hijos y a su suegra, quien estaba postrada en cama, y no sabía cuánto tiempo podría mantener este ritmo.

Pero ella estaba decidida. Los ayudaría a superar esto. Sus hijos estarían a salvo y, con suerte, su suegra, la Sra. Dalia, se recuperaría pronto. Las cosas tenían que mejorar pronto, ¿verdad?

Un automóvil deteriorado. | Foto: Pexels

Un automóvil deteriorado. | Foto: Pexels

Publicidad

Desafortunadamente, las cosas comenzaron a ponerse aún más difíciles para Sarah. Se estaba desmayando en el trabajo por el hambre, y aunque había enviado su curriculum por toda la zona, nadie la contrataba

Dos semanas después de haber visto a la Sra. Díaz, la madre llegó a casa del trabajo con bolsas de supermercado llenas de cosas baratas, incluido ramen.

Al menos a sus hijos les encantaba, pero odiaba no poder darles algo mejor. La Sra. Dalia también necesitaba algo más nutritivo para mejorarse.

Lee también: Madre soltera de dos hijos tiene que vivir en un pequeño garaje - Historia del día

Publicidad

Además, el tema de la próxima renta se cernía sobre ella como una nube oscura a punto de estallar con una tormenta, pero no había nada que pudiera hacer por el momento.

Aparcó su coche barato junto al remolque, respiró hondo y entró. Por lo menos, sus hijos estaban contentos de verla y ella estaba feliz de escuchar todo sobre su día.

“Por eso tengo que seguir luchando”, pensó, mientras los niños la ayudaban con la compra y preparaban la cena en la cocina.

Una persona preparando comida en una olla. | Foto: Pexels

Una persona preparando comida en una olla. | Foto: Pexels

Publicidad

“Mamá, llegó algo por correo”, dijo su hija mayor, María, y le entregó un sobre sin información en el exterior. Sarah frunció el ceño y dejó de remover el ramen que estaba cocinando en una olla hirviendo.

“¡Dios mío!”, gritó al abrir el sobre. Todos los niños se giraron hacia ella, queriendo saber qué estaba pasando, pero su madre no tenía palabras para explicárselo. Era un cheque por $5300, y mientras lo veía, Sarah descubrió que la Sra. Díaz lo había enviado.

Les dijo a sus hijos que sirvieran la cena y tomó su teléfono para llamar a su maestra de la secundaria. Luego esta le explicó todo.

Después de su reunión, la docente llamó a otros maestros, quienes amaban a Sarah en el pasado, e incluso a algunos padres. Todos recaudaron ese dinero para ayudarla.

Publicidad

La Sra. Díaz encontró la dirección de su remolque y dejó el sobre cerca del resto del correo. Las lágrimas comenzaron a correr por el rostro de la madre cuando escuchó eso, pero la maestra no había terminado.

“Eso no es todo. Hablé con la escuela y tienen una vacante. Puedes ser la nueva entrenadora asistente del equipo de baloncesto femenino. Ese empleo viene con mejores beneficios, incluidos almuerzos gratis para tus hijos”, reveló la docente con su dulce voz.

Varias jugadoras de baloncesto en una cancha. | Foto: Pexels

Varias jugadoras de baloncesto en una cancha. | Foto: Pexels

Publicidad

Sarah cerró los ojos y finalmente habló. “Sra. Díaz, ¿cómo podré pagarle?”.

“Siempre lamenté no haberte presionado para que siguieras en el equipo de baloncesto cuando murieron tus padres. ¡Así es como lo estoy enmendando! ¡Ahora eres parte de la escuela!”.

“El director quiere conocerte mañana. ¡Ven con tu mejor actitud!”, dijo la maestra con voz animada. Pocos minutos después, colgaron.

Sarah supo en ese mismo momento que todo mejoraría para su familia. No solo porque ese cheque pagaría el alquiler y la comida hasta que llegara su nuevo pago, sino también porque estaría más cerca de sus hijos como parte de la escuela.

Publicidad

Era el trabajo perfecto para ella. Muy pronto, su suegra, la Sra. Dalia, también mejoró y consiguió un trabajo de medio tiempo para ayudar a su nuera.

El resto del tiempo, cuidaba a los niños más pequeños. Aunque todos extrañaban al difunto esposo de Sarah, quien era un padre, esposo e hijo maravilloso, la familia finalmente pudo seguir adelante y encontrar la felicidad de otras maneras.

Un equipo de baloncesto femenino reunido con su entrenadora. | Foto: Pexels

Un equipo de baloncesto femenino reunido con su entrenadora. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Tienes que seguir adelante incluso cuando las cosas se ponen difíciles. Sarah estaba pasando por un momento difícil, pero siguió adelante trabajando duro por el bien de su familia.

Siempre puedes ayudar a alguien que lo necesite. Aunque Sarah le dijo a su maestra que no se preocupara, la Sra. Díaz se encargó de ayudar. Recaudó dinero y encontró un mejor trabajo para su antigua alumna.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Madre viuda nota que hijo se escapa de casa cada noche: un día, él regresa con bolso lleno de dinero - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mujer pobre compra mueble roto en el mercado y encuentra un sobre viejo con una foto adentro - Historia del día

20 de abril de 2022

Maestro mayor es despedido tras pelea con madre de estudiante: ella le ruega que regrese 1 mes después - Historia del día

25 de junio de 2022

Mujer echa a su hija embarazada: años después se entera de que su nieta es huérfana - Historia del día

20 de mayo de 2022

Niño de familia pobre ayuda a anciana a encontrar sus gafas: ella camina 8 km para darle de comer en agradecimiento - Historia del día

25 de junio de 2022