logo
Getty Images
Fuente: Getty Images

Papá se entera de que su hija pasa horas en la cocina de la escuela después de clases y va la oficina del director - Historia del día

Vanessa Guzmán
20 jul 2022
03:40
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando Daniel Soto notó que su hija adolescente, Esperanza, comenzó a llegar a casa más tarde todas las noches, decidió averiguar la razón. Un día fue a buscarla a la escuela y descubrió que estaba trabajando en la cocina. El padre se enfureció con el director hasta que le dijeron la verdad.

Publicidad

"Cariño, esto es delicioso. Pero no tienes que cocinar para todas las noches, especialmente cuando llegas tarde a casa. Por cierto, ¿qué es lo que te mantiene en la escuela?", le preguntó Daniel a su hija de 15 años mientras comían los espaguetis con albóndigas que ella preparó para la cena.

Su esposa, Anna, murió cuando Esperanza tenía diez años y, desde entonces, sus noches consistían en preparar la comida porque Daniel apenas podía calentar en el microondas una cena congelada. Pero todo eso cambió recientemente.

Espagueti con albóndigas. | Foto: Pexels

Espagueti con albóndigas. | Foto: Pexels

Publicidad

Daniel se alegró cuando su hija comenzó a cocinar, pero también se sintió muy mal por ella. Estaba asumiendo un papel que no debería. Se suponía que él era el padre, y claramente, el trabajo escolar se estaba volviendo más difícil para ella, pues se quedaba en la escuela hasta tarde.

"Oh, nada. Solo estudio en la biblioteca con mis amigos. Es mejor que estar aquí aburrida y sola", respondió Esperanza, girando el tenedor en su plato. Daniel asintió, creyendo a su hija de inmediato, ya que ella nunca le había dado una razón para no confiar.

También estaba absorto en la deliciosa comida que ella preparó. El olor a tomate y orégano sedujo sus sentidos, y aunque parezca un plato sencillo, su hija había heredado el talento culinario de su madre.

Publicidad

"Bueno, simplemente no te esfuerces demasiado. Y cariño, esta cena es deliciosa. Incluso podrías convertirte en chef cuando seas mayor", comentó Daniel.

"No sé sobre eso", respondió Esperanza mientras terminaban su comida, bebían su té helado y comenzaban a recoger los platos. Daniel quería indagar más, pero parecía que su hija ya no quería hablar. Había algo en su mente, pero no tenía idea de qué.

"Yo lavaré los platos, cariño. Ve a relajarte", insistió Daniel, y su hija asintió. Todavía se sentía mal por darle esta carga con su falta de habilidades culinarias, pero estaba muy orgulloso de su madurez y su deseo de ayudar en la casa.

Publicidad

Lee también: Padre sigue a su hija de 12 años y descubre que todos los días visita una casa abandonada - Historia del día

La joven tomó a bien las palabras de su padre y regresó a su habitación, haciéndolo fruncir el ceño ligeramente. Se preguntó qué tenía en mente y se preocupó una vez más por ser un mal padre. Pero, ¿qué podía hacer él al respecto?

Una idea vino a su mente. Decidió sorprenderla con una salida divertida por la ciudad al día siguiente. Ni siquiera tendría que faltar a la escuela. Él la recogería después de que terminaran sus clases, y podrían tener un gran día juntos. Se lo merecía y, con suerte, hablaría con él sobre lo que le preocupaba.

Publicidad
Parque de diversiones. | Foto: Unsplash

Parque de diversiones. | Foto: Unsplash

Daniel estaba sentado en su automóvil afuera de la escuela secundaria tratando de comunicarse con Esperanza a través de su teléfono celular, pero ella no respondía. No tenía idea de por qué. Tal vez en la biblioteca no les permitía usar los móviles, lo cual tenía sentido. Así que decidió buscarla.

Publicidad

Cuando entró en los pasillos de la escuela, recordó su propia juventud y cómo le hubiera gustado pasar un día divertido con su padre. Eso lo entusiasmó aún más para llevar a su hija. Caminó más rápido y vio a la profesora de Esperanza, la señora Gimón.

"Señora Gimón, ¿conoce el camino a la biblioteca? Estoy buscando a Esperanza. Tengo una sorpresa para ella", explicó Daniel, incapaz de ocultar su sonrisa.

"¿La biblioteca? Bueno, tienes que seguir recto, salir del edificio por la puerta trasera y pasar el patio, y lo verás. Pero Esperanza no estará en la biblioteca", respondió la profesora, frunciendo el ceño.

"¿Qué quieres decir?", preguntó. Su entusiasmo disminuyó ante sus palabras.

Publicidad

"Esperanza está en la cocina de la escuela. Ella ha estado trabajando allí todos los días después de clases", reveló con indiferencia.

"¿QUÉ?", cuestionó, con su cabeza inclinada hacia un lado en señal de confusión.

"Sí. Esperanza trabaja en la cocina. Solo tienes que salir del edificio, como te expliqué antes, y el edificio de la cafetería está al lado de la biblioteca", detalló la Sra. Gimón, sin entender por qué Daniel estaba confundido.

"No, eso no es lo que quise decir. ¿Por qué mi hija está trabajando en la cocina? ¿Le pagan?", exigió saber, con las manos en la cintura mientras su temperamento aumentaba.

Publicidad
Pasillo de una escuela. | Foto: Unsplash

Pasillo de una escuela. | Foto: Unsplash

"Hasta donde yo sé, no, no le pagan. Pensé que sabías sobre esto", la maestra se encogió de hombros. "Puedes ir a preguntarle tú mismo".

Publicidad

La Sra. Gimón se alejó, y Daniel se quedó en completo estado de shock durante unos segundos. ¿La escuela se estaba aprovechando de su hija? ¿Utilizando mano de obra gratuita? "Oh, diablos no", murmuró en voz baja y caminó hacia la cafetería.

Tal como dijo la Sra. Gimón, Esperanza estaba trabajando. Llevaba uniforme y todo. Daniel no podía creer lo que veía y la ira brotaba de su pecho. Su única hija no solo cocinaba en casa porque tenía un padre mediocre, sino que la escuela la estaba usando.

Su rostro se puso rojo, pero no quería gritarle a su hija ni a ninguno de los trabajadores allí. Necesitaba ir con un superior, así que dio media vuelta y caminó rápidamente hacia la oficina del director.

Publicidad

"¿CUÁL ES LA EXPLICACIÓN A ESTOS, DIRECTOR CONTRERAS?", gritó mientras atravesaba la puerta de la oficina, pasando por alto a la secretaria del hombre, quien saltó de su escritorio. Pero no pudo detener a Daniel. Estaba decidido a llegar al fondo de esto.

"Señor, ¿quién es usted?", preguntó el director, levantándose de su escritorio y quitándose los anteojos.

"Soy Daniel Soto. Mi hija es Esperanza Soto, ¡a quien tienes trabajando sin paga en la cocina! ¿Quieres que me ponga a hacer llamadas? ¡Porque estoy bastante seguro de que usar a un menor para el trabajo es ilegal!" gritó Daniel, muy enojado al director.

El director Contreras levantó las manos en defensa y sacudió la cabeza lentamente. Una pequeña risa escapó de sus labios, y Daniel pensó que explotaría por la rabia que sentía. Pero antes de que pudiera gritar un poco más, el director comenzó a hablar.

Publicidad
Cafetería de una escuela. | Foto: Unsplash

Cafetería de una escuela. | Foto: Unsplash

"Sr. Soto, su hija pidió eso", reveló el hombre, y el ceño fruncido de Daniel se hizo aún más intenso.

Publicidad

"No entiendo", pronunció irritado.

"Esperanza pidió trabajar en la cocina después de la escuela porque quería aprender a cocinar para poder hacerlo en casa. Pero creo que esto es algo de lo que tiene que hablar con ella. No le estamos exigiendo nada a su hija. De hecho, creo que es una de las mejores estudiantes de su año", dijo.

El director caminó hasta un archivador y sacó una carpeta con el nombre de Esperanza. "Sí, obtuvo notas sobresalientes, pero no parece gustarle ninguna de las actividades extracurriculares que tenemos. Pidió trabajar en la cocina y le dijimos que sí. Será una ventaja para cuando aplique a una universidad".

Publicidad

La ira de Daniel se disipó por completo con las palabras del director y se sintió como un idiota. Se disculpó de inmediato y profusamente. El director Contreras lo animó a hablar con su hija, por lo que corrió a la cafetería.

Esperanza se sorprendió al verlo allí, y él le pidió que se sentara en una de las mesas de la cafetería para que su hija le pudiera explicar todo. Comenzó desde el principio y reveló algo aún más sorprendente.

"La Sra. Agustina, la nueva cocinera, hizo un pastel de cereza el otro día que sabía al que mamá solía preparar. Quería aprender, así que me quedé un día y ella me enseñó. Ella me ha estado enseñando a hacer el pastel, y aún no lo he perfeccionado, pero estoy cerca”.

Publicidad

“La Sra. Gimón dijo que probablemente podría poner esto en mis aplicaciones universitarias en unos años, así que pensé que debería seguir haciéndolo", explicó su hija, y Daniel se sintió destrozado.

"¿Estás segura de que esto es lo que quieres? ¿Honestamente? ¿No estás haciendo esto porque te sientes mal en casa o porque tu horrible padre no sabe cocinar?", finalmente preguntó. Sus ojos transmitían tanta emoción como podía. Quería que su hija hablara desde el corazón.

Persona cocinando. | Foto: Pexels

Persona cocinando. | Foto: Pexels

Publicidad

"No, papá. ¡Por favor!", contestó Esperanza. Se burló y se rio de su padre. "Nunca lo haría. Eres un adulto. No estoy cocinando para ti en absoluto. Estoy cocinando para mí”.

“Mis recuerdos más fuertes de mamá consisten en su cocina. La recuerdo tan bien que a veces incluso huelo cosas en casa como si todavía estuviera viva. Y cuanto más he aprendido, más he querido saber. Puede que no me convierta en chef, pero podré preparar los platos que mamá hacía con tanto amor".

A Daniel se le humedecieron los ojos y no podía creer lo adulta que parecía su hija. Él tomó sus manos con fuerza y ​​le dijo lo orgulloso que estaba de ella. También reveló sus planes para una salida divertida, pero con lo emotivo que estaba, sugirió posponerla para el día siguiente.

Publicidad

Lee también: Maestra nota que niña llega tarde a escuela con frecuencia: no puede localizar a padres - Historia del día

Esperanza volvió a la cocina y Daniel se fue a casa. Esa noche preparó otro plato delicioso que aprendió y al día siguiente fueron al parque de diversiones disfrutando como nunca de su tiempo juntos.

Joven en parque de atracciones. | Foto: Unsplash

Joven en parque de atracciones. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Es mejor no sacar conclusiones precipitadas antes de entender la historia completa: Daniel se apresuró y le gritó al director cuando descubrió a su hija trabajando en la cocina de la escuela, pero tuvo que disculparse después de enterarse de la verdad.

Todos deberían hablar con sus hijos más a menudo sobre sus vidas, sentimientos y pasatiempos: Daniel no sabía que su hija estaba tan interesada en cocinar que comenzó a aprender y trabajar en la escuela. La verdad lo tomó por sorpresa, pero al final todo salió bien.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Mamá regaña a su hijo por faltar a clases: al otro día una señora se presenta en su casa para hablar de eso - Historia del día

01 de mayo de 2022

Jovencita anuncia su embarazo a sus padres: la madre la echa de casa y luego pierde todo lo que tiene - Historia del día

19 de junio de 2022

Papá se entera de que hija se queda en el cuarto del conserje escolar después de clases y comienza a sospechar - Historia del día

14 de julio de 2022

Padres divorciados siguen discutiendo hasta que su hijo se pierde entre la multitud: lo ven con un hombre encapuchado - Historia del día

04 de junio de 2022