logo
Flickr / Jonathan Rees
Fuente: Flickr / Jonathan Rees

Cajero es despedido por atender a anciana hambrienta fuera de horario: más tarde el jefe se entera de que era su madre - Historia del día

Mayra Pérez
24 ago 2022
16:15
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un joven que trabaja en una tienda de abarrotes es despedido por atender a una anciana después de la hora de cierre. Luego, su enojado jefe descubre quién es la cliente hambrienta.

Publicidad

“¡Estás despedido!”, gritó Jorge Martín. “¡DESPEDIDO!”.

Sergio Heredia se encogió. Su vida no había sido fácil. Su madre estaba discapacitada y su padre había fallecido justo cuando estaba a punto de comenzar la universidad.

Él trabajaba turnos dobles para mantener a su madre y ahora lo habían despedido. Sergio se culpaba a sí mismo. Sabía lo que estaba arriesgando cuando rompió las reglas de Jorge y, sin embargo, lo haría todo de nuevo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Todo había comenzado la noche anterior cuando Sergio estaba cerrando la caja. El teléfono de la tienda había sonado y Sergio respondió: “¡Tienda de Martín!”

“Hola”, dijo una voz de mujer. “Quería hacer un pedido para entrega inmediata…”.

“Lo siento mucho, señora”, dijo Sergio. “Me temo que acabamos de cerrar y todo nuestro personal de entrega se ha ido”.

“¡Ay, no puede ser!”, exclamó la mujer. “¿Hay alguna posibilidad de que hagas una excepción? Verás, acabo de regresar de un largo viaje. Se suponía que mi hijo me traería comestibles, pero aparentemente se olvidó”.

Publicidad

“Ni siquiera tengo un litro de leche o un mendrugo de pan en la casa, ¡y tengo tanta hambre!”.

Sergio pensó rápidamente. “Escuche, señora”, dijo. “Esto va en contra de la política de la tienda, pero... deme su dirección y le llevaré algunos comestibles”.

Rápidamente, empacó una bolsa de supermercado con pan, leche, huevos, miel, frutas y algunas verduras. Luego, tomó las llaves de una de las motonetas de entrega y partió para entregar el pedido.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Cuando llegó allí, se sorprendió al ver que la mujer tenía más de ochenta años, una sonrisa brillante y soleada y una voz joven. “Aquí tiene, señora”, dijo Sergio.

“¿Cuánto te debo?”, preguntó la mujer.

Él se encogió de hombros. “Ya había cerrado la caja, señora”, explicó. “Así que esta vez, va por la casa”.

La mujer dio un paso adelante y besó a Sergio en la mejilla. “¡Qué amable eres! Muchas gracias, joven, ¡llegarás lejos!”

Desafortunadamente, parecía que estaba muy equivocada. Al día siguiente fue despedido. “¡Te llevaste a una de las motonetas de entrega!”, le gritó Jorge. “¡Nuestro seguro no te cubre!”.

Publicidad

“Señor Martín”, trató de explicar Sergio. “No pasó nada…”.

“¡No me importa!”, le espetó Jorge. “¡Rompiste las reglas de nuestra tienda! ¿Y dónde está el dinero para la entrega?”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

El joven se sonrojó. “Bueno, la caja ya estaba cerrada, y la mujer estaba desesperada y sin comida. Entonces no le cobré…”.

“¿No le cobraste? ¿Soy una organización benéfica?”. Jorge se puso morado de rabia. “¡No me importa si se estaba muriendo de hambre! ¡Estás despedido! ¡DESPEDIDO!”.

Lee también: Mamá regresa de viaje de negocios y se entera de que hijo de 5 años pasó la noche en un sótano con la puerta trabada - Historia del día

Fue entonces cuando una voz tranquila interrumpió los gritos de Jorge: “¡Soy la mujer hambrienta que no te importa, Jorge!”.

Publicidad

Jorge se dio la vuelta y su boca se abrió. “¿Mamá?”, exclamó. “¿Qué haces aquí? ¿Cómo que eras tú?”,

“Hace veintiséis años, tu padre y yo abrimos esta tienda”, dijo la anciana. “Fuimos parte de esta comunidad, y esta comunidad nos dio toda nuestra prosperidad”.

“¡Prometimos que estaríamos allí para cualquiera que nos necesitara! ¡Parece que no lo has entendido, Jorge! En los dos años que llevas al frente de la tienda, no has mostrado espíritu de comunidad. Podrías aprender de este joven que estás tratando de despedir!”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

“Pero mamá…”, titubeo Jorge, sin saber qué decir.

“No me llames ‘mamá’. Todavía soy la dueña de esta tienda y en este momento estoy promoviendo a este joven a gerente nocturno”, dijo en tono autoritario.

La promoción vino con un aumento considerable y algunos beneficios excelentes. La madre de Sergio estaba encantada, a diferencia de Jorge, quien en principio rechazó su ascenso.

Sin embargo, con el paso del tiempo, Jorge llegó a apreciar el talento de Sergio para tratar con los clientes. La tienda tenía más y más clientes, y siempre volvían. La señora Martín se aseguró de que el joven fuera a la universidad y obtuviera un título.

Publicidad

Jorge y su madre abrieron una segunda, luego una tercera tienda, y muy pronto, Sergio estaba administrando una cadena de siete tiendas de abarrotes. En la inauguración de la octava, le dedicó su éxito a su mamá.

“Todo lo que tengo, todo lo que he logrado, solo fue posible gracias a la forma en que me criaste”, dijo. “¡Gracias, mamá!”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Siempre trata a todos con amabilidad. El gesto de Sergio hacia una mujer desconocida y en problemas fue recompensado de una manera que nunca imaginó.

Todo extraño es la madre o el padre, el hijo o la hija de alguien. Nunca olvides que el extraño al que ayudas es la familia amada de alguien y digno de consideración.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Niña toma la mano de indigente para ayudarlo a subir escaleras: su madre enferma recibe $530.000 para cirugía como recompensa - Historia del día

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Chico vende viejo brazalete de su difunta abuela para pagar cirugía de su madre: lo ve en su puerta al otro día - Historia del día

10 de abril de 2022

Dueño de supermercado finge ser un cliente ciego para evaluar a su nuevo empleado - Historia del día

11 de mayo de 2022

Niña paga víveres de mendigo: su papá recibe $520.000 de él para tratamiento de su esposa al día siguiente - Historia del día

17 de abril de 2022

"¡Lárgate!", le grita cajero a una anciana hasta que ve que el dueño de la tienda la saluda - Historia del día

14 de julio de 2022