logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Hombre celebra la Navidad con su familia en julio y muere al día siguiente - Historia del día

Vanessa Guzmán
25 ago 2022
06:15
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Un hombre celebró la Navidad en pleno verano, invitando a las burlas de sus vecinos, y murió al día siguiente. Tras su fallecimiento, todos descubrieron su razón de celebrarla antes de tiempo.

Publicidad

Marco García se sentó en el sofá de la sala de estar, limpiándose ansiosamente las palmas de las manos sudorosas en los muslos y mirando fijamente la puerta principal. Cuando su esposa, Victoria, lo notó agitado, lo abrazó suavemente y se sentó a su lado.

“Sí vendrán, Marco. Sé que se sorprendieron por la repentina solicitud, pero estoy segura de que aparecerán”, dijo ella, consolándolo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando Marco se despertó seis días atrás, el 13 de julio, le dijo a Victoria que quería pasar la Navidad con su familia: sus hijos, Berta y David, sus cónyuges, Harry y Rosalía, y sus nietos, Ángela, Miguel y Timoteo.

Victoria obviamente estaba desconcertada por su deseo de celebrar la Navidad porque era mediados de julio. En el calor sofocante la gente los juzgaría por decorar su casa con adornos navideños.

“Sé que adoras la Navidad, cariño”, había dicho Victoria. “Pero esto parece absurdo. Después de todo, todavía es julio. Es demasiado pronto para celebrarla”.

Lee más: Anciana celebra la Navidad sola porque sus hijos se enteraron de que trabaja limpiando - Historia del día

Publicidad

Pero Marco insistió y Victoria no tuvo más remedio que ceder. Llamó a sus hijos y les dijo que estuvieran en casa antes del día 18, fecha que el hombre eligió para la celebración.

Todos estaban ocupados, pero habían prometido que intentarían hacer tiempo. Aunque “intentar” no garantizaba que llegarían, por lo que Marco estaba preocupado.

“Si no vienen”, dijo finalmente después de una pausa. “Seríamos solo tú y yo celebrándola, cariño. Está bien, al menos te tendré a mi lado...”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Para decirte la verdad, Marco”, dijo Victoria riendo, “cuando me casé contigo, ¡nunca pensé que tendría que esforzarme para hacer algo como esto! Sería una locura celebrar la Navidad con este calor, pero si realmente quieres eso, eso es lo que haremos”.

“Gracias, cariño”, dijo el hombre, tomando las manos de su esposa entre las suyas. “Sin ti, mi vida no tendría sentido. Gracias de nuevo por estar a mi lado todo el tiempo. Te amo...”, añadió y ocultó sus lágrimas lo mejor que pudo.

Victoria podía sentir que algo andaba mal con Marco, pero no le dio mucha importancia. Poco después sonó el timbre, y en el porche delantero estaban sus hijos con sus familias.

Publicidad

“¡Ya están aquí! Muchas gracias por venir, chicos. Gracias”, dijo Marco mientras se levantaba del sofá y abrazaba a todos.

Después de una pequeña sesión de charla con té y galletas, todos continuaron con sus deberes para hacer los preparativos para la Navidad en pleno verano.

Mientras Berta ayudaba a Victoria en la cocina expresó su confusión con respecto a la extraña solicitud de Marco.

“¿Qué le pasa a papá, mamá?”, preguntó ella. “¡Mi jefe estaba haciendo todo tipo de rabietas! Fue muy difícil conseguir tiempo libre en el trabajo. ¿Por qué papá está tan empeñado en celebrar la Navidad ahora?”.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“Estoy tan confundida como tú, cariño”, admitió Victoria mientras metía unas galletas en el horno. “Pero cada vez que mencionaba cancelarlo o intentaba reírme, Marco se ponía serio y emocional”.

Publicidad

“Tengo curiosidad por lo que está pasando dentro de su cabeza. No me lo diría, pero sé que a medida que las personas envejecen, se vuelven más sensibles a las cosas que aprecian”.

“Temen perder algo o a alguien y quieren disfrutar los momentos en que gozan de la mejor salud. Es posible que tu padre esté pasando por esta fase”.

“Probablemente…”, respondió Berta.

Pero mientras la familia de Marco simpatizaba con sus emociones y accedía a su extraña petición, sus vecinos se reían de ellos.

“¿Qué le pasa a esa familia?”, escuchó Victoria a un grupo de señoras en el supermercado cuando fue a comprar algunos suministros.

Publicidad

“¡Los García se han vuelto locos! ¿Sabías que están celebrando la Navidad ahora? ¿En julio?”.

“¿Qué?”, dijo una mujer jadeó. “¿Y eso por qué?”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Shutterstock

Publicidad

“No lo sé, pero es realmente extraño. Sus hijos también están en su casa. Los vi decorando su patio delantero y la vivienda. Me pregunto por qué están haciendo eso...”.

Mientras sus vecinos hablaban de su familia y se reían de ella, Victoria se sintió avergonzada. En el fondo, sabía que no estaban del todo equivocados.

Cualquiera encontraría extraño lo que estaban haciendo. No queriendo escuchar más, se apresuró a completar sus compras y se fue a casa.

Al día siguiente, a pesar de todas las burlas, los García celebraron la Navidad. Intercambiaron regalos, tuvieron conversaciones sinceras y devoraron una deliciosa cena.

Publicidad

Esa noche, cuando Marco se fue a la cama, tenía los ojos llorosos. “Fue la mejor Navidad que he tenido, cariño", le dijo a su esposa Victoria, sosteniendo su mano. "Mi corazón se siente increíblemente lleno hoy, increíblemente feliz…”.

“Me alegro de que estés feliz”, respondió ella, sonriendo. “¡Te aseguro que la próxima Navidad será aún mejor!”.

Lamentablemente, Marco no estaría allí para entonces. Falleció pacíficamente mientras dormía esa noche. El corazón de Victoria dio un vuelco cuando trató de despertarlo y él no respondía.

Toda la familia estaba conmocionada, y ninguno de ellos podía comprender lo que acababa de suceder. Estaban emocionados, felices y riendo hace solo un día, y al siguiente, estaban de luto por la pérdida de un ser querido.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Mientras los hijos de la pareja se ocupaban de los arreglos del funeral, Victoria estaba en shock. Su corazón todavía no comprendía lo que había sucedido.

Publicidad

“¡Definitivamente había algo que Marco estaba ocultando! ¡Debería haberlo presionado para que explicara por qué quería celebrar la Navidad en estas fechas!”.

“¿Sabía que no le quedaba suficiente tiempo?”. Había innumerables preguntas en la cabeza de Victoria y sabía que solo una persona podía responderlas.

La mujer volvió a su habitación y llamó al médico de Marco. Cuando escuchó la noticia del fallecimiento de su paciente su voz se volvió solemne.

“Mis condolencias para usted y su familia, Sra. García. La cuestión es que Marco sabía que no tenía mucho tiempo...”. El médico reveló que a Marco le habían diagnosticado una afección cardíaca avanzada y le quedaba una semana de vida como máximo.

Publicidad

El hombre no quería decirle a su familia porque los entristecería. Cuando Victoria se enteró de esto, sus lágrimas no paraban de caer.

“Ay, Marco...”. Se desplomó en su cama y lloró como una niña. Eventualmente, la noticia de la enfermedad del hombre se extendió por todo el vecindario, y quienes se habían burlado de él se arrepintieron de sus palabras.

Después de todo, lo único que Marco quería en sus últimos días era crear recuerdos con sus seres queridos y celebrar su ocasión favorita. Nadie tenía derecho a juzgarlo por eso.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Todos los que se habían burlado de él se sintieron terribles y se disculparon mientras le presentaban sus respetos durante su entierro.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La vida es demasiado corta para evitar hacer algo que amas porque los demás puedan criticarte. La familia de Marco reconoció sus sentimientos y cumplió su deseo de celebrar la Navidad, aunque todos a su alrededor los ridiculizaron por hacerlo. Afortunadamente, cumplieron su último deseo.

Crea tantos recuerdos preciosos con tus seres queridos como puedas. Marco se fue feliz a su morada celestial después de haber creado muchos hermosos recuerdos con sus seres queridos. Su familia también está agradecida de tener recuerdos con él que pueden atesorar ahora que ya no está.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee también: Viudo solitario celebra el día de San Valentín en una cita con las cenizas de su esposa

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Anciana ve a niño y a su hermanita solos junto al océano durante 2 días seguidos y los sigue - Historia del día

08 de junio de 2022

Hombre se arrepiente de rechazar invitación de la abuela cuando va a casa por el verano y ve el árbol de Navidad allí - Historia del día

23 de junio de 2022

Tras la muerte de su esposo millonario, viuda mayor se ve obligada a vivir en un tráiler viejo y sucio - Historia del día

01 de junio de 2022

Anciano rechazado por sus hijos recibe llamada de una chica pidiéndole que la lleve al altar - Historia del día

19 de junio de 2022