logo
Shutterstock
Shutterstock

Mi esposo me dejó por mi hermana y meses después ella vino a mí llorando: "Él es un monstruo", dijo - Historia del día

Mayra Pérez
01 ago 2022
12:40

Llevaba tres años casada cuando descubrí que mi esposo quería dejarme por mi hermana. Le advertí sobre él, pero ella se negó a escuchar. Meses después, vino a mí llorando y me dijo él era un monstruo.

Publicidad

Mi hermana menor, Marta, de 25 años, decidió volver a casa definitivamente después de estudiar en el extranjero durante varios años. Ella quería establecerse en su tierra natal e inmediatamente alquiló una casa a solo unos minutos de la mía.

Marta y yo nos reuníamos con nuestros padres todos los fines de semana y yo iba acompañada de mi esposo Jaime. Él y yo nos habíamos conocido en el trabajo y teníamos tres años de casados.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Decidimos postergar los hijos hasta que estuviéramos más estables financieramente. Ambos estábamos demasiado inmersos en el trabajo como para pensar en algo más que en nuestras carreras.

Durante nuestras reuniones familiares de fin de semana, comencé a notar que Marta y Jaime parecían compartir bromas privadas. Los sorprendí intercambiando miradas y sonriéndose tímidamente en varias ocasiones.

Publicidad

Jaime siempre había sido más sociable que yo, así que solía salir con amigos después del trabajo. Una vez, lo descubrí en una mentira. Me dijo que estaría con sus amigos, pero los vi cenando sin él.

“Hola”, los saludé al pasar junto a su mesa. “¿Dónde está Jaime?”, les pregunté.

Se miraron nerviosos, sin saber qué decir. Mi estómago comenzó a retorcerse; me di cuenta de que posiblemente me había estado mintiendo acerca de estar con sus compañeros de oficina todo el tiempo.

“Nos dijo que no podía venir esta noche”, dijo finalmente uno de ellos. “¡Dijo que iba a cenar contigo!”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Al escucharlos, tuve esperanzas. Quizás había planeado una cena sorpresa para los dos en casa. Sin embargo, mientras conducía de regreso, reconocí su automóvil estacionado frente a uno de los restaurantes más nuevos de la ciudad.

Publicidad

Inmediatamente, los vi: mi esposo sonreía con los ojos fijos en la mujer que lo acompañaba. Ella tenía el cabello rubio similar al mío, y su rostro lo conocía desde que nació, cuando yo tenía apenas 5 años: era mi hermana

Podía sentir mi corazón romperse en un millón de pedazos. Entré en pánico, sin saber qué hacer. ¿Quería hacer una escena justo en ese momento? ¿O mejor esperaba en casa para confrontarlo?

Después de un par de minutos de mirarlos a los dos interactuando felizmente, decidí irme a casa. Esperé horas a que mi esposo volviera a casa, y cuando finalmente lo hizo, se sorprendió al verme despierta.

“¿Cómo estuvo tu cena?”, le pregunté.

Jaime se encogió de hombros. “¡Estuvo bien! Genial, en realidad. Disfruté de la compañía de mis amigos, como de costumbre”, mintió.

“¿De verdad?”, le pregunté. “Me encontré con tus amigos y me dijeron que no habías podido asistir a su reunión habitual”.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

De inmediato, Jaime se puso a la defensiva. Me miró con esa expresión fría e intimidatoria que tan bien conocía. Aun así, seguí hablando.

“Luego, mientras conducía a casa, me fijé en tu coche en el nuevo local... estabas cenando con una mujer muy parecida a mí, solo que algunos años más joven", le dije.

Tan pronto como dije esto, Jaime estalló. “¡No te pareces en nada a Marta, Abigail! No te engañes. ¡Ella es más bonita, más inteligente y mucho mejor que tú en muchos aspectos!”.

No podía creer lo que estaba escuchando. ¿Mi esposo me estaba comparando con mi propia hermana y estaba diciendo que la prefería sobre mí? Verlos en el restaurante había sido desgarrador, pero escuchar esas palabras fue más de lo que podía soportar.

“¿Entonces qué quieres?”, dije, derrotada.

“Bueno, ¿no es obvio? ¡Quiero irme!”, grito. “Ya no te amo. Estoy enamorado de Marta. Voy a solicitar el divorcio, para poder casarme con ella”.

Se alejó, y me dejó sola en la escalera. Lloré toda la noche y al día siguiente no tenía la energía para ir a trabajar.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando finalmente encontré la fuerza para levantarme, conduje hasta la casa de mi hermana, pensando que podría disuadirla de continuar con su relación con mi esposo.

“Él no es quien crees que es, Marta”, traté de advertirla. “Si buscó a otra mujer mientras estaba casado conmigo, puede hacer lo mismo contigo. Los infieles siempre serán infieles. Es impredecible, violento e indeciso. No quieres un hombre así”.

Marta se rio de mi cara. Ella pensó que estaba tan desesperada por mantener a mi esposo que estaba dispuesta a decirle mentiras sobre él solo para lograrlo.

“Fuera de aquí, Abigail. Estás delirando. Jaime tenía razón”, dijo Marta, cerrando la puerta en mi cara.

Fue muy duro para mí perder tanto a mi hermana como a mi esposo. Me tomó meses recuperarme y volver a ponerme de pie. Durante mucho tiempo fui el hazmerreír de la ciudad mientras Marta y Jaime hacían alarde de su relación.

No tuve más remedio que concentrarme en el trabajo y asegurarme de estar emocionalmente estable en el día a día. No fue tarea fácil, pero con la ayuda de algunos buenos amigos de confianza, lo logré.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Entonces, un día, Marta vino a mí llorando. “¡Es un monstruo!”, exclamó alterada. Me dijo que tenía razón y que debió haberme escuchado desde el principio.

Aunque la traición de Marta todavía me dolía, sabía que no podía abandonarla. “¿Qué sucedió?”, le pregunté.

Marta me confesó que había hecho todo lo posible para complacer a Jaime: cocinaba, limpiaba la casa y usaba hermosos vestidos para impresionarlo, pero él era indiferente.

Se iba directamente a la cama después del trabajo. Siempre estaba irritado por cosas sin importancia y le prohibía ver a la gente y usar ciertas ropas.

Marta pensó que podría soportar todo esto hasta que él llegó a casa borracho una noche. “¡Estás empezando a ser la persona de la que mi hermana me advirtió!”, le dijo ella muy dolida. Jaime se alteró al oír esto y la abofeteó con fuerza.

Publicidad

“Esta fue la gota que colmó el vaso para mí. Inmediatamente, empaqué mis maletas y conduje hasta aquí. No sabía a dónde más ir. Lo siento, Abigail”, sollozó.

Sin dudarlo, consolé a mi hermana y fuimos a la comisaría a denunciar a Jaime. Lo arrestaron y presentamos órdenes de restricción en su contra mientras Marta y yo trabajábamos en mejorar nuestra tensa relación.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

A veces, lo más saludable es romper con relaciones amorosas. Abigail estaba desconsolada después de ser traicionada por su esposo, solo para darse cuenta de que estaba mejor sin su esposo tóxico en su vida.

Los rencores no tienen cabida en las relaciones familiares. Marta traicionó a su hermana, y comenzó una relación amorosa con el esposo de ella. Sin embargo, al descubrir el tipo de hombre que era, se acercó a ella nuevamente y Abigail la recibió con los brazos abiertos.

Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi esposo no me llevaba de vacaciones con su familia – Descubrí por qué tras la inesperada ayuda de mi suegra

03 de julio de 2024

Mi hijo vino pálido a verme, sosteniendo el portátil de mi esposo – Lo que me enseñó a continuación puso mi mundo patas arriba

30 de mayo de 2024

7 invitados de boda de pesadilla que arruinaron por completo el gran día

07 de mayo de 2024

Mi cuñada menospreció a mi esposa por ser masajista - Mi esposa rió al último cuando el karma le devolvió el golpe

18 de junio de 2024

Mi esposo no paraba de decirme que olía horrible - Descubrí por qué y lo hice arrepentirse

26 de abril de 2024

Mi suegra se negó a que me quedara en su casa después de perder la nuestra - 5 meses después, el karma tuvo la última palabra

09 de mayo de 2024

Mi esposo se vuelve loco por su cuñada - Me harté y le di una lección de respeto que nunca olvidará

14 de junio de 2024

Escuché a mi esposo decirle a su amigo que está conmigo por mi dinero – La lección que le di fue dura

26 de abril de 2024

Mi esposo no fue a recibirme al alta hospitalaria con nuestro recién nacido – Cuando descubrí su motivo, me puse pálida

19 de junio de 2024

Oí a mi futura suegra decir cosas repugnantes sobre mí – Ella no sabía que se arrepentiría el día de nuestra boda

10 de mayo de 2024

Se me heló la sangre cuando abrí el cajón de mi marido al día siguiente de mudarme con él

16 de marzo de 2024

Estuve a punto de dar a mi perro en adopción por un plan de mi esposo, pero mi hija de 4 años reveló su plan

03 de julio de 2024

Mis padres me invitaron a cenar para entregar los pendientes de mi difunta abuela a mi hermana, pero eso no fue lo peor

17 de abril de 2024

10 Invitados de boda de pesadilla que arruinaron por completo el gran día

22 de marzo de 2024