logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer que espera una herencia se indigna cuando su abuela rica se casa con un hombre más joven - Historia del día

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer que esperaba heredar el dinero de su abuela rica que la crio se sorprendió cuando la mujer mayor regresó de un crucero casada con un hombre más joven.

Publicidad

Lucy Martínez era una mujer con grandes expectativas. Era muy inteligente y a los 26 años estaba haciendo su segunda maestría. Sin embargo, ella no tenía ningún interés en conseguir un trabajo.

La joven quedó bajo el cuidado de su abuela, Karla Mendoza, desde los catorce años después de que sus padres murieran en un accidente automovilístico.

Una mujer sonriendo en un campo rodeada de vegetación. | Foto: Unsplash

Publicidad

Karla era una mujer rica. Además de su exitosa cadena de supermercados, había heredado una fortuna de sus propios padres. Lucy planeaba heredar el dinero de su abuela y pensaba prolongar su carrera académica hasta entonces.

Su abuela le había sugerido que les diera un buen uso a sus estudios para aprender a administrar la cadena de supermercados. Lucy no tenía intención de involucrarse en los aspectos prácticos de la gestión del negocio.

La cadena valía casi $75 millones, y tan pronto como su abuela muriera la vendería y comenzaría a vivir la buena vida. Pero Karla era una mujer vibrante y exuberante de 65 años, y se veía mucho más joven que su edad.

Publicidad

Lee más: Madre anciana saca a su hijo del testamento y deja todo a un repartidor del supermercado - Historia del día

No daba absolutamente ninguna señal de que su final estuviera cerca, y eso irritaba profundamente a Lucy. “¡No lo entiendo!”, le dijo la joven a su amiga Mónica mientras descansaban junto a la piscina de la hermosa casa de Karla.

“Su madre murió a los sesenta años y su padre solo tenía cuarenta y ocho cuando falleció. Se supone que la genética está de mi lado”, agregó.

Mónica tomó un sorbo de vino. “¡Vamos, Lucy!”, protestó. “¡Karla ha sido muy buena contigo y muy generosa! ¡Estoy segura de que realmente no quieres que muera joven!”.

Publicidad

Una joven divirtiéndose en una piscina. | Foto: Unsplash

Lucy se sirvió otra copa de vino y dijo: “¡Claro que sí! Estoy cansada de pedirle limosnas de unos pocos miles cuando tiene millones. ¡Cuanto antes pase a mejor vida, mejor!”.

Publicidad

Lo que Lucy no sabía era que Karla, que había salido a la terraza, había escuchado cada palabra de la conversación. Eso la había dejado devastada. No tenía idea de que su nieta fuera tan fría y codiciosa.

Esa noche, la mujer mayor no pudo dormir. Seguía escuchando las palabras maliciosas de su nieta una y otra vez en su mente. Lucy era su única familia, la hija de su único hijo que había muerto demasiado joven.

“Ay Dios”, oró Karla. “Por favor, perdóname, ¡pero estoy muy enojada! Hice todo por Lucy y no pedí nada a cambio, pero pensé que ella me amaba y me apreciaba. ¿Es demasiado pedir ser amada por mi familia? ¿Cómo puedo vivir con esta tristeza y esta soledad?”.

Publicidad

Karla decidió distanciarse de Lucy y su trabajo por un tiempo. Su médico le había advertido que estaba demasiado estresada. “Tómese unas vacaciones”, le dijo el doctor. “Váyase en un crucero, relájese, baile un poco. ¡Volverá como nueva!”.

Así que Karla contactó a su agente de viajes y le pidió recomendaciones, y la mujer ideó un crucero de tres meses que la llevaría por el Mediterráneo y el Océano Índico.

Una mujer afligida llorando. | Foto: Unsplash

Publicidad

La mujer mayor dudó un poco en pasar tanto tiempo alejada, pero su gerente de cadena era un hombre confiable y muy eficiente. La noche antes de irse, le dijo a Lucy durante la cena: “Me voy mañana. Me voy de vacaciones”.

La joven se sorprendió. “¿En serio?”, preguntó. “¿Adónde vas?”.

“Me voy de crucero”, respondió Karla. “Siempre quise subirme a uno, y ahora es el momento. Antes de que envejezca demasiado o me enferme... o muera”.

Lucy no captó la ironía de la declaración de su abuela. No tenía idea de que Karla sabía exactamente quién era y qué quería. “Vaya”, dijo ella sonriendo. “¿A dónde? ¿El Caribe?”.

Publicidad

“No”, respondió Karla. “Es un viaje de tres meses por el Mediterráneo y el Océano Índico. Debe ser fabuloso”.

“¿TRES MESES?”, gritó Lucy. “Pero... ¿Y yo qué? ¿Qué va a pasar cuando necesite dinero?”.

“Tú vives aquí”, señaló Karla. “Hay comida y alojamiento gratis. ¿Qué más necesitas? Si eso no es suficiente, tal vez deberías conseguir un trabajo. Dale un buen uso a todos esos títulos que pagué”.

Un médico sentado detrás de su escritorio. | Foto: Pexels

Publicidad

Lucy no respondió. Estaba furiosa y más que un poco asustada. ¡Su abuela siempre había sido muy amorosa y generosa! ¿Que podría haber ocurrido? ¿Tenía alguna idea de sus verdaderos sentimientos?

Así que la joven sonrió con gracia y le deseó a su abuela un buen viaje. Tal vez era hora de que ella estableciera un plan B, comenzar a trabajar para su abuela y hacerle creer que estaba comprometida con el negocio familiar y su legado.

Cuando Karla regresó tres meses después, parecía una mujer nueva. Estaba radiante y lucía quince años más joven. “¡Abuela!”, dijo Lucy sorprendida. “¡Te ves fabulosa! ¿Te hiciste un estiramiento facial?”.

Publicidad

Karla se rio. “¡Para nada!”, dijo sonriendo. “Nunca haría eso, pero... ¡descubrí que la felicidad te hace brillar!”.

“¡Guau!”, exclamó la joven. “Si eso es lo que un crucero hace por ti, yo también quiero ir...”.

Pero Karla sonreía misteriosamente. “No el crucero, exactamente”, dijo, luego se dio la vuelta y llamó a un hombre que estaba entrando en la casa. “¡Jesús! ¡Ven a conocer a mi nieta!”.

Una joven con el ceño fruncido. | Foto: Pexels

Publicidad

Lucy vio que un hombre se acercaba. Tenía unos cincuenta años, pero era muy guapo y estaba muy en forma, con un bronceado saludable que realzaba su cabello canoso.

“Lucy, querida”, dijo Karla, sonriendo radiantemente. “Este es mi esposo, Jesús Hernández”.

“¿QUÉ?”. Lucy no pudo evitar gritar. “¿Estás loca?”.

Karla frunció el ceño. “Por favor, modera tu tono, Lucy”, dijo con frialdad. “¡No permitiré que me hables así!”.

“¿Te casaste con este tipo?”, preguntó la joven. “¿POR QUÉ?”.

“Bueno, querida”, dijo Karla. “Porque me hace feliz, me hace reír y lo amo”.

Publicidad

“¡Eso es ridículo! ¿Una mujer de tu edad?”, gritó Lucy venenosamente. “¿Te imaginas lo que dirá la gente?”.

Jesús Hernández parecía enojado y dio un paso adelante, pero Karla le tendió la mano. “Está bien, cariño”, dijo ella. “Yo manejaré esto”.

Un crucero navegando en el mar. | Foto: Unsplash

Publicidad

La mujer se giró hacia Lucy y preguntó: “¿Es ridículo porque Jesús es once años menor que yo? ¿O porque tienes miedo de que obtenga la herencia que anhelas?”.

“¡Él está detrás de tu dinero!”, gritó Lucy. “¡Solo tienes que mirarlo para darte cuenta!”.

“Ay, querida”, dijo Karla con tristeza. “Me temo que estás juzgando a Jesús según TUS estándares. Te escuché hablar con tu amiga. Tú eres la que espera que muera pronto para que heredes, pero planeo decepcionarte y vivir por mucho tiempo”.

“En cualquier caso, si no vas a ser cortés con mi esposo y conmigo, puedes irte”.

Publicidad

“¿Me estás echando?”, preguntó Lucy aterrada. “¡No tengo a donde ir!”.

“Eres joven, tienes una gran educación, ve a buscar un trabajo”, dijo Karla. “Es hora de que hagas algo por ti misma. Espero que ya no estés por la mañana”.

“¡Pero, abuela!”, protestó la joven. “Quería empezar a trabajar en las tiendas...”.

“Lo siento”, dijo Karla. “Pero Jesús me convenció de retirarme. Tuve una gran oferta para la cadena y la estoy vendiendo. Voy a comprar un barco y Jesús y yo viajaremos juntos por el mundo”.

Una mujer sonriendo en un campo rodeada de vegetación. | Foto: Unsplash

Publicidad

La chica lloró, gritó y rogó, pero Karla no se conmovió y la joven tuvo que irse. Se llevó varias piezas de joyería muy valiosas que “tomó prestadas” de su abuela y su automóvil deportivo.

Pasaron quince años antes de que Lucy regresara a esa casa. Una vieja amiga de su madre la llamó y le dijo que su abuela había fallecido. Karla tenía 77 años cuando un infarto acabó con su vida. “Ella estaba feliz, y eso es lo que importa”, le dijo la amiga de su madre.

“¿Feliz?”, gritó Lucy después de colgar el teléfono. “¡Apuesto a que el gigoló está feliz! ¡Pero si cree que recibirá el dinero de la abuela, está muy equivocado!”.

Publicidad

Dos días después, Lucy y sus abogados se presentaron en la puerta de la casa de Karla. Ella exigió hablar con Jesús y él apareció, luciendo muy pálido y triste. “Te estaba esperando”, dijo el hombre.

“¡Por supuesto que sí!”, espetó la mujer. “¡Estoy aquí para reclamar cada centavo del dinero de mi abuela! ¡Ejerciste una influencia indebida y puedo probarlo!”.

Jesús sonrió. “Eres bienvenida a intentarlo”, dijo. “Pero hay pocas ganancias para ti, ¡y apuesto a que esos abogados son muy caros!”.

“¿Qué quieres decir?”, preguntó Lucy.

Un hombre sonriendo con una playa de fondo. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Estos dos últimos años, cuando la condición cardíaca de Karla empeoró, decidió resolver su patrimonio mientras aún estaba viva”, explicó Jesús. Sacó un archivo grueso y se lo entregó a uno de los abogados de Lucy.

“Como pueden ver”, dijo. “Karla hizo una serie de donaciones extremadamente generosas a varias organizaciones benéficas que nos importaban a ambos. No hay dinero, se ha ido todo”.

“¡Eso es imposible!”, dijo Lucy. “¡No lo creo! ¡Estoy segura de que te quedaste con algo!”.

Lee también: Anciano ciego deja su herencia al mejor amigo de su nieto - Historia del día

Publicidad

“No”, dijo el hombre, sacudiendo la cabeza. “Amé a Karla desde el momento en que nos conocimos, y su amor era todo lo que siempre quise”.

“Tengo una casa propia, me jubilé y tengo una pensión adecuada. Todo lo que tengo ahora es tristeza. Extrañaré a tu abuela por el resto de mi vida”.

El abogado de Lucy estaba hojeando el expediente cuando dijo: “Parece estar en orden, cada centavo contabilizado. ¡Está diciendo la verdad!”.

“¿No queda nada?”, preguntó ella.

Una mujer fotografiada gritando. | Foto: Unsplash

Publicidad

“Ahí está esta casa”, dijo Jesús suavemente. “Esta es la casa donde nació tu madre y donde creciste. Karla quería que la tuvieras. Me iré esta noche, así que puedes mudarte cuando quieras”.

“¿La casa es mía?”, preguntó la mujer. “Ella no... ¿me perdonó?”.

“Tu abuela te amaba”, explicó Jesús. “Aunque estaba herida, siempre te amó. Esperaba que algún día te dieras cuenta de que las personas valen más que cualquier cantidad de dinero”.

Las lágrimas comenzaron a correr por las mejillas de Lucy. “¡Yo… yo también la amaba! Pensé que estabas interesado en su dinero, como yo lo había estado”.

Publicidad

“Pero luego, cuando me obligó a irme, ¡la extrañé mucho! Me di cuenta de lo buena que había sido conmigo todo el tiempo”.

“Ella también te extrañaba”, dijo el hombre. “¿Por qué no te acercaste a ella? Ella seguía esperando que lo hicieras”.

“Estaba avergonzada”, dijo Lucy. “Recibí bastantes golpes y me di cuenta de la mujer horrible e inútil en la que me había convertido. Estaba demasiado avergonzada... Y ahora es demasiado tarde...”.

Una mujer hablando a través de un teléfono celular. | Foto: Unsplash

Publicidad

Jesús sonrió. “No es demasiado tarde para reclamar el legado de Karla”, dijo. “Y su mayor legado fue su amabilidad, su compasión y su cuidado por los demás”.

“¿Crees que ella me perdonó?”, le preguntó la mujer a Jesús.

“Sé que lo hizo”, le dijo él suavemente. “Y sé que la harás sentir orgullosa”.

Lucy fue a su casa y pensó en las revelaciones que le había traído el día. Se había convertido en una exitosa mujer de negocios. No era rica, pero sí autosuficiente. ¿Realmente necesitaba la mansión de Karla?

Al día siguiente, llamó a Jesús y le preguntó el nombre de la organización benéfica favorita de su abuela. Era una organización que albergaba a personas mayores indigentes que llegaban al final de sus vidas solas y sin hogar.

Publicidad

Lucy entregó la casa a la organización y la transformó en un hogar de ancianos para personas que de otro modo habrían estado viviendo en las calles. En el salón principal colgaron un retrato de su abuela junto a ella. Karla habría estado muy orgullosa de su nieta.

Una hermosa mansión rodeada de vegetación. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Ninguna cantidad de dinero vale la vida de nuestros seres queridos. Lucy, por codicia, esperaba que Karla muriera para poder heredar, y le tomó años darse cuenta de lo equivocada que estaba.

Nunca es demasiado tarde para corregir tus errores. Lucy pasó por momentos oscuros antes de darse cuenta de que estaba equivocada con respecto a su abuela, y solo después de su muerte supo que el esposo de Karla realmente la amaba.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee más: Anciana excluye a su hijo del testamento y deja su herencia a un extraño - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad